Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

FALSO DIVORCIO

  • 👁 2.7K
  • 9.5
  • 💬 458

Annotation

Tras un doloroso divorcio, su apariencia había cambiado drásticamente, un cambio mucho más por dentro que por fuera. Con un aspecto desaliñado, evidente pérdida de peso, su vida se había convertido en un desagradable infierno. Sin embargo, ocho años después logró conseguir el trabajo de sus sueños en una importante empresa de publicidad. Lo que ella nunca se ha imaginó, es que se convertiría en una de las mejores empleadas de un jefe despiadado, arrogante y a quien conocía perfectamente bien trayendo a su vida un pasado lleno de cicatrices y dolor intenso. Viktor Cotroni, no dejaría que esa mujer fuera feliz por encima de él. Desde que la abandonó, su propósito siempre fue verla bajo sus pies, pero ella surgió de las cenizas y ahora se ha convertido en una profesional. Pero, la conoce como la palma de su mano y ahora viene por ella. ¿Logrará Ariele Nowak escapar de los ojos de su ex-marido? O Viktor, volverá su vida un infierno, como en el pasado.

PRÓLOGO

Ariele Nowak

[UN AÑO DESPUÉS DEL DIVORCIO]

Juro por Dios, que he intentado por todos los medios posibles levantarme de la cama, seguir con mi vida así como él lo hizo con la suya. Pero, después de un año desde que mi esposo se fue, sin decir absolutamente nada y dejandome una carpeta con una orden de divorcio ya no sé lo que es respirar con tranquilidad.

Me enamoré de Viktor Cotroni, desde el primer día que mis ojos se fijaron en su belleza sobrenatural. Alto, musculoso, ojos color azules tan intensamente claros que mirarlo se convertía en una travesía irreal y esa forma de mirarme, absorbiendo cada gramo de mi piel.

Quizas fui una tonta, inmadura o ingenua al confiarle todo mi amor, mi corazón entero a un hombre que era mucho mayor que yo en todo, sobre todo en una experiencia que describe claramente el éxito de su futuro. Uno que tenía asegurado como el heredero de la fortuna Cotroni.

Pero, nada de eso me importaba siempre y cuando pudiera tener la dicha de levantarme y ver esos hermosos ojos. Desde el principio tuve que saber que al proponerme matrimonio solo sería un fracaso a futuro y no lo vi venir, no imaginaba que tan doloroso sería ese momento. No fue mi culpa, no lo busqué, el amor que siento por él es genuino, es tan real que ahora mismo sé que estoy muriendo lentamente de amor por alguien que ha desaparecido como un fantasma.

— ¡Ariele! — un grito se escucha desde afuera y reconozco la voz de mi hermana mayor — ¡Abre esa maldita puerta!

Parpadeo apartando las lágrimas de mis ojos. No he visto a mi hermana desde hace un año, el tiempo que llevo en este lugar escondiéndome de todo el mundo. Le prometí que nos veríamos cuando pudiera recuperarme, cuando el hundimiento en mi pecho desapareciera, pero tal parece que esto será algo que me acompañará por el resto de mi vida.

Mi amor y desconsuelo me alejó de lo que más quería, de aquello que llamaba mi lugar feliz y una de esas cosas importantes era mi hermana. Desde que se fue, dejandome con el corazón destrozado, no solo me quitó estas ganas de vivir, también me arrebató la vida, mi casa, mis compañeros de trabajo y lo más importante, mis sueños.

Si, esos que me despertaban por la mañana, por los que tanto daba brincos alrededor de mi madre, pidiendole que cuando fuera mayor de edad, seria una de las mujeres más importante en la publicidad. Y nada de eso sucedió, porqué todo me lo arrebató de las manos.

— ¡Ari, que me abras la p*t* puerta ahora mismo! — insiste, golpeando la madera y con las pocas ganas que me quedan, me levanto inhalando aire solo para decirle que se vaya.

Es muy capaz de tirar la puerta abajo.

El alma cruje bajo mi pecho y vuelvo a sorber por la nariz. Trago grueso y una bocanada de aire me da la fuerzas que necesito para acercarme y poder hablar.

— Elena, vete de aquí — suplico y espero que mi voz se escuche calmada y esconda mi dolor — Solo quiero estar sola.

No espero una respuesta, así que le doy la espalda a la puerta que llevo un año sin abrir con la esperanza que mi hermana entienda que quiero estar sola. Pero, claramente no me hace caso y no he llegado a mi habitación para encerrarme en mi profunda oscuridad cuando un estruendo hace volar la puerta de golpe.

Me sobresalto pegando mi espalda a la pared que tengo atrás lo cual agradezco si no estuviera en el suelo. Ella camina unos pasos adelante buscandome y allí está ella, con los rasgos tensos y la preocupación dibujada en sus bonitos ojos de color verde.

— Ena… — susurro el diminuto sobrenombre con un hilo de voz.

— ¡No te atrevas! — se acerca y ahora veo cómo le tiembla la barbilla conteniendo el llanto — ¡No quiero que trates de convencerme! — respira y continua — Ahora lo que quiero es golpearte por alejarme de esa manera de ti — aprieto las manos a los costados de mi cuerpo obligándome a no ceder.

— Lo… siento — balbuceo con todo el dolor de mi alma — Solo quiero estar sola, por favor vete.

Niega con la cabeza y por encima de su hombro veo a su esposo, quien asiente a modo de saludo conservando la distancia entre las dos lo que desencadena y agranda el dolor en mi pecho.

— Pequeña, no me iré a ningún lado — aprecio su bonita cara ahora manchada por las lágrimas derramadas — No me sigas alejando, ya no puedo soportar saber que estas… — no puede terminar la frase, pero sus ojos me recorren entera.

Reconozco muy bien mi aspecto, cada tanto me miro al espejo por las mañanas y se cuanto he perdido peso, las ojeras que marcan mis tristes ojos, el estado deplorable de mi pequeño y asqueroso hogar en donde me he quedado estos últimos meses y la vestimenta digna de una pordiosera. Da otro paso adelante y me muevo para que no me toque, si lo hace, definitivamente me voy a desplomar.

— ¿Ya no puedo abrazar a mi hermanita? — ese tono sutil y cariñoso que utiliza, martillea mi corazón ya herido y niego frenéticamente.

— Por favor, ve con tu esposo — trago con dificultad con las palabras — Yo estaré bien — vuelvo a darle la espalda para que entienda que quiero que me deje sola en mi habitación.

No he dado más que un par de pasos cuando se lanza hacia mi y sus brazos me rodean sosteniéndome. Me abraza con fuerza como si no quisiera que de un paso más porqué la está matando. De inmediato, el tacto me rompe, mi corazon se fractura un poco más de lo que ya estaba y me derrumbo, pierdo la estabilidad de mis piernas temblorosas y caigo al suelo golpeando mis rodillas en el acto, con mi hermana detrás de mí.

— Jamás volveré a soltarte — su voz tiembla a través de mis oídos y puedo sentir su angustia — Odio tanto lo que te ha hecho, en lo que te has convertido… ¡Lo odio!

Se perfectamente de quien me habla y en el fondo agradezco que no mencione su nombre. Siento que si escucho su nombre salir de los labios de cualquiera, sería definitivamente mi fin. Me vuelvo hacia ella, aceptando que esto era lo que tanto necesitaba, a mi hermana, ese amor incondicional que solamente puedo recibir de ella.

No me suelta como lo prometió y cuando me abalanzo hacia ella, me regala el abrazo más reconfortante de todos y apartandome un poco la miro a los ojos para decirle por última vez lo que siento.

— Déjame aquí — suplico — Solo… déjame morir aquí — rápidamente niega, apretando los labios para que no le tiemblen y veo el dolor, mi dolor, reflejado en sus bonitos iris verdes.

— Voy a sacarte de aquí — determina — Vas a vivir, te juro que voy a revivir a mi pequeña soñadora y volverás a sonreír.

— Eso nunca sucederá, Ena — susurro y dejo en claro mi estado.

— Lo harás pequeña, lo harás — nuevamente me abraza.

Si, me abraza y odio tener que arrastrarla a está basura en la que se ha convertido mi vida. Quiero decirle, rogarle que ya no valgo la pena, que soy un caso perdido del que no tiene que preocuparse, pero estoy tan desecha, herida y lastimada que no digo una sola palabra.

Por encima de su hombro veo a su esposo. Tan serio como siempre, pero vuelve a asentir como si me diera su apoyo a lo lejos y algo ha cambiado en su fría y oscura mirada. Algo muy parecido a la compasión y el entendimiento. Hundo mi cara en el pliegue de su cuello y me dejo ir con todo.

¿Qué sucederá de ahora en adelante? ¿Podré levantarme del infierno en el que estoy sumergida? ¿Será que ahora puedo respirar sin sentir dolor? ¿Lograré sobrevivir al abandono del hombre que todavía sigo amando?

No lo sé, y ahora mismo no estoy tan segura de eso ya que lo veo imposible. Solo quiero seguir hundida en la oscuridad de mi habitación, cerrar los ojos y dejar que mis pensamientos se lleven todo, que mis lágrimas desaparezcan las anteriores y jamás volver a sentir.

»━♥━«

♥ Holiwis Holiwis ♥

Aquí estamos con una nueva historia.

Espero que sea de su agrado.

Con mucho cariño.

Besos.

Nailu P.

MI NUEVA VIDA

ARIELE NOWAK

LONDRES, INGLATERRA

[EN LA ACTUALIDAD]

VC. CORPORATION SOCIAL NETWORK

El día es realmente increíble, mis ojos no se apartan de la pantalla mientras sigo trabajando en mis obligaciones y me encanta saber que puedo sumergirme tan profundamente en lo que tanto me gusta.

Hace tres años que comencé a trabajar en una de las empresas multimillonarias más prestigiosas de Londres, descubrí que aparte de la publicidad, ser community manager ha sido una experiencia nueva y de las mejores cosas que me ha tocado vivir.

Ahora no solo me limito a crear y redactar contenido sobre las últimas novedades que aparecen en el mundo artístico, también puedo gestionar blogs corporativos, administrar la elaboración de una celebración especial o involucrarme con respeto en los aniversarios de las empresas aliadas.

— ¡Ariele, estoy hablandote! — la voz de Milene, me saca de mis pensamient

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app