Alphanovel App

Best Romance Novels

Mi querido Sugar daddy

Mi querido Sugar daddy

  • 👁 29
  • 5.0
  • 💬 0

Annotation

Emma es una estudiante universitaria dedicada que hace todo lo posible para completar su carrera en administración. El padre de Emma paga sus estudios, pero él pierde su trabajo. La chica entra en pánico, ya que le falta poco para graduarse. Con pagos atrasados, busca desesperadamente una solución para poder continuar. Un día, una amiga le cuenta sobre un bar en Madrid donde hombres adinerados frecuentan y muchos de ellos buscan una "sugar baby". Aunque esto no es lo que Emma desea, podría ser una salida. Decidida, va al bar, incluso sin experiencia en este tipo de situaciones. En el lugar, conoce a Mateo, un millonario encantador que busca una "sugar baby" y queda cautivado por la belleza angelical de Emma. Comienzan una relación informal, regida por ciertas reglas, pero los sentimientos comienzan a surgir. El lado posesivo de Mateo se hace evidente. Son intensos, y Emma se entrega a su "Sugar Daddy".

1- La hipótesis

La última clase del día llega a su fin.

Respiro profundamente, aliviada. Ha llegado la hora de volver a casa. Faltan pocos meses para terminar la carrera de administración. Estoy emocionada por finalmente comenzar mi carrera profesional. Sueño con convertirme en una gran administradora, en una empresa gigantesca, en un edificio de al menos treinta pisos.

Paso por la puerta del aula, caminando por el pasillo lleno de estudiantes que van de un lado a otro. Guardo mi celular desgastado en mi bolso.

— Emma Álvarez...

Una voz masculina llama mi atención. Miro hacia arriba y veo al coordinador de la universidad frente a mí.

— Hola, señor Pérez —respondo con una sonrisa.

— ¿Puede acompañarme a la oficina de coordinación?

— Por supuesto.

Estoy confundida. Esto nunca ha sucedido antes. Sé que no he hecho nada malo para que me llame el coordinador. Aun así, sigo al hombre que da la espalda y camina por el largo pasillo.

Entro en una sala, él se sienta en una silla detrás de un escritorio de madera y señala otra silla frente a él. Hago lo mismo, me siento en la silla y coloco mi bolso en mi regazo.

— Señorita Álvarez, debo informarle que hay algunas mensualidades pendientes de pago. —informa.

— ¿Qué?

Estoy asombrada. No tengo conocimiento de lo que está pasando. Mi padre es responsable de pagar la matrícula mensual de la universidad.

Siento que mi rostro arde, muy avergonzada por la situación. Como no sabía nada al respecto, no sé qué excusa usar. Respiro profundamente y me muevo en la silla.

— Señor Pérez, no tengo conocimiento de esto. Mi padre es responsable del pago y hablaré con él sobre esto. Estoy segura de que pondrá al día el pago pendiente.

— Claro, señorita. Le informo porque es una excelente estudiante y no queremos que esto afecte su finalización de la carrera. Existe el riesgo de perder su beca.

— Por supuesto, después de este fin de semana, lo resolveré.

Él sonríe, indica la puerta y me dice que ya puedo irme, así que lo hago. Salgo de la sala, con el corazón acelerado. Lo primero que pienso es que no puedo permitirme perder mis estudios, y lo segundo es la situación financiera de mi padre, aunque yo no tenía conocimiento de ella.

— ¡Emma!

Camino hacia el estacionamiento, donde está la vieja camioneta de mi padre. Escucho la voz de Lucía que corre hacia mí.

— ¡Amiga, calma! —está jadeante. — ¿Qué pasó? Pasaste por mí y ni siquiera me notaste.

— Necesito ir a casa lo antes posible. ¿Podemos hablar esta noche?

Llego a la camioneta, abro la puerta con esfuerzo y noto que algunas personas me miran. En esta universidad, la mayoría de los estudiantes son hijos de empresarios, políticos y personas adineradas. Conseguí una beca que solo cubre el 30 % de la matrícula mensual. Aun así, mi padre se ofreció a pagar y hacer realidad mi sueño.

Fui objeto de burlas muchas veces. Las chicas populares de la universidad siempre se reían de mi ropa que no era de marca, del antiguo coche de mi padre, etc.

— ¿Necesitas ayuda, Emma?

Juan grita burlonamente. Es un chico mimado que se cree el centro de atención. Es guapo y las chicas caen a sus pies, pero como nunca le he dado una oportunidad, se burla siempre que puede.

— ¡Vete al diablo! —grita mi amiga en respuesta.

— No le des importancia, es un idiota.

Toqué el hombro de mi amiga para que se calmara. Entro en el coche, ignorando cualquier mirada de desprecio.

— ¡Hasta luego! —me despido de mi amiga.

— Esta noche estaré en tu casa. ¡Hasta luego!

Giro la llave en el encendido del coche, pero no arranca. La vuelvo a girar y veo a Juan riendo junto a su grupo de amigos populares de la universidad. ¡Idiotas!

El coche arranca y me voy inmediatamente. A pesar de todas las adversidades, nunca permití que me afectaran, porque mi objetivo es convertirme en administradora y darle una vida mejor a mi padre, ya que solo somos él y yo después de la muerte de mi madre.

●●●●

Llego a casa, abro la puerta y busco a mi padre, que no está en la sala. Camino por el pasillo y veo la puerta de su habitación abierta. Miro dentro de la habitación y veo a mi padre sentado en la cama, rodeado de papeles.

— Hija, ¿ya llegaste? —dice nervioso.

Me acerco a la cama y noto que está apresuradamente recogiendo los papeles. Frunzo el ceño, confundida por verlo tratar de ocultar algo.

— Papá, ¿qué está pasando?

— No está pasando nada, cariño.

— No me engañes, papá. Me advirtieron sobre los pagos atrasados de la universidad. ¿Por qué no me informaste de esto?

Me doy cuenta de que se pone pálido, me mira visiblemente triste. Siento un nudo en el corazón al verlo así.

— Estaba tratando de resolverlo.

Su tono de voz es triste y ver a mi padre de esta manera me causa mucho dolor. Me siento a su lado, mirando los papeles sobre la cama. Son deudas, mensualidades de la universidad, facturas de la casa.

— ¿Qué pasó? —pregunto con cautela.

— Perdí mi trabajo, redujeron mi salario a tres meses. —suspira.

— Dios mío, ¿por qué no me lo contaste?

— Hija, tienes tus estudios de los que preocuparte. Estaba tratando de solucionarlo, pero... está complicado.

Sé que no puedo desesperarme, no resolveré nada de esa manera. Respiro profundamente y aparto la mirada. Observo la habitación con su decoración sencilla y antigua, y recuerdo a mi madre, que siempre fue una persona maravillosa. Estaría con nosotros si no hubiera ocurrido ese maldito accidente.

— Todo saldrá bien, encontraremos una solución. ¿De acuerdo? —miro a mi padre y acaricio su rostro.

— Que Dios nos ayude. —él sonríe forzadamente.

Después de enterarme de todo lo que estaba sucediendo, mi padre me muestra las facturas pendientes de pago, hablamos sobre la situación actual y ahora debo pensar en algo.

No sé por dónde empezar.

No puedo pensar en nada que nos ayude.

Voy a mi habitación, me doy una ducha y me preparo para ir a la cocina a hacer el almuerzo. Después de comer, vuelvo a mi habitación para dedicarme a mis estudios, mientras aún puedo hacerlo. Imaginar que puedo perder todo en lo que he trabajado hasta ahora me hace sentir terrible.

Cuando llega la noche, Lúcia llega a mi casa. La invito a mi habitación porque ha estado preocupada desde que salí nerviosa de la universidad. Nos sentamos en el colchón de mi cama, que es de estilo antiguo de hierro, pero el colchón es muy suave.

— ¿Qué pasa? —pregunta al escuchar mi desahogo.

— Lo que oíste, tal vez tenga que dejar la universidad.

— Amiga, debe de haber otra manera. ¡Una solución!

— ¿Cuál? Son tres meses de atraso, si no pago esta semana, perderé mi beca de estudios y seguiré siendo el hazmerreír de toda la universidad.

— ¡Dios mío! —se lleva la mano a la frente.

— No sé qué hacer...

Me levanto y camino de un lado a otro. Pienso en buscar un trabajo, aunque soy joven, con solo 21 años, puedo conseguir empleo. Pero no ganaré lo suficiente y mucho menos a tiempo.

— Una situación lamentable. Algunas personas tienen tanta suerte. Mi vecina dio un salto en la vida, inesperadamente llegó con un coche lujoso a la puerta, siempre viene con bolsas de compras... —Lúcia comenta.

— ¿Pero qué hizo para conseguir todo eso? —me detengo y la miro.

— Un Sugar-daddy.

— ¿Qué? ¿Qué es eso? ¿Es una profesión?

Lúcia se ríe y se levanta, va a la cómoda donde hay una jarra de agua. Llena un vaso, bebe y luego me mira como si estuviera considerando lo que va a decir.

— Digamos que... un hombre rico busca a una chica joven. No es una relación convencional en sí, de hecho, ella se convierte en exclusiva de él. Le da de todo, regalos, viajes, ropa, etc.

— ¿Eso es sí…?

— No, amiga, no es una prostituta. Al menos, eso creo. Creo que... es un poco más refinado. Hay muchas cosas involucradas.

Trato de entender lo que está diciendo, pero es difícil. No puedo negar que tener comodidades materiales es tentador, pero quedarme con un hombre a cambio de beneficios financieros va en contra de mis convicciones. Además, soy virgen.

— Esto es extraño. —afirmo.

— ¡Esto es maravilloso! Me encantaría tener a un hombre guapo, rico, millonario, que me dé un apartamento, una tarjeta de crédito sin límites... —Lúcia se tira en la cama y mira el techo. — Sería una vida de princesa.

— Solo quiero graduarme y luego me daré una vida de princesa por mí misma.

— Busca un Sugar-daddy. Haz que pague tu matrícula y luego mándalo al carajo.

Me quedo pensativa, considerando lo que acaba de decir. ¿Podría funcionar esto?

2- En busca de un Sugar daddy

— Categóricamente, no. —rechazo la idea de mi amiga.

— Solo estaba bromeando. Ahora, tengo que irme.

Salta de la cama, nos abrazamos y mi amiga se va. Quedo sola y paso un buen rato reflexionando sobre toda esta conversación. Me imagino en esa situación, teniendo a un hombre desagradable, regalándome cosas, pero a cambio, entregándome a él. Sé que algunos de ellos pueden no ser tan desagradables, pero todo es muy complicado.

Ya es tarde...

Termino durmiéndome, me llevó mucho tiempo conciliar el sueño pensando en todos los problemas. Pero durante la madrugada, escucho a mi padre toser. Salto de la cama, salgo de mi habitación y corro hasta la puerta de su habitación.

A través de una pequeña rendija, puedo ver a mi padre sentado en la cama, tosiendo descontroladamente. Me doy cuenta de que no está bien de salud, tal vez, le está dando tanta prioridad a mis estudios y a las deudas que no puede cuidar de su propia salud.

— Papá... —susurro, abriendo l

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app