Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Madre Equivocada - Inseminada por Error

  • 👁 4.2K
  • 8.9
  • 💬 78

Annotation

Ana Rodríguez, es una joven de 18 años de edad, buena estudiante e hija ejemplar, vive en compañía de su padre y su hermano. Por un fuerte dolor, en la parte baja de su vientre, acude a un consultorio médico en una clínica, para ser revisada por un ginecólogo, el doctor de manera involuntaria la insemina por error, para la mala suerte de Ana queda embarazada, el padre de la criatura en cuestión, es un reconocido empresario y hombre de negocios, quien es el CEO de un importante periódico de prestigio de la cuidad, llamado Anthony Hufman. Por azares del destino, ambos se conocen de forma repentina y por alguna razón, los dos crean un fuerte vínculo entre ellos, sin saber que ella lleva un fruto de él en su vientre. ¿Qué hará Ana al enterarse, que fue fecundada por error? ¿Qué recursos utilizará Anthony para, dar con el paradero de la madre inseminada? Todas éstas y muchas interrogantes descubrámoslas, a continuación, en esta aleccionadora historia.

Capítulo 1: La inseminación errada.

—Buen día señorita, vine a una revisión médica con el ginecólogo—expresa Ana tranquila.

—Si como no, me permite su documento de identidad, para anotarla por favor—le indica la secretaria del consultorio.

—Si claro—responde Ana, esbozando una sutil sonrisa.

—Me cancela por favor.

—Aquí tiene—le entrega el dinero a la joven.

—Espere en la sala, pronto la enfermera la hará pasar con el doctor.

—Muy amable—Ana va y se sienta sonriente, a esperar su turno para ser atendida.

Ana Rodríguez, es una joven sencilla de apenas 18 años de edad, estudiante universitaria, su buen rendimiento académico, la hizo acreedora de una importante beca, en una de las universidades más prestigiosas de New York, ciudad donde vive con su padre y su hermano.

Toma su celular mientras espera y llama, a su mejor amiga Sofía, quien también va junto con ella a la misma universidad:

—Aló Sofí ¿Todo bien?

—Si amiga ¿Dónde estás?

—Estoy en consulta con el ginecólogo.

—Ah ok. Ayer me lo mencionaste.

—Si querida.

—Nos vemos cuando salgas, en el café que queda cerca a mi casa. Me avisas cuando vengas.

—Solo si tu invitas voy—le comenta Ana carcajeándose.

—Tan ventajosa. Solo porque quiero saber más de Abel voy, si no ni te invitara nada.

—¿Todavía insistes en mi hermano?

—Me encanta—Ana, frunce el ceño ante su comentario, debido a que a su hermano le gustan todas.

—Bueno te dejo, creo que voy a pasar con el doctor, nos vemos más tarde.

—Está bien, chao—cuelgan la conversación.

Mientras tanto la enfermera, llega al puesto de la secretaria y le pregunta:

—¿Ya elaboraste las fichas, con los datos de las pacientes, que inseminará hoy el doctor?

—Si amiga aquí están—mezclando el expediente de Ana, entre las que se realizaran el procedimiento hoy día.

—Gracias, en la mañana solo tenemos una inseminación, ya en la tarde si hay mucho trabajo—apunta la enfermera a la secretaria, quien bosqueja una sutil sonrisa y sigue trabajando en el computador.

Sin más preámbulo, la enfermera llama a Ana, quien al parecer será la única paciente diurna, está en espera, ya que llegó muy temprano.

—¿Ana Rodríguez, es usted? —le pregunta la enfermera.

—Si soy yo.

—Acompáñeme—Ana se va junto con ella, está feliz porque pronto saldrá del consultorio, debido a que tiene mucha hambre, salió sin desayunar.

El doctor se hallaba conversando con un cliente, del cual hará una inseminación a una mujer, para que éste se convierta en padre, mediante un procedimiento artificial:

—Hola señor Hufman—saluda el doctor al sujeto con gentileza.

—Doctor Jhetro, ya la joven debe haber llegado, la mande hace rato para su consultorio. Así que manos a la obra—menciona el señor, mientras el doctor cuelga la llamada.

Ese hombre, con quien hablada el doctor es Anthony Hufman (Tony), es uno de los CEOS de mayor prestigio del país, quien es dueño de un importante periódico de circulación nacional, llamado en español “Un Nuevo tiempo”.

Tony es un joven altruista y de buen corazón, quien siempre busca de cuidar y proteger al más desvalido, ha visto muchas injusticias ante sus ojos. De las cuales no ha sido inmune, es por ello que pone su periódico a disposición de todo aquel, que es maltratado y busca justicia. También ayuda a la comunidad latina en New York, los cuales algunos son víctimas de atropellos constantes, por su condición de inmigrantes.

El noble corazón, de este hombre late en este instante, a toda velocidad y entre ansiosamente en pánico. Por lo que se halla pensativo, en el despacho de su mansión, a la espera de las noticias del doctor.

*****

En el consultorio…

La enfermera prepara a Ana, para el procedimiento de fecundación, sin saber que ella, no es la mujer, que había contratado Anthony Hufman, para iniciar el proceso.

—Venga colóquese, esta bata y se sienta por acá por favor—le indica.

Ana se halla sorprendida, porque ella es virgen, no entiende como el doctor, quiere hurgar en su intimidad y de inmediato pregunta:

—¿Es necesario que me desvista?

—Si joven, sino el doctor no puede hacer su trabajo—Ana ladea la cabeza con extrañeza, sin embargo, hace lo que la mujer le señala.

Llega de inmediato el doctor, para comenzar:

—Buen día señorita, quite esa cara de preocupación, que será muy rápido—Ana lo mira con nerviosismo.

Abre ligeramente las piernas e inicia el doctor el procedimiento in vitro. Ana cierra y abre sus ojos sosegada, sin saber que está siendo inseminada por error. Un ligero cosquillo invade su cuerpo, junto con su sutil brisa helada, que se internaliza en ella velozmente.

Al cabo rato, el doctor le informa:

—Listo joven ya puede irse.

—Doctor ¿Y no me mandar nada, para el dolor de vientre?

—Tranquila, no creo que sienta dolor, con lo que acabo de hacer.

—Ah bueno, usted sabrá es el médico—esboza Ana una sutil sonrisa.

En medio de su inocencia e ignorancia respecto al tema, no se percató de lo que le acaban de hacer, como nunca ha tenido intimidad con nadie, solo se ha centrado en estudiar y en sacar buenas calificaciones, para que su padre se sienta orgulloso de ella, por lo que percibió todo con normalidad.

Se viste y sale del consultorio despidiéndose, con gentileza del doctor y de la enfermera.

El Doctor Jhetro, llama de una vez, a Anthony Hufman:

—Señor Hufman listo, ya se realizó el procedimiento, solo queda esperar.

—¿Con tan solo una vez quedará embarazada?

—Probablemente sí, igual usted indíquele a la joven, que venga en caso de que, comience a menstruar y hacemos otro procedimiento, todavía tengo muestras suyas.

—Si está bien estaré al pendiente, voy a llamar Rose, para decirle lo que me está comunicando.

—¿Rose?

—Si Rose Dixon, fue la chica que envíe, quien me alquiló su vientre—el doctor entra rápidamente en pánico y busca el expediente de Ana.

—Señor Hufman, la chica que inseminé no se llama Rose. Sino Ana Rodríguez.

—¿Qué? ¿Cómo? —reacciona Anthony agitado.

—Por Dios, que acabo de hacer—exclama el doctor petrificado.

—Debe haber una equivocación, la chica que envíe se llama Rose y no Ana.

—Llámela tiene que, haber una explicación y me llama de inmediato a mí, si cometimos un error me puede costar mi carrera de años señor Hufman.

—Debe de haber una explicación coherente. Llamo a Rose y de inmediato, me comunico con usted.

El doctor llama de prisa, a la enfermera y a la secretaria para comunicarles:

—Se me presentó una emergencia, cierren el consultorio y cancelen las citas del día de hoy. Necesito hablar muy seriamente con ustedes—las mira con evidente preocupación.

—¿Qué ocurre doctor?

—Creo que cometimos un gravísimo error, que si saldría a la luz sería el fin.

—¿Doctor me está asustando? —exclama la secretaria.

—Mary, la chica que le hizo el expediente, vino por una inseminación ¿Cierto? —Mary cae patas arribas, con lo que le dice el doctor.

—¡Diablos! No doctor ella vino, por una revisión de rutina, no para una inseminación.

—Mary, pero colocaste su expediente en la carpeta de inseminaciones, el error fatal fue tuyo inicialmente, ahora todos estamos perdidos—manifiesta la enfermera, mientras que el doctor junta sus manos en su cabeza.

*****

En la mansión Hufman…

Tony llama, a Rose sin tener resultados, Musita para sí mismo:

«¿Dónde diablo se habrá metido Rose?»

Rápidamente llama el doctor angustiado, para darle la mala noticia:

—Señor Hufman, sucedido algo terrible como me lo temía, fecundé a la mujer equivocada, la chica en efecto se llama Ana Rodríguez, si el procedimiento es un éxito y queda embarazada, estoy acabado. No podría vivir con el desprestigio ¡Santos cielos!

—Cálmense doctor, al menos no sé, no tiene una foto para identificarla.

—No, solo su nombre ni siquiera dejo número telefónico, ni tampoco una dirección, fue un terrible error de la secretaria, que nos costará la vida todos. Lo único que tengo es su nombre, Ana Rodríguez.

—Rayos. Donde hallaré a Ana Rodríguez, es un nombre muy común, es como buscar una aguja en un pajal.

—Dios quiera que el procedimiento falle, de igual manera tomaré mis previsiones, adiós—cuelga la llamada y decide huir sin miramientos, no se quedará presente, para ver qué ocurre luego del error cometido ¡Válgame Dios!

*****

¿Hallará Tony una salida a esta situación, que se pone de manifiesto? Acompáñenme a descubrir, como comienza esta hermosa historia.

Capítulo 2: Encuentro entre Ana y Tony.

Al día siguiente…

Continúa Ana, con su rutina va rumbo a la universidad, con su mejor amiga Sofía ambas son inseparables, tanto así que hacen todo prácticamente juntas.

—Que fastidio, hoy empiezan las clases—expresa Sofí.

—Ay Sofí tu no cambias, no entiendo como continúas viniendo a clases, si odias el estudio—la reprende Ana.

—Por mis papás, que prácticamente me obligan.

—Eres una malagradecida, todo el esfuerzo que hacen tus padres, por darte de todo y tú les pagas, enamorándote de mi hermano y haciéndole, caso omiso a la carrera.

—No me regañes, que suficiente tengo con el sermón de mis padres, cuando ven mis calificaciones—frunce Ana el ceño, en señal de hastío.

—Mejor vamos al salón—y la toma con rudeza por la mano.

Al llegar al aula de clases, allí estaba Steven, un joven que esta perdidamente enamorado de Ana, a su manera, ya que lo único que haces es molestarla, buscando de llamar su atención.

—Huy, miren a quien tenemos

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app