Alphanovel App

Best Romance Novels

Una Noche Con Mi Cómplice

Una Noche Con Mi Cómplice

  • 👁 6.6K
  • 9.9
  • 💬 96

Annotation

—Si sigues mordiéndote el labio así, no podré contenerme—. Podía sentir el calor de su aliento abanicarse sobre mis labios, haciéndome desear sentirlos contra mí. Volví a morderme el labio como forma de permitírselo. Me dedicó una sonrisa sexy antes de estrellar sus labios contra los míos. Sus manos me agarraron por las caderas, levantándome y colocándome sobre la isla de la cocina. Separé las piernas y dejé que su torso se interpusiera entre ellas mientras él me agarraba las nalgas y me separaba los labios con la lengua. Dejé que explorara mi boca con un suave gemido. Sus manos abandonaron mi trasero y subieron por mis muslos, levantándome el vestido. Pasó un dedo por mi húmeda raja, a través de mi ropa interior. —Ya estás tan mojada para mí —. Sonrió contra mi labio antes de morderlo ligeramente. Volví a gemir por el placer que me producían sus caricias y sus palabras. —Quiero saber a qué sabes, Rose. Olive llegó un día a casa y se encontró a su único novio de toda la vida con las pelotas dentro de su compañera de piso. Con el corazón destrozado, un espíritu de lucha infernal y su mejor amiga a su lado, se propone demostrar algo. Puede estar con cualquiera si quiere. Encuentra al chico más guapo de la discoteca y tiene su aventura de una noche con un desconocido. Pero se convierte en algo más que un rollo de una noche, ya que vuelve a encontrarse con él el fin de semana siguiente mientras sale con Leo, el mejor amigo de Lucas. Por supuesto, ella no estaba al tanto de la relación entre Loe y Lucas. Lucas está decidido a hacerla suya, pero Leo también. ¿Cómo se las arreglarán estos mejores amigos para luchar por la misma chica? Sigue leyendo para descubrir cómo se las arregla Olive con estos dos nuevos hombres, además de con sus estudios universitarios y su drama familiar. ¿Olvidé mencionar que estos tipos son ricos más allá de lo razonable? Advertencia: en este libro hay muchas escenas calientes y tórridas.

CAPÍTULO 1

—Vamos, no pares…— gemí mientras él continuaba con sus profundas embestidas dentro de mí. Agarré las sábanas de la cama a mi lado, encontrando mi liberación sobre su gran eje. Su boca seguía chupándome el pecho mientras me obligaba a soportar el éxtasis que me provocaba. Unas cuantas embestidas más tarde, me siguió de cerca y eyaculó en mi interior.

Su larga melena rubia, antes engominada, colgaba ahora sobre su cara. Se levantó, deslizándose fuera de mí, mientras se echaba el pelo hacia atrás. Llevaba los lados de la cabeza muy rapados y sólo le quedaba larga la parte superior.

Tenía un aura intimidatoria, una mandíbula fuerte y unos ojos marrones serios. Los tatuajes que llevaba en los brazos y en el cuello no contribuían a apaciguarla. El hombre estaba buenísimo, así que no entendía por qué había accedido a hacer esto conmigo.

Nunca había tenido una aventura de una noche. Fui virgen durante todo el instituto y apenas perdí la virginidad hace seis meses con mi novio Julius, al que sorprendí follando con mi amiga y compañera de piso Clover. Todavía puedo oír el sonido de sus pieles golpeándose con los gemidos de Clover como música de fondo. Sonaba como una estúpida alarma de coche. Lo que me dolió fue que me viera y me sonriera mientras Julius se corría dentro de ella. Cuando abrió los ojos y me vio allí de pie, se quedó helado.

Me persiguió, salió del apartamento, jurando que no significaba nada. Que era estúpido y que sólo yo importaba. Me suplicó que me quedara y le perdonara, pero yo no soy de las que perdonan la infidelidad. Salí corriendo llorando hacia mi mejor amiga Hailey. Ella tiene un ático en Manhattan que su familia utiliza para las vacaciones. Me ofreció quedarme allí con ella.

Ella fue la que me arrastró al club nocturno donde este dios del sexo me llamó la atención esta noche. Por pura suerte, y coraje líquido, me encontré aquí en su habitación. Ahora que el acto ha terminado, ¿qué demonios hago?

Recuerda que nunca he hecho esto antes, ¿cuáles son las reglas exactamente? No creo que te acurruques después. Lo vi dirigirse al baño y limpiarse, así que empecé a recoger mi ropa. Sentí la necesidad de salir corriendo antes de que volviera. No pienso esperar a que me eche. Sé lo que es esto, y no necesito que piense que yo creía que era algo más. Ambos obtuvimos lo que necesitábamos, y ahora es hora de que me vaya. Estaba completamente vestida, bajándome la camisa cuando salió del baño.

—¿Ya te vas?— Se apoyó en el marco de la puerta, con los brazos y las piernas cruzados.

Sus ojos me miraban con tal intensidad que juraría que me derretiría en su suelo si no paraba. Acabábamos de follar durante dos horas y sentía las piernas como gelatina. Nunca me había sentido tan viva. Sabía exactamente lo que hacía, haciéndome tener orgasmos múltiples que nunca antes había sentido tan intensamente. Con Julius siempre era rápido, y la mitad de las veces nunca encontraba mi liberación. Lucas era diferente. Era hábil y conocía los puntos adecuados para tocar.

—Sí, tengo una clase temprano mañana por la mañana. Necesito volver para poder dormir un poco antes—. Mentí.

No sé qué demonios estoy haciendo.

—Duerme aquí y te llevaré por la mañana—. Me ofreció, pero rápidamente negué con la cabeza.

—No, está bien. Cogeré un Uber. Gracias por... esto —dije torpemente, acercándome a la puerta. Me agarró de la mano antes de que pudiera girar el pomo, tirando de mí hacia él. Me estrellé contra sus abdominales cincelados y sus fuertes músculos.

—¿No puedo saber el nombre de la mujer a la que acabo de hacer gritar mi nombre durante las últimas dos horas? —Me sujetó la barbilla mientras hablaba, obligándome a mirarle a los ojos.

—¿Por qué necesitas saberlo? Eso no formaba parte del juego, Lucas—. Le sonreí burlonamente.

Lo elegí no sólo porque era el hombre más guapo en el que había posado mis ojos, sino porque supuse que no volvería a cruzarme con él en esta gran ciudad. No quería saber su nombre y no quería que él supiera el mío. Esto debía ser una distracción. Debía ser mi venganza, demostrarle a Julius que ya no significaba nada para mí. Había hecho un juego de esta noche, trayéndonos aquí. Rompió las reglas diciéndome su nombre para que pudiera oírme gritarlo, y lo grité.

—Te dije el mío—. Sus labios rozaron mi mandíbula.

Tuve que luchar contra el efecto que estaba teniendo en mi cuerpo. Nunca había reaccionado así ante alguien. Era embriagador y estimulante al mismo tiempo.

—Esa fue tu elección. Rompiste las reglas, pero me gusta seguirlas—. Le guiñé un ojo mientras me alejaba de su alcance.

Entrecerró los ojos un segundo antes de erguirse, recordándome su metro noventa de estatura. Era delgado, no del tipo culturista, pero con los músculos tonificados de un luchador. Sus gruesas cejas se fruncieron ligeramente y volvió a cruzarse de brazos.

—Bien entonces, te llamaré Rose.

—¿Rose?— Ladeé la cabeza confundida.

—Por tu pelo rojo rosado—. Me explicó.

—Muy original—. Puse los ojos en blanco con una sonrisa. —Adiós, Lucas.

Salí corriendo de su apartamento antes de que pudiera agarrarme de nuevo. Mi corazón se aceleraba con los recuerdos de esta noche. Nunca había conocido a alguien tan tentador como Lucas. Todavía no puedo creer que me eligiera a mí entre todas las chicas que lo rodeaban en el bar. Definitivamente dio a mi confianza en mí misma un impulso en la dirección correcta.

Apenas aprendí a domar mi pelo rizado pelirrojo en el primer año de universidad. El encrespamiento era una locura en el instituto, lo que me valió apodos como “cabeza brillante” o “arbusto en llamas”. El acoso escolar era implacable, y no ayudaba el hecho de que llevara un aparato de ortodoncia completo con bandas que me provocaban un maldito ceceo. El instituto fue duro, pero sobreviví. Prosperé en mis estudios aunque me faltaban habilidades sociales. Conseguí entrar en la universidad de mis sueños y estoy a un año de licenciarme en ingeniería.

Hailey me encontró en mi primer año de universidad. Congeniamos al instante y me sacó de mi burbuja. Me dio un cambio de imagen sin igual y me enseñó a relacionarme con los demás sin ser una chica torpe. Hailey era como mi hada madrina, o supongo que mi hermana divina. Marqué su número mientras me dirigía al ascensor.

—¡Dios mío, Olive! ¿Cómo estuvo?— Gritó su emoción al teléfono tras el primer timbrazo, como si hubiera estado esperando mi llamada.

—¡Hailey! Estuvo increíble—. Le dije, entrando en el ascensor. —Ven a buscarme. Te enviaré mi ubicación. Te lo contaré todo en el coche.

—Voy para allá. Será mejor que no escatimes ni un detalle—. Oí el tintineo de sus llaves.

¿Es malo que una pequeña parte de mí espere volver a encontrarme con él?

CAPÍTULO 2

Me desperté con un enorme dolor de cabeza debido a la cantidad de alcohol que consumí anoche con el estómago vacío. Debería haber comido antes de salir, pero estaba demasiado deprimida. Hoy estoy más furiosa que desconsolada por lo que hizo Julius. Me hizo perder el tiempo. Me hizo perder el tiempo. No le dedicaré ni un pensamiento. Por mí, que siga jodiendo a Clover. Se merecen el uno al otro.

Me arrastré fuera de la cama, sintiendo que la cabeza me daba vueltas, pero sabiendo que tenía que ir a mi clase de Cálculo 3. Me lavé los dientes y la cara. Me cepillé los dientes, me lavé la cara y me recogí el pelo en un moño desordenado. Me puse la sudadera con capucha Columbia, sabiendo que haría frío con el aire fresco de septiembre. Me puse unos vaqueros y mis zapatillas de correr favoritas. Tengo que quitarme la resaca. Cogí mi mochila y salí a correr hacia el campus. Pensé que iba a vomitar un par de veces por el camino, pero me animé y sentí que se me despejaba la cabeza ante

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app