Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Obligada A Casarse Con El Mafioso

  • 👁 3.2K
  • 10.0
  • 💬 848

Annotation

Amelie Pearce, nacida en el seno de una de las principales familias del crimen de Chicago, es una princesa de la mafia famosa por su atractivo físico. Sin embargo, lo que muchos perciben como una bendición se convierte en su perdición cuando se ve obligada a casarse con Gio Locatelli, con el fin de establecer la paz entre dos dinastías mafiosas. Gio es el futuro jefe del cártel Locatelli dentro de la Famiglia de Nueva York, un hombre tristemente célebre por su naturaleza brutal y por haber estrangulado a su primo con sus propias manos. Millie está aterrorizada ante la perspectiva de casarse con semejante monstruo. A pesar de ser uno de los solteros más deseados de Nueva York por su atractivo, su riqueza y su carismático pero depredador comportamiento, Millie comprende que la personalidad de chico malo de Gio es algo más que una actuación. Detrás de los cautivadores ojos grises y la arrogante sonrisa de Gio se esconden el derramamiento de sangre y la muerte. En su mundo, un exterior atractivo suele ocultar un monstruo capaz de matar y besar con la misma facilidad. Sin embargo, escapar de una unión concertada, y mucho menos de un hombre como Gio, es imposible. La perseguiría hasta el fin del mundo. La única esperanza de Millie para sobrevivir en un matrimonio con Gio es ganarse su afecto y abrirse paso poco a poco en su corazón, a pesar de los rumores que sugieren que Gio no posee corazón alguno. Una bella princesa de la mafia entregada a un hombre monstruoso. Incluso los monstruos tienen corazón. Ella quiere encontrar su lugar en él.

Prólogo

Todo el mundo estaba tenso por la inminente boda. La novia estaba dentro de su coche, mientras que el novio ya estaba dentro de la iglesia. La novia suspiraba pesadamente debido a su situación actual. Está a punto de casarse con alguien a quien *p*n*s conoce, un completo extraño. Ni siquiera conoce al novio en persona. Su padre arregló este matrimonio, y ella no tenía nada que decir al respecto. Un golpe en la ventanilla del coche la sobresalta. La abre y ve a su hermana pequeña, que sonríe con tristeza. —Millie—, la saluda Sienna, su hermana pequeña. Se sentó junto a Millie y le cogió la mano. Notó que Millie tenía la mano fría. —La boda está a punto de empezar. ¿Estás preparada?— preguntó. Millie esbozó una sonrisa cansada y respiró hondo. —No, Sienna, no estoy preparada, pero sé que no tengo elección, ¿verdad? Esto es lo que quiere papá, y si me niego... me hará daño. Sienna abrazó a su hermana. —Ojalá fuera yo en su lugar, hermanita. Me sacrificaría con gusto. Te mereces ser feliz después de todo lo que has pasado con nuestro padre, no así. —Está bien, Sienna. Si desafiamos a papá, podrías quedar atrapada en su ira hacia mí. Estaré bien. Sólo necesito ser una buena esposa para mi futuro marido. Sienna se apartó de su hermana, con la preocupación grabada en el rostro. —Pero, hermanita, hemos oído muchos rumores sobre tu futuro marido. Es despiadado y despiadado. No se dice nada bueno de él. Dicen que es el más cruel de todas las generaciones de Locatelli. Me temo que si papá no te hace más daño, tu marido sí—. Sienna agarró con fuerza la mano de su hermana mayor. —Espero que no...— La voz de Millie se entrecortó, sonando menos segura a medida que pasaba el tiempo, como si empezara a darse cuenta de lo que decía su hermana. Su conversación se vio interrumpida cuando apareció su madrastra —Sienna sal del coche porque la boda estaba a punto de comenzar—. Le dijo a la menor antes de encarar a la novia. —No olvides sonreír y fingir felicidad. Ambas sabíamos que cualquier error provocaría la ira de tu cruel padre—. Les recordó como si vivir con su padre les privara de ese hecho. En esta boda, Millie verá por primera vez en persona el rostro de su futuro marido. Normalmente sólo lo ha visto en fotografías porque sabe que está muy ocupado con el trabajo. A veces incluso está en otro país. Las únicas personas con las que se ha relacionado en relación con la boda son los padres del novio. Sintió una mezcla de nerviosismo mientras caminaba por el pasillo de la iglesia. Su padre y su madrastra la acompañaban, ambos guiándola hacia el altar donde entregaría la mano a su futuro marido. —Sé una buena esposa, Millie. Si tu marido se divorcia de ti, ya sabes lo que pasará. Obedece todo lo que te diga. No le disgustes y no avergüences el nombre de nuestra familia. Tu matrimonio tendrá una gran repercusión en nuestros negocios, así que sé una buena esposa -le dijo su padre, con una sonrisa dirigida a los invitados a la boda, pero sus palabras la llenaron de miedo. Millie miró a su padre mientras hablaba y, a pesar de su actitud sonriente hacia los invitados, no pudo evitar sentir aprensión ante sus palabras. Entonces, Millie vio a su futuro marido. Parecía como si quisiera retroceder cuando sus miradas se encontraron. Aunque llevaba velo, la intensa mirada del hombre la atravesó. El miedo y una sensación escalofriante recorrieron su cuerpo. La presencia del hombre desprendía una sensación de crueldad y peligro. Además, sus ojos fríos, aparentemente carentes de emoción, clavados en ella, bastaron para hacerla temblar. —Gio, cuida de mi hija, ¿de acuerdo?— dijo el padre de Millie con una sonrisa mientras tendía la mano de su hija al hombre. La mano de Millie se enfrió cuando Gio la tomó. Miró la mano de su futuro marido antes de encontrarse con la mirada de Gio, que parecía atravesar su velo. —Lo haré, señor—, respondió Gio formalmente al padre de Millie. Luego caminaron juntos hacia el altar para dar comienzo a la ceremonia nupcial. Millie estuvo ansiosa durante toda la ceremonia, y sólo se dio cuenta de la gravedad de su situación cuando Gio respondió con las palabras —Sí, quiero. El sacerdote la miró y ella tragó saliva, sabiendo que no había otra opción que proceder con el matrimonio, aunque atarse a un hombre que parecía traer peligro a su vida distaba mucho de ser lo que deseaba. Gio miró a Millie, aparentemente impaciente por su respuesta. Millie respiró hondo, recordando las consecuencias que tendría no responder de acuerdo con los deseos de su padre. —Sí, padre—, consiguió decir, aunque las lágrimas amenazaban con brotar. El peso de sus emociones estaba guardado en su interior, embotellado dentro de su pecho. Cuando el sacerdote anunció que el novio ya podía besar a la novia, se giraron uno frente al otro. Gio retiró el velo que cubría el rostro de Millie. Sin el velo, Millie pudo ver con más claridad la fría expresión del rostro de su nuevo marido. Gio se acercó lentamente a Millie mientras ella cerraba los ojos con fuerza. Gio besó rápidamente a Millie en los labios. El público aplaudió, aparentemente encantado con la boda. Tal vez, sólo una persona lamentaba todo lo que había ocurrido: Millie. Ahora, Millie estaba de pie ante un gran espejo en una gran sala, cepillándose el pelo. Se estaba preparando para lo que ocurriría la primera noche de su boda. Mientras Millie se cepillaba el pelo, se abrió la puerta de la habitación y vio en el espejo a su marido acercándose a ella. Millie dejó el cepillo y se volvió para mirar a Gio, que estaba de pie con orgullo y honor detrás de ella. —Puedes negarte si no quieres que lo haga—, dijo Gio, con un tono frío y formal. Millie bajó la cabeza. No quería esto. No quería que la tocara un hombre al que no amaba. No quería que pasara nada entre ella y un hombre al que *p*n*s conocía, excepto el día de su boda. ¿Pero qué podía hacer? Tenía que satisfacer las necesidades de su marido. Si él quería que pasara algo entre ellos, ella no podía negarse. Eso era lo que su padre le había inculcado. Gio suspiró y Millie levantó la mirada para mirarlo. Sus ojos se abrieron de par en par cuando vio a Gio desvestirse. —Si no vas a decir nada para detenerme, lo tomaré como un permiso para tener s*x* contigo—, declaró Gio. Millie cerró los ojos con firmeza y respiró hondo. Se levantó y se quitó lentamente el camisón. Los labios de Gio se entreabrieron sorprendidos por las acciones de su esposa. Sin embargo, los deseos de su carne pudieron más que sus otras emociones. Rápidamente tiró de su mujer y la besó profundamente, cogiendo a Millie desprevenida y sin darle tiempo a cerrar los ojos. Lo siguiente que supo fue que estaba tumbada en la cama con Gio encima. Los movimientos de Gio fueron rápidos. Le quitó la ropa interior a Millie y la miró por última vez antes de volver a hablar. —Todavía puedes detenerme—, dijo Gio con voz ronca. Millie respiró hondo y negó con la cabeza. —Es mi obligación como tu esposa. No tienes que pedírmelo otra vez. Hazlo. Gio cogió un condón, se lo puso y se colocó en posición antes de penetrar lentamente a Millie. Ella gritó de dolor e incomodidad mientras aceptaba la totalidad de su marido. Millie tiró involuntariamente del pelo de Gio mientras él continuaba penetrándola lentamente.Las lágrimas corrían por el rostro de Millie mientras sentía la plenitud de Gio dentro de ella. Poco a poco empezó a sentir los movimientos de Gio. Esa noche, Millie experimentó una mezcla de deseo y amargura. Se rindió a las acciones de su marido, pero lloró y se sintió amargada porque no estaba segura de que aquella fuera la vida que realmente deseaba. Compartieron una noche apasionada, y Millie *p*n*s recordaba los detalles debido al agotamiento. A la mañana siguiente se despertó y vio que su marido ya no estaba a su lado. Más tarde descubrió que él había abandonado el país esa misma mañana, dejándola sola.

Capítulo 1

MILLIE Un mes. Ese es el tiempo que ha pasado desde que mi marido me dejó tras nuestra primera noche juntos. Después de quitarme la virginidad, se marchó sin decir palabra, y aún no ha vuelto. Me quedé mirando la taza de té que había sobre la mesa, con mis suspiros incesantes. Ahora vivo en casa de mi padre. Al principio, conseguí quedarme en nuestra casa con Gio los tres primeros días, pero como no tenía a nadie más que a los guardias y al personal de la casa, decidí volver aquí. Aún recuerdo la furia en los ojos de papá cuando se enteró de lo que había pasado nuestra primera noche. Dijo que yo no valía la pena como esposa, así que Gio me dejó. Lo dejé pasar porque estaba acostumbrada a recibir palabras hirientes de él. Siempre había sido así conmigo, incluso cuando aún era una niña. —Millie, ¿necesitas algo? A lo mejor tienes hambre—, apareció Josie, nuestra ama de llaves. Le sonreí y

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app