Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

LA ESPOSA DEL CEO

  • 👁 626
  • 10.0
  • 💬 24

Annotation

Elizabeth debe casarse para salvar a sus padres de la ruina, lo considera una obligación debido a la educación que le proporcionaron en el mejor internado para niñas de Inglaterra y luego en la reconocida universidad de Oxford. Su matrimonio es concertado por su padre y solo se le informa que su futuro esposo es un magnate empresarial muy importante, no le dicen que es un mujeriego empedernido que no tiene en sus planes futuros convertirse en un marido respetuoso y fiel. Pronto Elizabeth destacará por su belleza, inteligencia y atrayente personalidad, logrando llamar la atención de su esposo.

Chapter 1

–Señor Emiliano, señor por favor, ya es hora de arreglarse para ir a la ceremonia.

–Estoy ocupado Max –respondió agitado porque estaba alternando sus estocadas entre una morena voluptuosa y una rubia platinada que gritaba de placer, tenía a las dos mujeres desnudas frente a él con sus caderas levantadas al aire.

–Pero usted me dijo que le avisara.

–Joder Max, en mi habitación está el traje, póntelo y vas por mí.

Al otro lado de la puerta su fiel servidor contuvo la respiración, él no podía hacer eso, ya estaba casado.

–Yo estoy casado señor.

–No te vas a casar tú, solo vas a representarme, inventa cualquier cosa para excusarme.

–Eso no va a salir bien…

–¿Vas a seguir interrumpiéndome?, ¡haz lo que te digo!

El hombre llamado Max, fue a la habitación de su jefe y tomó el traje de tres piezas, el chaleco haría juego perfectamente con el traje que se le había enviado a Elizabeth.

Emiliano había accedido a casarse porque su padre seguía empecinado en la estúpida tradición de su abuelo de que para tomar el mando del consorcio tenía que estar unido en matrimonio a una mujer de una buena familia, bien educada y con excelente reputación.

Ninguna de las mujeres que él frecuentaba cumplían esas tres condiciones, así que permitió que su padre le buscara una esposa.

***

Un mes atrás…

                –Hijo ya concerté una reunión con los padres de Elizabeth, pediremos su mano formalmente y celebraremos su matrimonio lo más pronto posible, una vez te cases y te traspase todo, podré hacer mi tan anhelado viaje a África.

                –Yo no puedo acompañarte padre, tengo una cena con la representante de la firma italiana que tanto desea asociarse con nosotros. No puedo perder esa oportunidad.

                –¿Pretendes que vaya yo solo a pedir la mano de la chica?

                –Por las condiciones de este matrimonio, no creo que eso sea relevante, esa chica que accede a casarse así debe ser una niñata consentida y sin personalidad, te aseguro que no llamará mi atención para nada, así que no tengo ningún interés en conocerla. Encárgate de todo y dime la fecha que acuerden, para hacerle espacio en mi agenda.

                –Voy a proponer que nos encargaremos de todo el evento, el traje, la fiesta.

                –¿Fiesta?, yo no voy a asistir a una fiesta por un matrimonio que no me satisface padre.

                –Tú vas a presentarte ante el juez, vas a sonreír todo el tiempo como el más feliz de los esposos y harás un baile con tu mujer porque no quiero ser objeto de críticas ni chismes.

                –Padre, voy a cumplir con tu condición, pero no puedes obligarme a comportarme como un esposo feliz con esa chica.

                –Tienes que conocerla antes.

                –No quiero.

                –Te advierto que trabajará en la sede principal, en algún momento tendrás que hablar con ella.

                –Si es de trabajo, hablaré con ella, de resto no quiero tener ningún contacto con una mujer que accede a casarse con alguien sin conocerlo y solo para obtener ganancia monetaria.

                –Tienes un mal concepto de ella, conozco a sus padres y son personas muy gentiles.

                –Seguro lo hacen para salir de su solterona y amargada hija.

Emiliano terminó esa frase y salió apresuradamente de la casa donde vivía eventualmente con su padre, porque tenía un apartamento que utilizaba frecuentemente para sus encuentros sexuales, eso eran para él porque no establecía relación seria con ninguna mujer.

***

No había sufrido ninguna decepción amorosa, no conocía mujer que se hubiera atrevido a engañarlo, simplemente la que le gustaba la poseía y adiós. Sus amigos lo admiraban, envidiaban y criticaban al mismo tiempo, sin embargo, él solo se reía, burlándose de ellos porque no hacían lo mismo.

A veces su mente vagaba hasta unos doce años atrás, cuando en la casa de campo de su abuelo conoció a una vecina, tenía los ojos color violeta, un raro matiz que la hacía lucir preciosa junto a su cabello tan claro que parecía blanco, fueron las vacaciones más extraordinarias de su vida.

La tarde que Lisa le dijo que se marcharía en pocas horas para continuar sus estudios, sintió que su estómago se oprimía, se besaron torpemente y se juraron que algún día volverían a estar juntos.

Volvió durante tres años más a esa casa, pero ya no la encontró y cuando preguntaba le decían que solo habían sido arrendatarios ocasionales, perdió las esperanzas de verla y se dedicó a olvidarla.

Con el correr de los años se convirtió en el CEO de una corporación internacional fundada por su abuelo, cuyo éxito destacaban constantemente en las revistas empresariales, era frío y despiadado para los negocios.

También se convertía en un volcán de lava ardiente para las mujeres que se cruzaban en su vida. Espontáneamente jamás hubiera pensado en casarse, pero se aseguraría de que el matrimonio durara lo justo para recibir el traspaso por parte de su padre y luego alegaría cualquier excusa para solicitar la separación.

***

En la actualidad…

Terminó con las mujeres y se arregló para asistir al brindis por su boda, salió al patio trasero de la mansión familiar donde se había acondicionado el espacio para la celebración. Buscó a su padre y este indignado le dijo:

                –¿Cómo se te ocurrió enviar a tu asistente a suplirte para la boda?

                –Estaba ocupado padre.

                –Estabas cogiendo con las dos mujeres que vi salir por la puerta de servicio, no tienes vergüenza, no respetas la casa familiar, tú tienes tu puto apartamento donde puedes meter a quien sea que te consigas en la calle, pero en esta casa no, eres imposible.

                –Era mi despedida de soltero papá.

                –¿Minutos antes de casarte?, yo no encontraba qué decirles a los padres de Elizabeth y ella no es tonta, disimuló muy bien y la ceremonia se celebró, ahora estás casado Emiliano y debes comportarte.

                –¿Dónde está mi esposa?

                –Me preguntó por su habitación y se retiró, diciendo que se sentía mal.

                –¿No quiere celebrar el matrimonio?, pues yo tampoco. Nos vemos padre.

                –Emiliano por favor, ven aquí, iré a buscar a Elizabeth.

                –No te molestes, regreso más tarde o mañana, me veré con unos amigos.

                –Recuerda que ahora eres un hombre casado, no me obligues a llamar a la prensa.

                –Deja de amenazarme padre, ordenaste que me casara y ya lo hice, tal vez no de la forma que tú querías exactamente, pero lo hice. Seré discreto, no tendrás queja alguna y esa chica obtendrá la generosa recompensa que buscaba por firmar el acta matrimonial.

                –Deberías darte el tiempo de conocerla.

                –No voy a perder mi tiempo con una interesada, amargada y solitaria.

Elizabeth ahogó un sollozo, le avisaron que su esposo había llegado y se armó de valor para conocerlo, iba llegando al jardín cuando escuchó a su suegro decir que llamaría a la prensa, la respuesta de Emiliano la congeló. Retrocedió sobre sus pasos y se encerró en la habitación que le habían asignado y que afortunadamente era para ella sola.

Chapter 2

La boda se celebró el viernes y durante todo el fin de semana, los recién casados no tuvieron contacto alguno, sobre todo porque Emiliano no volvió a aparecer en la casa donde estaba alojada su esposa.

Él continuó su vida como la ha llevado hasta el presente entre amigos y mujeres cuando no estaba en su oficina y ella tomó la determinación de ignorarlo por completo, incluso en la empresa donde comenzaría a trabajar a partir del lunes.

Se levantó muy temprano y se preparó calmadamente, seleccionó muy bien los trajes que usaría durante la semana, por lo que su arreglo personal resultó impecable, era una mujer muy hermosa y lo sabía. Bajó a la cocina por una taza de café y se encontró a su suegro desayunando.

                –Buenos días señor Riva.

                –Buenos días Elizabeth, ¿ya lista para tu primer día de trabajo?

                –Así es, muchas gracias por esta oportunidad laboral, la aprecio mucho.

                –Gracias a ti por

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app