Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Cicatrices y amargura -luto-

  • 👁 1.5K
  • 8.0
  • 💬 30

Annotation

El suceso que rompió el corazón de ambos en pedazos creará las condiciones para que el rencor que se tienen se convierta en un silencioso afecto y nazca de la tragedia un nuevo amor mientras se vuelven más y más necesarios para el otro como cura al dolor que pesa en la vida de ambos, la muerte de su hermana se vuelve motivo de tristeza continua tanto para Sophie como para el dolido viudo a quien la pérdida de su amada dejó devastado en depresión, siendo Sophie la única persona que se atreverá a tender su mano para sacarlo de la desolación a pesar del rencor que ambos se tienen.

Chapter 1

Finalmente llegaría, ese día que tanto había esperado finalmente había llegado. Cada vez estaba más cerca de poder estar ahí, con cada kilómetro que avanzaba por el camino en su vehíc*l*, era un kilómetro más cerca de su destino, pronto vería a su hermana, ya había pasado un largo tiempo desde la última vez que pudo verla. Estaba ansiosa de poder reencontrarse.El tiempo lejos de ella se sintió más largo al no verla en persona, tan solo llamando en ocasiones. Tarareando una melodía mientras observa el camino, fue interrumpida por el sonido del teléfono en su bolsillo. Sacándolo con la mano y colocando el altavoz, lo dejó a un lado de ella, devolviendo su mano al volante.—Diga —habló esperando una respuesta.—Es bueno oír tu dulce voz —se escuchó una voz masculina al otro lado de la llamada—, dime una cosa, ¿cuándo pensabas avisar que ya habías llegado?—Deberías de ser el que más pronto se entera, eres mi agente. Aunque resaltando la redundancia en realidad lo has hecho, a nadie avisé que llegué aún.—Supe que tu vuelo llegó *p*n*s hace unas horas, pensé que lo primero que tendrías en mente sería dormir un poco.—Primero quiero ver a mi hermana, ha pasado mucho desde que no la veo, solo pasé a recoger mi auto y dejar mis maletas en mi departamento en cuanto llegué.—Típico de tí... Está bien, saluda a Haley de mi parte —respondió después de soltar un ruidoso suspiro, al parecer cansado.—Lo haré, espero que se ponga contenta de verme. —Su voz encajaba entusiasmo ante la espera de volver a verla.—Ah, y también. Deja de comerte la carretera con el coche, desde aquí puedo escuchar el rugido del motor.—¿Algo que agregar? —El tono de voz ofendido de ella resultaba demasiado obvio.—No, nada más. Adiós Sophie, descansa.—Adiós Edward. —Ella colgó y enfocó su atención en la aguja del velocímetro que no bajaba de ciento veinte, en realidad sí iba bastante rápido. Bajó la velocidad, llevándola a una marcha más prudente según su criterio.Dejando que sus ojos recorrieran lo que podía ver a través del parabrisas se sintió nostálgica. El bosque a su alrededor en el camino se vestía de colores de otoño y pintaban el entorno de tonos ligeramente carmesí, imitando los rayos del sol de aquél atardecer.Sus ojos fueron brevemente por solo un segundo a una fotografía que ella tenía en el retrovisor, donde estaban ambas cuando eran jóvenes, con poco menos de trece años. Con el cabello cobrizo y algunas pecas, ambas gemelas eran exactamente iguales a la otra.—Espero que estés ansiosa de verme, Haley —dijo con una sonrisa cuando finalmente estuvo a pocos minutos de el lugar donde vive su hermana.Después de que había logrado ver la propiedad se sintió animada, una bellísima y pintoresca mansión de arquitectura imponente, con detalle tradicionalista muy similar a una casa de campo de cuento de hadas que impresionaba su mirada.La mansión se ubicaba en un gran terreno abierto, rodeado de coloridas flores y dientes de león floreciendo aún en el frente de la valla, además de haber un extenso bosque otoñal en la parte posterior con árboles de arce y pinos jóvenes entre los frondosos troncos de robusta estructura.—Tengo que admitirlo —dijo casi de mala gana, estupefacta del panorama—, el hombre con que te casaste tuvo un buen ojo para el lugar —habló para sí misma mientras se detenía frente a la cerca de madera que bordeaba la propiedad.En su reloj vio que eran las seis con diez de la tarde cuando bajó del auto, se dirigió por el camino de piedras que llevaba desde la valla a las escaleras del jardín frontal, pudo ver que habían dos personas en un borde de la cerca, no las detalló bien, pero pudo percibir que eran un hombre mayor plantando algunas flores y junto a él había una chica hablándole.Llevaba un traje de servidumbre, lo que le hizo notar que podía ser una mucama, sin distraerse mucho continuó hasta la puerta donde tocó el timbre, sentía un nudo en la boca del estómago, ¿cómo se pondría ella al verla? Ni siquiera sabía que ella había llegado y quería ser sorpresiva.Cuando la puerta se abrió, dejó ver a una mujer de mediana edad ante Sophie, vestía con el mismo traje de sirvienta que la muchacha que había visto en el jardín. La mujer al verla no dijo nada, pero la miraba perpleja, había algo extraño, parecía atónita al verla.—Hola... —habló Sophie, incómoda por el silencio. La mujer reaccionó, serenando su expresión y mostrándose tranquila.—Buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarle? —preguntó amablemente.—Disculpe, pero... En realidad vengo a ver a mi hermana, Haley, ¿ella está en casa? —La mujer alzó las cejas luego las bajó con un gesto tranquilo.—¿La señora? Sí, ella se encuentra arriba, usted debe ser la señorita Sophie, ella habla de usted todo el tiempo. —Parecía emocionada—. Disculpe mi sobresalto, es usted su viva imagen y fue un poco extraño.—Tranquila —contestó evitando reír, desde jóvenes ambas podían confundirse con la otra debido al parentesco.—Si gusta pasar —le dijo abriendo la puerta—, en brevedad avisaré a la señora que usted ha llegado, por favor sígame. ¿Le ofrezco algo de tomar?—No. Está bien, gracias... Perdona, ¿cómo te llamas?—Mi nombre es Rose.—Rose, mucho gusto. Pareces alguien agradable. —Le estrechó una mano. Después de soltarla siguió caminando por el pasillo.—Gracias por el cumplido. La llevaré de inmediato con la señora, estará emocionada de verla —decía Rose, mientras Sophie iba intrigada por la estoica decoración arcaica de el interior, al fondo pudo ver que se hallaban otras personas con ropa de servidumbre.Al ir subiendo las escaleras, en el segundo piso puede ver por una de las puertas abiertas hacia una habitación, con varios cuadros y muchas pinturas incompletas, a su hermana le gustaba la pintura, pero desde que se había enfermado meses atrás había dejado de pintar.Cuando llegaron a la habitación de su hermana puede oír las voces de dos personas que se hallaban dentro, no podía entender qué decían ya que no hablaban muy fuerte.Una era la voz de ella, su hermana. La inconfundible voz de su gemela era fácil de reconocer. Elevaba su ánimo poder escucharla de nuevo.La otra era una voz masculina, profunda y ronca, hablaba serenamente mientras parece que estaban conversando algo entre ellos, indudablemente ése solo podía ser el esposo de su hermana. Un nudo se le formó en la boca del estómago y frunció el ceño. Le tenía cierto rencor al marido de Haley.—Es a quien menos quería ver —susurró mirando a la puerta cerrada que la separaba del cuarto de su hermana. A su criterio el sujeto que se casó con su hermana era un antisocial con el que siempre había mantenido la distancia y crecían sus asperezas.—Espere un momento por favor señorita, parece que el amo esta hablando con la señora —le dijo Rose, mientras que esperan en la puerta hasta que terminen de hablar.—Sí, me he dado de cuenta. —Ocultaba el disgusto en su tono de voz, la enemistad que había entre ella y su cuñado era casi bíblica. Ninguno de los dos se hablaba muy cercanamente, *p*n*s si mantenían una poca cordialidad si se veían obligados a mantener dos palabras entre ellos.

Chapter 2

“Distante”, “poco conversador” y “lacónico”, eran las únicas formas que tenía para referirse al enigmático y poco amistoso hombre que era la pareja de su gemela, poco sabía de él y tampoco le interesaba saber más. —Parece que ya han terminado de hablar —dijo Rose interrumpiendo sus pensamientos—, por favor espere aquí —le dijo dirigiéndose a la puerta a tocar antes de abrir y asomarse a la habitación, avisando que Sophie estaba allí. Rose se apartó de la puerta y unos segundos después esta se abrió, dejando ver al esposo de su hermana ante ella, no dijo palabra alguna al ver a Sophie, tenía ojos fríos y penetrantes, cerró la puerta tras de él antes de volver a observarla, ella lo miró tan callado y poco amigable igual que siempre. Sus ojos eran de apagado color cobre, aunque en la zona del centro tenían un leve brillo intenso de color más vivido. Era como ver una pizca de carbón con una brasa ardiente en el centro. Alto y esbelto, de hombros anchos con el cabello

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app