Alphanovel App

Best Romance Novels

Crónicas mágicas: fuego y hielo
Exclusive

Crónicas mágicas: fuego y hielo

  • Genre: Fantasy
  • Author: Blake10
  • Chapters: 18
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 16+
  • 👁 221
  • 7.5
  • 💬 2

Annotation

Blake un chico con habilidades excepcionales se ve involucrado en una serie de eventos desafortunados que lo llevara a cambiar el rumbo de su destino, mientras aprende a lidiar con sus poderes conocerá a Luna una maga de élite que le ayudara y juntos enfrentaran un sin fin de peligros. La liga de las sombras acecha y planea algo peligroso, lastima que jamas enfrentaron a alguien tan terco y determinado como Blake, su aventura lo llevara a lugares impresionantes y a conocer más de su pasado, ¿estará listo para lo que le espera?

El fuego del inicio

Blake Carter corría por las calles del pueblo mientras las autoridades trataban de atraparlo, en su boca sostenía una barra de pan y en sus manos tenía una bolsa cargada de diferentes comidas, por el camino resbala al tratar de cruzar por diferentes esquinas.

Esquivaba a los aldeanos y saltaba diversos obstáculos como ovejas, o carretillas, giro a su derecha cuando vio que venían más guardias por la izquierda, entro en un callejón cerrado, desesperado uso su habilidad para impulsarse hacia arriba, de sus pies salieron flamas de color rojo carmesí, Blake se elevó y alcanzo el techo de una casa, en un momento comenzó a saltar por encima de las casas.

Llego a la torre de la iglesia, por suerte ya había despistado a sus perseguidores, entro a su sala privada estaba repleta de basura, envoltorios de comida, la cama estaba hecha un desastre, dejo la bolsa sobre la mesa, se acercó a la ventana y miraba la villa, Hope Villege era un lugar hermoso rodeado de árboles casas de maderas apiladas, por la derecha corría un río que reflejaba la luz del sol.

La gente del pueblo vivía una vida tranquila, a pesar del desastre que Blake provocaba siempre, él era huérfano, fue criado en la iglesia del tiempo, asistía todos los días a misas y reuniones, aunque él la pasara mal casi siempre, las hermanas eran demasiado estrictas, una noche encontró la entrada secreta de una torre y desde hace muchos años está viviendo allí, luego de comer dejo las cosas guardadas en el armario, se cambió de vestimenta, cuando hacia esa clase de robos se vestía con harapos y ropa sucia y se tapaba la cara.

Ahora usaba un pantalón corto con botas, una camiseta sin mangas de color rojo y una chaqueta de cuero, tenía dos tirantes negros cruzados, se miró en el espejo era alto y le agradaba esa vestimenta, se puso sus guantes sin dedos, de la bolsa que robo había una orquídea un poco aplastada, con delicadeza trato de acomodarla.

Se acerco a un armario, con mucho cuidado y tratando de no a hacer ruido empezó a moverlo, había un hoyo en la pared, que daba a una sala de clases, a esas horas no estaban enseñando nada.

Salió del aula y comenzó a descender por las escaleras, empezó a saludar a los niños que estaban disfrutando su día libre, tenía unas manzanas en los bolsillos, se los entrego con mucha discreción, ellos le agradecieron.

Llego al salón de la iglesia, el lugar era majestuoso, enormes arcos con cristales de colores, en el aire flotaban luces mágicas cargadas con éter, todo el lugar estaba rodeado de una alfombra morada que tenía un bordado dorado, en el fondo estaba un podio con una estatua enorme.

Era una mujer que usaba un vestido de ceda, sostenía un bastón que en la punta era redonda y con forma de un reloj, era la diosa del tiempo, las personas en este pueblo la adoraban y le rinden tributo, se dice que ella ayudo a crear Terrariam, en ese mundo la gente veneraba a diferentes dioses.

Blake con mucho cuidado esquivaba a la gente, y trataba de no mirar a ninguna hermana, salió por la entrada trasera que estaba ubicada detrás de la estatua, salió por un pasillo rodeado por cristales multicolores, por los lados había un campo de flores moradas, al llegar al final del pasillo salió hacia el exterior, un sendero indicaba el camino hacia un acantilado.

En este se ubicaba un árbol enorme con un columpio colgando, Blake se acercó lentamente, miro el paisaje, el mar era precioso, el olor del océano llegaba hasta estas alturas, un poco más adelante justo al borde se encontraba una lápida.

—Hola Cristal —Blake coloco la flor dentro de un jarrón con agua—Feliz cumpleaños, estarías cumpliendo 19 años, estas muy vieja —Blake sonreía mientras se sentaba frente a la lápida—Hoy robe un par de comidas, estoy preparándome para hacer el viaje.

Hubo un momento de silencio que fue interrumpido por el golpe de las olas.

—Quiero cumplir mi promesa, pero francamente no se ni como empezar —Blake hablaba lentamente—Quería ir al imperio Quíone a ver que puedo conseguir, si tengo suerte me podre quedar a vivir, también podría unirme a un gremio de magos, pero no se usar muy bien mi magia, se algunos trucos nada más, nunca he peleado —miraba la lápida con tristeza—Debo irme rápido, escuche a los guardias hablando de la liga de las sombras rondando por la zona —Blake se levantó, en la lápida había una vela él la encendió y miro el mar una vez más —Sera mejor que me vaya.

Blake se giró, recorrió el mismo camino esta vez salió de la iglesia, se quedó sentado en la escalera, todos los días iba a visitar la tumba de su amiga de la infancia que murió hace muchos años, siempre le traía una flor en su cumpleaños ya que le gustaban, pero no podía arrancar ninguna del jardín de la iglesia ya que se molestaba así que tenía que conseguirla fuera del pueblo.

Comenzó a caminar, pero un grupo de personas comenzaban acercarse a la iglesia, frente a ellos estaba varios guardias y una carreta que cargaba prisioneros, estos se detuvieron frente a Blake, entre la gente apareció una de las hermanas de la iglesia

—¿Qué sucede? —pregunto Blake preocupado.

—Blake, estos guardias quieren arrestarte —explico ella—dicen que te vieron robando comida desde hace unas semanas —Se acerco a Blake—¿Fuiste tú?

—Lo lamento hermana —Blake entraba en pánico, no podía mentirle a la hermana ella lo crió desde niño—Estoy reuniendo materiales para mi viaje al reino Quíone.

—Por la diosa Blake —ella le dio un golpe en la cabeza—No puedo ayudarte, esta gente está muy enojada y quieren justicia —ella se acercó a los guardias—No pueden arrestarlo sin evidencias.

—¿Qué tal estas pruebas? —uno de los guardias saco unas fotografías en donde se veía como Blake robaba comida de un puesto—Si vienes y te declaras culpable no te pasara nada, solo harás servicio comunitario por dos meses

—Vale acepto —Blake se acercó a los guardias y estos les pusieron unas esposas antimagia, luego subió al carruaje.

En este había varios prisioneros, todos con un aspecto andrajosos, estos no lo miraron, lo empujaron al fondo del carro, y luego comenzó andar, el camino no era agradable ya que no podía ver nada y los ronquidos de los prisioneros no lo dejaban descansar, la orden quedaba muy apartada del pueblo, así que el trayecto era muy tardado.

De todos los prisioneros había uno que le llamaba la atención ya que tenía toda la cabeza tapada con trapos, pero aun así sentía que esta persona lo miraba en secreto trató de ignorarlo.

Sabía que tarde o temprano lo atraparían, aun así, estaba muy preocupado la orden de los guardianes eran muy estrictos con las normas, pero también era seguro que saldría ileso de esa, un servicio comunitario no era tan mal castigo, además ya tenía todo listo para su viaje.

Blake escucho un estruendo a un par de metros, el carruaje se detuvo, los guardias empezaron a dar vueltas, de pronto se oyó gritos de dolor, algún golpe por la derecha y como lanzaba a alguien al carruaje.

Se hizo el silencio, luego el sonido de unos pasos metálicos caminando lentamente a la parte trasera del carruaje, allí se encontraba un hombre encapuchado de negro con leves gotas de sangre en sus guantes, portaba una espada en su mano, este tomo la puerta y la arranco con facilidad, ordeno que salieran todos apuntándolos con su arma.

Al salir observaron que todos los guardias estaban muertos, les había cortado un brazo, a uno le corto el cuello, y a varios los atravesó desde el pecho, los prisioneros comenzaron asustarse y salieron corriendo.

El hombre con su espada lo apunto y esta se estiró como si fuera de goma y persiguió a los prisioneros, a uno lo travesó en la espalda, luego giro y le rebano el cuello a los demás en varios tajos.

Los únicos que no corrieron fueron Blake y el que tenía la cabeza cubierta, este le ofreció las esposas al hombre de negro y con su espada las corto como si nada, también hizo lo mismo con Blake, luego señalo al pueblo, él comprendió que quería que se fuera.

Sus piernas no le respondían, estaba muy asustado, de la nada apareció un asesino para rescatar a un prisionero y le estaban dando la oportunidad de vivir.

Pero no era garantía, quizás quería que avanzara para cortarle el cuello como a los demás prisioneros, el miedo no lo dejaba moverse, tenía miles de opciones y ninguna era buena, él no era bueno haciendo planes, pero si improvisando, y ahora no podía hacer eso.

—¿Son miembros de la liga? —dijo lo primero que tenía por la mente, noto como ambos lo miraban.

El hombre de negro lo apunto con su arma, cometió un error, había adivinado quienes eran, la liga de la sombra eran enemigos de la orden de los guardianes, son un grupo de asesinos temidos por todo el mundo.

Por alguna razón estaba aliviado, sabia quiénes eran sus enemigos y cómo funciona su ataque con la espada, el hombre le hizo señas para que avanzara.

Blake sabía que ahora iba a morir, respiro profundo y comenzó a correr, si se apuraba podía crear una buena distancia, escucho como un leve zumbido de la espada, giro a su derecha, por milímetros logro esquivarla, la espada giro formando una esquina con la hoja.

Siguió su camino, Blake entro en el bosque y zigzagueaba entre los árboles, la espada los atravesaba, él seguía con su estrategia, cada vez que giraba por un árbol lo tocaba con su mano y le colocaba una pequeña flama, la hoja se detuvo delante de él, Blake junto sus palmas y las flamas crecieron y consumieron la hoja de la espada, el fuego siguió el camino hacia el hombre de negro.

Este soltó la espada antes de recibir la llamarada, Blake comenzó a correr hacia él enemigo, no podía simplemente escapar, era un prisionero ahora y si corría devuelta al pueblo podría acusarlo de asesinato, su mejor opción era detener a esos dos magos, no sabía si era posible, pero había que intentarlo.

Ahora se encontraba en un mar de llamas, sabía que estaban cerca de la orden, él fuego llamara atención tanto de ellos como algún animal o criatura mágica que este cerca, los enemigos notaron eso, el hombre que tenía la cara tapada creo un agujero negro y le indicaba a su compañero para que escapara.

Blake le lanzo una flama roja y lo empujo al portal, quedo a solas con el hombre de negro, este se giró molesto.

—Lo lamento, no se tu nombre, pero no puedo dejar que te marches —Blake se tronó los nudillos.

—Niño necio —Él hombre arrastraba las palabras, su voz era muy gruesa—No sabes en lo que te metes.

—Déjame ver, tu amigo es un miembro de la liga y ambos planeaban un ataque para la base de la orden —adivino Blake—Se que ha habido ataques en diferentes puebles relacionados con ustedes.

—Bueno pareces listo —El hombre saco su espada otra vez—Pero no creas que podrás conmigo.

Este volvió a estirar su espada, esta vez con mayor velocidad, Blake reaccionó muy lento y le rozo el hombro, la sangre empezó a salir y correr por todo el brazo, la hoja giro y se movió a gran velocidad a su cuello, Blake con su fuego avanzo hacia el hombre y con un movimiento muy rápido se deslizo por sus piernas y apareció detrás de él.

El enemigo hizo girar su espada por encima de su cabeza, Blake le tomo el cabello y lo jalo hacia atrás, la hoja desapareció por completo antes de atravesarle la cabeza.

Este hizo aparecer otra espada con su mano izquierda y trato de cortar a Blake, él se apartó hacia atrás, el dolor en su brazo le incomodaba, cuando miro su hombro noto como tenía una marca negra en la herida que se extendía cada vez más.

—Parece que ya lo notaste —el hombre reía—Mi hoja contiene un veneno letal que te matara en menos de una hora, debo decir que estoy sorprendido por tu resistencia.

—Maldito —Blake empezaba a perder la vista, todo lo veía borroso.

Escucho a su lado un chirrido, y apareció el otro mago que mando a volar a través de un portal, este se quitó los trapos y se dejó ver la cara, era un hombre mayor con los ojos en blanco y con una cicatriz en toda su calva, tenía los dedos como un anciano, él miraba a Blake con sus ojos vacíos.

—Tienes valor, pero te falta experiencia —le dio una palmada en el hombro lastimado—Nos veremos en otra vida amigo, salúdame a Cristal de mi parte.

Blake se asustó, en ese momento el anciano desprendía un aura siniestra, su corazón empezó a latirle a máxima velocidad, la herida de su hombro no paraba de palpitarle, ya no podía mover su brazo, empezaba a perder el equilibrio y todo le daba vueltas, en un momento se desmayó por completo.

—Mátalo —ordeno el anciano.

El hombre de negro se acercó y con su espada trato de cortarle el cuello, Blake comenzó a desprender energía mágica, ambos se apartaron por el susto, su presencia era muy intensa como si una bestia los observara.

El fuego del bosque se empezó arremolinar en torno a Blake, gran parte de las flamas se concentró en la herida, y en su espalda formando dos alas ardientes, se escuchó un estruendo en el suelo.

El fuego lo cubrió por completo mostrando una figura amorfa de una criatura alada, soltó un rugido que hizo volar algunos árboles, los dos enemigos estaban asustados por lo que observaban.

El anciano muerto del miedo alzo su mano y creo un portal oscuro, tomo del brazo a su compañero y entraron dejando a Blake solo.

Luna

Blake abrió los ojos, la luz blanca del ambiente lo cegó por un largo rato, trato de levantarse, pero se resbalo, tenía el cuerpo mojado, en el suelo corría agua a bajo nivel, poco a poco su vista fue adaptándose.

Se encontraba en una zona muy amplia completamente vacía que tenía agua que le llagaba hasta los tobillos, el agua estaba tan transparente que podía ver su reflejo a la perfección.

Miro su hombro preocupado, pero ya no le dolía y su herida había sido cerrada por completo, la marca del veneno desapareció, trato de crear fuego, pero su magia no funcionaba, comenzó a caminar por el lugar tratando de encontrar la salida, avanzaba sin pensar la dirección, sentía como si siguiera en el mismo lugar no importara cuanto caminara.

Se detuvo de golpe luego de un rato, sentía como el agua estaba calentándose y empezaba a burbujear, por alguna razón él no se quemaba, de pronto del suelo apareció un chorro enorme de agua que traía consigo una criatura gigante.

Un

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app