Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

PROHIBIDA PARA EL MAFIOSO

  • 👁 859
  • 7.5
  • 💬 12

Annotation

Catarina Piromalli es una joven cuya vida ha estado marcada por la tragedia desde la infancia. A los cuatro años, vio cómo sus padres, Beatrice y Andrea Piromalli, perdían la vida en un terrible accidente de coche durante una persecución. Sin embargo, su destino dio un giro inesperado cuando Don Salvatore Mancuso, el poderoso jefe de la Ndrangheta, la rescató del caos de aquella fatídica noche. Catarina creció a la sombra de la Ndrangheta, siendo criada como hija adoptiva por los Mancuso. Sin embargo, la vida de Catarina dio un giro inesperado cuando Dante, heredero de los negocios de la familia Mancuso, que hasta entonces había mostrado un profundo desprecio por ella, la sorprendió confesándole su amor el día de su decimoctavo cumpleaños. El dilema de Catherine se intensificó cuando se dio cuenta de que su afecto por Dante también iba en aumento, a pesar de que habían sido criados como hermano y hermana. Su amor prohibido desafiaba no sólo las reglas de la mafia, sino también los planes de Don Salvatore para el futuro de su hijo, planes que no incluían una relación con Catarina. Catarina y Dante están a punto de enfrentarse a decisiones difíciles que marcarán no sólo el curso de sus vidas, sino también el destino de la Ndrangheta, mientras intentan encontrar una forma de vivir el amor prohibido que sienten el uno por el otro.

Chapter 1

Cuál es el primer recuerdo de la vida de un niño?

Bueno, muchos dirían que está relacionado con un juego, o tal vez uno de los padres leyendo un cuento antes de dormir. Pero, en mi caso, mi primer recuerdo es la última noche en que vi a mis padres vivos. Tenía solo cuatro años en ese momento, y todo parecía tan confuso en mi mente.

No podía recordar por qué estábamos en el auto esa noche, pero recuerdo claramente las caras preocupadas de mis padres. Mi madre, Beatrice Piromalli, estaba sentada a mi lado en el asiento trasero, sujetándome fuertemente. Miraba hacia atrás de vez en cuando, y todo lo que decía era que ellos venían. Mi padre, Andrea Piromalli, estaba al volante, conduciendo el auto con una expresión tensa, prometiendo que lograría despistarnos.

"¿Qué está pasando, mamá?" Pregunté, sintiendo que mi corazón latía más rápido.

Me miró con tristeza en los ojos y respondió: "No te preocupes, querida, estaremos bien."

Mi padre, Andrea, estaba al volante, conduciendo el auto con una expresión tensa, prometiendo que lograría despistarnos.

"Papá, ¿por qué vamos tan rápido?" Susurré con miedo.

Miró por el espejo retrovisor y forzó una sonrisa. "Solo estamos jugando a correr, Catarina. Vamos a ganar."

No recuerdo contra quién estábamos compitiendo, pero recuerdo un auto negro que se emparejó con el nuestro. Recuerdo las luces brillantes y los rugidos de los motores mientras el auto negro intentaba sacarnos de la carretera. La colisión fue repentina y violenta, y luego todo se volvió oscuro.

Después de un tiempo, abrí los ojos y vi que el auto estaba volcado, mis padres lamentablemente fallecidos. Dos pares de zapatos negros estaban al lado del auto accidentado, y no sabía qué hacer. "¿Qué haremos con ella?"

Otro hombre, que no estaba en mi campo de visión, respondió. "No podemos dejarla aquí. Es solo una niña."

El otro dueño de los zapatos respondió con calma: "Cuidaremos de ella. No tiene a nadie más."

Entonces, se agachó. Sus ojos se encontraron con los míos, extendió su enorme mano hacia mí, y yo, con miedo y confusión, agarré la mano del hombre que parecía tener la misma edad que mi padre. Me ayudó a salir del vehíc*l* destrozado y me envolvió en sus brazos protectores. Así fue como fui salvada esa noche.

"No te preocupes, pequeña," dijo con amabilidad. "Voy a cuidar de ti."

Así fue como fui salvada esa noche por el hombre que luego descubrí ser Don Salvatore Mancuso, el jefe de la Ndrangheta.

Mi vida cambió para siempre esa noche, cuando fui arrancada de mi pasado y arrojada a un mundo oscuro y complejo que Don Salvatore gobernaba. Él se convirtió en mi tutor, mi protector y, más tarde, mi mentor. La Ndrangheta era de alguna manera una familia, una familia que me acogió cuando la mía propia me fue arrebatada.

Es irónico pensar que mi primer recuerdo de niña es precisamente mi mayor pesadilla. Fui salvada por Don Salvatore Mancuso esa noche oscura, y desde entonces, he caminado a su sombra, protegida y guiada por un mundo que muchos no comprenden. Y, a pesar de todo, no cambiaría mi historia por nada en este mundo... incluso siendo la causa de mi insomnio.

---

La sensación de despertar sobresaltada era un recordatorio constante en mi vida. Habían pasado catorce años desde esa noche fatídica en la que mis padres murieron, pero el pasado seguía persiguiendo mis sueños. Sin embargo, ese día no podía permitirme perderme en los recuerdos.

Aparté las mantas de seda y me levanté de la cama, sintiendo el suelo frío bajo mis pies descalzos. Me dirigí hacia la ventana, ansiosa por recibir el sol de la mañana que bañaba Vibo Valentia, en Calabria, en mi habitación. Era un día importante; después de todo, estaba cumpliendo 18 años. A partir de ahora, sería vista como adulta y capaz de tomar mis propias decisiones.

Mientras el calor del sol tocaba mi rostro, cerré los ojos por un momento, absorbiendo la sensación revitalízate. El aroma de los olivos y el mar impregnaba el aire, y me sentí agradecida de estar en casa, incluso si esta casa era una mansión imponente y sombría que pertenecía a la familia Mancuso.

Un suave golpe en la puerta interrumpió mis pensamientos. Era Federica, una mujer leal que se había convertido en mi especie de dama de compañía desde que fui rescatada en esa noche trágica.

"Buenos días, Catarina. ¡Feliz cumpleaños!" Dijo Federica.

"Gracias, Federica. El día finalmente ha llegado." Respondí emocionada.

"Sí, y tu familia te espera para el desayuno. Todos están ansiosos por celebrar contigo." Advirtió Federica.

Agradecí a Federica con un gesto y ella salió de la habitación. Mientras me preparaba para el día, mis recuerdos fluían como una película en mi mente. Recordaba vívidamente lo que sucedió después de mi rescate en esa noche fatídica, cuando Don Salvatore Mancuso me salvó.

Lo correcto en esa situación habría sido que Don Salvatore me entregara a algún refugio, pero las cosas tomaron un giro inesperado. La esposa de Don Salvatore, Lucrezia Mancuso, fue la gran influencia detrás de este cambio. Siempre soñó con tener una hija, pero después de dar a luz a cuatro niños, tuvo que renunciar a ese sueño. Después de todo, su última embarazo, que resultó en el benjamín Massimo, causó complicaciones y la llevó a una histerectomía.

Massimo, que tenía la misma edad que yo, se convirtió en mi compañero de infancia y amigo. Lucrezia se aferró a la idea de que yo era la hija que siempre deseó, apodándome "Bambolina", que en italiano significa "muñequita". Para ella, yo era su pequeña muñequita, la realización de un sueño postergado.

Esta relación me brindó consuelo y seguridad durante muchos años. Lucrezia me trató como si fuera su propia hija, y yo la veía como una madre cariñosa. Me enseñó sobre la cultura italiana, a cocinar platos tradicionales de Calabria e incluso a cómo atrapar a un marido a la altura, como ella hizo con Don Salvatore.

Sin embargo, cuando cumplí quince años, la vida nos jugó malas pasadas. Lucrezia se enfermó gravemente, y los médicos no pudieron encontrar la causa. No me separé de su lado, a quien había abrazado como mi madre. Pasé noches sin dormir cuidándola y tratando de entender lo que estaba sucediendo.

Un día, cuando la fragilidad de Lucrezia parecía llegar a su punto máximo, me miró con ojos cansados y expresó un arrepentimiento que me dejó perpleja. "Bambolina, lamento mucho tu destino."

La miré confundida, sintiendo un nudo en mi garganta. "¿Qué quieres decir, mamá?"

Lucrezia intentó sonreír, pero la debilidad la dominó. Su voz era *p*n*s un susurro. "Merecías más, querida. Más que esta vida."

Sostuve su mano con cariño, buscando entender sus palabras enigmáticas. Antes de que pudiera preguntar qué quería decir con eso, Lucrezia cerró los ojos y su respiración se volvió lenta e irregular. En pocos minutos, se fue, llevándose consigo la explicación de su arrepentimiento.

Después de la muerte de Lucrezia, mi vida tomó un nuevo rumbo. Don Salvatore asumió la responsabilidad por mí, y me convertí en parte integral de la familia Mancuso. Él, junto con sus cuatro hijos, me enseñó todo lo que necesitaba saber sobre la mafia. La Ndrangheta se convirtió en mi realidad, y acepté mi destino como parte de esta organización criminal.

Hoy, mientras me preparaba para mi 18º cumpleaños, reflexionaba sobre mi viaje. Lucrezia seguía siendo un recuerdo cariñoso en mi corazón, una madre que me amó y a la que amé profundamente. Bajo su guía, me convertí en una pieza fundamental de la familia, una estratega hábil y una de las figuras más confiables de Don Salvatore.

A pesar de todo, había una parte de mí que se sentía como una extraña en esta casa, a pesar de todos los años que pasé aquí. Ser aceptada por los Mancuso no era tarea fácil, incluso siendo una "hija adoptiva" del jefe de la Ndrangheta, Don Salvatore Mancuso.

Hoy, sin embargo, era un día para celebrar mi viaje y logros. Vistiendo un elegante vestido negro, reflexioné sobre cómo la Ndrangheta se había convertido en parte de quien era, pero también estaba decidida a encontrar mi propio camino dentro de la familia. No sería solo una protegida de Don Salvatore, sino una líder por mérito propio. Siguiéndolo, me coloqué el collar de perlas que recibí de Lucrezia en mi cumpleaños número quince. Era un regalo especial, uno de los muchos gestos cariñosos que tuvo hacia mí durante los años que compartimos juntas.

Chapter 2

Al salir de la habitación y bajar las escaleras, sentí la tensión en el aire. El comedor estaba lleno de miembros de la familia, todos vestidos impecablemente, como se esperaba en ocasiones como esta. Don Salvatore Mancuso estaba al frente de la mesa, con una mirada severa, pero sus ojos revelaban un rastro de orgullo. A su lado estaban sus cuatro hijos legítimos.

Massimo, el menor, estaba a la izquierda de su padre y tres sillas después de Don Salvatore. Ya había cumplido los dieciocho años y su fiesta había sido memorable, un evento que aún resonaba en la memoria de todos nosotros. Massimo era carismático y adorado por muchos, al igual que su padre.

En la silla frente a Massimo estaba Luca, el tercer hijo de Salvatore con Lucrezia. Con sus veinte años bien vividos en fiestas y juergas italianas, Luca era conocido por su personalidad extrovertida y su inclinación por el lado más extravagante de la vida.

Sentado a la derecha de Massimo estaba M

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app