Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

Las Sombras de Lucifer

  • 👁 423
  • 7.5
  • 💬 23

Annotation

Lucia Fernanda Aguirre, una joven bohemia con una historia de mala suerte en el amor, toma un giro inesperado en su vida cuando decide convertirse en una vengadora de la noche. Cansada de las decepciones y los corazones rotos se embarca en una misión para alimentarse de la sangre de aquellos que intentan ser sus amantes. Con cada encuentro nocturno, Lucia Fernanda descubre un nuevo poder y una sed insaciable por la emoción y la pasión; sin embargo, a medida que se sumerge más en su nueva identidad, algo comienza a cambiar en ella, la línea entre la justicia y la venganza se vuelve borrosa, enfrentándose a preguntas sobre su propia humanidad y moralidad. A medida que lucha con sus demonios internos y los desafíos externos que enfrenta como vengadora de la noche, Lucia Fernanda se encuentra en un viaje de autodescubrimiento. ¿Podrá encontrar el equilibrio entre su sed de venganza y su deseo de amor verdadero? ¿O sucumbirá a las oscuras tentaciones que amenazan con consumirla por completo?. Abandonad toda esperanza de amor con Lucifer, pues, después de besarla, morirás.

2-Esmeralda

Lucifer siente una extraña sensación en el pecho y el sabor de una noche inolvidable impregnado en sus labios, está con sus amigas, pero parece que no está. Ellas la miran y presienten que la han perdido, porque su atención está en otro lugar; algo similar le ocurre a Hafid, quien también está desconcertado por lo que ha pasado, ambos conservan ese sabor en sus bocas y, por alguna razón, vuelven a sus sitios como si nada hubiera ocurrido.

Para recuperar el control de sí misma, Lucia Fernanda toma un sorbo de su Cosmopolitan recién servido y trata de concentrarse. Tiffany, movida por la curiosidad, le pregunta a Lucia Fernanda:

—Estás pillada. ¿Cómo se llama tu galán?

Inconscientemente, Lucia Fernanda suspira y responde:

—No hemos intercambiado nombres.

Tiffany se ríe con picardía y está a punto de seguir molestando a su amiga cuando la salva la campana. Se reanuda la música bailable y unos jóvenes las invitan a bailar tanto a ella como a Cynthia, en la segunda ronda de la noche y antes de que llegue otro atrevido, Hafid se apresura a invitar a bailar a Lucia Fernanda y seguir generando conexión con ella. Quiere quitarse esa sensación de la mente y quizás del corazón.

—¿Cómo te llamas? —le pregunta Hafid.

La chica sonríe y después de un breve silencio para no contestar de inmediato, le dice:

—Lucia Fernanda, pero para ti Lucifer.

Intenta intimidar a su pareja de baile, quien ante la aclaración solo se limita a sonreír y bailar, pero sin dejar de añadir:

—Jajaja, ¡eres una diablilla! Me gusta Lucifer, así te llamaré.

Aquí está mi sugerencia para desarrollar un diálogo con el texto:

Lucia Fernanda y Hafid bailan al ritmo de la música, intercambiando algunas anécdotas de sus salidas nocturnas. Ella le cuenta de la cara de la gente cuando les decía su apodo y él le habla de sus experiencias en otros países. Ambos se ríen y se miran con complicidad, sintiendo que hay algo más que una simple atracción.

Cuando la canción termina, hay un breve silencio y Hafid aprovecha para sacar su teléfono.

—¿Me das tu número? —le pregunta, con una sonrisa seductora.

—¿Para qué lo quieres? —le responde ella, jugando al desinterés.

—Para invitarte a un café, y tal vez a un postre. No quiero que esta noche sea la última vez que te vea.

—Mmm, no sé. ¿Y si eres un psicópata o algo así?

—Jajaja, no, tranquila. Soy un hombre normal, solo que con un acento diferente.

—Bueno, está bien. Te lo doy, pero no te prometo nada.

Ella le dicta su número y él lo guarda en su teléfono. Luego le envía un mensaje para que ella tenga el suyo.

—Ya está. Ahora somos amigos virtuales.

—¿Solo amigos?

—Eso depende de ti. ¿Qué te parece si nos vemos mañana?

—Mañana tengo que trabajar. ¿Qué tal el sábado?

—Perfecto. El sábado entonces.

Se miran a los ojos y se acercan para darse un beso. Se besan con pasión, sin importarles los demás.

Cuando se separan, ella le dice:

—Besas bien.

—Tú también y muy bonita.

—Gracias, eres muy galante.

—Es mi forma de ser.

Se abrazan y vuelven a bailar, disfrutando del momento.

Mientras tanto, las amigas de Lucia Fernanda observan la escena desde su mesa. Ellas han terminado de bailar con sus respectivos acompañantes y están algo cansadas. Consideran irse a descansar, pero no quieren dejar sola a su amiga.

—¿Qué hacemos? —pregunta Tiffany.

—Esperemos un poco más —dice Cynthia—. A lo mejor Lucifer se anima a venir con nosotras.

—O a lo mejor se va con él —dice Tiffany, señalando a Hafid.

—No creo. Ella no es de esas —dice Cynthia.

—Nunca se sabe. La noche es joven y él está bueno —dice Tiffany.

—¿Te gusta? —pregunta Cynthia.

—No, para nada. Solo digo la verdad —dice Tiffany.

—Bueno, pues yo me voy a pedir otra copa. ¿Quieren algo?

—Yo quiero un mojito —dice Tiffany.

—Yo también —dice Cynthia.

Cynthia se levanta y va hacia la barra a pedir las bebidas, en ese momento Hafid decide instalarse en la mesa junto a las tres mujeres para conversar y terminar de encantarse. Viene acompañado de Lucia Fernanda quien se sienta a su lado en el sillón, se presenta con las chicas, quienes con una sonrisa pícara hacen lo propio.

—Hola, soy Hafid —dice él, extendiendo la mano.

—Hola, yo soy Tiffany —dice ella, estrechándola.

—Y yo soy Cynthia —dice la otra, haciendo lo mismo.

—Mucho gusto —dice Hafid—. ¿Son amigas de Lucifer?

—Sí, somos sus mejores amigas —dice Tiffany.

—¿Y cómo es que le dicen Lucifer? —pregunta Hafid.

—Es una larga historia —dice Lucia Fernanda, sonrojándose.

—Me encantaría escucharla —dice Hafid, acariciándole el cabello.

Las chicas se miran entre sí y se ríen, saben que Lucia Fernanda ha caído rendida ante el encanto de Hafid y que no hay nada que puedan hacer para evitarlo, deciden dejarlos solos y buscar otra diversión. Se despiden de ellos con un beso en la mejilla y se van a bailar con otros chicos que les han echado el ojo.

Lucia Fernanda y Hafid se quedan solos en la mesa, conversando animadamente. Él le cuenta sobre su trabajo, su familia y sus planes, ella le habla de sus estudios, sus hobbies y sus sueños, se sienten cómodos el uno con el otro, como si se conocieran de toda la vida, se ríen, se miran, se tocan, se gustan.

La noche avanza y el reloj marca las dos de la mañana, el local empieza a vaciarse y la música a bajar de volumen. Lucia Fernanda y Hafid se dan cuenta de que es hora de irse. Se levantan y salen del lugar, tomados de la mano, caminan por la calle, buscando un taxi. Se detienen en una esquina y se besan bajo la luz de la luna.

—¿Te llevo a tu casa? —le pregunta él.

—No, gracias. Prefiero irme sola —le dice ella.

—¿Estás segura?

—Sí, estoy segura. No te preocupes por mí.

—Está bien. Pero prométeme que me llamarás mañana.

—Te lo prometo.

—Espera un momento, hay algo más que quiero expresarte antes de que te vayas.

Susurra él con voz suave y llena de ternura, sus ojos se encuentran brillando con una mezcla de deseo y admiración mientras sus manos acarician suavemente los brazos de ella.

Ella se detiene, intrigada por sus palabras, permitiendo que él la retenga en ese dulce momento de conexión antes de partir. El ambiente se carga de una tensión delicada y excitante, mientras se preguntan qué vendrá a continuación.

Él la lleva hacia sí, acercándola lentamente a su cuerpo, sintiendo el calor que se desprende de ambos. Su aliento se mezcla en un suspiro compartido, envolviéndolos en una complicidad íntima y fascinante.

Los labios de ella rozan los suyos, explorando el sabor conocido y adictivo del deseo, el beso es lento y apasionado, como si quisieran capturar cada segundo juntos en ese instante; sus cuerpos se acercan aún más, sintiendo la presión de la pasión creciendo entre ellos. Sus manos se deslizan con ansias, buscando descubrir cada rincón oculto y cada placer que pueden ofrecerse.

En medio del beso, él rompe el contacto, pero no para alejarse. En cambio, baja los labios hasta su cuello, dejando un rastro de ardiente deseo en su piel, los susurros de su nombre se escapan de sus labios, pronunciados con veneración y necesidad. La entrega emocional se mezcla con el deseo físico en una danza perfecta, mientras él la mantiene cerca, sin dejar que la distancia les arrebate ese momento mágico. Cada toque, cada palabra, es un recordatorio de lo intenso y profundo que es su vínculo.

Finalmente, cuando el tiempo amenaza con separarlos, él la mira a los ojos para suplicarle que no se vaya.

1-Carmesí

En medio de un lugar abarrotado de gente, dos extraños se encuentran sin premeditarlo y, casi de manera instantánea, se sienten atraídos el uno hacia el otro. En un ambiente cargado de diversión y música que llena el aire, ambos buscan una conexión especial en medio de la multitud. Sus miradas se entrelazan en un diálogo silencioso, cargado de deseo y curiosidad, allí, entre voces que se confunden y risas que se mezclan con el ritmo de la música, se inicia un juego misterioso de seducción.

Un gesto sutil, apenas perceptible, hace que sus cuerpos se acerquen imperceptiblemente más. La energía eléctrica entre ellos crece a medida que comparten sonrisas cómplices y secretos ocultos en cada frase no pronunciada, la atmósfera se vuelve cada vez más intensa, como si el resto de la gente desapareciera en las sombras de la luna, el mundo exterior se desvanecía mientras ellos se adentraron en su propio universo íntimo, donde solo importaban sus deseos y la pasión que crecía en cada ins

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app