Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

La Niñera del Mafioso

  • 👁 7.4K
  • 8.4
  • 💬 262

Annotation

Antes de comprender lo que le realmente le pasaba, se encontró en la soledad de una habitación oscura, y a un pequeño bebe que no paraba de llamarlo. Declan DiLaurentis se encontraba viviendo una vida que no era para nada como le imagino, su mujer y confidente fue asesinada por su rival, lo que le dejo con una pequeña personita que no para de llorar. Lamentablemente Declan nunca ha sido bueno con los bebes, precisamente su mujer se encargaba de salvarlo en cada situación. ¿Tiene idea de cómo cuidar a un pequeñín de 2 años de edad? No ha comenzado la mañana pero el ya comienza a sentir como su día esta apunto de convertirse en el peor de su vida. ¿Que voy a hacer? ¡No tengo ideas sobre bebés! ¿¡Cómo diablos voy a cuidar un bebé, si lo único que sé es matar!?

Chapter 1

«¡No puede ser! ¿Otra vez lo mismo?», traslado mi mirada hacia izquierda, específicamente a la cama que se encuentra a unos cuantos metros de distancia de la mía «Me tienes que estar jodiendo, pero si lo acosté hace un par de horas atrás».

Antes de siquiera pensar en levantarme para ir a comprobarlo, posiciono mi mirada en el reloj digital a mi derecha, comprobando que exactamente han pasado dos horas desde la última vez que le recosté en la misma.

«¿Por qué está pasando esto? Se supone que debería dormir apaciblemente…».

Espero un par de minutos esperando a ver si el pequeño cambia de decisión y se duerme de una vez por todas; eso no pasa.

«¡Rayos! ¿¡En serio me está pasando esto!?», niego con pesadez, sintiendo mi cabeza palpitar con fuerza «¿Qué fue lo que hice para que me pasase esto?».

Me levanto con pesadez de mi cama, esa que compartía no hace más de hace un par de meses atrás con la que era mi esposa, camino con lentitud hacia la pequeña cama con madera en tonos blancos, con algunos detalles varios alrededor de la misma.

Es importante mencionar que hasta la decoración de la misma no tuvo nada que ver conmigo, recuerdo el momento exacto en que la acompañe hacia una carpintería porque la señorita no quería algo típico, ya que deseaba que la que fue su cuna y su actual cama fuesen únicas. Lo que les dio un toque diferente a comparación de las diversas que vimos reflejadas en diversos catálogos, y centros comerciales que visitamos.

El lugar donde descansa mi pequeño es una cama grande, con suficiente espacio para tres más como él, lo que me hace dudar de lo que estaba pensando mi ahora viuda esposa cuando decidió que era lo que pensaba cuando me exigió que la comprará.

Debido al obvio estado de embarazo de ella para esos momentos, no podía tomar la abrupta decisión de ir en su contra. Ya que eso me hubiese impedido de gozar cumplir con mis obligaciones de esposo. Por lo que sin reflexionarlo demasiado le permití tomar esa opción aun sabiendo que había varios modelos más pequeños; adecuadas para el pequeño tamaño de Adrién.

Aunque si hay algo que no puedo negar son los detalles que hay repartidos alrededor de la misma, que no son más que unas patitas de perrito por toda la estructura de la misma. Y en la base de la misma se encuentra un colchón amplío con un perro con una ilustre perro que cuenta con una gorra de policía.

Recuerdo vagamente haberlo visto en algún lugar, pero no puedo encontrar en mi memoria donde fue eso. Lo que si se marca como diferencia relevante es que a diferencia del canino en tonos cafés, este es uno en tonos grises y blancos. Al principio pensé que era para hacerlo diferente al otro, pero después recordé que ella siempre tuvo un gusto increíble por los huskies, lo que le hizo tomar esa decisión.

Me termino por acercar a la pequeña cama, viendo en el centro de la misma a un pequeñín de vibrantes ojos cafés como su madre, y un cabello en tonos más claros, asemejándose a la miel. Sin duda alguna, es un bebé hermoso, lo que le hace disminuir ese aspecto son las lágrimas que siguen bajando por sus regordetas mejillas, y los puños que tiene apretados con fuerza, lo cual me da a entender que no está para nada contento.

«Realmente no sé qué le sucede, estos han sido para mí unos meses de infierno. No es que me estorbe mi pequeño, ya que después de todo es el fruto del amor que sentí por su madre, pero, me ha costado adaptarme a esta vida de padre».

No es secreto para nadie, que no fui un padre abnegado, mi mente estaba enfocada en eliminar en todos mis enemigos para que no se acercasen a mi familia. Lamentablemente, eso fue lo que me hizo apartarme de mi familia por tanto tiempo, perdiéndome de momentos claves en la crianza de mi pequeño.

Quizás de haber pasado más tiempo con ellos, supiera qué hacer en estos momentos de crisis. Lo que me avergüenza profundamente, después de todo que horrible es no saber nada sobre esta pequeña criaturita que aunque no sea una persona que acostumbre a demostrar sus sentimientos, no puedo negar el amor que siento por él.

— ¿Que ocurre pequeño? —Me inclino preguntándome como si este me fuera a responder.

Su llanto se detiene unos segundos, lo que me hace respirar más tranquilo. Ya que eso me da la leve esperanza de que simplemente con el sonido de mi voz, el haya podido reconocer mi identidad y con esto poder hacer que la pena en su bramido disminuya; me equivoqué abismalmente.

— ¿Por qué no le dices a papa lo que sucede?

Lo tomo inmediatamente entre mis fuertes brazos, esos que no están ni un poco hechos para tomarlo entre ellos, es increíble lo delicado y débil que se ve entre mis amplios brazos. Estoy seguro nunca haber cargado un niño entre estos.

Mis manos están manchados con más sangre de la que soy capaz de recordar, para lo que he sido entrenado desde mi adolescencia ha sido para matar, torturar y socavar información. Nada como esto.

Nunca me imaginé poder tener uno entre mis brazos, lo que me sorprende es que desde el primer momento que lo tuve sobre mí, y olí esa fragancia característica en él, no pude evitar sentirme compenetrado. Ahí es cuanto me perdí, me cree un deseo ciego de protegerlos aun si eso significaba alejarme de ellos por mucho tiempo.

—Lo lamento mucho pequeño, si no me hubiese desviado quizás hubiese llegado a tiempo para proteger a mama. No pude hacerlo, por eso te prometo que buscaré la manera.

Llevo uno de mis dedos gruesos por sus mejillas, en las cuales limpio algunas de sus lágrimas. Eso resulta innecesario, porque es como si un detonante se hubiese encendido en él, porque su llanto incrementa más aún.

— ¿Que sucede…? —Siento mi cabeza explotar en una fuerte migraña al sentir como no tiene idea en lo más mínimo de calmarse.

Me comienzo a pasear por toda la habitación esperando que con el balanceo de mis brazos él pueda detenerse. Luego de mucho tiempo su llanto cesa, lo que me permite respirar mucho más tranquilo, así que lo recuesto nuevamente en su cama con la mayor suavidad que mi cuerpo es capaz de transmitir para que no se despierte.

Desplazo mi cuerpo hacia mi cama propia, esperando poder recobrar el sueño que había perdido debido a la interrupción de Adrién. Coloco con suavidad mi cabeza sobre la almohada, permitiendo que una suave calma se acentúe en todo mi cuerpo, lo que logra que el sueño llegue pronto a mí.

—Por fin… —Murmuro con satisfacción.

Al instante soy atacado por los recuerdos de hace unos meses, mi mente se enfoca en rememorar de manera inquietante el momento en que encontré a Alice en una cabaña en lo profundo de una vía deshabitada. El desgarrador recuerdo de su cuerpo sin vida en una cama deshilachada me mantiene despierto unos minutos más. Controlo la furia que me embarga de tan solo recordar el estado deplorable de mujer.

Lo peor de todo en que su rostro tenía una mirada de miedo, aun a pesar del estado ensangrentado de su cuerpo me incline sobre su cuerpo en negación. Hice todos los ejercicios para comprobar que su cuerpo aún podía ser revivido, lamentablemente no fue nada como eso.

Su cuerpo contaba con infinidad de cortes en varias zonas claves de su cuerpo, además de obvias marcas de tortura en bastantes lugares como para poder contar, y como si no fuera poco. No les bastó con eso, sino que abusaron de ella, el desgarro en su área inferior me enseño que fueron las bestias que me imagine que eran.

Chapter 2

— ¡Dada! —Escucho vagamente en la bruma de mis recuerdos, lo que me hace despertarme inmediatamente de mi ensoñación.

Me levanto nuevamente, pero esta vez en agradecimiento, porque el sonido de su voz me hizo olvidar momentáneamente esos horribles momentos. No me queda más que levantarme por segunda vez en lo que va la madrugada, aunque está vez comparada con las veces anteriores, la agradezco en gran manera, ya que el ruido de su voz me hizo apartar mi mente de tales recuerdos que a pesar de que no quiero, rememoro de vez en cuando.

—Esta vez debo agradecerte por haber intercedido pequeño… —Murmuro volviendo a ir a su lado.

Posiciono mi mirada en la suya, lo que me sorprende de todo, es que su llanto desapareció al instante que me acerque a su lado. Sin poder evitarlo vuelvo a tomarle en brazos, pero en vez de pasearme por la alcoba como hice anteriormente nos llevó hacia mi cama.

—Gracias Adrién, no tengo idea si lo hiciste con esa intención, pero si te est

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app