Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Seductora

  • 👁 17
  • 7.5
  • 💬 0

Annotation

Sara es una chica inteligente, que piensa que por haber nacido sin dinero está perdida, por eso busca la forma para conseguir sus objetivos, sin importar a quien deba llevarse por delante. Sin contar que en el camino se cruzará el amor verdadero, algo totalmente diferente a lo que ella busca. ¿Será capaz de dejar su ambición a un lado por amor? Sebastián es un chico inteligente y bondadoso, él verá en Sara algo que nadie más ve y le demostrará que hay muchas formas de ser feliz.

Capítulo 1: La vida que me toco

Hoy me levante con ganas de cambiar mi vida, no puede ser que una mujer tan atractiva como yo viva así, soy perfectamente hermosa, soy definitivamente la envidia de muchas. Mi piel combina a la perfección con mis ojos color café claro, mi cabello largo y ondulado que llega mi cintura, mis labios carnosos y rojos con los que con un solo movimiento puedo conseguir todo, son la combinación perfecta para lograr todo lo que quiero, yo tengo que tener la vida que me merezco llena de lujos y comodidades. 

Levanté la mirada y vi a mi mamá mirándome de esa manera llena de amor, mi mamá trabajó muy duro para sacarme adelante y darme lo que quiero, pero yo le demostraré que con mi belleza conseguiré todo lo que anhelo y de paso le daré a ella lo que ella quiera, ella se lo merece. Mi mamá ha sido una mujer trabajadora, aunque no haya tomado las mejores decisiones cuando se involucró con mi papá, un hombre alcohólico y mujeriego sin futuro y sobre todo sin dinero.

Ella debió sacar provecho de su belleza para tener un hombre adinerado que con el pasar del tiempo tal vez lo lograba amar, igualmente con dinero para qué sirve el amor, si con el dinero hay   joyas, ropa, maquillaje y muchos lujos más, cosa que mi mamá no vio, ella como siempre guiándose de lo que dice su corazón sin ser inteligente y pensar en lo que le conviene, bueno por el momento voy a tomar el desayuno.

—Hija, buenos días, sigue siéntate y toma el desayuno, te hice unos hot cakes con fruta picada, cómo a ti te gusta y salsa de chocolate, acompañada de un café —dice mi mamá y yo sonreí.

—Buenos días mamá gracias, pero ¿No te quedaste sin dinero? me habías dicho que no tenías mucho —le susurro en voz baja.

—Tú no te preocupes por el dinero mi amor, mejor preocúpate por alimentarte muy bien, eres una futura contadora y tienes que estar muy fuerte para dar un buen rendimiento en la universidad. Así que mejor comete todo que te lo hice con mucho amor y no preguntes tanto, hoy es tu primer día en la universidad y yo estoy muy nerviosa, siempre supe que tú ibas a triunfar. Yo me siento muy orgullosa de ti y espero seguir sintiéndome así porque tienes que dar el mejor rendimiento mi amor, come hija.

—Que linda mamá gracias, tú siempre eres muy especial conmigo —le digo, con una sonrisa en mi rostro de satisfacción.

—Come mejor, se te va hacer tarde —mi madre me dice.

Ella me mira con mucha atención y luego inclina su cabeza desviando la mirada porque tocan la puerta fuerte.

—Están tocando de una manera muy agobiada, no vayas a abrir mejor mamá no sabemos quién pueda ser —yo le hablo mientras mi voz se quiebra.

—Sara, voy a abrir. Hija acuérdate que tu papá aún no ha llegado de trabajar le toca a él muy pesado en su trabajo, debe llegar rendido del cansancio que tiene —ella me dice. 

Ella sale de la cocina y camina hacia la puerta.

—¿Rendido por trabajar? será por la borrachera que debe tener bebiendo solo Whisky y tequila para quedar bien con sus amigos adinerados y no aportando nada para la casa, mamá él es un alcohólico,  tú lo sabes muy bien, aunque te empeñes en negarlo por defenderlo; mamá debiste haber pensado muy bien las cosas para casarte con él ya que no tiene ni un centavo, tu pudiste haber tenido otra vida si hubieras pensado mejor las cosas —le digo eso mientras la miro fijamente a los ojos y levanto mi ceja derecha.

—¡Sara te exijo respeto!  tú no eres absolutamente nadie para juzgar mis decisiones, además yo te he sacado adelante humilde y honestamente, yo merezco respeto, de la misma manera tu padre. —Ella levanta su voz. Mi mamá me mira fijamente mientras de sus ojos bajan lágrimas.

—Ya mamá cálmate, no es para tanto, perdóname no te quise herir yo solo quería que entendieras que con tu belleza podías conseguir lo que quisieras sin necesidad de esfuerzo, aunque aún puedes, mamá eres muy hermosa y aún eres joven —le digo mis palabras con la cabeza en alto, mirándola fijamente y con mucha seguridad para que se sienta bella.

—Yo quiero que tu entiendas que todo en la vida no es el dinero Sara, hay cosas más significativas e importantes y muy valiosas —Ella me habla con sentimentalismo. 

—Todo tiene un precio mamá, un carro se compra con dinero, las joyas también, no encuentro ni un poco de lógica en tus palabras mamá. La felicidad se construye a partir del dinero —yo le hablé de una manera prepotente.

—Aún eres muy joven para saber qué es lo que quieres en la vida. —Sus palabras hacen que yo baje la mirada.

—Sí, lo se obviamente mamá, yo voy a tener todo lo que he soñado y lo que me merezco — La miré con superioridad.

—No hija, cuando tú conozcas el amor de tu vida esa persona por la cual vas a querer dar todo, incluso vas a llegar a hacer muchos sacrificios por amor, hay te vas a dar cuenta que el amor es más importante que el dinero —ella me dice, hago una mueca con mi boca con sus palabras. 

—Si lo voy a encontrar, pero va hacer un hombre exitoso, obviamente no me voy a fijar en alguien que no tenga nada en el bolsillo, necesito a alguien que me tenga como una reina, y a ti también mamá tú te lo mereces.

—Sara, preocúpate mejor por estudiar —ella me habla con un tono de voz fuerte.

—Mejor hay que abrir la puerta mamá, puede ser papá —le habló a ella con cara de decepción. Ver que ella no quiere hacer nada para superarse.

Efectivamente era mi papá, completamente borracho, olía asqueroso, miro a mi papá completamente decepcionada. Mi madre me mira porque sabe que tengo un poco de razón.

—Sara mejor vete a la universidad, es tu primer día tienes que mostrar mucha responsabilidad. —Ella sonríe.

—Si mamá es mejor, me puedes dar dinero para el taxi —yo le hablo con insensibilidad.

—Sara en taxi no se puede, sabes que no tenemos mucho dinero, toma esto y toma un autobús.

—Pero, mamá todos van a llevar sus carros y yo así no más. —Yo le rebuzno. 

—Entonces trabaja Sara, hazlo como lo hacen las personas que quieren salir adelante y les toca luchar solas, además ya tienes veinte años, Sara eres una persona adulta que perfectamente se puede mantener sola. —Mi mamá cruza sus brazos.

—No te preocupes, yo tomaré un autobús mamá. —Estoy frunciendo el hombro derecho y expresando con mi mirada el desacuerdo que siento.

Voy saliendo de la casa, y caminando hasta el paradero de los buses, el cual estaba muy lleno, la gente empuja, se nota que no tienen ni un poquito de modales, pero que se puede esperar de esta clase de gente, pero algún día voy a lograr todos mis propósitos y está será solo una pesadilla y un mal recuerdo.

Por fin llegó la hora de bajarme, dos cuadras antes, no quiero que nadie me vea, caminé rápido, aunque es un camino largo, es mejor caminar a que me vean bajando de un bus eso sí no, y cuando salga que voy a hacer y decir no, tengo que mostrar otras cosas, así sea con mentiras de igual manera muy pronto voy a tener todo lo que me merezco cueste lo que me cueste. 

Limpio mi sudor ¡Qué cansancio! por fin llegué, pero tarde, me voy corriendo e ingreso a la universidad, camino muy rápido por el pasillo hasta llegar al salón que me habían asignado el salón 304, ojalá no me devuelvan y me dejen entrar, arreglo mi ropa, tocó dos veces la puerta y esperó.

—Siga —dice un hombre—. Buenos días señorita, la hora de entrada al aula de clases era a las 8 y son 8:15.

—Profesor, por favor déjeme entrar.

Lo miro con mis ojos llenos de lágrimas y cara de preocupación.

—Está bien siga señorita, pero esto no puede volver a suceder, por favor pase al frente preséntese y diga porque quiere estudiar contabilidad.

—Buenas tardes compañeros, mi nombre es Sara Gonzales tengo 20 años, me gusta la contabilidad, siempre se me ha facilitado todo lo que tiene que ver con dinero —les hablo a todos, por petición de mi profesor. 

Se escuchan burlas y comentarios de los demás.

Me voy a sentar luego de esas burlas caminando rápidamente, no puedo creer que todos estén riéndose de mí, me siento y volteo a mirar hacia el lado y veo que el joven que está sentado al lado mío venía en el autobús conmigo, me voltea a mirar y me sonríe, no me puede estar pasando esto a mí, ahora él le va a contar a todos, tengo que buscar la manera de conseguir que él no le diga a nadie dónde me vio.

—Hola, mucho gusto, mi nombre es Sebastián Martínez, ya nos habíamos visto no sé si lo recuerda —él dice y sube una ceja—. No entiendo porque te bajaste antes del autobús si venías para acá, te dejo muy lejos el bus

Tenía cosas por hacer, pero por favor no le vayas a decir a nadie dónde me viste —yo le hablo con un tono de voz temblorosa, no quiero que nadie se entere que soy pobre.

Lo observó fijamente y me doy cuenta que es muy apuesto, es alto, acuerpado, su tono de cabello es oscuro y algo rizado, sus ojos claros tienen un brillo que expresan mucha nobleza y su tono de piel blanca y pálida es muy linda, es muy guapo.  

La clase se torna muy larga y aburrida, no me interesa para nada lo que están diciendo, solo espero que el tiempo pase para poder salir corriendo, siento desesperación.

—Sara, te invito a tomar algo en la cafetería, vamos más tarde.

—No tengo hambre, muchas gracias —le respondo a él

—Yo invito y no acepto un no por respuesta —él me dice.

—Está bien aceptado con el mayor del gusto. —Levantó mi ceja derecha y le sonrió.

—¿Tomas café Sara?, cuéntame si tú trabajas o solo te dedicas a estudiar, con todo respeto —él me dice, yo solo lo analizó mientras me hablaba.  —¿Sara estás segura que lo tuyo es la contabilidad?

—Solo estudio Sebastián aún no estoy preparada para trabajar, además tendría que encontrar algo que llegue a mi nivel, y sobre estudiar contabilidad es lo que mi mamá quiere, pero lo mío es el modelaje, las pasarelas y sobre todo resaltar mi belleza —le respondí a él. 

—En eso tienes mucha razón Sara, eres muy bella en todo el sentido de la palabra, y entonces ¿por qué no estudias en una academia de modelaje si es lo que te gusta? —Él sonríe mientras me habla. 

—Eso lo voy a hacer más adelante, no tengo mucha prisa, todo a su tiempo, además estudiando aquí, yo puedo lograr muy buenos contactos que me servirán de mucha ayuda para lograr mis planes y tener una buena vida con lujos y dinero sin tener que pasar ningún tipo de necesidad, no nací para eso al contrario soy una mujer que puede lograr todo lo que quiere —le contesté a él. 

—Tienes razón eres muy bella, con tanta belleza podrías conseguir lo que quieras todo lo tendrías a tus pies y a tu disposición. Tendrías la vida que quieres y sin duda cualquier hombre estaría dispuesto a cualquier cosa con tal de tener una mujer como tú a su lado, eres muy completa, Sara eres la mujer soñada tienes todo eres hermosa, inteligente y muy sensual.

—Qué bueno saber qué obtuve un buen amigo como tú, yo sé que tú vas a ser un amigo muy fiel y leal, sobretodo me vas a entender mucho en las cosas que hago por conseguir lo que quiero, desde este momento vamos a empezar una buena amistad Sebastián, tú puedes contar conmigo para lo que quieras y espero que yo también pueda contar contigo gracias por escucharme y entenderme todo lo que te he contado, mis propósitos a realizar —le dije a él. 

—Sara tú cuentas conmigo y desde este momento cuentas con un amigo incondicional.

—Solamente te quiero pedir algo Sebastián, por favor no le cuentes a nadie lo que te dije tampoco vayas a platicar con nadie, qué me viste en el bus ya sabes es mejor qué piensen que no tengo ninguna necesidad y tú me tienes que ayudar a guardar el secreto confío mucho en ti.

—Confía en mi Sara —dice, y sonríe. Él tiene un brillo particular en sus ojos.

Capítulo 2: Tocando fondo

Tengo que buscar la manera de conseguir lo que quiero de una manera más fácil, tal vez esa manera no puede ser estudiando, y si busco en las redes hay siempre aparece todo, siempre solucionan todos los problemas y me podrían ayudar a conseguir un empleo, algo que esté a mi nivel y por supuesto que gane dinero ya que mi mamá no me dará lo suficiente.

Miré un anuncio en donde dice que hay empleos para modelos, está puede ser mi oportunidad, mejor le daré aplicar antes de que alguien se me adelante, tengo que dirigirme a esa dirección así que ya mismo me voy a ir para allá; tengo que asegurar el trabajo, aunque espero que no tenga mucho esfuerzo, es algo cerca de la casa, me puedo ir caminando hasta allá y así no gastar el dinero que tengo, que por cierto no es mucho.

Voy saliendo de la casa, estoy muy animada espero me vaya bien, voy llegando a la agencia de modelaje, aunque por fuera se ve muy extraña, no sé ve para nada agradable todo lo contrario se ve muy desagradable,

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app