Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

COMPRADA POR EL MAFIOSO: FINAL

  • 👁 1.6K
  • 8.4
  • 💬 43

Annotation

“Comprada por el Mafioso: Final” es la emocionante conclusión de la trilogía que sigue la vida de Ellis Barker, una mujer involucrada en el peligroso mundo de la mafia italiana. Ellis se ve obligada a enfrentar un destino sombrío después de un mortal incendio en el almacén que cobró la vida de Vittorio Amorielle, el amor de su vida, y de Jácomo Grecco, hermano de Tommaso Grecco, a quien ella misma mató. Ahora se encuentra en una encrucijada, teniendo que elegir entre abandonar el submundo de la mafia con su hija, Donna, fruto de su relación con Vittorio, siguiendo el Plan B que él dejó, o permanecer en el peligroso mundo del crimen para proteger a Jake Amorielle, a quien todos creen ser el heredero de Vittorio, pero que en realidad es el hijo fallecido de su hermano, Jason Barker. Sin embargo, una sorprendente revelación contenida en la carta que él dejó redefine por completo el destino de Ellis y la pone en un rumbo de colisión con todos los interesados en el legado de Vittorio Amorielle, incluyendo miembros de la propia familia del mafioso. Ayudada por el misterioso señor de la Guerra, Rang Bone, encargado de protegerla, Ellis regresa a Pedesina con la determinación de enfrentar a todos los que desean tomar posesión del legado de Vittorio Amorielle. Sin embargo, su búsqueda no se limita solo a proteger a Jake y asegurar su derecho de herencia. Ellis también está decidida a descubrir la verdad sobre la fatídica noche del incendio, y la única persona que puede ayudarla es Rocco, el antiguo Consejero de Vittorio, que se encuentra en estado de coma. En este último capítulo lleno de giros inesperados, traiciones y secretos, Ellis tendrá que enfrentar a enemigos tanto dentro como fuera de la mafia italiana, mientras desentraña los misterios que rodean su vida y la de Vittorio. Finalmente, se revelará el destino de Ellis y el futuro de la familia Amorielle.

Chapter 1

El día estaba sombrío y gris, como si el propio cielo llorara por la tragedia que se cernía sobre la vida de Ellis Smith. Vestida de negro, caminaba con pasos pesados por la sala, saludando a los invitados que habían venido a expresar sus condolencias. A su lado, sosteniendo su mano con firmeza, estaba su hija Donna, cuyos ojos tristes reflejaban el dolor que ambas compartían.

Ellis dirigió su mirada hacia la enorme foto de John Smith, estratégicamente ubicada en la entrada de la casa. “Marido leal, padre maravilloso. Dejará un vacío”, rezaba la inscripción bajo la imagen. Sin embargo, esas palabras eran mentiras, empezando por el propio John Smith, que en realidad era Jácomo Grecco, el hermano del hombre al que Ellis había matado hace seis años, como venganza por la muerte de su propio hermano, Jason.

Jácomo había mentido a Ellis desde el principio, usando la identidad de John Smith mientras esperaba el momento adecuado para vengarse. Había secuestrado tanto a Ellis como a Donna, amenazando con quitarles la vida. Las amenazas eran reales, pero lo que sucedió esa noche en el almacén seguía siendo un misterio que solo Dios conocía.

Todo esto había comenzado por el deseo de Jácomo de venganza contra Vittorio Amorielle, el verdadero padre de Donna y el gran amor de la vida de Ellis. Las líneas que separaban la lealtad y la traición, el amor y el odio, estaban borrosas y confusas en ese momento sombrío.

Ellis continuó recibiendo a los condolentes, manteniendo una expresión serena a pesar de la tormenta de emociones que rugía dentro de ella. Los rostros familiares y desconocidos se fusionaban en una masa indistinta, y *p*n*s podía escuchar las palabras de consuelo que le dirigían.

Miró nuevamente la foto de John Smith, con una sonrisa irónica jugando en sus labios. Esa imagen era una farsa, una representación de una vida que nunca existió. Detrás de la fachada de un esposo dedicado y padre amoroso, estaba el verdadero Jácomo Grecco, un hombre sediento de venganza.

La mirada de Ellis se perdió en el vacío mientras su mente revisitaba los eventos de esa fatídica noche en el almacén. Llamas, gritos, caos. Los recuerdos eran fragmentados, distorsionados por el trauma. Sabía que Jácomo estaba allí, al igual que Vittorio, el hombre al que amaba y que también era el padre de su hija. Pero ¿qué exactamente sucedió, y quién era el cuerpo carbonizado encontrado entre las cenizas?

La familia Amorielle había llevado el cuerpo para su identificación, pero la incertidumbre se cernía sobre todos. ¿Sería Jácomo o Vittorio? Esta duda la atormentaba, porque significaba que no podía estar segura de que su gran amor realmente se había ido.

Mientras los invitados seguían llegando y ofreciendo palabras de consuelo, Ellis sintió una mano suave apretando la suya. Era Donna, su hija, que le ofreció una mirada solidaria. Ellis miró a Donna, preocupada por cómo la niña estaba lidiando con toda esa situación.

“¿Estás bien, querida?”, preguntó Ellis suavemente, sus ojos fijos en la pequeña figura de cabellos negros a su lado. Donna sonrió a su madre, una sonrisa frágil pero sincera.

“Estoy un poco cansada, mamá”, dijo Donna, su voz suave, cargada de tristeza. “Pero estoy bien.”

Ellis acarició suavemente el cabello de Donna, sintiéndose agradecida por tener a su hija a su lado, a pesar de todas las vueltas que sus vidas habían dado. “En poco tiempo podrás descansar, ¿de acuerdo?”

Donna asintió y apretó la mano de su madre, encontrando consuelo en su presencia. Ellis sonrió tiernamente a su hija y luego se volvió cuando la puerta de la sala se abrió nuevamente.

Ring Pone, el señor de las armas y un leal amigo de Vittorio Amorielle, entró por la puerta. Su mirada era seria, e inmediatamente se acercó a Ellis, susurrando en voz baja. “Ellis, ¿está todo bien?”

Ellis miró a los ojos de Rang, sintiendo la tensión en el aire. “Dime que todo salió bien”, respondió en un tono igualmente discreto.

Rang asintió con la cabeza, aliviado. “Sí, todo salió según lo planeado.”

Ellis sintió un peso salir de sus hombros al escuchar las palabras de Rang. Sabía que había mucho en juego, y cualquier error podría exponer la verdad que luchaba por mantener oculta. Asintió en agradecimiento a Rang y fue en ese momento que la puerta se abrió nuevamente, revelando a Peter y Ava, los padres de John Smith, o al menos eso era lo que todos creían que eran.

Ava se dirigió a Ellis con ojos llenos de pesar y se acercó, abrazándola con sinceridad. “Lo siento por la muerte de John, Ellis. Era nuestro hijo, y siempre has sido parte de nuestra familia.”

Ellis aceptó el abrazo con gratitud, ocultando las verdaderas emociones que se agitaban dentro de ella. Era extraño ver a Ava y Peter, a quienes había conocido como sus suegros durante tanto tiempo, sabiendo que sus vidas se basaban en una red de mentiras.

Peter se acercó a Donna y la abrazó gentilmente, murmurando palabras reconfortantes para la niña. Ellis observó la escena, sintiendo una mezcla de emociones. Por un lado, estaba agradecida por el apoyo que ambos habían brindado a su familia durante todos esos años, pero, por otro lado, sabía que era hora de enfrentar la verdad.

Se apartó del abrazo de Ava y Peter, manteniendo la compostura. “Ava, Peter, ¿podrían acompañarme al cuarto? Hay algunas cosas de John que me gustaría entregarles.”

Ava asintió, aun con una mirada triste en sus ojos, mientras Peter asintió con la cabeza, agradeciendo a Ellis. Juntos, siguieron a Ellis hasta el cuarto, donde una serie de secretos y revelaciones esperaban ser desentrañados.

Mientras subían las escaleras, Ellis sintió el peso de todas las mentiras que habían sostenido durante tanto tiempo. Sabía que la revelación de la verdad era inevitable, y ahora, más que nunca, estaba decidida a desentrañar todos los secretos que rodeaban esa complicada red de relaciones y traiciones.

***

Ellis Smith estaba en su habitación, donde la atmósfera del funeral de John Smith, o Jácomo Grecco, parecía aún más distante. Sabía que tenía que actuar rápidamente antes de que su fachada fuera desenmascarada de una vez por todas. Con un gesto discreto, se dirigió al cajón de su cómoda, donde guardaba una revelación que podría cambiarlo todo.

En el momento en que Ava y Peter entraron en la habitación, la tensión en el aire era casi palpable. Ava tomó la iniciativa y habló, su voz temblorosa de tristeza. “Ellis, no necesitas darnos nada. Estamos aquí para…”

Ellis sonrió, interrumpiéndola amablemente. “Tienes razón, Ava. De hecho, no quiero darles nada. Nada que no se merezcan.”

Los ojos de Ava se abrieron de sorpresa mientras Peter la miraba con curiosidad. Antes de que pudieran entender lo que estaba sucediendo, Ellis se dio la vuelta con un arma en las manos. El shock se apoderó de Ava y Peter, y levantaron las manos en rendición.

De repente, Ellis se volvió, y en sus manos brillaba un arma. Peter, sorprendido, preguntó alarmado: “Ellis, ¿qué estás haciendo?”

Ellis no perdió el tiempo. Estaba decidida a obtener respuestas, sin importar el costo. “Ava, cierra la puerta”, ordenó ella, con el arma apuntando hacia la suegra.

Ava, ahora en pánico, balbuceó: “Ellis, estás loca.”

Ellis apuntó el arma a Ava con determinación. “Soy loca, Ava. Y soy lo suficientemente loca como para disparar, así como estoy.”

Ajustó el silenciador en el arma y apuntó nuevamente, esta vez con más firmeza, repitió la orden con una voz firme, “Cierra la puerta, Ava.”

Peter, aún incrédulo, trató de apelar a la razón. “Ellis, no vas a disparar. Solo empeorará las cosas.”

Ellis sonrió de manera gélida. “Solo empeorará para ustedes si no cooperan. Ahora, cierren la puerta, Ava.”

Ava, dándose cuenta de que Ellis estaba dispuesta a llegar hasta el final, cerró la puerta de la habitación. Peter estaba visiblemente nervioso, sudando frío, mientras ambos se sentaban en la cama, bajo la mira del arma.

Ellis, con el arma aun apuntando, rompió el tenso silencio. “Ahora, vamos a empezar desde el principio. ¿Quiénes son ustedes? ¿Y por qué fingieron ser los padres de John Smith todos estos años?”

Ava respiró hondo, tratando de mantener la calma. “Sabes quiénes somos, querida.”

Ellis disparó en el pie de Ava, haciéndola gritar de dolor. Luego, apuntó el arma hacia Peter, cuyo rostro estaba retorcido de agonía. “Es mejor que empiecen a comunicarse correctamente conmigo.”

Peter, jadeando de dolor, finalmente habló. “Nuestros nombres son Dmitri Nikolaevich y Maria Petrova.”

Ellis miró fijamente a Ava, repitiendo el nombre “Maria Petrova” y luego preguntó, con los ojos fijos en ella: “¿Cuál es tu relación con Laura y Olga?”

Ava miró a Ellis con expresión seria y respondió con determinación: “Soy tía de ellas. Y si piensas que saldrás viva de aquí…”

Antes de que pudiera terminar la amenaza, Ellis disparó nuevamente, esta vez a Ava, y luego a Peter. Ambos cayeron en la cama, muertos.

Ellis respiró hondo, su corazón latiendo fuerte, y luego salió de la habitación, dejando atrás a Ava y Peter muertos en su cama. La verdad estaba emergiendo, y la jornada de venganza de Ellis aún estaba lejos de terminar.

***

Ellis Smith bajó las escaleras de su casa, la atmósfera pesada del funeral aun flotando en el aire. Sus pasos eran decididos, y pronto vio a Rang Bone acercándose a ella con una expresión seria.

“¿Dónde están Ava y Peter?”, preguntó Rang, con voz preocupada.

Ellis miró fijamente a Rang con determinación y respondió: “Dmitry Nikolaevich y Maria Petrova están acostados en mi cama, en un sueño eterno.”

Los ojos de Rang se abrieron de sorpresa. “¿Conseguiste alguna información de ellos?”

Ellis negó con la cabeza, frustrada. “Solo sus nombres, Rang. No tuve tiempo para más nada.”

Rang frunció el ceño, preocupado. “¿Cómo que no tuviste tiempo?”

Ellis suspiró y explicó: “Los eliminé antes de hacer más preguntas. Pero al menos descubrí que Maria Petrova es tía de Laura y Olga.”

Rang soltó un suspiro pesado. “Ellis, necesitas aprender a controlarte más. No puedes salir disparando a la gente así.”

Ellis encogió los hombros, aparentemente indiferente a las palabras de Rang. “Da igual. No iban a rendir mucha información de todos modos.”

Siguió bajando las escaleras y finalmente llegó a la sala, donde los invitados estaban reunidos en silencio. Ellis se dirigió a ellos, su voz firme y determinada.

“Quiero agradecerles a todos por estar aquí hoy”, comenzó ella, sus ojos recorriendo los rostros de todos los presentes. “Pronto enviaré los pagos prometidos a cada uno de ustedes. Buen trabajo, gente.”

Los invitados asintieron, algunos con expresiones serias y otros fingiendo tristeza, como buenos actores en esa elaborada escenificación creada por Ellis para atraer a Dmitry Nikolaevich y Maria Petrova, los falsos padres de John Smith, a su trampa. Estaba decidida a descubrir la verdad sobre Jácomo Grecco, no importará el costo.

Mientras los actores se retiraban, Ellis estaba lista para el próximo paso de su plan. Sabía que el viaje aún estaba lejos de terminar y que más revelaciones y desafíos la esperaban en el futuro. Pero, por ahora, estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario para acercarse más a la verdad que tanto buscaba.

Chapter 2

Después de la partida de los actores contratados por Ellis, la atmósfera en su casa comenzó a calmarse. Ella caminó por las habitaciones, cerrando puertas y ventanas, reflexionando sobre las acciones que había tomado. Rang Bone la observaba en silencio, sus ojos atentos fijos en la morena mientras se movía con determinación.

Finalmente, Rang rompió el silencio. “Ellis, necesitas ser más tranquila en tus decisiones”, dijo él, con una voz seria y preocupada.

Ellis se detuvo y se volvió para enfrentar a Rang, su mirada desafiante. “Tomé la decisión correcta”, respondió ella, con convicción.

Rang suspiró, pareciendo frustrado. “Dispararle a Dmitry Nikolaevich y Maria Petrova sin siquiera saber quién los envió fue un tiro en el pie.”

Ellis sonrió de manera enigmática, como si supiera algo que Rang no sabía. “Fue, de hecho, un disparo en la cabeza”, dijo ella, manteniendo su tono de voz tranquilo.

Rang frunció el ceño, clara

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app