Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

El Playboy De Al Lado

  • 👁 8.5K
  • 8.7
  • 💬 157

Annotation

Después de que su amigo de la infancia convertido en novio le rompiera el corazón, Rylie Myers estaba convencida de que el amor no era para ella. La llegada de Blake Weston, un atractivo modelo adolescente y playboy que casualmente resultó ser su nuevo vecino de al lado, no hizo más que reforzar su convicción de que todos los chicos eran iguales. Después de empezar con mal pie, surgió una enemistad entre los dos que no tenía ningún final a la vista. Sin embargo, las cosas dieron un giro cuando accidentalmente compartieron un beso. Tanto Rylie como Blake estaban decididos a dejar atrás el incidente hasta que las circunstancias les obligaron a mantener una farsa que les implicaba ser algo más que enemigos. A medida que los sentimientos falsos se van convirtiendo en reales, ¿se enamorará Rylie del playboy de al lado? ¿O le espera otro desengaño?

Capítulo 1 – El tipo bueno que odio

RYLIE Mis ojos se abrieron de par en par cuando un rayo de sol me golpeó en la cara. Me quejé mientras me daba la vuelta, intentando dormir un poco, cuando mi hermano entró de repente en la habitación. — ¡Rylie! Despierta! Le ignoré intentando actuar como si aún estuviera dormida. Me llamó unas cuantas veces más, pero al final se marchó cuando no me moví, solo para volver unos instantes después y, antes de que me diera cuenta de lo que estaba pasando, me estaba echando un cubo de agua helada por encima. — ¡Myles! —grité frígida. Él sonrió satisfecho y dijo; — Buenos días, hermanita. —Te voy a matar—, grité corriendo tras él. — ¡Chicos! ¡Chicos! ¿Qué pasa ahora? — preguntó mi madre, con Myles escondido detrás de ella. —Myles me echó agua fría encima. —Sólo porque no se despertaba — le gritó Myles y yo gruñí. —Rylie, ve a prepararte para ir al colegio. Myles, sube a la habitación de Rylie y limpia el desastre que has hecho. —Pero mamá... — Intentó discutir pero una mirada de mi madre lo detuvo. En lugar de eso suspiró y gimió un — Sí, señora. Cuando pasó a mi lado, le saqué la lengua. —Eres un crío. —Y tú eres un imbécil —le contesté, subiendo las escaleras hacia el baño. Llegué al baño y me quité toda la ropa antes de dirigirme a la ducha y encenderla. Me sentí bien mientras el agua caliente caía en cascada por mi cuerpo. Acabé enseguida y salí para encontrarme la habitación relucientemente limpia. Me dirigí al armario y elegí la ropa que me iba a poner: una camiseta blanca de tirantes, unos vaqueros azules rotos y unos tenis blancos. Cuando terminé de vestirme, metí todo lo que necesitaba en la mochila y bajé a desayunar. —Buenos días, mamá. Buenos días, papá. Buenos días, hermano imbécil. —Buenos días a ti también, cara de pez—, replicó Myles, pero antes de que pudiera replicar, mi madre saltó y dijo: — Ya basta, los dos. Coman su desayuno. —Sí, mamá—, respondimos al unísono, sin dejar de mirarnos mal. —Mamá, ¿qué pasa con el ruido de al lado?— pregunté, a medio comer mi sándwich. —Pues que tenemos nuevos vecinos.— ¿Nuevos vecinos? —pregunté, más alto de lo que pretendía. —Sí, vecinos nuevos. — ¿Quiénes son? —Intenté preguntar tan informalmente como pude. —Todavía no he tenido tiempo de conocerlos, pero llegaron ayer tarde. Tú ya estabas durmiendo. — Ah, vale —contesté volviendo a mi comida mientras hacía un viaje por el carril de los recuerdos. La casa de al lado había pertenecido a mi novio, o más bien ex novio. Él y su familia tuvieron que mudarse durante el verano y, a pesar de todas mis esperanzas de que pudiéramos hacerlo a larga distancia, no funcionó. Unas semanas después de mudarse, subió una foto de él y una chica besándose. Intenté llamarle para hablar de ello, pero no contestaba a mis llamadas... y básicamente me arruinó el verano. Me dije a mí misma que lo había superado, pero es difícil superar algo así. —Gracias por la excelente comida, mamá. Ahora tengo que irme —dije levantándome de la silla y dirigiéndome al fregadero de la cocina donde tiré el plato. —Adiós, mamá. Adiós, papá. Adiós capullo—, dije mientras salía de casa, sin esperar a oír la respuesta de mi hermano. Me dirigí a mi coche y entré. Cerré la puerta, arranqué el coche y salí marcha atrás antes de dirigirme a mi instituto. Me llamo Rylie Myers. Tengo diecinueve años y vivo en Los Ángeles, California, con mi madre, mi padre y mi hermano gemelo, Myles. Llevamos una vida bastante cómoda y la verdad es que no podría ser más feliz. También tengo dos mejores amigos, Olivia y Mason, pero ya los conocerás más adelante. Y eso es básicamente todo lo que necesitas saber sobre mí. Hay más cosas, pero las descubrirás más adelante. —Hola Liv. —Hola Ry. ¿Cómo va? —Olivia preguntó mientras ambos salíamos de nuestros coches. —Está bien, supongo. Tengo un nuevo vecino. — ¿Alguien se mudó al apartamento de Asher? ¿Quién? —Ni idea. Aún no los conozco, pero probablemente lo haga pronto. Mi mamá probablemente los invite a cenar o algo así. —Sí. Tienes razón. Continuamos hablando mientras nos dirigíamos a nuestros casilleros donde Mason nos alcanzó. —Hola chicas. —Hola Mace—, respondimos Olivia y yo al unísono. — ¿Qué tal el verano? —pregunté. — ¡Totalmente increíble! —Por supuesto que lo fue. No todo el mundo tiene la suerte de que le toque la lotería para ir a las Bahamas—, dijo Olivia con tono burlón. —Bueno, te pedí que vinieras conmigo... —Sí, claro. En tus sueños, enamorado—, Olivia resopló y luego se echó a reír. Mason se unió, pero la suya fue una risita incómoda. Ha estado enamorado de Olivia durante años, pero Olivia siempre lo ha visto como un amigo, nada más. Pobre Mason. De todos modos, pude cambiar de tema y pronto todos estábamos riendo juntos. De repente, un grito agudo rasgó el aire. Estaba a punto de comprobar si alguien estaba en problemas cuando varias chicas empezaron a gritar también. Eché un vistazo y suspiré inmediatamente al reconocer el origen de sus gritos. Era sencillo. ¡Había un nuevo bombón en la escuela! (ojos en blanco) Esto pasaba casi todos los años y, a juzgar por sus gritos, este chico tenía que ser Shawn Mendes guapo. Los gritos aumentaron, hubo risitas y risitas e incluso algunas chicas empezaron a desmayarse, todo lo cual me pareció cómico mientras esperaba pacientemente a ver la causa de la excitación de todo el mundo. Finalmente lo hice y hasta yo tuve que admitirlo... ¡El tipo estaba bueno! Muy s*xy si he de decir la verdad, pero por alguna razón, tan pronto como lo vi, me desagradó al instante. Tal vez tuviera algo que ver con la fanfarronería con la que se comportaba o el aire de arrogancia que le rodeaba o la expresión de su cara mientras disfrutaba de toda la atención que estaba recibiendo... Fuera lo que fuese, decidí que no me gustaba. Nunca he juzgado a la gente por sus apariencias, pero había algo en ese tipo que no me gustaba. Parecía demasiado pulido, demasiado perfecto... Había algo en él que no me encajaba. Sé que es raro teniendo en cuenta que no lo conozco, pero hay algo en él que no me gustó. De todos modos, puede que no sea nada serio. Podría ser sólo por lo que pasó con mi ex. — ¡Oh Dios mío Rylie! ¿Estás viendo esto? —Olivia dijo tirando de mi brazo, sus ojos fijos en el chico nuevo. —Lo estoy viendo. Lo estoy viendo—, me las arreglé para responder tan casualmente como pude. Claro que estaba bueno, pero nadie tenía por qué saber que me sentía así. — ¡Oh, vaya! ¿Quién es ese tipo? —Preguntó Olivia después de que él se fuera. — ¿Cómo voy a saberlo? He estado aquí contigo desde entonces. — ¡Oh, por favor! Ni siquiera está tan bueno—, intervino Mason, obviamente molesto por toda la atención que estaba recibiendo el chico nuevo, pero incluso yo tuve que arquear una ceja ante él. —Estás de broma, ¿verdad? —No. No está tan bueno. Olivia lo miró fijamente durante unos segundos antes de estallar en carcajadas. — ¡Dios mío, Mason! ¿Estás celoso? —preguntó entre risas. — ¡Claro que no! —replicó Mason, obviamente avergonzado y molesto, pero Olivia no se dio cuenta y siguió riendo. — ¡Dios mío! ¡Lo estás! No me lo puedo creer—, dijo mientras seguía riéndose. Por suerte, sonó el timbre y vi cómo Mason se marchaba enfadado, dejándonos a Olivia y a mí solas. — ¿Qué le pasa? —Olivia preguntó y yo contemplé decirle la verdadera razón, pero decidí no hacerlo. —Probablemente no se encuentra muy bien. Venga, vamos a clase. No queremos llegar tarde nada menos que el primer día. —Sí. Tienes razón.Nuestra primera clase transcurrió sin incidentes. Era Matemáticas y muy aburrida. Sin embargo, lo superamos y pasamos a la siguiente clase: Historia. Sin embargo, justo antes de la clase, hice una visita al baño donde me encontré con un visitante inesperado. —Entonces, ¿nos ponemos al día más tarde? —Le dije a Olivia, que asintió con la cabeza mientras me dirigía al baño, donde vi un espectác*l*. Abrí la puerta y me encontré con una chica haciéndole una mamada a alguien que reconocí como el chico nuevo en el baño de chicas. — ¡Dios mío! —grité, horrorizado ante el espectác*l* que tenía delante. Ninguno de los dos se comportó como si me hubieran visto y continuaron hasta que el tipo la soltó por toda la cara. Vi como sonreía y se lamía los labios antes de lavarse la cara con agua. —Hasta luego nena —dijo la chica soplándole un beso antes de marcharse. Observé toda la escena con la mandíbula desencajada antes de devolverle la mirada a él, que estaba apoyado contra la pared con una sonrisa de satisfacción en la cara. — ¡Dios mío! —Grité mirándole fijamente. — ¿Qué demonios ha sido eso? En lugar de disculparse, me miró con el ceño fruncido y preguntó: — ¿Es que no tienes modales? — ¿Perdona? —Ya me has oído, ¿es que tus padres no te han enseñado modales? Si querías entrar, podías haberlo indicado. —En primer lugar, qué asco. En segundo lugar, ¿qué demonios estás diciendo? ¡Yo no fui el que recibió una “mamada” en el baño de chicas! — ¿Y? Si te sentías ofendido, podías haberte ido. En vez de eso te quedaste a mirar. — ¡Sólo porque estaba demasiado conmocionada para moverme, g*l*p*ll*s! —Mmmm. Lo que tú digas, nena... Además, no dudes en decirme si quieres ligar. Parece que lo necesitas — guiñó un ojo y salió del baño. —Vale... ¿Qué demonios ha sido eso? —Me pregunté mientras miraba la puerta, incapaz de quitarme de la cabeza la imagen de lo que había presenciado. ¡Qué asco! ¡Simplemente asqueroso! *** —Um disculpe. Pero estás en mi asiento—. Dije golpeando suavemente su hombro. Levantó la vista y gimió: — Oh, eres tú. — ¡Como quieras imbécil! Estás en mi asiento. —No vi a nadie aquí, así que no. —Este es mi asiento. Me siento aquí siempre en esta clase. —Eso no lo hace tuyo ahora, ¿verdad? Suspiré. —Realmente no estoy de humor para todo esto, um... —Blake. —Sí Blake. Así que, ¿podrías por favor levantarte y buscar otro asiento? — ¡No! Encuentra otro asiento. Yo estoy sentado aquí y no hay nada que puedas hacer para cambiar eso... a menos que quieras sentarte en mi regazo, por supuesto—, me guiñó un ojo. — ¡Qué asco! No—, respondí, estremeciéndome ante la idea. —Señorita Myers, ¿podría sentarse, por favor? La clase está a punto de empezar—, dijo la profesora, alertándome de su presencia. Blake soltó una risita y yo luché contra las ganas de pegarle mientras tomaba asiento a unas cuantas sillas de distancia de él. — ¡Idiota!— pensé mientras le clavaba la mirada en la nuca durante el resto de la clase. **** —Así que... ¿he oído que Blake y tú tuvisteis un pequeño enfrentamiento en clase de Historia? —comentó Olivia cuando cogimos nuestras bandejas y nos pusimos a la cola para comer. — ¿Blake? ¿Te refieres al chico nuevo? —Sí. Él. Entonces... ¿qué pasó? —Es tan molesto e increíblemente engreído. — ¿En serio? ¿Estás segura de que no te gusta? — ¡Qué asco! ¡Qué asco, no! ¡Claro que no! Ni siquiera veo qué tiene de especial. —Eh... es mono y está buenísimo. — ¡No está tan bueno! — ¡Oh, bueno! Si tú lo dices. Aun así, no me sorprendería que estuvieras con él para la graduación. —Eso nunca pasará—, respondí mientras nos dirigíamos a nuestra mesa. Seguimos hablando y riendo mientras nos dirigíamos a nuestra mesa sólo para acercarnos y descubrir que ya estaba siendo ocupada. — ¿Qué está pasando aquí? —pregunté mientras Olivia y yo nos acercábamos a ver a los ocupantes y, por desgracia para mí, Blake estaba allí. — ¡Dios mío! Otra vez tú no. ¿Qué estás haciendo aquí? —Pregunté mirándolo con odio. —Bueno, he cogido mi almuerzo y he encontrado una mesa vacía que ahora estoy ocupando con estas chicas tan encantadoras—, dijo haciendo un gesto hacia las chicas sentadas a su alrededor que soltaron una risita ante sus palabras. — ¿Quién es tu amiga, si se puede saber? —preguntó señalando a Olivia, que soltó una risita y saludó con la mano. Puse los ojos en blanco y dije: —Bueno, ¿pueden moverse tú y tu grupo de fans? Pensábamos sentarnos aquí. —No veo por qué debería moverme. Nos encontraste aquí, así que o te sientas o te vas. —Tal vez deberíamos irnos, Ry. No hace falta montar una escena—, dijo Olivia tirándome de la manga. —Yo no me voy. Siempre nos sentamos aquí. No puede venir y robarnos nuestro sitio. —Es una cafetería pública y cualquiera puede sentarse donde quiera, así que puedes unirte a nosotros o irte. A estas alturas, todo el mundo nos miraba y yo sentía cómo aumentaba la rabia en mi interior mientras luchaba por no arrancarle esa estúpida sonrisa de la cara. Respiré hondo y dije: —Vámonos, Liv. Mientras nos alejábamos, entre risitas y murmullos, oí a Blake murmurar algo que sonó como — ¡P*t* engreída! Al oírlo, me detuve, dejé caer la bandeja sobre la mesa que tenía delante y cogí el cuenco de sopa que tenía en la bandeja. Con él en la mano, volví hacia Blake y vacié el cuenco de sopa sobre su cabeza hasta la última gota. — ¿Qué demonios ha sido eso? —me gritó. — ¡Simplemente! Me has llamado z*rr* y me he comportado como tal. Y con eso, me di la vuelta y volví a mi asiento. — ¿En serio Ry? —Preguntó Olivia, mirándome fijamente. —Sí—, respondí.

*** — ¡Mamá! ¡Papá! Ya estoy en casa, anuncié al entrar. Miré a mi alrededor y encontré a mi madre en la cocina. —Hola, mamá. ¿Qué estás cocinando? —le pregunté después de darle un beso en la mejilla. —Bueno, he invitado a nuestros vecinos a cenar. —Ah, vale. Entonces estaré en mi habitación. — ¡Oh, no! No lo hagas. Ve a lavarte. Llegarán pronto y te unirás a nosotros. —Pero mamá... —Lloriqueé pero una mirada suya me hizo cambiar de opinión. —Vale mamá — respondí en su lugar mientras me dirigía a mi habitación. Me duché y me puse un vestido cómodo antes de bajar las escaleras justo cuando sonó el timbre. —Yo abro—. Grité mientras me dirigía a la puerta. —Bienvenidos, señor y señora... ¡Esperen! ¿Qué hacen aquí? —Grité al encontrarme cara a cara con un rostro muy familiar.

Capítulo 2 – Cena y... ¿espectáculo?

BLAKE Siendo la persona que soy, he conocido a muchas chicas en mi vida, pero ninguna podría ser tan molesta o perra como Rylie Myers. Con su nombre tonto y su actitud molesta, sin siquiera conocerla mucho, he llegado a odiarla profundamente. No suelo juzgar a la gente sin conocerla, pero una chica que me echa sopa encima sólo porque dice que le robé su “sitio” no es alguien a quien quisiera conocer... ¡nunca! Así que puedes imaginarte mi conmoción y sorpresa cuando en mi visita con mi familia al apartamento de nuestra nueva vecina, abre la puerta nada menos que la chica que más parezco odiar en el mundo, Rylie Myers. — ¡Dime que esto no está pasando... dime que esto no está pasando! —murmuré repetidamente al encontrarme cara a cara con ella. —Bienvenidos, señor y señora... ¡Esperen! ¿Qué están haciendo aquí? —gritó una vez que sus ojos se encontraron con los míos, pero realmente no te

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app