Alphanovel App

Best Romance Novels

Reclamada por el Rey Alfa Maldito

Reclamada por el Rey Alfa Maldito

  • Genre: Werewolf
  • Author: Babzie
  • Chapters: 75
  • Status: Completed
  • Age Rating: 18+
  • 👁 1.1K
  • 10.0
  • 💬 115

Annotation

Ava es una niña que fue abandonada por sus padres en la Manada Riverdale cuando sólo tenía cuatro años. Ava ha sido maltratada verbal y físicamente por los miembros de la Manada y especialmente por Mia, la hija del Alfa. ¿Qué ocurrirá cuando descubra que el Alfa más temido es su pareja? ¿Se curará del dolor que le causó su antigua manada y permitirá que la naturaleza tome las riendas de su vida? ¿Será capaz de romper la maldición de Xavier? Conoce a Xavier Black, el rey alfa, conocido por ser despiadado debido a una maldición que nadie, aparte de su familia, conoce. Xavier fue maldecido cuando tenía doce años por una bruja en el bosque cuando él estaba por morir una noche si el veneno negro entraba en su pecho y la única manera de que la maldición se rompiera era si encontraba el amor verdadero de su pareja. ¿Será capaz Xavier de conquistar el corazón de su maltratada compañera a pesar de que ella tiene tanto miedo incluso de compartir la misma habitación con él? ¿Podrá romper la maldición antes de morir? Acompáñame en el viaje de Xavier y Ava mientras el destino pone a prueba sus vidas.

CAPÍTULO 1

--AVA--

—Apártate de mi camino—, me dijo Liliah, la criada principal, en tono áspero.

Siempre me habían menospreciado y considerado una carga. Me llamo Ava. Mis padres me abandonaron cuando sólo tenía cuatro años, y aún no sé por qué. Me dijeron que era un estorbo, y por eso me abandonaron. Recuerdo vagamente que tenía dos hermanos, pero no recuerdo sus caras.

Dijeron que me abandonaron delante de la manada y, desde entonces, la gente me trata fatal. No estaba destinada a ser una omega trabajando en la cocina, pero el alfa y su hija Mia, junto con otros miembros de la manada, me obligaron a trabajar allí.

He sufrido acoso por parte de la gente, lo que me ha provocado ataques de ansiedad a lo largo de los años y me he vuelto retraída. Sólo hablo con la Sra. Williams.

—Limpia ese plato para el alfa, Ava—, me ordenó Mia, la hija del alfa.

Yo simplemente asentí, agradecida de que mi loba, Aliana, siempre estuviera ahí para apoyarme.

—Sólo hazlo, Ava. No querrás recibir una paliza de ella—, me advirtió Aliana a través del enlace mental.

Sí, Mia y sus amigas me pegaban sin motivo, y a nadie parecía importarle. Esperaba que todo esto acabara algún día.

Le tendí a Mia el plato lavado, que ella me arrebató de la mano.

—Lárgate de mi vista, imbécil—, dijo, y salió de la cocina.

Me sentí aliviado de que por fin hubiera terminado el día. Apagué la luz de la cocina y bajé las escaleras del sótano. No se me permitía dormir en los aposentos de la omega; Mia me había asignado el sótano. Mia siempre me había despreciado. Solía dormir en los aposentos de la omega, pero un día volví y encontré todas mis pertenencias empaquetadas en el sótano.

Abrí la desgastada puerta y entré en el lugar que había sido mi habitación durante los últimos tres años, esto era lo que yo llamaba hogar.

—Todo irá bien, Ava—, me tranquilizó Aliana a través del enlace mental.

—¿Por qué siempre dices eso, Aliana? Llevo aquí desde que tenía cuatro años y la situación sigue empeorando cada día—, dije entre lágrimas recordando por lo que había pasado.

—Mira detrás de ti, hay una rata—, dijo Aliana, tratando de aligerar el ambiente.

—Ya no me dan miedo—, respondí, y ella se echó a reír.

Recordé cuando llegué por primera vez al sótano. No pude dormir durante días porque había ratas por todas partes. Tuve que tender la única tela que tenía en el suelo para descansar un poco, ya que tenía que levantarme a las cinco de la mañana para ayudar en la cocina.

—Buenas noches, Aliana—, le dije mentalmente.

—Buenas noches—, dijo ella, y luego se fue.

Me levanté de la cama desgastada y entré de mala gana en el destartalado cuarto de baño. Me di una ducha rápida y me puse uno de los vestidos que me había regalado la señora Williams. Era una señora amable que a menudo me proporcionaba vestidos, y hoy era uno de mis raros días libres. La señora Williams se había asegurado de ello, pues creía que todas las omegas merecían un día de descanso y yo no lo era también, así que lo necesitaba.

Solía alegrarme cuando me concedían un día libre. Pasaba el día en la cabaña de la señora Williams, donde ella atendía mis heridas de las palizas que recibía de Mia y sus secuaces. La amaba profundamente por su amabilidad. Cerré la puerta y subí las escaleras para empezar el día.

Como de costumbre, la cocina estaba vacía cuando entré. No me importó, ya que empecé a reunir ingredientes para preparar el desayuno. Cocinar era mi pasión y agradecía la oportunidad de hacer lo que me gustaba. Estaba tan absorta en lo que hacía que ni siquiera oí entrar a Roxanne y Michelle.

—Te dije que Ava habría terminado para cuando llegáramos—, le dijo Roxanne a su amiga Michelle, que asintió con la cabeza.

Yo simplemente las miré y me di la vuelta, ya que nunca hablaba con nadie en este lugar.

—Date prisa, tonta. Hay que servir el desayuno—, me ladró Liliah, la criada principal.

Salí rápidamente de la cocina para servir el desayuno a todos los que ya estaban sentados. Despreciaba al hijo de la gamma, que a menudo me miraba con mala intención. Había intentado violarme cuando sólo tenía dieciséis años, pero, por suerte, Mia había acudido en mi ayuda. A pesar de su habitual crueldad hacia mí, le estaba agradecida por ello.

No pude evitar fijarme en su mirada lasciva, que me llenó de miedo. Desde aquel traumático incidente, había desarrollado un miedo a estar cerca de los hombres. Coloqué apresuradamente el desayuno sobre la mesa y salí apresuradamente de la habitación sin volver la vista atrás.

En unos días cumpliría dieciocho años y aún no había conocido a mi pareja. Una parte de mí se sintió aliviada, ya que dudaba de mi capacidad para superar mi miedo y estar cerca de alguien íntimamente.

Para el almuerzo y la cena, la familia cenaría fuera, y Liliah nos informó de que podíamos descansar. Me emocionaba la idea de marcharme, pero justo cuando estaba a punto de salir, Liliah me llamó por mi nombre.

—Ava, tú no—, dijo con tono severo. —Ven a lavar estas verduras antes de irte. Asegúrate de lavarlas bien.

Volví a regañadientes a la cocina para llevar a cabo la tarea asignada.

—Estaré en mi habitación. Termina antes de irte—, dijo Liliah, y se marchó.

Una vez que terminé de lavar las verduras y guardarlas en la nevera, supe que era libre de irme. Salí por la puerta y me dirigí hacia la casa de campo de la señora Williams, que estaba a sólo cinco minutos a pie de la casa del alfa. Llamé a la puerta y ella me recibió con una cálida sonrisa, invitándome a entrar.

—Hola, Ava. ¿Qué te trae de visita?—, preguntó, abriendo la puerta de par en par para que entrara.

—Nos han dado el día libre porque el alfa y su gente no cenarán en la casa—, le expliqué mientras entraba en la acogedora habitación.

—Ah, sí. El rey alfa llegará dentro de tres días para el baile anual de la diosa de la luna, así que se están asegurando de que todo esté en orden—, dijo.

—¿No lo sabías, Ava?—, preguntó con cara de sorpresa.

—No—, murmuré.

—Pues ahora ya lo sabes—, dijo emocionada. —Te he hecho un vestido. Ven, vamos a probártelo.

Siempre me emocionaba cuando la señorita Williams me hacía un vestido porque yo no podía permitirme uno.

—¿En serio?— pregunté ansiosa.

—Sí, vamos a mi taller—, me dijo, llevándome a su cuarto de costura.

—Toma, pruébatelo—, me dijo, entregándome un precioso vestido dorado adornado con purpurina.

—No, señora Williams, es el mismo tipo de vestido que llevan las otras chicas. No pueden verme con esto puesto—, le dije, devolviéndole el vestido porque tenía miedo.

—Sí, lo sé, pero el día del baile nadie puede decirte que no te lo pongas—, dijo sonriendo.

—¿Qué baile?— murmuré.

—Oh, veo que esos bribones celosos te han dejado a oscuras—, dijo ella, moviendo furiosamente la boca.

—Verás, el rey de los hombres lobo ha elegido venir a esta manada para el Baile Anual de la Diosa de la Luna que se celebra todos los años, y dice que todos deben asistir al baile—, me explicó con una sonrisa.

—¿En serio?— le dije, y ella asintió.

—Sí—, me confirmó.

—Eso significa que puedo ir—, le dije, y ella asintió.

—Por eso te he cosido este vestido—, me dijo, lo que me hizo volver a contemplar su belleza.

Nunca había asistido a ninguno de los bailes anuales que se organizaban en la manada de Riverdale, así que estaba encantada. Por fin podría experimentar lo que se siente en un baile.

—¿Cuándo es el baile, señora Williams? —le pregunté, mientras miraba el precioso vestido que tenía en la mano.

—Dentro de dos días—, respondió.

—¿Te gustaría maquillarme?— le pregunté.

—Sí, querida—, dijo.

—Pero primero, ve a probarte el vestido para que lo veamos—, dijo sonriendo.

Fui detrás de la cortina, me quité el vestido y me puse el vestido dorado. La parte del escote era profunda y se me veía el escote. No me sentía del todo cómoda con él, pero agradecía la oportunidad. No sabía que tenía tantas curvas. Salí para enseñárselo a la señora Williams.

—Estás muy guapa, Ava—, me dijo.

—Vaya, no sabía que tuvieras tantas curvas—, exclamó mirándome.

—Vale, deja que te lo guarde aquí y dentro de dos días puedes venir a buscarlo—, dijo.

—De acuerdo—, le dije.

—¿Has comido?—, me preguntó.

—Sí—, murmuré.

—Aun así, prueba lo que he hecho. Ven a la cocina y compruébalo—, me dijo, y la seguí.

—Prueba esta sopa—, me dijo mientras me daba un cuenco.

—Sabe bien, señora Williams—, le dije.

—Sí—, dijo ella.

—A Williams le encanta. Lo hice para él, así que quería saber si sabe bien—, explicó con alegría.

—Sí, sabe bien—, le dije sonriendo.

CAPÍTULO 2

--AVA--

—Gracias, señora Williams. Ya me voy—, le dije abrazada a ella.

—De acuerdo, querida. Deja que te despida y gracias por lo de hoy—, me dijo.

—De nada—, le contesté.

—Hasta mañana, señora Williams—, le dije.

—Adiós—, añadí y ella cerró la puerta.

Mientras volvía a la casa del alfa, vi a Simon caminando con Emily, una de las secuaces de Mia y conocida como la “zorra” de la manada. Me escondí rápidamente detrás de un árbol para evitar que me vieran. Tenía miedo de que me intimidaran.

Después de asegurarme de que se habían ido, salí de detrás del árbol y me apresuré hacia la casa de la manada. Cuando entré en mi habitación, me sentí aliviada. Sin embargo, mi paz duró poco al oír que llamaban a mi puerta. Era Cynthia, una omega que también trabajaba en la cocina. Le sonreí mientras abría la puerta.

—Ava, te necesitan en la cocina—, me dijo.

Sonreí y la seguí. Llegamos a la cocina y todo el personal de cocina estaba p

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app