Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

ALFA REY ULRICH

  • 👁 1.2K
  • 9.6
  • 💬 88

Annotation

Ulrich se quitó la camisa con una naturalidad desafiante, revelando su torso musculoso bañado por la tenue luz que inundaba la habitación. Sus ojos dorados brillaban con una intensidad predatoria mientras ordenaba a Phoenix que hiciera lo mismo. "Quítate el vestido", dijo él, su voz autoritaria resonando en la habitación. "Y acuéstate en la cama." "¿Por qué?", preguntó ella, su voz temblorosa. Ulrich miró fijamente a Phoenix, sus ojos dorados destellando con determinación. "Porque es una orden, esclava." En el sombrío Valle del Norte, reina Ulrich, el cruel y temido rey Alfa por todas las manadas. Su único deseo es conquistar cada una de ellas y solidificar su dominio, pero una maldición pronunciada por Gaia, la enigmática Peeira, arroja una sombra sobre su imperio. Ulrich solo podrá tener un heredero si encuentra una compañera de su manada de origen, una tarea aparentemente imposible después de la aniquilación de su manada cuando aún era un joven lobo. Despreciando la profecía, Ulrich ve cómo sus Lunas, una a una, sucumben en el parto, dejándolo sin descendencia. Determinado a evitar la caída de su imperio, convoca a sus mejores hombres lobo para encontrar a una mujer con cabello negro y ojos azules, descendiente de su antigua manada. Pasan años de búsqueda hasta que la esperanza surge con Phoenix, una esclava distante de las llanuras del reino. Phoenix es vendida al rey Alfa, aceptando su destino con resignación. Ulrich le propone un trato: si le da un hijo, será liberada. Sin embargo, el destino les reserva más que un pacto de conveniencia. ¿Podrá el Rey Alfa superar su propia crueldad por la mujer que ama?

El Rey Alfa Ulrich

El sol comenzaba a ponerse sobre la vasta llanura de Silver Fang, tiñendo el cielo con tonos anaranjados y rojizos, mientras la manada de lobos llevaba a cabo sus tareas diarias. Era un momento de tranquilidad, donde lobos de todas las edades se ocupaban de sus obligaciones rutinarias, disfrutando de la paz que reinaba sobre la llanura.

Sin embargo, esta serenidad fue repentinamente interrumpida cuando un lobo surgió corriendo a lo lejos, levantando una nube de polvo tras de sí. Su cuerpo tenso y su respiración jadeante indicaban una urgencia inminente. Los lobos de la manada levantaron las orejas, alertas ante lo que estaba sucediendo.

El alfa, una imponente figura de pelaje gris plateado, se acercó al lobo afligido, con los ojos fijos en él con una mezcla de preocupación y determinación.

"¿Qué está sucediendo?", preguntó él, su voz profunda resonando en la llanura.

El lobo respiró profundamente, intentando recobrar el aliento, antes de responder con urgencia:

"El Rey Alfa Ulrich está llegando."

Un silencio tenso se posó sobre la manada, mientras cada lobo absorbía la gravedad de la noticia. Ulrich era conocido por su crueldad y sed de poder, y su llegada no significaba más que problemas para aquellos que cruzaran su camino.

El alfa no perdió tiempo. Se volvió hacia su manada, con los ojos centelleando de determinación.

"Lobas, cachorros, ancianos, corran hacia el bosque", ordenó él, con voz firme y autoritaria. "Los demás, prepárense para lo que está por venir."

Mientras los lobos se apresuraban a seguir las órdenes del alfa, el lobo mensajero lo miró con expresión preocupada y se atrevió a preguntar:

"¿Y qué pasa con la Peeira Gaia? ¿No deberíamos avisarle?"

El alfa se volvió para enfrentar al lobo, con una expresión seria.

"Gaia ya está al tanto", respondió él con convicción. "Ella siempre sabe."

Con esa certeza, la manada comenzó a moverse frenéticamente. Las lobas guiaban a los más jóvenes y a los más ancianos hacia la seguridad del bosque, mientras que los lobos más fuertes y hábiles se preparaban para enfrentar el inminente enfrentamiento con el temido Rey Alfa Ulrich.

Mientras el sol se ponía lentamente en el horizonte, la llanura resonaba con los sonidos de la preparación para la batalla. La manada sabía que enfrentaría desafíos difíciles por delante, pero estaban determinados a proteger su hogar y a sus seres queridos, pase lo que pase.

La sombra del crepúsculo se extendía sobre la llanura del Valle de Silver Fang, mientras el temido Rey Alfa Ulrich y su ejército observaban en silencio el movimiento frenético de la manada que vivía allí. Ulrich, imponente y cruel en su forma humana, observaba con ojos hambrientos la preparación de los lobos enemigos.

Su fiel beta, Turin, se acercó con una expresión seria, observando la manada a lo lejos.

"Parece que han sido avisados de nuestra llegada, mi Rey", informó él, con un tono cargado de anticipación por la batalla que se aproximaba.

Ulrich sonrió prepotentemente, sus ojos dorados brillando con malicia.

"Perfecto", respondió él con satisfacción. "Siempre es mejor cuando las manadas nos esperan. Así podemos separar a los guerreros de los débiles, reclutando a los más fuertes para nuestro ejército y eliminando a los inútiles."

Turin asintió, comprendiendo la estrategia de su líder. Sin embargo, no pudo evitar expresar su preocupación.

"Esta manada es particularmente difícil de vencer", dijo él, eligiendo sus palabras con cuidado. "Tienen una Peeira entre ellos, una sacerdotisa de la Diosa de la Luna. Ella podría representar un desafío formidable."

"¿Una Peeira, dices?", Ulrich arqueó una ceja, intrigado, considerando esta nueva información. "Interesante. Nunca he enfrentado una antes. Parece que tendremos una batalla digna de ser recordada."

La creciente emoción en los ojos del Rey Alfa era palpable mientras se preparaba para el enfrentamiento inminente.

"Es mejor que avises al ejército", le dijo a Turin, su tono cargado de autoridad. "Ha llegado el momento de otra conquista."

Turin asintió, entendiendo el significado detrás de las palabras de Ulrich. Era hora de luchar, de someter otra manada bajo el dominio del Rey Alfa.

"Prepárense para la batalla. ¡Hoy, lucharemos en nombre de nuestro Rey Alfa, Ulrich!"

Con un rugido ensordecedor, Ulrich se transformó en su forma de lobo negro masivo, sus ojos ardiendo con fuego salvaje.

"¡Al ataque!", rugió él, su voz resonando por la llanura mientras lideraba a su ejército hacia la manada enemiga.

El sonido de aullidos salvajes llenó el aire mientras el ejército de Ulrich avanzaba implacablemente sobre la manada. La batalla que siguió fue feroz y sangrienta, con lobos luchando con garras y colmillos afilados, mientras la luna brillaba en el cielo nocturno, presenciando la carnicería debajo.

***

La noche cayó sobre el campo de batalla, pintando el escenario con sombras y misterio mientras los lobos se enfrentaban en una lucha brutal. El aire estaba impregnado con el olor de la sangre y el sudor, y los aullidos de guerra resonaban por el Valle de las Sombras de la Noche Eterna.

En el centro de la carnicería, el temido Rey Alfa Ulrich lideraba su ejército con ferocidad implacable. Su pelaje negro brillaba a la luz de la luna, sus ojos dorados centelleaban con furia mientras desgarraba a sus enemigos con garras afiladas.

Al otro lado del campo de batalla, el Alfa Gray, líder de la manada enemiga, enfrentaba a Ulrich con igual ferocidad. Su pelaje plateado relucía bajo la luz de la luna, sus ojos azules brillaban con determinación mientras lideraba a sus lobos en una última resistencia desesperada.

Pero a pesar del coraje de Gray y su manada, estaban claramente en desventaja contra el poderoso ejército de Ulrich. Los lobos del Rey Alfa avanzaban implacablemente, abrumando a los defensores con una fuerza avasalladora.

Finalmente, Ulrich y Gray se encontraron cara a cara en medio del caos. Los dos alfas se miraron, sus ojos chispeando con rivalidad y desafío.

"¿Por qué estás atacando mi manada, Ulrich?", preguntó Gray, su voz resonando con autoridad.

Ulrich sonrió de manera arrogante, mostrando sus afilados colmillos.

"Porque puedo", respondió él con simplicidad cruel, su voz cargada de desprecio.

Sin más palabras, Ulrich se lanzó hacia Gray con una ferocidad implacable, listo para dar el golpe final y reclamar la victoria sobre su rival. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de atacar, una montaña de tierra surgió ante él, bloqueando su camino.

Sorprendido, Ulrich se volvió para enfrentar la fuente de este nuevo obstác*l* y se encontró con una mujer misteriosa. Su larga cabellera castaña caía en rizos sobre sus hombros, mientras sus ojos brillaban con una luz antigua y sabia. Vestía un vestido de cuero marrón que ecoaba la tierra bajo sus pies. El rey cruel miró a la mujer con interés, reconociéndola instantáneamente.

"Entonces, tú eres la tal Peeira de esta manada", murmuró él, su voz teñida con una mezcla de curiosidad y desafío.

La mujer sonrió a Ulrich, su sonrisa irradiaba una calma imponente.

"Sí, soy yo", respondió ella con serenidad. "Mi nombre es Gaia."

Ulrich estudió a Gaia con curiosidad, reconociendo el poder que emanaba de ella.

"¿Qué estás haciendo aquí?", preguntó él, su voz resonando por el campo de batalla.

Gaia devolvió la mirada de Ulrich con firmeza, su expresión tranquila y determinada.

"Estoy aquí para proteger mi manada de tu cruel dominio, Ulrich", respondió ella, su voz resonando con un poder silencioso.

Ulrich soltó una risa burlona.

"Nada ni nadie puede detenerme", dijo él, su voz llena de confianza. "Ninguna manada, y ciertamente no la tuya."

Gaia se acercó a Ulrich, su postura inquebrantable.

"Yo sé todo sobre ti, Ulrich", dijo ella, sus ojos fijos en los suyos.

Ulrich gruñó con impaciencia.

"Habla directamente al grano", ordenó él, su voz cargada de ira.

Gaia mantuvo la mirada de Ulrich, su expresión serena e inmutable.

"La Diosa de la Luna me reveló dos destinos para la batalla de esta noche, y ambos están directamente ligados a tu futuro", explicó ella. "Solo tú puedes decidir."

Ulrich arqueó una ceja, su curiosidad despertada.

"¿Cuál es la segunda opción?", preguntó él, su voz seria.

Gaia miró fijamente a Ulrich, su expresión grave.

"Si continúas esta batalla, vencerás", dijo ella. "Matarás a Gray y tomarás la manada para ti. Sin embargo, tu vida estará marcada por una maldición. Ninguna Luna que tomes para ti te dará herederos. Estarás atrapado en una vida sin legado, hasta que regreses a tus orígenes y encuentres a tu compañera destinada."

Ulrich reflexionó sobre las palabras de Gaia, su mente evaluando las posibilidades.

"¿Eso es todo?", preguntó él, su voz áspera.

Gaia asintió, sus ojos fijos en Ulrich.

"Sí", confirmó ella. "Y ahora, Ulrich, ¿qué vas a elegir?"

Ulrich miró a Gaia, su decisión finalmente tomada.

"Acércate y te lo diré", dijo él, su voz baja.

Gaia se aproximó a Ulrich, sus rostros a centímetros de distancia.

"¿Cuál es tu elección?", preguntó ella, su voz suave.

Ulrich miró a los ojos de Gaia, su expresión sombría.

"Mi destino lo determino yo", declaró él con firmeza, su mirada dura.

Entonces, con un movimiento rápido y preciso, Ulrich agarró el cuello de Gaia, su fuerza abrumadora evidente. En un gesto de violencia, giró la cabeza de la Peeira y la dejó caer al suelo, sin vida.

El silencio se cernía sobre el campo de batalla, interrumpido solo por el sonido amortiguado del cuerpo de Gaia al chocar contra el suelo. Entonces, un efecto inesperado ocurrió. La tierra se derrumbó a su alrededor, liberándolo de su encarcelamiento, al igual que la montaña que le había impedido acercarse al Alfa Gray antes.

Gray, el líder de la manada atacada, vio a la Peeira caída en el suelo y corrió hacia ella, horrorizado. Se arrodilló junto al cuerpo de Gaia, sus ojos azules llenos de incredulidad y dolor.

"¿Qué has hecho?" preguntó a Ulrich, su voz cargada de angustia.

Ulrich, imperturbable ante el sufrimiento de Gray, lo miró con desdén.

"No te preocupes, Gray," respondió fríamente. "Pronto estarás junto a tu amada cuando todo esto termine, al igual que toda tu manada."

"¿Qué significa eso?" Gray miró a Ulrich, confundido y perturbado.

Ulrich se acercó a Gray, sus ojos dorados brillando con una intensidad siniestra.

"Antes, solía permitir que los miembros de las manadas que conquistaba sobrevivieran," explicó, su voz cargada de una amargura profunda. "Pero en el caso de esta, haré lo mismo que hicieron con la manada en la que nací. Voy a exterminarlos a todos."

Gray miró a Ulrich, impactado y horrorizado por la brutalidad de sus palabras.

"¿Por qué tanto odio?" preguntó, su voz temblorosa de incredulidad.

Ulrich se acercó a Gray, su rostro contorsionado por una mezcla de desdén y odio.

"Tal vez no me recuerdes, Gray," dijo, su aliento caliente golpeando el rostro de Gray mientras hablaba con un tono amenazador. "Pero yo nunca te olvidé a ti. Tú fuiste uno de los involucrados en el ataque a mi manada cuando era más joven. Y a diferencia de ti, yo no dejé ningún niño sediento de venganza atrás."

La revelación golpeó a Gray como un puñetazo en el estómago. Su rostro palideció mientras miraba a Ulrich, finalmente comprendiendo la magnitud de la situación. Se dio cuenta de que estaba frente a un enemigo implacable, impulsado por una sed insaciable de venganza y poder. El destino los había reunido nuevamente, pero esta vez sería Ulrich quien daría el golpe final, sin piedad y sin remordimientos.

Con un movimiento fluido, Ulrich se transformó en su forma de lobo negro, su imponente cuerpo irradiaba poder y furia. Sin una palabra, se abalanzó sobre Gray, sus ojos brillaban con una determinación implacable.

Gray intentó defenderse, pero estaba desarmado ante la ferocidad de Ulrich. En un instante, la vida del Alfa Gray fue segada, y el destino de esa manada quedó sellado para siempre en las garras del temido Rey Alfa Ulrich.

***

La noche era fría y sombría, resonando con el lamento de los lobos caídos y el olor acre de la sangre impregnada en el aire. El Valle de Silver Fang, una vez un hogar próspero y pacífico para la manada del Alfa Gray, ahora yacía en ruinas, sus tierras devastadas por la feroz furia del temido Rey Alfa Ulrich y su ejército de hombres lobo.

Mientras Ulrich observaba en silencio el desolador escenario ante él, su beta, Turin, se acercó con una expresión sombría.

"He sido informado de que las mujeres, niños y ancianos de la manada huyeron y se escondieron en el bosque", informó Turin, su voz cargada con una mezcla de preocupación e incertidumbre. "¿Deberíamos enviar a un equipo para capturarlos?"

Ulrich permaneció en silencio por un momento, sus ojos dorados brillando con una determinación implacable. Luego, dirigió su mirada oscura hacia el bosque, su mandíbula apretada con una ferocidad fría.

"No," respondió bruscamente. "Quemen el bosque."

Turin abrió los ojos sorprendido ante la orden del Rey Alfa.

"¿Está seguro?" preguntó, tratando de entender la lógica detrás de la decisión. "Son solo mujeres, niños y ancianos. No representan una amenaza."

Ulrich miró fijamente a Turin, su voz cortante como el hielo.

"Sí, estoy seguro," afirmó con firmeza. "No quiero que nadie de la manada sobreviva para contar esta historia. Quiero que la historia sea contada a través de sus cenizas."

Sin más palabras, Turin y los demás hombres lobo se lanzaron hacia el bosque, con antorchas en mano. El fuego se extendió rápidamente, consumiendo los árboles y convirtiendo el paisaje en un infierno ardiente. Las llamas rugieron alto, devorando todo a su paso mientras Ulrich observaba imperturbable, el final de la manada del Valle de Silver Fang.

Cuando el último eco del crepitar de las llamas se desvaneció, el Valle de Silver Fang quedó sumido en un silencio siniestro, roto solo por el susurro del viento entre los árboles carbonizados. La manada del Alfa Gray había sido reducida a cenizas, y el recuerdo de su existencia ahora reposaba solo en la mente de Ulrich, el Rey Alfa despiadado cuyo nombre resonaría para siempre en la oscura historia del Valle de Silver Fang.

Valle del Norte

O sombrío Valle del Norte se extendía ante el temido Rey Alfa Ulrich, su beta Turin y el ejército que los acompañaba, una masa imponente de lobos poderosos que exhalaban un aura de dominación. El viento susurraba entre los árboles antiguos, llevando consigo el eco distante de los aullidos de los lobos, mientras el castillo se erguía imponente en el horizonte, su esplendor sombrío destacándose contra el cielo pálido.

A la entrada del castillo, una multitud se congregaba, esperando ansiosamente la llegada del monarca que llevaba la piel del Alfa Gray sobre sus hombros como un trofeo de su victoria.

Los súbditos lo observaban con adoración, reverenciando al temido Rey Alfa como un líder invencible y una figura casi divina. Los murmullos resonaban en el aire mientras la gente se apiñaba para echar un vistazo a su soberano. Los ojos de la multitud brillaban con una mezcla de temor y admiración, mientras Ulrich se acercaba con una presencia imponente.

Ulrich observaba a

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app