Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Un prícipe en mi vida

  • 👁 166
  • 7.5
  • 💬 1

Annotation

Jade Ortiz, una aspirante a actriz, enfrenta la dura realidad de recibir innumerables rechazos en su búsqueda de oportunidades en el mundo del entretenimiento. Su vida cambia drásticamente cuando un misterioso desconocido la invita a conocer a la reina, quien tiene un desafío inusual: transformar al príncipe mujeriego e irresponsable en alguien digno del trono, ya que el rey está al borde de la muerte. Jade acepta a regañadientes la propuesta millonaria, pero a medida que se involucra con el príncipe, sus sentimientos se profundizan. El amor y el engaño chocan, y Jade se ve obligada a elegir entre su compromiso con la reina y el amor que siente por el príncipe. Una historia de romance, intriga y autodescubrimiento, donde Jade encuentra el éxito de manera inesperada en medio de desafíos reales y emociones genuinas.

1- La propuesta

JADE ORTIZ

— ¡Jade, llegas tarde! Escucho la voz de la recepcionista. Mi corazón se acelera, nerviosa por llegar tarde justo a algo tan importante.

Este es mi quinto audición. Todas las anteriores han sido un fracaso. Soy una actriz en busca de reconocimiento y, obviamente, un trabajo que pague bien. No está siendo tan fácil. En todas las audiciones, recibí una respuesta nada agradable: ¡rechazos!

Mientras no encuentro nada en mi campo, trabajo en una cafetería en el centro de Madrid. No gano mucho, pero es suficiente para no morir de hambre. Vine a la capital de España en busca de un sueño, no me doy el lujo de rendirme tan fácilmente.

— ¿Has memorizado el texto? — pregunta la directora.

— ¡Sin duda! — sonrío.

Me siento en el sofá frente a la mujer, arreglo mi cabello y respiro profundamente, preparándome para otra gran oportunidad en mi vida. Cuando las luces se atenúan, me sumerjo en el personaje dramático que estaba destinada a encarnar. Todo el texto fluye de mis labios con precisión, gesticulo según lo que me han indicado. Cambio las expresiones cuando es necesario.

Termino satisfecha con mi audición. Puede que no sea perfecta, pero sé que soy una buena actriz. Le agradezco a la mujer y salgo de la sala con los dedos cruzados. Espero ser seleccionada, pero para mi sorpresa, la recepcionista se acerca mientras espero sentada.

— Lamentablemente, no ha sido seleccionada. En un mes abrirán nuevas vacantes para otro personaje. Quién sabe, podrías intentarlo de nuevo. — Su sonrisa es amable.

— ¡Maldición! — murmuro.

— Esto es completamente normal, simplemente no dejes de luchar. Que tengas un buen día.

Da la vuelta y me quedo en silencio durante un buen rato. Es frustrante cuando deseamos vivir haciendo lo que amamos, pero no vemos ninguna puerta abriéndose. Salgo de la agencia desanimada, recordando que mi alquiler está atrasado tres meses y el dueño del pequeño edificio casi me está desalojando.

Voy directo a la cafetería. Cuando llego, me espera mi tarea habitual, primero limpiar el suelo y los baños. Hago muchas muecas mientras limpio ese desorden. Luego, me dirijo al mostrador. Estoy sin ánimo, es evidente lo malhumorada que estoy.

— ¿Día difícil, cariño? — bromea mi colega de trabajo.

— Va más allá de difícil, me desperté con el dueño del edificio prácticamente echándome. Ahora, otra audición fallida. — Revuelvo los ojos mientras limpio el mostrador.

— Lo siento mucho. — Está sorprendida. — Pero no te rindas, todo saldrá bien. — Estoy pensando justo lo contrario.

Después de cinco intentos, estoy considerando la posibilidad de rendirme. Volver a la pequeña ciudad donde viven mis padres. Trabajar en cualquier establecimiento, encontrar un hombre decente, tener hijos y ser dueña de casa. Pero cuando me detengo a imaginar el pelo recogido en un desordenado moño, el fregadero lleno de platos y un hombre bebiendo cerveza mientras ve un partido de fútbol, encuentro la fuerza para luchar una vez más. Soy ambiciosa en el sentido de la independencia financiera.

Un hombre de cabello gris, vestido con elegancia y perfectamente arreglado, entra en la cafetería. Me acerco, deteniéndome frente a él detrás del mostrador.

— ¿Cuál es su pedido? — pregunto, como de costumbre.

— Estoy buscando a Jade Ortiz. — afirma, un poco serio.

Franco el ceño en una expresión de extrañeza, tardo unos segundos en responder.

— Soy yo misma, ¿en qué puedo ayudarte?

— ¿Tiene un minuto? Necesito hablar en privado.

— Mira, no he hecho nada. Tampoco me gustan los hombres mayores. Nada en contra, por supuesto, solo que…

— Señorita Ortiz, tengo una oferta de trabajo.

Paro lo que estaba diciendo, mi rostro se sonroja de inmediato. Me siento avergonzada por haber asumido que él me estaba buscando en otro sentido. No era para menos, eso nunca había sucedido. Que un hombre tan elegante apareciera de esa manera.

Me quito el delantal que usamos para atender. Miro a Leonor, que comprende mi petición solo con la mirada. Ella se hace cargo mientras hablo con el señor misterioso.

Caminamos hasta la última mesa, que estaba vacía. Nos sentamos frente a frente y me muevo inquieta en la silla, un tanto nerviosa. Estoy tratando de adivinar qué tipo de trabajo tan elegante y refinado este hombre me puede ofrecer.

— Me llamo Juan Carlo, soy el asistente personal de la Reina Ángeles. Estoy aquí por orden de Su Majestad. — afirma con una postura recta.

Miro fijamente al hombre, asimilando cada palabra que acaba de pronunciar. Prácticamente como una estatua, me pregunto si lo que acabo de escuchar es cierto. Hasta que no puedo evitarlo y comienzo a reír, riendo a carcajadas. No sé si es nerviosismo o si me parece absurdo.

— ¿Qué? ¿La Reina de España ha enviado a su asistente personal a una cafetería cualquiera en Madrid para buscarme? — río a carcajadas. — Necesito trabajar, señor, no puedo perder el tiempo con tonterías como esta.

Me levanto para ignorar esta locura, pero él dice algo que llama aún más mi atención:

— Se le ofrecerán muchos euros.

Me detengo de inmediato. Recuerdo mis deudas, y aunque esto pueda ser una completa mentira, no cuesta nada escuchar lo que tiene que decir. No quiero ser grosera.

— Está bien, dígame... ¿Qué quiere la Reina de mí? — contengo la risa y respiro hondo.

— A través de una agencia, llegó a su nombre. Usted es actriz, vive sola en Madrid. Sus padres viven en una pequeña ciudad de España, Utrera. Trabaja en este... lugar, y también ha intentado incursionar en la carrera de actriz, pero... las cosas no están funcionando. — habla con calma.

— ¿Están investigándome o qué? — empiezo a asustarme.

— No tengo órdenes de hablar sobre la propuesta de la Reina. Ella exige confidencialidad y desea verla.

Me apoyo en la silla, asombrada. Esto solo puede ser una locura en la cabeza de este señor. Es demasiado surrealista. Un día estoy luchando por una audición y horas después alguien me dice que la Reina de España quiere encontrarme.

— Señor Juan Carlo... — intercambio los nombres.

— Juan Carlo. — corrige.

— Bueno, Juan Carlo. Usted es muy creativo, debería ser guionista, pero no tengo tiempo para encontrarme con esta supuesta Reina, sea quien sea. Estoy teniendo un día terrible. — me levanto y me alejo de la mesa.

— Este es mi tarjeta, en caso de que cambie de opinión, puede ponerse en contacto directamente conmigo. — extiende la mano y me entrega la tarjeta.

— ¡Ah, por supuesto! Que tenga un buen día.

Salgo apresurada, entro al lugar detrás del mostrador, me pongo el delantal de nuevo y respiro hondo. Vaya día, mi destino debe estar jugándome una gran broma. Las cosas están yendo sin sentido.

Leonor se acerca y me mira de reojo.

— ¿Quién era el hombre adinerado? — pregunta, curiosa.

— No lo sé, vino con una historia bastante loca. En fin, volvamos al trabajo.

Observo el coche a través de las ventanas de vidrio de la cafetería. El hombre se sube a un lujoso vehíc*l* oscuro. Al menos, debe tener dinero, no es para menos.

_____________________________

Horas de trabajo, pies palpitantes, cuerpo dolorido. Estaba exhausta. Trabajar en la cafetería es estar de pie durante horas, caminar de un lado a otro, atender a la gente y, aun así, encargarnos de la limpieza. El dueño del lugar es un verdadero tacaño y no contrata a más personas, incluso cuando es necesario.

Entro en el diminuto apartamento. Solo una habitación, sala y cocina combinadas, pocos muebles, pero lo esencial. Tiro el bolso en la mesa, cierro los ojos y estiro el cuerpo. Siento como si un camión me hubiera atropellado.

Un baño frío, ya que la ducha eléctrica se había roto. Si tuviera sueño, se me pasaría de inmediato cuando el agua fría golpea mi espalda. Necesito arreglar eso lo antes posible, lo que me falta es dinero. Después de la ducha, me pongo un pijama y voy a la sala, me tiro en el sofá. Comiendo palomitas de maíz, con pereza de preparar una cena decente. Empiezo a pasar los canales que están disponibles cuando algo llama mi atención. En la pantalla, la Reina Ángeles de España, a su lado, el hombre que se presentó como asistente personal de la monarca.

Me siento en el sofá, con los ojos bien abiertos. Me atraganto con las palomitas, golpeando fuerte en mi pecho. Las cámaras la graban mientras entra en el Palacio.

Entonces... ¡Todo es cierto! ¡Es él!

— Santo Dios... — llevo la mano a la frente.

Fui tremendamente grosera con el asistente de la Reina. Descargué mi frustración por la entrevista fallida. Para empeorar las cosas, mencionó "euros" y lo rechacé.

Corro hacia el bolso tirado en la mesa. Busco la tarjeta que me entregó y, por suerte, está allí. Marco el número que tenía guardado y llevo el teléfono a mi oído. Estoy temblando, curiosa por saber de qué se trata. ¿Formar parte de la realeza española? ¿Trabajar en el Palacio? Incluso una criada gana más que yo en esta cafetería.

— ¿Hola, señor Carlo Juan? — pregunto, muy nerviosa. "¡Juan Carlo!", corrigió una vez más. "Señorita Jade, ¿en qué puedo ayudar?" No me sorprende en absoluto que ya tenga mi número después de haber mencionado todos los detalles de mi vida, incluso dónde vivían mis padres.

"¿Sigue en pie esa propuesta? ¿Cuándo puedo ver a la reina? "Por supuesto, ¿qué tal mañana?", sugiere.

— Está bien para mí.

Finalizamos con todos los detalles de mi encuentro. Me sorprende la cantidad de detalles y organización. Realmente desean un absoluto sigilo y comienzo a asustarme. Pero mi espíritu aventurero está en su apogeo. Tendré el privilegio de ver a la reina, no en la televisión ni a distancia, sino allí, justo enfrente de mí. No sé cómo podré dormir. Pero... mañana es un gran día.

2- El papel de mi vida

JADE ORTIZ

Salto de la cama, despertando tarde como de costumbre. Casi no pude dormir durante la noche y, como resultado, perdí la hora. En mi pequeño armario no hay ninguna prenda adecuada. Empiezo a morderme las uñas, mirando los tejidos esparcidos por el suelo. Necesito encontrar algo que no sean los jeans desgastados, vestidos sueltos e informales. Afortunadamente, encuentro un vestido negro, muy antiguo, pero que solo usé una vez para una audición teatral. Es formal, con el cuello cerrado y llega hasta las rodillas, completamente negro y sin muchos detalles. Lo complemento con tacones, un moño bien peinado y un maquillaje ligero.

Mi teléfono suena, el asistente de la Reina me espera abajo. Cojo el bolso y salgo apresurada. En la entrada del edificio, está estacionado un lujoso automóvil de vidrios oscuros en el que no se puede ver absolutamente nada. Un hombre uniformado baja y me abre la puerta. Me siento en el asiento trasero y allí está él, el se

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app