Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Rompiendo Las Reglas

  • Genre: Romance
  • Author: Ori.per
  • Chapters: 18
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 18+
  • 👁 27
  • 5.0
  • 💬 0

Annotation

Ella es Linda Mancini, hija del jefe de la mafia más poderosa de Italia, vive una vida de lujo y excesos. Es la princesa de papá y está acostumbrada a tener lo que quiere. Pero su mundo se pone patas arriba cuando su familia se convierte en el objetivo de dos enemigos poderosos: André Azzoli, uno de los líderes de las 5 poderosas familias de la mafia. Los Azzoli, y el FBI. Él es Alec Evans, un agente especial del FBI, es enviado a infiltrarse en la familia Mancini para obtener información sobre los Azzoli. Pero cuando conoce a Linda, se ve atrapado por su belleza, su inteligencia y su espíritu libre. Dos polos opuestos y enemigos por naturaleza que no pueden evitar caer en las redes del deseo y la pasión. ¿Podrán superar todo y aceptar su amor?

Vamos al nuevo club

—¡Dios mío, ese vestido es tan adorable!— chilló mi prima y mejor amiga, Angie— ¡Deberías saberlo! ¡Harás morir a Riley con tu forma de verte tan sensualmente.

—¿Forma sensual?— Resoplé, ajustando mi impresionante postura— Deja de salir con mi primo. Él está matando tus tontas neuronas, Angie

—Lo que sea— respondió Angie, agitando la mano con desdén— ¿Vas a comprarlo? Riley querrá arrancarlo con los dientes.

—Ya superé a Riley. Estaba hablando con esa perra, Renatta, la hija de André. No necesito un idiota de dos tiempos como novio

—¿Riley estaba jugando contigo?

—Parece que sí. Papá hizo que Jacobo lo visitara— sonreí.

—¿Qué hizo Jacobo?— Angie se rió.

—Riley actualmente no tiene pulgares funcionales— me reí.

Ah, la vida de la élite mafiosa…

Soy la hija de Carlo Mancini, jefe de la mafia del Sindicato Mancini. Nuestra familia había estado vinculada a la mafia desde que mi bisabuelo llegó en barco desde Italia. Dominico Mancini fue ascendiendo de rango hasta proteger al líder del sindicato con su propia vida en 1920. Mi abuelo, Vito, se convirtió en consiglieri del Don, el cabeza de familia. Desafortunadamente, el Don no tuvo hijos y Vito Mancini se convirtió en el líder del sindicato en 1952. Once años después nació mi papá y era el heredero del Sindicato Mancini.

A pesar de nuestra propensión a actividades ilegales, éramos una familia italoamericana muy unida. Nos amábamos inmensamente. 

Probablemente demasiado.

Especialmente yo, la princesa de la mafia, Linda Mancini.

Soy la única hijo de Carlo. Ahora lo digo a regañadientes, personalmente creo que mi primo, Enzo, es en realidad mi hermano. También sé que tengo otros medio hermanos bastardos. Mi papá piensa con su p*ll*. Es un prostituto, no ignora a ninguna mujer atractiva. Él debe follarla.

No es que lo culpe... mi papá es un tipo bien parecido.

Su carácter masculino se aceleró después de que mi madre muriera cuando tenía dieciocho años. Creo que sólo ese año gané al menos diez nuevos medios hermanos. 

¿Has oído hablar alguna vez del condón, papá?

Ahora bien, mi mamá tampoco era un ángel, pero al menos era más discreta con sus infidelidades. Mi papá simplemente jodía abiertamente. Sé que mis padres se amaban pero su relación era más abierta que la de la mayoría. Vale, es mejor decir que cualquier otra relación que se conozca.

Pero basta de ellos. Vamos a hablar de mi.

Mi materia favorita.

Puedes decir que soy la niña de papá, una completa mimada. Pero he crecido sabiendo que todo es acerca de mi.

Tengo veintiún años, estoy matriculada en una pequeña escuela de artes liberales y obtuve un título inútil ante la insistencia de mi papá. Un colegio que está a quince minutos de la mansión en la que todavía vivo con él. Mis pasatiempos favoritos incluyen ir de compras, gastar dinero, ir al spa a arreglarme, consentirme, mantenerme impecable en todos los sentidos...leer, beber, salir de fiesta, fumar marihuana y follar.

Desafortunadamente, ya no puedo hacer muchas de esas cosas.

¿Quieres saber por qué? André Azzoli, él cual se folló a mi madre... está tratando de invadir los negocios de papá. Sobre el papel, papá era propietario de un club exitoso, poseía una gran cantidad de clubes a lo largo del noroeste del Pacífico, desde San Francisco hasta Portland y su club más lucrativo, Media Noche, en Seattle. Los clubes, sin embargo, eran una fachada. La principal fuente de ingresos para mi papá era la venta de armas, drogas y compañía.

"Compañía" era la buena manera de decir "p*t*". Y tampoco estamos hablando sólo de ellas. Nuestros acompañantes masculinos ganaron más que nuestras mujeres.

De todos modos, André se mudará al territorio de mi padre y abrirá un nuevo club frente a Media Noche, llamado Terra Nova. Está atrayendo a los clientes de papá con precios más baratos y más beneficios. También ha hecho varias amenazas contra mi padre, nuestra familia y hacia mí, específicamente.

Estoy bajo vigilancia las veinticuatro horas.

Si estoy en la escuela, tengo un guardaespaldas conmigo. Si voy de compras, tengo un guardaespaldas conmigo. Si estoy en el spa, depilándome el c*ñ*, tengo un guardaespaldas conmigo. Si estoy de fiesta...

Oh espera. No puedo hacer eso. Papá no me deja.

Demasiado peligroso.

¿Ves mi tendencia?

Entiendo la preocupación de mi papá por mi bienestar, realmente lo hago. Sin embargo, ¿crees que criaría a una holgazana? Soy una tiradora jodidamente certera. He estudiado kárate desde antes de que pudiera caminar y soy cinturón negro. Conozco al menos cien formas diferentes de matar a un tipo.

¿Pero mi papá me dejaría salir a discotecas con Angie? ¿Emborracharme con mis amigas? ¿Encontrar un bombón y follarlo?

Demonios, no.

Lo juro, mi vagina tiene telarañas por la falta de uso.

Mi vibrador se ejercita demasiado.

Han pasado como dos meses desde la última vez que tuve una buena p*ll*. Desafortunadamente, ese era Riley. Mi ex. Bueno, una especie de ex. Nuestro acuerdo se parecía más a una situación de amigos con beneficios. Si alguno de nosotros estaba cachondo, follaríamos. Lo hacíamos mucho. Déjame decirte que era jodidamente increíble en la cama. Su lengua… ¡J*D*R! Pero tenía una regla. No mires a Renatta Azzoli, la p*t* del infierno. Obviamente, le resultó difícil seguir esa regla. Cuando lo encontré chupando la cara de ella, se lo conté a Jacobo, mi guardaespaldas y, como le expliqué a Angie, Riley tenía ambos pulgares rotos.

Angie y yo regresamos de nuestro exitoso viaje de compras. Estaba guardando mi ropa en un enorme vestidor. Ella estaba sentada en mi cama, hojeando una revista. 

—¡Me gustaría que pudieras venir conmigo! Vamos a este nuevo club llamado Dante. Hay un montón de chicos lindos allí

—Mi papá se volvería loco si intentara salir, Angie. André ha enviado tantas cartas de 'advertencia' y cosas así a nuestra casa que está realmente asustado— fruncí el ceño— Además, tengo un trabajo estúpido sobre literatura británica que necesito escribir

—Jódete, Linda— resopló Angie— ¿Desde cuándo haces tu p*t* tarea? Haz que Seth te la escriba. Te lo asignan durante esa clase.

—Seth es más tonto que una caja de piedras. Cualquier otro tiene más inteligencia que él— dije inexpresivamente.

—Sabes que quieres venir. Quieres salir y usar ese increíble vestido que acabas de comprar. Quieres que un bombón te lleve a casa, te arranque ese vestido del cuerpo y te folle de seis maneras diferentes hasta el domingo— ronroneó ella.

—¡J*d*r, Angie! Estás haciendo que sea muy difícil decir que no

—¿Quieres j*d*r con King otra vez? ¿O quieres algo real?— Preguntó Angie, arqueando una ceja hacia mí— Sentir que alguien se mueve dentro de ti, llenándote con su p*ll*. Hmmmm, haciéndote querer más...

—¡BASTA! ¡Jesús! Jugaste totalmente la carta cachonda, Angie— me reí, lanzándole una mirada furiosa.

—¿Vienes?— preguntó, moviendo las cejas.

—Sí, perra. En más de dos sentidos. Ahora, ayúdame con mi cabello

Sexy desconocido

——Maldita sea, debería haber comprado ese vestido— dijo Angie mientras miraba mi conjunto. Era un vestido negro sin mangas que dejaba al descubierto una buena parte de mi pecho. La falda era peligrosamente corta. Estábamos haciendo cola para entrar al nuevo club en el corazón del centro de Seattle— Tus tetas se ven jodidamente calientes. Yo lo haría contigo

—Lo hiciste. ¿Recuerdas tu vigésimo primer cumpleaños?— Me reí— Nos besamos como adolescentes cachondos, con un poco de manoseo en las tetas

—No recuerdo eso— dijo Angie, girando sus dedos en su largo cabello castaño.

—Eso es porque fuiste bombardeada, Angie— dije, entrelazando mi brazo con el de ella. Llegamos al frente de la fila. El portero nos evaluó, mirando nuestros cuerpos. Angie era más conservadora que yo y le dirigió una mirada tímida. Simplemente ladeé la cadera, fruncí los labios y presioné mis pechos para entrar gratis.

Funcionó.

Angie y yo entramos al club, caminamos hacia la barra y pe

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app