Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Promesas de Amor

  • 👁 110
  • 7.5
  • 💬 7

Annotation

Desde pequeña solía decir que Vadim sería mi esposo una vez que yo me convirtiera en adulta, pero mi mayor sorpresa al crecer es que esa persona a la cual amo tanto resulta ser que a mí me odia y sin yo saber porque, mi vida con él es bastante complicada, conflictiva y dolorosa debido a que espero de él un amor que jamás sentirá por mí. decidida a superar ese sentimiento algo inesperado ocurre, su padre, quien es la persona que cuida de mi enfermó y como petición me hizo que le prometiera un par de cosas, cuidar de su hijo cuando falleciera, y hacer que su corazón lata del mismo modo que el mío lo hace por él. ¿Como podría hacer que él me ame cuando solo me odia? ¿Cómo podría lograr una promesa cuando tanto daño me causa! su padre me ha pedido algo muy difícil y lejos de que lo pueda cumplir, sin embargo, decido intentar y me arriesgo a ganar o a perder.

Capítulo 01 Promesa

Abigail Miller

Perdí a mi madre cuando tenía la edad de 15 años, ella trabajaba para la familia rusa Ivanov, y en su último aliento le pidió al señor Akim Ivanov, que por favor no me dejara desamparada debido a que no tenía a más nadie, él sin problema aceptó cuidar de mí y encargarse de mi futuro como si fuese su hija, pero su hijo nunca estuvo de acuerdo con la idea, los motivos son desconocidos para mí, él simplemente me odia desde que yo era una niña, y hoy en día su odio es mucho peor, hace que mi vida sea un infierno sin ninguna necesidad. En ocasiones intento saber la razón de su odio, he querido preguntarle a él mismo, pero saber que terminaré humillada me hace hacerme a un lado, también he querido irme de casa, le he comentado al señor Akim las diferencias que existen entre su hijo y mi persona, que lo mejor es que yo viva aparte, pero se rehúsa a dejarme ir, le prometió a mi madre que el día en que yo saliera de esta casa seria cuando obtuviera mi título en la universidad y cuando encontrara un trabajo estable, para él su promesa tiene valor y quiere cumplirla, el problema es que yo no soporto seguir viviendo bajo el mismo techo que su hijo, cada vez los roces entre nosotros son críticos y temo el cómo puedan terminar. Lo más cómico de todo es que cuando era pequeña, solía decirle a mi madre que al crecer me iba a casar con él, viví enamorada de ese hombre, el cual su único sentimiento hacia mí, es odio.

La ilusión de pequeña quedó en un pasado cuando maduré y me di cuenta de que para Vadim, solo soy un estorbo, no negaré que aun mis ojos lo continúan viendo como hombre y no como un amigo, enemigo o familiar, si se puede decir, él siempre será mi amor secreto, ese del que nadie tiene idea y jamás lo tendrán. Él es seis años mayor que yo, es guapo, elegante y como ya lo sabían muy adinerado, diría que son los más ricos del país, tienen acciones en todos lados y pequeñas sucursales que les llenan las cuentas bancarias, aparte fuera del país poseen empresas, en Rusia tienen dos más que son manejadas por la misma familia, y en ocasiones por el señor Akim o Vadim cuando viajan a su país.

Como de costumbre, cada vez que él está en la piscina lo observo a través de la ventana nadar en la piscina, algunas veces disfruto de la vista que me ofrece, pero en otras ocasiones quienes disfrutan de la vista son otras personas más, y me refiero las mujeres que suele traer la cual son diferentes siempre, en el tiempo que llevo conociéndolo, no lo he visto traer a la misma mujer, según él lo que he escuchado cuando conversa con el baboso de su amigo, es que no quiere que ellas se involucren sentimentalmente, ya que no está interesado en ninguna mujer que no sea en aquella que tanta ama y con la cual no puede estar. Qué irónico, yo enamorada de él, y él de otra que quizás ya lo esté de alguien más. Así parece ser como es la vida, no siempre seremos correspondidos, más tontos nosotros que seguimos aferrados con las esperanzas de que nos amen. Más tonta soy yo, él jamás se fijará en mí, primero me odia, y segundo soy muy joven para él. Amo al hombre incorrecto.

Vadim sale de la piscina y desde la altura donde me encuentro veo como el agua corre por su tonificado cuerpo, inconforme, busco de prisa mi binocular para mirar mucho mejor, cuando lo encuentro lo acerco a mis ojos y muerdo mi labio inferior al ver todo lo s*xy que es, desde sus pies hasta su cabeza lo detallo, si alguien mira lo que hago me llamaran pervertida. Vadim se vuelve a lanzar en la piscina y continúa con la natación, cruzo mis piernas y libero un estúpido gemido de mis labios, por lo que causa, dentro de mí, ese bien llamado, deseo carnal.

Muevo mi mano para posarla en la mesa que da justo con la ventana, y sin querer, tumbo al suelo un florero causando llamar su atención por el sonido que emite al quebrarse, yo me tumbo al suelo y corto mi mano cuando la poso encima del vidrio, no puedo creer que haya sido tan tonta y me dejara descubrir, siempre tengo precaución, pero esta vez me centré tanto en su cuerpo que no me di cuenta hacia donde movía mi mano.

Sentada en el suelo, miro la cortada y empiezo a marearme, si hay algo que nunca me ha gustado ver, es la sangre, y justo ahora sale de mi herida como si me fuese cortado una vena, lloro como una niña mimada porque presiento que moriré desangrada, mi cuerpo se encuentra paralizado al no saber qué hacer para detener el sangrado, estos son los momentos donde me encantaría gritar mamá y que ella apareciera por esa puerta corriendo a ver qué es lo que sucede, pero como no está, toca ver como resuelvo y lidio con mi pánico.

Cuando considero que en realidad debo gritar, Vadim abre la puerta y observa mi mano, mira el desastre en el suelo y rueda la mirada, aparte muestra una sonrisa burlona porque sabe el pánico que me da cuando miro tanta sangre, camina en mi dirección y toma una pose en cuclillas para mirar de cerca mi herida, desvía la mirada a la ventana y luego a mi binocular, junta su entrecejo y por último se centra en mí.

—¿Me estabas… espiando? — pregunta, yo quiero morirme ahora de la vergüenza. Me ha descubierto.

—¿Qué?, claro que no, existen mejores cosas y personas a la cual espiar, no perdería mi tiempo en ti. —respondo de mal humor para ver si así olvida el tema.

—¿Segura?, me pareció haberte visto mirar por la ventana. —se levanta para tomar asiento en mi cama.

—¿Puedes llamar una ambulancia? —eleva su ceja.

—¿Me estás tomando el pelo?. Lo que tienes en un simple cortada, avisaré a Ava para que te… cure esa herida. —se levanta de mi cama.

—Puedo decirle yo. —me levanto del suelo y cubro mi mano con una toalla.

—¿Por qué me espías?. No quiero que lo vuelvas hacer, odio que estén husmeando en mi vida, Abigail. Deberías de terminar tus deberes de la universidad y no estar pendiente de mí.

—¿Te crees tan importante?, no te husmeaba, no me interesa hacerlo cuando no tienes nada de interesante. —juega con su larga barba.

—Bueno, puedo asegurar que mi vida es mucho más interesante que la tuya, pero, en fin, eso no viene al caso. Baja y dile a Ava que cure la herida antes que se infecte y luego sea peor, después subes y terminas de hacer tus deberes, no quiero notas bajas, pago muy caro tus estudios. —suelto una risa sarcástica.

—¿Tú?, ¿pagar mis estudios?, hasta donde se lo hace tu padre, la ropa que visto me la compra él, el dinero que tiene mi tarjeta me lo da él, todo lo que tengo se lo debo a él, no a ti. —niega y luego pasa la lengua por sus labios.

—Sí. Es mejor que le debas a él, ya que no te cobrará nada, procura nunca deberme, Abigail —se me acerca—, porque yo si te cobraré, hasta lo último. —susurra.

—Ya sé, entonces. —me mira directo a los ojos.

—Ya baja. —coloco en su pecho descubierto mi mano sana y lo empujo alejándolo un poco, su cercanía me quema y me pone nerviosa.

—Ya deja de mandarme como si yo fuese tu hija.

—Gracias a dios, no lo eres. Y mando sobre ti las veces que yo desee, si no te gustan las puertas están abiertas para que te vayas, créeme que no te detendré, me harías un enorme favor si te vas. —¿Por qué me odia tanto? ¿Por qué yo no puedo hacer lo mismo con él? Quiero preguntarle la razón de su gran odio hacia mí, pero no me salen las palabras, el nudo en mi garganta me hace mantenerme en silencio.

—¿Te sientes muy hombre al tratar mal a una mujer? —levanta mi mentón.

—¿Mujer?, solo eres una mocosa de veintidós años. —guao, porque el señor es muy mayor.

—Sí, pero pienso que tengo la madurez que tú no. —toca mi cabello.

—Baja. —su tono de voz cambia a uno más demandante.

—No. —llevo la contraria, ni pienses que permitiré que mande sobre mí, no tiene ningún derecho. Tengo que ya hacer a un lado mis sentimientos por Vadim, a partir de hoy empezaré a sacarlo de mi vida y de mi corazón. No puedo seguir enamorada de él.

—Bien, si la herida se te infecta será tu responsabilidad, niña malcriada. —abro la puerta.

—Lárgate de mi habitación. —mira el lugar.

—Te recuerdo que la habitación está en mi casa, lo que quiere decir que puedo entrar y salir cuando yo quiera, Abigail —se dirige hasta la cama y se recuesta en ella con confianza—. No me moveré de aquí hasta que bajes y Ava te vea la mano. —sin opciones termino siendo yo quien sale de la habitación y bajo en busca de Ava, ella es una enfermera que han contratado para que esté pendiente de la salud del señor Akim, quien ha empeorado en todo lo que va de mes.

Me siento tan mal por saber que en cualquier momento él nos podría dejar, ha sido tan buen hombre que no quiero que muera, lo adoro un mundo y ha sido como un padre para mí, me aconseja, me ayuda con mis deberes y siempre está atento a lo que necesite. Salgo al jardín y me encuentro con ambos ahí, Akim está sentado tomando un té y Ava entregándole las píldoras que debe tomar a esta hora, yo tomo asiento en frente de él y le sonrío disimulando mi tristeza, él por su lado abre sus ojos al ver la sangre de la toalla que cubre mi mano.

—¿Qué te ha pasado?

—Me corte, pero no fue mucho ¿Ava crees que puedas limpiar la herida? —ella asiente de inmediato.

—Hija, debes tener mucho cuidado, no es una cortada pequeña, fue profunda. —hago gesto de dolor cuando ella limpia la herida.

—Sobreviviré. —digo.

—Abigail —pronuncia mi nombre de forma tan preocupante que ya me aterra lo que dirá—, hija, sabes que le hice una promesa a tu madre y la cumpliré aun cuando ya no esté con ustedes, no sé cuánto tiempo me quede de vida, has notado que mi salud no mejora para nada y que cada día estoy peor, quiero me prometas una cosa, solo en ti puedo confiar y saber que, si me voy, lo haré muy tranquilo. —mi corazón se oprime porque lo siento como si se estuviera despidiendo de mí.

—¿Qué está diciendo? Ahora es que le queda vida, señor Akim, esto es… una recaída de poco tiempo, verá que pronto volverá estar en pie. —miro hacia la puerta y allí se encuentra Vadim recostado del marco con sus brazos cruzados mirándonos.

—Puede que si, como puede que no, aun así, te quiero pedir algo. —asiento.

—Lo escucho.

—Sé que mi hijo te ha causado problemas… por eso me encargue de asegurar tu futuro, de esta casa no te vas hasta que termines tus estudios y consigas un trabajo estable, trabajo que ya tienes seguro para comenzar una vez que te gradúes, serás parte de mi empresa —abro mis ojos y miro a Vadim quien niega en desacuerdo, parece que él sabía ya de esto—. Mi promesa debe ser cumplida, te acogí como a esa hija que nunca tuve, espero al menos vivir para cuando tengas tu título universitario —no quiero llorar, no quiero hacerlo, no tengo que hacerlo, debo ser fuerte —. Ya más adelante sabrás lo que está a tu nombre, ahora lo que te quiero pedir es que, por favor, me prometas que jamás dejaras solo a Vadim, que aun cuando salgas de esta casa siempre cuidaras de él en mi ausencia, necesito que me prometas que harás lo que sea para… —se me acerca un poco más—, hacer que su corazón lata por ti del mismo que el tuyo late por él. —parpadeo al darme cuenta de que Akim sabe de lo que siento por él, la pregunta es ¿Vadim también lo sabrá?

Capítulo 02 “Como duele”

Abigail Miller

Armo mi bolso con la mente perdida en la promesa que le hice ayer al señor Akim, de lograr que su hijo me ame a mí del mismo modo que yo a él, y eso me tiene mal, porque soy consciente que no lo voy a lograr y que la promesa quedará en el aire. Ni siquiera sé cómo voy a cuidar de Vadim si él llega a morir, todos sabemos que Vadim no me quiere a su lado, si su padre llega a morir menos me querrá, diría que hasta me hará sentir culpable de su muerte, se sumergirá en la depresión y se volverá un ser más amargo de lo que ya lo es. No quiero ni imaginármelo, todo en esta casa se volverá oscuro y tenso, ya lo doy por hecho.

Limpio mis lágrimas y cuelgo en mi hombro el bolso, tomo de la mesa mi móvil y llaves del auto para irme a la universidad, salgo de la habitación y bajo las escaleras, apresurada, no desayunaré aquí en casa, hoy soy yo quien no tiene ganas de mirar a Vadim ni de soportar sus miradas de odio, quiero tener un día de paz donde no tenga que senti

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app