Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Mi Vecino Mafioso

  • 👁 514
  • 7.5
  • 💬 5

Annotation

Nicole López, una joven de 19 años que busca un nuevo comienzo tras la pérdida de su abuelo, decide mudarse a Madrid. Sin embargo, su vida da un giro inesperado cuando se instala en un modesto estudio. Allí se ve consumida por intensos sentimientos de ira y odio hacia su vecino de arriba, Edgar, un mafioso español relacionado con el capo más peligroso de la ciudad. A medida que pasan los días, el odio crece, pero también algo más profundo comienza a desarrollarse en el interior de Nicole. Juntos se enfrentarán a retos inimaginables, y el irresistible mafioso, conocido por su encanto y seducción, hará que Nicole, una joven de fuerte temperamento, se rinda a la ardiente pasión que surge entre ellos. Prepárate para sumergirte en un apasionante romance ambientado en el mundo de la mafia escolar, lleno de erotismo y emociones intensas. Embárcate en esta electrizante historia de deseo y redención.

1 Confrontación en la estación de autobuses.

PROLOGO

Yo vivía junto a mi abuelo paterno, Timóteo. Nuestra casa estaba en el campo de Madrid, un lugar muy tranquilo, solos la mayor parte del tiempo. Mis padres se fueron cuando yo era muy pequeño, así que el abuelo se hizo cargo de mí. Nunca tuve mucho contacto con el resto de la familia. Igual que él, que prefirió marcharse después de perder a su querida abuela Felicia.

Pero, verás, mi abuelo luchaba contra una terrible enfermedad pulmonar. Recibía tratamiento médico y tomaba muchos medicamentos, pero la situación no hacía más que empeorar cada día. Hasta que a finales del año pasado, cuando cumplí 18 años, nos dejó. Fue triste para todos, pero para mí fue como perderlo todo. Él era mi mundo, y fue devastador.

Después del funeral, volví a nuestra casa en el campo, pero ya no era lo mismo. Estaba sola, y eso me destrozó. Así que tomé una decisión: mudarme a otro lugar. Empezar una vida diferente, intentar hacer amigos y vivir de otra manera. Como la casa estaba a mi nombre según el testamento de mi abuelo, conseguí venderla por un buen precio.

Conservé los objetos que le eran preciosos con mucho cariño. Nunca he tenido muchos amigos, así que quizá sea bueno vivir solo. Sé que no estaré sola para siempre, puedo hacer amigos en el futuro. Elegí una universidad, me matriculé y encontré casa por Internet en una gran ciudad del estado de Madrid. Y ahora estoy en el autobús, rumbo allí. No tengo ni idea de lo que me depara el futuro, pero de alguna manera estoy emocionada.

1.En el autobús...

El autobús se detiene en la estación de autobuses. Y nada más bajar, me doy cuenta del ajetreo de la ciudad: la gente se mueve frenéticamente, chocando unos con otros. Es un lugar completamente diferente al lugar de donde vengo.

- Espero acostumbrarme pronto...

Pensando en voz alta, recojo mis maletas. Primero, tengo que ir al mostrador que está junto a la estación de autobuses. Donde me encuentro con una chica, la encargada. Al acercarme a ella, me recibe con una mirada de desprecio. Me mira de pies a cabeza y me ignora. No me considero especialmente "atractivo", al menos no tanto como podría pensarse...

Tengo el pelo rubio oscuro que me cae justo por debajo de los hombros y ojos marrones verdosos. No suelo maquillarme mucho, y mi estatura es de un metro cincuenta y cinco. Prefiero la ropa más discreta. Pero, ¿por qué la gente actúa así? ¿Por qué tratan a los demás con tanta superioridad? No soporto a la gente así, que se cree mejor que los demás. Después de que me ignoren, decido llamar a la encargada. No podía ignorarme eternamente.

- ¿Señora? - Pregunto, llamando su atención. Mientras sigue ignorándome, aparece otro empleado, esta vez un hombre joven, de unos veinte años, más o menos de mi edad.

Dirige una mirada confusa al otro empleado y me contesta.

- ¿En qué puedo ayudarle?

Me dice con la sonrisa habitual de los auxiliares. Sin mirarme siquiera, mientras juega con unos papeles en el mostrador.

- Necesito recoger mis maletas, ¿sabe?

Le digo, colocando el papel para retirar el equipaje delante de él. Por fin me mira y parece sorprendido.

- ¡Hola!

Vuelve a decir, pero esta vez me mira fijamente.

- Ah, hola... - Respondo confusa, sin entender por qué me mira tan sorprendido.

Debe de ser cosa de todos, uno más raro que el otro, pienso, conteniendo la risa. Me observa durante unos segundos y luego parece despertarse.

- Ah, ¡tus maletas! Acompáñame, te las traigo.

Dice con una sonrisa, ahora más sincera que antes. Sin embargo, en cuanto se levanta, el otro empleado se acerca al mostrador y le interrumpe.

- No hace falta que le traigas nada, solo sella el papel y devuélveselo... ¡Deja que coja sus propias maletas! Dice bruscamente, con la cara maquillada, un enorme escote y zapatos de tacón. Parece de la misma edad que el chico.

- Mira, Lili, deja de entrometerte...

Dice el chico, pero ella vuelve a interrumpirle.

- Esos paletos, que arreglen sus propios problemas...

Ahora sé que se llama Lilian o algo así, ya que Lili parece ser un apodo. Puede que sea guapa por fuera, pero por dentro es horrible.

- ¿Paletos? - Pregunto, seria y molesta.

No soy de pelearme, pero no voy a quedarme callada mientras hablan de mí delante de mí.

- Miren, solo quiero mis maletas, por favor, sellen el papel y dénmelas enseguida.

Digo tendiéndole la mano al chico, que sella el papel y me lo entrega. Lilian sigue refunfuñando.

- La gente del campo sois unos incultos. ¿Creéis que solo por tener una cara bonita podéis tratar así a la gente?

Ella sacude la cabeza y se mira las enormes uñas pintadas.

- ¿Qué? Si hay alguien maleducado aquí, ¡eres tú!

Contesto cada vez más impaciente, con la cara ya roja de ira. Casi me acerco y le doy una bofetada. ¡Qué atrevida, ¿quién se cree que es? Justo cuando estoy a punto de contestar al dependiente, el chico habla delante de mí.

- Ya basta, Lili, deja a la chica...

Dice, decepcionado por la actitud del otro empleado. En cuanto cojo el papel, doy media vuelta y me voy lo más rápido que puedo. Vuelvo al autobús para recoger mis maletas; solo eran dos, no he traído mucha ropa y consigo llevarlas yo sola. Aunque con un poco de dificultad. Al salir de la estación de autobuses, pido un taxi/Uber.

De camino al lugar donde iba a subir al autobús, unos cuatro jóvenes se ofrecen a ayudarme con las maletas. Incluso algunos guapos, pero yo estaba tan estresada que solo quería salir de allí, así que no les hago mucho caso. Llegué a la dirección de mi nueva casa, que había alquilado por Internet. Era completamente diferente a la de las fotos. Estaba súper asustada por el lugar, lleno de callejones y gente extraña a la vuelta de la esquina.

Tenía un miedo atroz a que me atracaran. Después de salir corriendo del Uber/taxi con las maletas hasta la puerta. El dueño del lugar me estaba esperando para entregarme las llaves. Era un kitnet en un edificio pequeño, en la planta baja y dos pisos más. Cada piso con un dormitorio, sala de estar, baño y una pequeña cocina con balcón. Alquilé el piso de la segunda planta.

Al entrar, veo a una pareja que sale de la puerta del piso de la planta baja. Me detengo inmediatamente y me arreglo el pelo, que está revuelto por el viento. Quiero causar una buena impresión a los vecinos. Me acerco y les digo: "Hola...", y me sonríen. Parecen buena gente, llevan alianzas, así que supongo que están casados y tienen más de treinta años.

- Hola, ¿es usted la nueva residente del segundo piso? - pregunta la señora, mientras intenta cerrar la puerta con dificultad. Me acerco y respondo.

- Sí, acabo de llegar... - Digo sonriendo, con la esperanza de llevarme bien con los vecinos, al fin y al cabo, son como una segunda familia, ¿no? La señora sigue intentando con la cerradura y comenta que aquí las cosas son de lo peor. Con cosas rotas y desorden en las calles, debido a la ausencia del dueño del lugar. Me da miedo vivir aquí, pero no sabré lo malo que es hasta que lo haya probado.

Me pregunta mi nombre y le digo que soy Nicole López, extendiendo la mano para saludarla.

- Me llamo Elizabeth, y este es mi marido Lucio. - responde ella, estrechándome la mano con una sonrisa. Lucio me pregunta si no soy una de esas chicas delincuentes que andan por la calle. Pero Elizabeth lo increpa. Comenta los problemas que hay con los jóvenes en la calle y me dice que tenga cuidado. Intento tranquilizarles diciéndoles que no soy ese tipo de persona. Que solamente quiero estudiar y graduarme pronto.

Parecen aliviados y bromean un poco. Realmente son gente acogedora y quiero conocer mejor a mis nuevos vecinos. Elizabeth y Lucio me advierten sobre el inquilino de arriba, que es un mafioso pervertido. No parece caerles bien. Aunque no entiendo muy bien lo que hace, decido no meterme en líos.

- No tienen por qué preocuparse. No voy a causar ningún problema, y no soy tan manipulable como la mayoría de estas chicas que se supone que vienen aquí. - Se lo aseguro. Prometen estar disponibles si necesito algo.

Tienen que irse y Lucio me entrega las llaves. Le doy las gracias y recojo mis maletas, empezando a subir las escaleras. Cada escalón parece hacer que las maletas pesen más. Suspiro y me doy cuenta de que tal vez debería haber subido de una en una. No puedo perder tiempo, tengo demasiadas cosas que organizar.

Tras un esfuerzo considerable, por fin llego a la puerta de mi kitnet.

- Amén. - exclamo, aliviada al ver que he llegado.

2 El vecino pervertido.

Cogí la llave y, para mi sorpresa, la cerradura era realmente difícil de abrir. Casi me estreso intentando forzarla. pero tras unas cuantas sacudidas en la puerta, por fin conseguí abrirla. Lentamente, abrí la puerta y apenas podía creer que este lugar sería mi nuevo hogar. Desde la entrada, podía ver el pequeño balcón que estaba conectado a la cocina. En el salón había dos sofás y una mesita baja.

Junto a la puerta había una estantería de madera, aparentemente vieja. Entré, cerré la puerta y dejé las mochilas en el suelo antes de salir al balcón y contemplar las vistas. No era la vista más espectacular, pero era increíble poder verlo todo desde allí. Había una plaza al lado del edificio, por lo que era ideal para observar los acontecimientos.

Pero cuando miré hacia abajo, pude ver el balcón del Sr. Lúcio y la Sra. Elizabeth. No estaban en casa, pero me sentí un poco expuesta. Como yo podía ver su balcón, los vecinos del piso de arriba también podían ver el mío. Levan

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app