Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

La Suplente de la Princesa

  • 👁 1.3K
  • 7.5
  • 💬 19

Annotation

"¡Tú no eres la princesa! ¿Quién eres?" Me sobresalté al oír a Tyler hablar con autoridad". "De qué está hablando, Majestad. En efecto, soy yo". Penélope miró a su padre en una silenciosa súplica de ayuda. "¡Tú no eres mi princesa!". Su tono de voz se volvió mortal. En el reino encantado de Thalassia, la joven huérfana Kayla se ve enredada en una trama sorprendente y emocionante. Enviada a un juicio con el rey a la edad de diez años, Kayla descubre que su apariencia es asombrosamente idéntica a la de la princesa Penélope. En lugar de condenarla, el rey tiene una idea insólita: contratar a Kayla como sombra de su hija real. Así, a la edad de 10 años, Kayla se inicia en un intenso entrenamiento para convertirse en la imagen perfecta de la princesa. Tiene que aprender cada detalle de la vida de Penélope, desde sus gustos y temores hasta sus pensamientos más íntimos. Ahora, a los 21 años, Kayla se ha convertido en la perfecta sustituta de la princesa, sabiendo actuar, hablar y comportarse como ella en cualquier situación. El destino depara sorpresas a ambas, ya que la princesa Penélope es considerada una posible novia para el misterioso príncipe Tyler, conocido por su frialdad y retraimiento. Temiendo por la seguridad de su hija, el rey toma una arriesgada decisión y envía a Kayla a conocer al príncipe en su lugar. Al llegar al castillo de Tyler, Kayla se encuentra con un hombre diferente a todas las historias que había oído sobre él. A medida que pasa más tiempo junto al príncipe, descubre un corazón herido y solitario, lejos de la imagen cruel que la gente pintaba de él.

La Carta

Thalassia, 1482

"Al Noble Reino de Thalassia,

Con saludos y respeto a vuestra majestuosa corte, les escribo humildemente en busca de una alianza que no solo unirá nuestros reinos, sino que también promoverá un futuro de prosperidad y armonía para ambos nuestros pueblos.

En medio de los desafíos y peligros que rodean nuestros mundos, es con gran convicción que busco encontrar una pareja de noble estirpe que comparta los mismos valores, aspiraciones y visión para nuestro futuro.

Creo firmemente que esta alianza, forjada por el compromiso, traerá innumerables beneficios para nuestros reinos. Con el propósito de hacer de este encuentro lo más justo y transparente posible, invito a todas las princesas solteras de Thalassia a reunirse en un gran baile en nuestro palacio, donde podremos conocernos personalmente y descubrir afinidades que trascenderán fronteras y sangre real.

Este evento será una celebración de unidad y una oportunidad para establecer un vínculo que trascenderá generaciones. Además del potencial para una sólida y duradera alianza entre nuestros reinos, la princesa elegida tendrá el privilegio de gobernar a mi lado, compartiendo la carga de las responsabilidades y las alegrías de liderar a nuestros pueblos. Juntos, podremos promover la paz, la justicia y la prosperidad en toda la tierra que gobernamos.

Nuestros reinos tienen mucho que ofrecerse mutuamente, desde nuestros recursos naturales hasta nuestra rica y diversa cultura. A través de esta unión, podremos fortalecer nuestras economías, expandir nuestras alianzas comerciales y fomentar el intercambio cultural que enriquecerá a nuestros pueblos.

Por lo tanto, hago esta solicitud con el corazón abierto y la esperanza de un futuro brillante para nuestros reinos. Invito a todas las princesas de Thalassia a considerar esta oportunidad de unirse a mí y al Reino de Kingswood para construir un futuro lleno de amor, comprensión y prosperidad.

Que la paz y la benevolencia guíen nuestros pasos mientras buscamos un nuevo capítulo en nuestras historias.

Con respeto y gratitud, Príncipe Tyler Harrington

Reino de Kingswood"

Hace tiempo, dejé de preocuparme por lo extraño que era vivir en ese enorme castillo. Todos me decían que debería estar agradecida por ser sacada de la oscuridad y llevada al esplendor de la realeza.

A los diez años, fui confundida con la princesa Penélope y llevada al castillo para que el rey decidiera mi destino. Pasé algunos días en las mazmorras, perdida en la desesperación por no comprender lo que estaba sucediendo. Era, como si no existiera para nadie allí, una sombra de mí misma.

Cuando finalmente recordaron mi existencia, estaba casi muriéndome de hambre y sed. Mi piel y huesos eran todo lo que quedaba, y mi voluntad de luchar por la vida ya no existía.

"Llévenla a la sala de baños y pidan al médico que evalúe si todavía es útil."

La voz que pronunció esas palabras permaneció anónima para mí, pero aun así, le agradecí mentalmente. Tal vez alguien recordaba que estaba allí, dentro de esos muros.

Pasé por un examen minucioso y estuve bajo el cuidado de algunas criadas durante cinco días, aprendiendo las habilidades necesarias para quedarme allí. Sin embargo, había algo que me diferenciaba de ellas.

Mi vestimenta.

Me vieron obligada a usar una túnica negra y una máscara que ocultaba mi rostro, dejando solo los ojos afuera. Decían que era demasiado repulsiva para ser vista, y cualquier intento de quitarme la máscara resultaría en muerte.

Los recuerdos de esa transformación se aclararon cuando finalmente conocí a la verdadera princesa Penélope. Estaba claro que no tenía ninguna similitud con ella, y entendí que era mejor esconderme en las sombras de mi túnica que ofender a la princesa con mi presencia.

A medida que me convertí en su criada personal, se me instruyó a absorber cada detalle sobre ella, incluyendo idiomas y habilidades. Se convirtió en mi tarea sentarme, vestirme y actuar como ella. Observaba las lecciones desde las sombras, esforzándome por no interferir en su educación, incluso si enfrentaba grandes desafíos.

De vez en cuando me interrogaban sobre mis conocimientos y cada vez que cometía un error, era castigada severamente.

Esos tiempos fueron fundamentales para dar forma a quién era.

La sombra de la princesa.

Ahora, a los veintiún años, mi mayor deseo es escapar de este castillo y de mis responsabilidades, pero al mismo tiempo, el miedo a lo desconocido me retiene aquí. Mi apariencia es un secreto guardado, y todos a mi alrededor me miran con aversión y desprecio.

Penélope dice que soy afortunada, pero realmente no comparto esa visión.

"¡KAYLA!!!!!" Me levanté del sillón, poniendo el libro que tenía en mis manos en la mesa cercana.

"¿Estoy aquí, Alteza?" La impresionante morena estaba sentada frente al tocador, seleccionando un collar para el almuerzo con su padre.

"Arregla mi cabello. No sé cuánto más, me llevará elegir un collar. Sé rápida. Tengo asuntos importantes que discutir con mi padre." Sus ojos marrones me observaron a través del espejo.

"Por supuesto, Su Alteza." Tomé el cepillo y lo pasé suavemente por su sedoso cabello, tan marrón como la tierra mojada. Siempre me impresionaba todo lo que esta chica tenía, incluso si ella misma parecía insatisfecha.

"Cuidado, criada, me estás lastimando." Se quejó, aunque las cerdas *p*n*s rozaban su cabello.

"Lo siento, Alteza." Continué cepillando su cabello, *p*n*s tocando las cerdas, esperando completar mi tarea.

Hice dos trenzas laterales y recogí la parte trasera en un moño, envolviéndolo con las trenzas. Después de adornarlo con algunas perlas, me alejé y observé mi sombrío reflejo en el espejo.

"Hmm, está aceptable." Se dio la vuelta hacia mí. "Necesitas aprender nuevas técnicas para realzar aún más mi belleza. Habrá cambios pronto por aquí." Asentí sin intentar descubrir más detalles. Los cambios siempre traían más cargas a mi vida.

Penélope se levantó y se dirigió a otro espejo, alisando el vestido rosa que llevaba puesto. Después de evaluarse desde todos los ángulos, se volvió a mí.

"Vamos, Kayla." Acepté con un gesto y la seguí a una distancia respetuosa.

Cuando entramos en la sala donde estaba el rey, una inmensa mesa estaba puesta para el almuerzo. Todos los mejores platos del reino estaban dispuestos allí, y se me hizo agua la boca al ver la comida.

Empujé la silla para la princesa y esperé a que me despidiera para quedarme cerca de la pared, atenta a cualquier necesidad.

"Entonces, papá, ¿qué tienes que decirme?" Noté que la princesa se inclinaba aún más hacia su padre.

"Bien, siempre supimos que este día llegaría, querida mía, y Kingswood nos ha presentado una propuesta." Mis ojos se abrieron de par en par, y vi a la princesa acercarse aún más.

"¿Qué propuesta?" Casi gritó.

"Quieren conocerte. Van a organizar un baile e invitar a las princesas más destacadas de los reinos vecinos, con miras a un posible matrimonio con el príncipe heredero."

"¿Princesas destacadas?" Vi cómo las manos de la princesa se cerraban en un gesto de enojo y frustración. "Soy más que una simple princesa destacada, papá. No hay nadie mejor que yo en todo el reino. ¿Cómo pueden tratarme así?" Sus puños golpearon la mesa, y el rey los sostuvo suavemente.

"No te conocen, querida. No tienen idea de la joya preciosa que están a punto de descubrir. Tan pronto como el príncipe te vea, no tendrá interés en ninguna otra."

Estas palabras parecieron calmar la creciente furia de la princesa.

"Tienes razón." Ella continuó comiendo algunos elementos de su plato y jugueteó con otros. Era un comportamiento que ya conocía bien. "¿Cuándo debo partir?" Comenzó a preguntar, y vi al rey acomodarse en su silla.

"Estoy esperando un informe sobre el príncipe para entender mejor qué debemos esperar. No pondré tu vida en peligro innecesario."

"¿Puede haber peligro?" El rey no respondió, simplemente me lanzó una mirada diferente antes de volver a mirar a su hija.

"No te preocupes, querida. Tengo todo bajo control. Uniremos nuestros reinos de la mejor manera posible."

La respuesta pareció calmar a la princesa, quien continuó comiendo antes de llamarme para que retirara su plato.

"Siéntete libre de disfrutar de lo que queda, Kayla." Mis ojos se fijaron en ella. "Sé que normalmente a los criados no se les permite disfrutar de las delicias que tenemos, pero seré generosa y te permitiré comer lo que queda de mi comida." Acepté la oferta. Cuando estaba de buen humor, ocasionalmente me permitía experimentar un poco del mundo de la realeza.

La Llamada

En esa noche fui despertada por uno de los soldados del castillo. El rey solicitaba mi presencia de inmediato.

Seguí al soldado casi corriendo por los pasillos del castillo y me detuve frente al rey en su sala de reuniones. Caminaba de un lado a otro con algunas hojas en la mano.

"Siéntate, Kayla", habló de manera seca e hice lo que él mandó. "Sabes que tu vida me pertenece, ¿verdad?" Asentí con la cabeza. "Te cuidé toda tu vida y ahora necesito que pagues por lo que hice." Me asusté con sus palabras duras.

"¿Pagar, majestad? ¿Pagar cómo?" Mis vellos estaban erizados y mi corazón latía rápidamente.

"Lee esto", él me entregó los papeles que sostenía de manera brusca.

Traté de sujetar las hojas para que no cayeran al suelo.

Mis ojos corrieron rápidamente por las líneas descritas allí, una tras otra, y sentía como si mi alma estuviera siendo arrojada al fuego.

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app