Alphanovel App

Best Romance Novels

La Princesa Del Diablo

La Princesa Del Diablo

  • 👁 2K
  • 9.6
  • 💬 64

Annotation

Un toque a mi puerta fue suficiente para cambiar mi vida Un extraño moribundo con la belleza del diablo dependía de mi para poder vivir. Nunca imagine que sería su ángel y tampoco creí que fuera el diablo en persona a quien terminaría amando contra viento y marea Esta es mi historia y como el mafioso mas peligroso del mundo termino en las manos de una simple doctora dispuesto a todo por estar a su lado.

Nuevo paciente

Un fuerte e implacable golpe en la puerta principal despertó a Amelia de su sueño. Ella gimió en su almohada. A regañadientes, se dio la vuelta para alcanzar su teléfono.Eran las 3:00 am.27 textos. 5 llamadas perdidas.Todo de un número desconocido.Dante. Mierda.Se olvidó de salir del modo silencioso antes de desmayarse en su habitación esa misma noche. Ella salió de la cama a trompicones y se puso la bata. Aún en un estupor somnoliento, se arrastró hacia la puerta principal. Miró por la mirilla. Dos caballeros de aspecto muy familiar de unos cuarenta años que acompañaban a un hombre más joven, de aspecto bastante desconocido, aparecieron a la vista.Era Dante y su alegre banda de cabrones.—Sólo un minuto— gritó.—Te tomó bastante tiempo atendernos— fue la respuesta ahogada desde el otro lado de la puerta.Amelia soltó un profundo suspiro mientras desabrochaba el protector de la cadena. Luego, abrió la protección y finalmente, llegó al perno deslizante.Ella sospechaba que estas insignificantes medidas serían inútiles contra el tipo de criminales contra los que estaba tratando de protegerse, pero las cerraduras le daban la ilusión de tener el control y creer en estos pequeños y patéticos engaños le ayudaban a dormir mejor por la noche.Su mano giró el pomo. La puerta se abrió. Los tres hombres de cabello oscuro se pararon frente a ella con trajes grises y negros.Bueno, dos de ellos estaban de pie.El tercer hombre estaba hundido entre ellos con los brazos colgando flácidamente sobre sus hombros, predijo que probablemente se habría caído al suelo si los otros dos no hubieran estado soportando su peso.La curiosidad la invadió, reconoció a Dante, por supuesto, y a su soldado de infantería desde hacía mucho tiempo, Mike, pero nunca antes había visto al tercer hombre. Dante rara vez traía extraños a su puerta.La mirada de Amelia se entrecerró y comenzó a evaluar el daño.Este extraño parecía estar semi-inconsciente pero aún respiraba. Había sangre rojo oscuro por todas partes en su bonito y caro traje. Bueno, había demasiada sangre para ser honesta. La tela empapada en carmesí parecía estar concentrada cerca de su abdomen. La fea mancha contrastaba marcadamente con el blanco crujiente de su camisa de vestir.Sus ojos se dirigieron a Dante.—¿Herida de cuchillo en el estómago?—Herida de bala— corrigió Dante con un gruñido.Maldijo en voz baja.—No puedo hacer una tomografía computarizada o rayos X en mi maldito apartamento. ¡Esto es un lugar de civiles por el amor de Dios! Tienes que llevarlo a un hospital—No quiere atención y no tenemos tiempo para ir a ningún otro lado. Ya parece medio muerto. Ahora eres su única esperanza— explicó Dante con brusquedad.—No puede morir, doctora— advirtió Mike—¿O si no qué? ¿Me matarás?— Amelia se burló en voz bajaSus amenazas ya no la perturbaban.Dante gruñó.—Si este bastardo no sobrevive, entonces no seremos los primeros en la fila para matarte. Solo tenlo en cuenta, es muy importante para la Cosa Nostra.Ella reconoció este término. Cosa nuestra. La mafia siciliana.Su expresión fría vaciló levemente.—Así que estamos tratando con la mafia siciliana, entiendo.—Deje que muera esta noche doctora, y sus hombres le meterán una bala entre esos bonitos ojos verdes suyos antes de que ninguno de nosotros pueda siquiera parpadear.Dante nunca la había amenazado de esa forma. Al menos, no en el sentido de que ella pudiera morir por la bala de otra persona que no sea la suya.—Muy bien, anotado. Tendré eso en cuenta, ahora tráelo adentro. Haré todo lo posible para mantenerlo con vida.Los tres hombres grandes entraron en su pequeño apartamento.Corrió a su armario en busca de la lona resistente que siempre guardaba para este tipo de cosas. Las manchas de sangre eran difíciles de limpiar. Extendió el extenso cuadrado de plástico azul por el suelo. Luego, sacó su colección de suministros quirúrgicos, equipo de primera línea que había "tomado prestado" del hospital a lo largo de los años o recibido como "donaciones" de Dante, nuevamente, para emergencias de vida o muerte como esta, que solía dejar en la puerta de su casa.Los dos hombres bajaron al herido sobre la lona como si estuvieran manipulando un pajarito. Nunca había visto a estos dos brutos tan ansiosos y cuidadosos con alguien. Trató de no dejar que sus nervios la sacudieran. Parecía que este tipo misterioso ejercía una influencia muy seria en el inframundo, lo que también significaba que cuanto menos supiera sobre él, mejor.Tomó una respiración profunda y temblorosa para ponerse en la zona profesional. El miedo no era una opción. No podía perderse en la interminable espiral de "qué pasaría si" o "Dios no lo quiera" Ahora no, jamas.Entonces, se puso unos guantes quirúrgicos y se puso a trabajar.Le cortó la ropa para inspeccionar el daño de cerca. Afortunadamente, la bala era visible a simple vista y podía extraerse sin ninguna cirugía mayor o invasiva. A juzgar por la poca profundidad de la herida superficial, con suerte, hubo un daño mínimo en sus órganos. Una señal prometedora. Por supuesto, sin una tomografía computarizada o rayos X, no podía estar segura. Con voz firme y clínica, se dirigió al hombre medio consciente:—Mi nombre es Amelia Ross. Soy cirujana de trauma en el Hospital de Nueva York. Estoy aquí para ayudarlo y necesitaré su cooperación si desea sobrevivir a la noche...Los ojos del hombre se abrieron parpadeando por un breve momento. Sus miradas se cruzaron. Su boca se abrió con sorpresa. Sus ojos eran de diferentes colores. El de la derecha era de color casi negro, como la obsidiana. El de la izquierda era gris azulado.—Angelo...— susurró.Ella hizo una mueca ante su lamentable estado.La piel de tono oliváceo del hombre se veía inquietantemente pálida, su respiración se volvía cada vez más laboriosa y la pérdida de sangre claramente lo estaba confundiendo y volviendo delirante.—No soy un ángel— murmuró Amelia mientras agarraba su bisturí y sus fórceps— Y probablemente pensarás en mí como el diablo cuando terminemos aquí. Una advertencia, amigo mío, no tengo cualquier anestesia disponible en este momento, así que esta mierda va a doler como el infierno... El hombre cerró los ojos como resignado.Respondió en un inglés con mucho acento:—Hazlo peor, no me importa angelo.Durante toda una hora angustiosa y desgarradora, Dante y Mike sujetaron al hombre de ojos marrones y grises mientras procedía a retirar la bala de su cuerpo con la habilidad y precisión de una máquina. Le dio al pobre tipo una toalla para que la mordiera durante la experiencia infernal.Para el crédito del extraño, apenas se movió o se retorció durante la operación y solo lanzó algunos gruñidos y gemidos enérgicos mientras ella desinfectaba el área, descendía sobre su herida, desinfectaba el área nuevamente y lo suturaba.Cuando terminó lo peor de su trabajo, transmitió en tono recortado:—Tendremos que estar atentos a las infecciones. Le daré algunos antibióticos y analgésicos lo antes posible. Ustedes me tomaron por sorpresa esta noche, no he tenido la oportunidad de reabastecerme. Y él necesita una vacuna contra el tétanos.En este punto, solo estaba conversando con Dante y Mike. El hombre se había desmayado, ya fuera de dolor o de fatiga, pero sus signos vitales estaban estables.—¿Salimos del peligro ahora?— Dante exigió con ansiedad.—Es lo más probable— respondió ella.Mike preguntó:— ¿Cuánto tiempo debe pasar hasta que se recupere?—Debería estar en reposo en cama durante, al menos, unos días. Después, no permitan que se dedique a ningún tipo de actividad de moderada a extenuante durante un mínimo de dos semanas.En ese momento, el teléfono de Dante comenzó a sonar. Lo sacó del bolsillo, echó un vistazo a la pantalla y maldijo en voz alta.—¡Mierda! Tengo que aceptar esto— Entró a la otra habitación y regresó un minuto después con una expresión atronadora en su rostro.— ¡Código rojo, Mike! El jefe nos necesita.Las pobladas cejas de Mike se alzaron.—¿Nos vamos ahora?Dante asintió secamente.—Sí y debemos irnos ya.Los ojos redondos de Mike se lanzaron hacia el hombre que yacía en el suelo de la sala de Amelia que seguía inconsciente.—¿Qué pasa con Sal...?—Cuidado, idiota— ladró Dante en tono de advertencia e interrumpiendo su oración.—Cierto— gruñó Mike.Dante se volvió hacia Amelia.—Nos vamos ahora Amelia. ¿Puedes vigilar a este tipo por nosotros?Ella reprimió un ceño fruncido. Esta no era la primera vez que dejaba a un paciente a su cargo durante la noche. A ella no le gustaba que él hiciera cosas como esta, odiaba que la obligaran a abrir su casa a estos criminales empedernidos día tras día.De acuerdo, la mayoría de las veces los pacientes que Dante dejó a su cuidado estaban demasiado heridos para intentar algo divertido, pero aún así era aterrador compartir un espacio con alguien que no lo pensaría dos veces antes de asesinarla o violarla en un momento sin siquiera avisar.Ella suspiró, no habia nada que pudiera hacer al respecto de todas formas.—¿Por cuanto tiempo?—Unos días, tomalo o dejalo— respondió Dante.Sus nervios se contrajeron con inquietud.—¿Unos días, dices?—Como dijiste, nuestro hombre necesita reposo en cama, ¿verdad?— señaló Mike—Si exacto.—Entonces no se preocupe, volveremos para ver cómo está periódicamente—Y cuida bien de él, o de lo contrario, ya sabes— termino de decir Dante.—¿Yo muero?— dijo con una ceja arqueada.Dante se rió sombríamente.—Esa es mi chica. Ya sabes cómo funciona esta mierda a estas alturas del partido.—Nos vemos, doctora— chilló MikeElla les hizo señas para que se fueran.— Si, como sea. Adiós.Los dos hombres mayores se apresuraron a salir y, una vez que la puerta principal se cerró con un clic, estaba sola en su apartamento con un completo desconocido.

Entre menos sepa, mejor

En realidad, si lo pensaba bien, no era un completo extraño.Gracias al error anterior de Mike, sabía que su nombre comenzaba con "Sal" y al parecer era un personaje importante para la mafia siciliana.¿Quizas su nombre era Salvatore?Frunció el ceño y rápidamente hizo a un lado este pensamiento. Una vez más, cuanto menos supiera de él, mejor.El hombre empezó a moverse y ella se tensó. Ahora que su vida ya no estaba en peligro, lo vio no como su paciente sino como un hombre por primera vez esa noche.¿O era por la mañana?Ella ya no lo sabía. En su estado de privación de sueño y cargada de adrenalina, su mente se sentía bastante desconectada y desorientada de la realidad.Aun así, en contra de su mejor juicio, se encontró mirando furtivamente al hombre. No parecía ni joven ni viejo, estaba en algún lugar de treinta años y era muy guapo. Cabello negro. Estructura larga, delgada y musculosa. Algunos tatuajes.

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app