Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La Obsesión Del Mafioso Multimillonario

  • 👁 873
  • 9.1
  • 💬 17

Annotation

_Quizá el amor no sea tan fácil como parece..._ El padre de Ariel era un deudor y un jugador. Tras su repentina muerte, su hija, Ariel, fue perseguida y capturada por uno de los despiadados señores de la mafia de Las Vegas: Lorenzo Smith. Al no poder pagar las deudas de su padre, Lorenzo la esclavizó y la obligó a convertirse en su amante. Ariel se vio envuelta en un torbellino mientras Lorenzo luchaba contra su propia oscuridad y confusión interior. Sin embargo, su corazón la traicionó al no poder evitar enamorarse exuberantemente de él. ¿Qué ocurrirá cuando Ariel empiece a descubrir secretos sobre el pasado de su amante? ¿Hará Lorenzo los sacrificios necesarios para proteger su amor?

CAPÍTULO 1

Una sensación de ardor se extendió por el pecho de Ariel cuando su pie golpeó el suelo sucesivamente. Tosió dolorosamente, pero no se atrevió a detenerse ni a mirar atrás. Hacía unos minutos que había arrancado a toda velocidad tras escapar de las garras de unos desconocidos que la habían apresado. Pensó que había escapado hasta que volvió a verlos detrás de ella. Venían a por ella. Sin pensarlo, corrió hacia una multitud de gente pensando que así disuadiría a sus perseguidores, pero se equivocó. La multitud impedía su velocidad y sus perseguidores eran implacables, se estaban acercando. Al girar bruscamente, se metió en una calle menos transitada y, sin mirar atrás, siguió corriendo. Uno de sus perseguidores se adelantó a los demás y, cuando estaba a pocos pasos de ella, la golpeó con un palo romo por detrás. Ariel lanzó un grito, sus piernas flaquearon y se detuvo en seco. Se tambaleó tratando de recuperar el equilibrio. Le goteaba sangre de la herida de la nuca y levantó la mano para palparla. La vista se le nubló y sacudió la cabeza con fuerza, tratando de mantener la concentración. Sus ojos se agitaron rápida y lentamente. La oscuridad se apoderó de ella y sus ojos se cerraron. Empezó a caer. Unos fuertes brazos la agarraron bruscamente mientras sus rodillas golpeaban el suelo. —¡Qué dolor en el c*l*!— Dijo uno de los tipos y golpeó su cuerpo inconsciente. La volteó sobre sus hombros haciendo que sus brazos y piernas colgaran mientras la llevaba hacia un sedán negro. El coche avanzó hacia ellos y se detuvo en seco. Ariel fue arrojada al interior del coche y éste aceleró en la polvorienta carretera, abucheando su cuerpo aquí y allá. ~~~~~~~~~~~~~ Los ojos de Ariel se abrieron lentamente. Se llevó la mano a la nuca, que le dolía mucho. Había una herida y estaba húmeda. Se llevó las manos a los ojos, pero no veía nada, la habitación estaba completamente a oscuras. Le dolía mucho la cabeza y los músculos. Intentó incorporarse con un gruñido. Poco a poco, los acontecimientos de las horas anteriores se agolparon en su cabeza y se dio cuenta de que estaba bajo la custodia de sus perseguidores. Se levantó de la cama de un salto, pero gimió de dolor cuando sus pies tocaron el suelo. Le dolían las rodillas y los pies. Apoyó la mano en la cama e intentó recuperar el equilibrio. La habitación estaba a oscuras y no veía nada. Anduvo a tientas por la habitación y maldijo en voz baja. Cuando abrió la boca para hablar, una fría voz de barítono retumbó en sus oídos. —Veo que has vuelto en sí—, resonó la voz en la habitación casi vacía. —¿Quién eres? Ariel gritó, pero se sujetó la cabeza mientras un dolor insoportable la atravesaba.Se oyó un clic y se encendieron las bombillas. Ariel se asustó al ver su mano ensangrentada. Se dio cuenta de que le sangraba la cabeza. —¿¡Quién eres!? ¿Qué querías de mí?— Preguntó asustada y se lanzó hacia delante. Extendió la mano para tirar de la manga del hombre que estaba junto a su cama, pero justo cuando la punta de sus dedos tocó el dobladillo de la manga, se advirtió a sí misma y retrocedió temblorosamente. Lentamente, la figura solitaria se volvió hacia ella. Ariel respiró entrecortadamente. Apretó los dedos con fuerza mientras contemplaba al hombre que se revelaba ante ella. Era alto y larguirucho. Sus ojos eran como estanques de mar azul, brillaban intensamente de un modo que hizo que Ariel los viera más largos de lo que pretendía. Sus mandíbulas estaban perfectamente cinceladas para adaptarse a sus mejillas almendradas. Sus labios eran finos y rosados, dando a su rostro la forma y el color perfectos. El esmoquin del hombre crujió al meter las manos en los bolsillos de sus pantalones, haciendo que Ariel diera un respingo. Cerró la boca y se tambaleó hacia atrás mientras un escalofrío le recorría la espalda. A pesar de los rasgos finos del hombre, sus ojos y su postura denotaban peligro. —Después de todo me tenía encerrada, debe de ser un hombre peligroso—, se dijo a sí misma con cautela. —¿Quién es usted y por qué me ha encerrado?—. Preguntó, mostrando una fachada audaz. —¿Dónde está mi dinero? —preguntó el hombre con frialdad. —¿Qué? ¿El dinero? Debe de haberse equivocado de persona. No le debo nada a nadie—. Ariel escupió y el hombre rió entre dientes. —Parece que no te has enterado... Tu padre me debe una gran suma de dinero. Como está muerto... acepta mi pésame, pero tendrás que pagar en su lugar—, respondió con aire despreocupado. —¿Cómo esperas que pague si no sé nada de eso?—, se mofó Ariel y su captor se rió. —Parece que tienes la boca afilada—, dijo y dio unos golpecitos con los dedos. De repente, la puerta se abrió de golpe. Tres hombres de aspecto rudo entraron arrastrando a alguien con ellos. Ariel gritó horrorizada cuando su mirada se posó en la mujer que estaba detrás de ellos, era su niñera. —¡Niñera!— Ella entró en pánico. —¡No la metas en esto!— Se lanzó hacia delante, pero uno de los hombres la detuvo, sujetándola. —Tráeme el expediente—, ordenó Lorenzo y se dirigió al único asiento de la sala. Uno de sus hombres sacó un expediente y lo abrió ante él. Cruzó las piernas perezosamente mientras buscaba los detalles de la deuda del padre de Ariel. —Resulta que tu padre me debe millones de dólares y ya no existe. Yo no bromeo con mi dinero... Tú tienes que pagar en su lugar—, dijo Lorenzo como si estuviera cantando su canción favorita. —Parece que estás bien versado en esto. Los de tu calaña despojan a la gente de su dinero duramente ganado. No pienso pagar ni un céntimo—. escupió Ariel y el tipo que la sujetaba le dio un golpe en la cara.—¿¡Qué derecho tenías a secuestrarme!? No voy a...—, balbuceó, pero se detuvo cuando un fuerte disparo sacudió la habitación. Ariel se asustó y comprobó que su cuerpo estaba entero. Temblorosa, abrió los ojos y miró a su alrededor. Sus ojos brillaron de horror cuando su niñera gritó. La sangre manaba del agujero de su pierna y Ariel se estremeció al verla retorcerse de dolor. —¡No! ¡Nanny!— Ariel chilló y trató de liberarse, pero la sujetaron. —¡Pagaré! Pagaré por todo. Por favor, perdónala... Ella no sabe nada—, cayó de rodillas, temblando.

CAPÍTULO 2

Lorenzo soltó una carcajada burlona. Se rió mucho mientras se ponía en pie. Curvando el dedo anular hacia arriba, hizo una señal al tipo que sujetaba a Ariel. El tipo arrastró a Ariel hacia arriba y la hizo ponerse de pie. Ariel seguía temblando, apenas podía mantenerse en pie. —Por favor, por favor...— murmuró repetidamente, haciendo nudos y evitando la mirada de Lorenzo. Lorenzo se acercó a ella. Le inclinó la barbilla bruscamente, obligándola a mirarle. —¿Me vas a pagar?— Preguntó con una sonrisa ladeada. Ariel asintió vigorosamente pero Lorenzo le sujetó la barbilla con fuerza haciéndola parar. —Deja de actuar, no tienes ni un centavo para pagar. Tu padre vendió todo lo que tiene, ¡incluida tú!—. Dijo fríamente con el ceño fruncido. Le arrancó bruscamente la barbilla y le dio la espalda. —Conviértete en mi amante y cancelaré tu deuda—. Dijo con calma. Ariel parpadeó

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app