Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

Giuseppe

  • 👁 8K
  • 7.5
  • 💬 92

Annotation

Después de perder a su padre en un enfrentamiento con enemigos, Francesca se encuentra sola de nuevo en el mundo y bajo el cuidado de su padrino, el consigliere de la mafia italiana. Su padre hizo todo lo posible para mantenerla alejada de los negocios, pero ahora no tiene alternativa. Francesca será blanco de poderosos enemigos y las amenazas serán constantes, alimentando aún más su deseo de venganza por la muerte de su padre. Viviendo en la mafia italiana, Francesca tendrá que lidiar con el odio de uno de los hombres más poderosos de la mafia, Giuseppe, el hijo del Don, con quien descubrirá que el odio puede ir de la mano del amor.

Uno

Francesca Gallareto

Vi las marcas de mis dedos en el cristal en cuanto los aparté de él, llevaba allí de pie un buen puñado de minutos, observando toda la vista de la ciudad que nos ofrecía nuestro ático. El sonido de las conversaciones que fluían en el salón detrás de mí era como si me hubiera amortiguado mientras mis pensamientos volaban y sólo ahora parecían volver al lugar.

Sabía que estábamos metidos en un buen lío, y prueba de ello era la forma en que mi padre se dirigía a sus hombres, gritando a cada uno de los que tenían coraje de dirigirse a él. No es que fuera algo inusual en nuestras vidas, dado que es miembro de una de las mayores organizaciones criminales de Italia.

- Ya se han enterado de que han robado las joyas y también saben que fuimos nosotros quienes las robamos- advierte uno de los hombres.

- Ya se les pasará- dice mi padre con pereza.

- "Es una joya de más de quinientos años- replica el hombre -el collar vale al menos 180 millones de dólares".

- "Claro que lo vale, si no, no lo habríamos robado.

- Lo que quiero decir es que nunca lo dejarán pasar, harán lo que sea para recuperar la joya".

- "Que vengan", dice impaciente mi padre, extendiendo los brazos. "Estaremos aquí esperándoles, ¿qué pueden hacer? Son unos malditos ingleses", se mofa, y el hombre parece renunciar a intentar convencerle.

- "Tenemos que volver a Sicilia, don Rossetti ya nos está esperando", dice y esta vez mi padre asiente, moviendo la cabeza de tal manera.

- "Francesca, tenemos que irnos", me advierte, deteniéndose a mi lado y yo no desvío la mirada del cristal de la ventana.

- "¿Cuántas veces nos hemos escapado este mes? He perdido la cuenta, ¿diez?", pregunto con sarcasmo.

- "No es momento para eso.

- "Nunca es momento para nada, ¿verdad? Sólo tenemos tiempo para huir y huir", digo, y en cuanto me giro para mirarle, me encuentro con su mirada regañona, que suele bastar para hacerme callar.

- "Ve a empacar tus cosas", ordena y yo simplemente me giro para obedecer, no me quedaría ahí enfrentando al gran Luigi Galaretto, no, sabía que esta sería una batalla perdida.

Por mucho que mi padre intentara mantenerme alejada de sus negocios, era imposible que eso ocurriera y siempre acababa involucrada en todo lo que él hacía, no porque participara en sus acciones, sino porque todo lo que él hacía yo también acababa saboreando los resultados, ya fuera disfrutándolos o sufriendo las consecuencias causadas.

No podría decir que no vivía bien, podía tener absolutamente todo lo que quería, quiero decir casi todo. A veces deseaba tener una vida normal, o al menos un poco de paz, no tener que viajar de un sitio a otro, no estar siempre huyendo. Pero eso era mucho pedir teniendo en cuenta la vida que llevaba mi padre y la que llevaba yo.

Estábamos los dos solos en el mundo, mi madre murió al nacer yo y desde entonces éramos los dos contra el mundo y eso me bastaba. No podía quejarme de él, porque a pesar de todo siempre se había esforzado por ser el mejor padre posible.

En eso intentaba pensar siempre que me enfadaba con él, y en eso pensaba ahora mientras arrojaba toda mi ropa de forma desordenada en la maleta que había sobre la cama. Oí los pasos de alguien que se acercaba y no tuve que mirar atrás para saber que era mi padre, nadie más se atrevería a entrar en mi habitación.

- "No te enfades conmigo- me pide mientras se detiene a mi lado, "ya sabías que no nos quedaríamos aquí mucho tiempo".

- No estoy enfadada, sólo estoy cansada, de tanta inestabilidad.

- Lo sé, cariño. Y sabes que la única forma de que esto no ocurra es que estemos lejos el uno del otro y eso no lo soporto, sabes que puedo soportar cualquier tipo de tortura, menos tener a mi bambina lejos de mí- Dice abriendo los brazos y no me lo pienso dos veces antes de hundirme en su abrazo, separándome a los pocos segundos.

- Señor- uno de los hombres se acerca a la puerta de mi habitación, llamando a mi padre y ambos nos giramos hacia él, "-Ya vienen, los ingleses han conseguido encontrarnos. Tenemos que irnos- advierte y mi padre asiente, volviéndose de nuevo hacia mí.

- Recuerda, eres la mayor joya de mi vida. Y no lo olvides nunca, todos os nuestros secretos hay que llevárselos a la tumba- Repite su típica frase, y es en ese momento cuando oímos un estruendo, procedente de la habitación, seguido del sonido de disparos, lo que hace que mi padre entre en acción y no pierda tiempo en sacar su pistola de la funda. -Quedate aquí- Ordena antes de salir de la habitación.

El ruido de los disparos no hace más que aumentar cada vez más, acompañado del sonido de cosas rompiéndose y cuerpos chocando contra algo y yo intento obedecer a mi padre y quedarme allí en la habitación hasta que todo pase, como siempre solía ser. El problema es que esta vez había algo raro, no veía a ninguno de los hombres de mi padre, que siempre solía haber alguno para protegerme, no veía a nadie.

Los disparos parecían incesantes, y aunque sabía que seguían produciéndose, salí de mi habitación, necesitaba saber si mi padre estaba bien. Los regueros de sangre manchaban el suelo por todas partes, así como los cuerpos caídos sin vida que yacían alrededor, cuerpos con las caras conocidas, de los hombres que trabajaban con mi padre.

Fue al llegar a la habitación cuando vi lo peor, allí se había producido una auténtica carnicería, dejando a todos muertos, y mi padre era uno de ellos. Ignoré por completo la presencia de los hombres armados que allí se encontraban cuando vi su cuerpo, y mis rodillas cedieron, palpé el suelo.

Uno de los hombres parecía divertido con lo que veía, y tenía una sonrisa satisfecha mientras apuntaba a mi cabeza con su pistola y se disponía a disparar. Lo habría hecho, si una bala no le hubiera atravesado la cabeza segundos antes, quitándole la vida allí mismo y haciendo que su cuerpo cayera al suelo, dándome espacio para ver al responsable de su muerte allí mismo, detrás de él. Todo parecía una pesadilla, aún estaba arrodillado cuando volví a apartar la mirada y me di cuenta de que no me equivocaba, mi padre realmente estaba muerto. Fue la última escena que vi antes de que la oscuridad me invadiera y sintiera mi cuerpo estrellarse contra el suelo, todo se había apagado

Dos

Giuseppe Rossetti

Los rayos del sol que pasan por el hueco de la cortina me molestan en los ojos y me hacen despertar, sólo entonces me doy cuenta de que había dormido más de lo habitual y ya era tarde. Me levanto y me meto en la ducha, ya estaba sin ropa por lo de anoche, me había acompañado una de las criadas de la casa en mi cama, pero como siempre sólo fue una noche y nunca dormí al lado de ninguna de ellas.

Nada más bajar veo a mi padre sentado en su sillón, no tenía muy buen aspecto y seguramente se debía a lo que fuera que su mano derecha, Matteo, le estuviera diciendo al oído. Su atención se vuelve hacia mí en cuanto me ve y ya puedo ver la irritación en su rostro y sabía por qué, aun así intento pasar desapercibido para Don Vito Rossetti y simplemente camino recto intentando salir de allí, pero me detengo al oír su voz.

- "Giuseppe", me llama y me giro, viéndole levantarse y venir hacia mí.

- "Sé lo que me vas a d

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app