Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

El amor prohibido del Mafioso

  • 👁 1.4K
  • 7.5
  • 💬 23

Annotation

Soy Iván Santoro, el dueño de mi vida. Lo que quiero, lo tengo; cuando quiero, lo tengo; y donde quiero, lo tengo. Las mujeres son para mí un instrumento de negociación, algo desechable y sin valor. El amor... esa palabra no existe en mi vocabulario. La única palabra que conozco es poder y obsesión; ese es mi lema. Hasta que ella apareció y todo se fue al infierno. Su belleza, sus labios y esa inocencia que me cautivó, una fruta prohibida que tuve que poseer y corromper. En mi mundo, nada es puro; todos tienen dos caras y ella no será la excepción. Pero, por ahora, será mía y de nadie más. Iván es el hijo de un famoso mafioso, pero su padre nunca lo quiso, y su abuelo se encargó de él, convirtiéndolo en un auténtico monstruo, temible y poderoso. Nunca le importó tener una mujer en su vida; las usa como moneda de cambio, una diferente cada noche, para satisfacer sus necesidades más oscuras, hasta que conoce a Rafaela, una joven inocente y atractiva que llama su atención. Pretende conquistarla y hacerla suya.

Chapter 1

Rafaela Parra es mi nombre soy hija única, mis padres Alberto y Lucia Parra son la perfección del amor en una pareja y unos padres amorosos, no puedo quejarme, sin embargo sobreprotectores y como la hija rebelde que soy, decidí mudarme.

Mi padre es un Capo de la mafia mexicana, una de las más importantes en América, la cual heredare yo en un futuro, como única heredera, pero nunca he querido ser parte de esa vida.

Por eso elegir una universidad no fue tan difícil, mi mente siempre estuvo fija en una de las mejores, La universidad de Colombia y en unos días, estaré iniciando mi semestre y estoy muy emocionada.

Joven, heredera de una gran fortuna, prácticamente millonaria a mi corta edad, rebelde y guapa, la única meta en mi mente es disfrutar la vida.

Pero extrañare a mi mejor amigo a Fernando, quien es hijo de los mejores amigos de mis padres, quienes son mis padrinos tía Silvia y tío Teodoro, Fernando siempre ha estado a mi lado desde pequeños éramos inseparables.

El estará estudiando en la universidad de Medellín, pero prometió visitarme en Colombia en la primera oportunidad que tenga, además estaremos platicando por videollamada, este año será diferente puedo ver mi libertar en el horizonte más cercano.

“Rafaela recuerda que prometiste avisarnos en cuanto el avión aterrice” dijo mi madre.

“mama no soy una niña, te prometo que en cuanto llegue a mi campus y me establezca te avisare” le dije sonriéndole, a pesar de que tengo 18 años, para ella sigo siendo una niña de 6.

“Todavía puedes cambiar de opinión, no tengo ningún problema en pagar la cuota de la UNAM, conozco gente importante que me haría un favor, sin ningún problema” dijo mi padre como siempre tratando, de que cambiara mi decisión.

“Papa ya habíamos hablado de esto y me prometiste que respetarías mi decisión” dije mirándolo con mis ojitos de niña consentida.

“Alberto, recuerda que también estará Fernando a unos cuantos kilómetros, no va a estar sola” dijo mama.

“En que no entiendo porque tienes que irte tan lejos, cuando aquí tenemos excelentes universidades “dijo papa.

“Alberto no intentes convencerla, sabes que cuando ella se propone algo, no hay manera de hacerla cambiar de opinión” dijo mama “mi amor, no te preocupes, ayer hable con Silvia, ella y Teodoro también están en la misma situación con Fernando” dijo mama resignada.

“Sera muy difícil para los 4 el no estar cerca de ti y de Fernando, estamos tan acostumbrados a ustedes, que de repente no tenerlos, será muy triste y aburrido”.

“Mama, aprovéchenlo esta será como una oportunidad de reencontrarse como pareja, no crean que no escucho por las noches esos ruidos que vienen de sus cuarto, que dudo mucho sea la televisión” dije mirándolos.

“¡Rafaela!” dijo Alberto.

“Que te puedo decir, no logro quitarme de encima a tu padre” dijo mama con una sonrisa pícara.

“!Lucia!” dijo Alberto, cubriéndose el rostro con su mano.

“No sé porque me sorprende, son madre e hija y si en algo se parecen, es en decir lo que piensan sin filtro alguno” dijo papa.

“Pero me vas a extrañar papa, admítelo no puedes estar sin mí, pero recuerda que debes ver los partidos de futbol con tío Teodoro, ya no estaré aquí, pero prometo que cuando vaya al estadio te mandare fotografías” dije sonriéndole y le di un beso en la mejilla.

“Es un trato Rafaela” dijo papa abrasándome.

“Todo listo en el carro, deberíamos irnos al aeropuerto Silvia y Teodoro ya están allá esperándonos con Fernando, no queremos que pierdan el vuelo” dijo mama.

Mi tío Teodoro tiene una casa en Colombia, Fernando y yo viajaremos en el mismo avión, después Fernando ira a la casa que mis tíos tienen en Colombia y se ira a Medellín en su auto, fue el plan perfecto para poder pasar más tiempo juntos y aprovechar nuestro primer viaje solos.

Llegando al aeropuerto vi a Fernando esperándome juntos a mis tío, “Querida te vamos a extrañar tanto, estas segura que aun quieren irse a Colombia” dijo tía Silvia.

“Mama puedes parar que intentar convencernos, ya tenemos los boletos reservados” dijo Fernando mirándola.

“Fernando sabes que tu mama no dejara que querer convencerlos, hasta que estén dentro de ese avión” dijo tío Teodoro.

“Silvia ya intenté todo, así que mejor les deseamos lo mejor y quizá más adelante podamos ir a visitarlos” dijo mama sonriéndole a tía Silvia.

“Mama lo prometiste, papa tienen que darnos espacio por favor, estaremos bien” les dije sonriendo.

“Está bien, no puedo creer lo que voy a decir pero, estos muchachos saben lo que hacen, si de algo estoy orgulloso es de los hemos educado bien, no tenemos de que preocuparnos, así que vamos a despedirnos que deben tomar el vuelo” dijo papa.

“Gracias, te prometo que estaremos bien, te quiero papa” le dijo abrazándolo y con una sonrisa de lado a lado.

“Espero no arrepentirme de haber tomado esta decisión, Rafaela espero que sepas lo que estás haciendo y que te diviertas pequeña, no dudes llamarme si necesitas algo” dijo papa sonriéndome y besando mi frente.

“Lo se papa, estaré bien lo prometo”.

“Te adoro cuídate mucho, siempre ten precaución, no andes sola en las noches recuerda que…” dijo mama, cuando la interrumpí y no deje que terminara la frase.

“mama no te preocupes, se defenderme muy bien, clases de kick boxing recuerdas” le dije sonriendo y la abracé.

“Adiós mama, trata de no preocuparte estaremos bien” dijo Fernando.

“Como si eso fuera posible, te amo hijo, cuídense y avísame en cuanto llegues a Medellin, o iré personalmente a visitarte” dijo tía Silvia.

“Ya mujer déjalo ir o perderá su vuelo, Fernando cuídate, hijo, y cuida de Rafaela” dijo tío Teodoro.

“Claro papa, ni siquiera tienes que pedírmelo, la cuidare” dijo Fernando.

“Vuelo numero 625 directo a Colombia, favor de abordar por la puerta 10” dijo el altavoz del aeropuerto.

“Es nuestro vuelo debemos irnos Fernando” dije mirándole.

“Los queremos, les avisaremos en cuanto lleguemos “dijo Fernando.

Nos despedimos de nuestros padres y abordamos el avión rumbo a Colombia, a vivir una nueva etapa de nuestras vidas.

“Cuando lleguemos a Colombia, tomaremos un taxi para mi casa, necesito recoger mi auto y después te llevare a tu campus, para ayudarte a instalarte” dijo Fernando.

“No puedo creerlo Fernando, por fin soy libre una nueva vida me espera, estoy tan emocionada espere tanto por esto y el día llego” el dije sin poder ocultar mi alegría.

“Rafaela, recuerda que me prometiste llevar las cosas con calma, no estaré a tu lado para cuidarte así que confió en ti y cualquier cosa, prométeme que me vas a llamar, Medellín está cerca y puedo venir en cualquier momento” me dice con su rostro de seriedad que le caracteriza.

Chapter 2

Levanto mi mano en posición de juramento, “Té lo prometo” le digo y el avión despega, no puedo esperar a vivir mi vida en Colombia, a la aventura.

“Si abuelo, ya estoy en el penhouse, ya te dije que no necesito quedarme en una habitación de la universidad, sabes que me gusta tener mi privacidad y además aquí estaré más cómodo” le dije.

“Está bien Iván, ya no te insistiré pero si necesitas algo más, no dudes en avisarme, ya sé que me dirás que no me preocupe, sé que eres independiente y maduro, pero aun así, eres mi nieto y te quiero hijo, cuídate y estamos en contacto” me dijo mi abuelo y colgó al llamada.

De vuelta en Colombia, mi nombre es Iván Santoro, mi padre fue Mario Santoro y mi madre Rebeca Del Rio, mi padre murió antes de que yo naciera y mi madre se mudó a Colombia, gracias a la insistencia de mi abuelo, que le prometió hacerse cargo de mi cuando naciera.

Mi abuelo dice que me parezco mucho a mi papa, cabello negro muy osc

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app