Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Exclusive

DESEO DE CONTROLARLA

  • 👁 7.6K
  • 9.1
  • 💬 317

Annotation

Él era el Dom más estricto, le encanta controlar a las mujeres y ella era un pájaro libre, no le gustaba ser controlada por nadie. A él le gustaba el BDSM y ella lo odiaba. Él estaba buscando una sumisa desafiante y ella era perfecta para él, pero ella no estaba dispuesta a aceptar su oferta, pues vivía su vida sin reglas ni normas. Quería volar alto como un pájaro libre sin limitaciones. Él tenía un deseo ardiente de controlarla porque era su elección perfecta, pero ella era un hueso duro de roer. Estaba loco por convertirla en su sumisa y controlar su mente, su alma y su cuerpo. ¿Cuál será la chispa entre ellos? ¿Terminará Dom soltando el látigo o el pájaro metiéndose en la jaula? Para conocer estas respuestas únete al bonito e intenso viaje del amo más caliente y estricto con su linda mariposita. —Me hierve la sangre al solo hecho de mirarte. — ¿Qué quieres decir con esto? —Quiero decir que eres un Dominante que controla la vida de la gente y lo odio. —No sabes nada, mariposa. Al menos experiméntalo, y luego ódialo. —Será mejor si te echo del café dándote una patada en el culo. Sus ojos se abrieron un poco en shock. —También será una experiencia nueva para mí —.Sonreí. —Mariposa, te arrepentirás si vuelves a hacerme esto o incluso a decirme esto—. Su tono se volvió severo de repente. —Qué miedo—. Me burlé. —Vete a la mierda y lárgate de mi cafetería si no quieres que te patee el culo. Frunció el ceño y me arrastró hasta la parte trasera del café agarrándome de la muñeca. Luego me empujó a la sala de fiestas y cerró la puerta a toda prisa. —¿Qué coño te crees? Tú… —Cállate—. Rugió, cortando mis palabras. Volvió a agarrarme de la muñeca y me arrastró hasta el sofá. Se sentó y, con un rápido movimiento, me tiró al suelo y me inclinó sobre su regazo. Me inmovilizó contra el sofá presionando su mano en mi espalda y encerró mis piernas entre las suyas. ¿Qué estaba haciendo? El miedo me recorrió la espalda.

CAPÍTULO 1 UN IMPULSO REPENTINO

Anna Me estoy preparando para ir al club. No es un club normal. Es un club BDSM. No, no me interesa nada de esto. No me gusta cuando la gente trata de dominarme. Soy un pájaro libre con mis propias reglas. Sin embargo, mi mejor amiga Eve está involucrada en esta relación. Ella y su Dom están enamorados. Dev es su Dom, y es un buen ser humano pero un Dom estricto. Tiene reglas muy severas. A veces me habla de su Dom y se me pone la piel de gallina al escuchar su sesión, pero le he conocido personalmente. Es una persona muy agradable. Me parece bien porque a ella le encanta. El dueño del club es Ethan, un amigo de Dev. Hoy llevo un s*xy mini rojo que me llega hasta medio muslo. Me olvidé de presentarme. Soy Anna Baker, de Londres, pero ahora vivo con mi mejor amiga, Eve, en Los Ángeles. Tenemos una cafetería aquí. Mis padres viven en Londres y los de ella sólo aquí, en Los Ángeles. Eve es de una familia muy rica pero siempre quiso hacer algo por su cuenta, así que abrimos una cafetería juntas después de nuestros estudios. Soy una completa charlatana y vivo mi vida como un pájaro libre. A las dos nos gusta cocinar platos deliciosos. Nuestra cafetería es bastante famosa. Estoy muy orgullosa de nosotras. Eve entró en mi habitación y me di la vuelta al verla a través del espejo. Ella se ve impresionante en un vestido negro caliente. —Anna, te ves tan jodidamente caliente. Te lo digo, hoy muchos doms se te van a acercar—. Ella me elogió. —Y voy a rechazarlos con una sonrisa—. Sonreí ampliamente. —Pobres Doms—. Ella hizo un mohín triste, sintiendo lástima por ellos. —No, son Doms muy afortunados, ya que sabes lo difícil que es mantenerme bajo control cuando pierdo la rabia. Nadie puede controlarme, y no voy a dejar que lo hagan—, afirmé en tono severo. —Ellos tienen sus propias formas de controlar a su sumisa—. Mientras hablaba, puse los ojos en blanco. —Por cierto, no entiendo muy bien por qué me llevas a esta fiesta. —Quizá te guste y encuentres allí a tu Dom—. Me guiñó un ojo. Es una provocadora. —Cállate. Dices lo que sea—. La reprendí. —Pero sinceramente, tengo la sensación de que esta fiesta se va a convertir en un punto de inflexión en tu vida—. Pronunció en tono serio. Negué con la cabeza. Nunca entablaré una relación así. Es cierto que las sesiones de BDSM me fascinan, pero no me gusta que me controlen. No quiero normas en mi vida. Nadie puede darme órdenes. Desprecio todo lo relacionado con esta relación. No sé por qué la gente se mete en estas relaciones.—¿En serio? A ver, porque me conozco muy bien que nunca entraré en esta relación, ni en sueños—. Afirmé con total seguridad, y ambos nos fuimos a la fiesta.

Ethan Estoy en mi club BDSM, de pie con mis amigos, Dev, Max, Stefan y Alex. Dev es mi mejor amigo, lo sabe todo sobre mí, mientras que Max y Alex son mis grandes amigos, y Stefan, no sé qué hace en nuestro grupo. No me cae nada bien. Yo, Dev, Max y Alex compartimos una gran unión. Son una parte importante de mi vida y me importan de verdad. Mi padre es el dueño de muchos clubes; clubes BDSM, bares, hoteles y casinos. Su nombre figura como la décima persona más rica del mundo. Yo me encargo de sus negocios. También tiene una relación BDSM con mi madrastra. Tengo una hermanastra, Kiara. La quiero como a mi propia hermana. Ella no sabe de relaciones BDSM. Ella está fuera de todo esto porque no puedo ver a mi hermana siendo controlada y castigada por otra persona. La tratamos como a una princesa. No siento que a ella le vaya a gustar todo esto. Por las personas que son importantes para mí, puedo llegar a cualquier extremo por su felicidad. —Han pasado dos meses, Ethan, y todavía no has encontrado una sumisa para ti. ¿Cómo lo llevas?— me preguntó Max, sorbiendo el vino. Su sumisa, Lara, está sentada de rodillas frente a él en el suelo, en lencería, con la cabeza gacha y las manos colocadas detrás de la espalda. No puede hablar, Max la castiga por desobedecerle. Estoy un poco sorprendido porque nunca antes había castigado a su sumisa en público. Le gusta mantener su vida en secreto con su sumisa. Algo me huele mal. —¿Qué tipo de sumisa quieres?—. Me preguntó Alex. Estaba a punto de abrir la boca para responderle, pero Dev le contestó antes que yo. —Ahora quiere una sumisa desafiante en su vida, quiere experimentar algo diferente. Lo sabe todo sobre mí. Somos mejores amigos desde la infancia. Lo comparto todo con él. —Sí, ahora estoy aburrido de las sumisas que son fáciles de controlar. No es divertido controlarlas. Esta vez quiero a alguien que sea un poco diferente. Como dijo Dev, quiero una sumisa desafiante—. Al decírselo, todos se rieron. Alex dijo: —Espero que encuentres tu tipo de sumisa en esta fiesta. —Eso espero porque sabes que me muero por controlar a una nueva mujer—. Di un sorbo a mi vino tinto. —Mira ahí, mi amor; Eva ha llegado—. Pronunció Dev, llamando nuestra atención, y todos miramos en la dirección donde señalaba. Vi a Eve con el vestido negro, y luego una mujer llamó mi atención. Se acerca a nosotros con ella. Está muy s*xy con el vestido rojo. Me pareció bastante atractiva y s*xy. Tiene el pelo largo y castaño oscuro, la cara como la de una muñeca, la nariz pequeña y las mejillas llenas. Lleva un vestido rojo ajustado y parece que sus t*t*s me suplican que las libere arrancándole el vestido. Cuando mis ojos bajan hacia sus sensuales piernas, me entran ganas de tocarlas. Su cuerpo es perfecto. La deseo. Al cabo de un rato, una mujer capta mi atención. Sentí un impulso repentino de controlarla. —Quiero convertirla en mi sumisa pase lo que pase—. Decidí, examinándola con profundos deseos en los ojos y mis labios se dibujaron en una sonrisa. Estoy encantado de encontrar a mi nueva sumisa. Por fin ha terminado mi espera. Nunca la había visto aquí ni con Eve. ¿Quién será? Pero estoy seguro de que quiero conocerla en profundidad y controlarla.

CAPÍTULO 2 CLUB DEL DOLOR Y EL PLACER

Anna —Club del dolor y el placer—. Leí el nombre del club y me quedé mirando a Eve con incredulidad. —En serio, Eve, ¿por qué me has arrastrado a este club? —le pregunté. Se rió entre dientes: —Sólo quiero que experimentes algo nuevo. Si no te gusta, puedes irte. No te lo impediré. —A ver—. Puse los ojos en blanco y ambos entramos en el club. Jadeé al ver a la gente paseando por el club descaradamente desnuda o semidesnuda y besándose en grupo. Las camareras del club no llevan sujetador. Con la música a todo volumen, podía oír a las chicas gimiendo y gritando desde todas las direcciones. Esto es increíble. ¿Qué coño estoy haciendo aquí? Miré a Eve; es muy normal que esté aquí, ya que visita este tipo de clubes con frecuencia. Entonces algo llamó mi atención. Vi a una chica. Está atada desnuda a la silla. Tiene los ojos vendados y la vagina completamente expuesta y

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app