Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Antes del cielo

  • 👁 8.1K
  • 7.5
  • 💬 217

Annotation

Andy Coldwater vive un día a la vez. Una vida tranquila, entre estudios, familia, libros y cero amor. Ella intenta encontrar su lugar en el mundo, aspirar a cambios positivos y algún día encontrar un buen novio y quizá, por alguna razón remota, tener hijos. Pero todo cambia drásticamente, cuando Andy Coldwater es diagnósticada con leucemia. Ashton está dispuesto a hacer lo que sea por la chica que causa estragos en su corazón, pero hay un problema; Él comienza a olvidar que Andy podría irse en cualquier momento y pese a que él quiere hacerla sentir mejor, no puede luchar contra el tiempo y todo lo que este planea llevarse con él.

Chapter 1

Mi pálido trasero absorbe el calor de la silla giratoria que compré con mi beca universitaria para, según yo, verme profesional trabajando frente a la computadora.

Trato de no moverme demasiado a no ser que quiera terminar con mi c*l* irritado y coloco suavemente mis dedos sobre el teclado.

Esperando.

Mi nombre es Andany Coldwater y soy escritora frustrada, amo escribir, estudio literatura hace dos años, pero sufro de un severo bloqueo de escritor y es horrible.

Es lo peor que existe y tengo mucho de ello.

Por esa razón he buscado diversas técnicas para disminuir el bloqueo de escritor o deshacerme de él completamente.

Aparto el cabello de mi cara y hago una línea con mis dedos en la parte trasera de mi cabeza para dividirlo en dos partes y este, inmediatamente, cae hacia adelante, cubriendo mi pecho desnudo.

¿Por qué estoy desnuda? Bueno, bloqueo de escritor.

Mi vida sería mucho mas fácil si no tuviese eso. Quizá alguien ya me habría publicado.

¡Diablos!

La yemas de mis dedos esperan pacientemente sobre las teclas lisas de mi computadora, pero no hay nada en mi cabeza para escribir.

Nada viene a mí, pese a que me prometí a mí misma que hoy si empezaría a escribir mi historia y me comí la cabeza buscando ideas, pero veo que es mas fácil imaginar todo como un trailer dentro de tu mente, que pasarlo a una hoja en blanco o un documento de word.

Se me acabaron las vacaciones y no escribí más que sólo ideas desordenadas. Sin un inicio o un fin coherente.

Mis ideas son un desastre. Un barco sin rumbo.

Por eso estoy desnuda frente a mi computadora, con mi cabello cubriendo mis pechos cual sirena sobre su roca, quien me viera diría que soy La Sirenita, pero sólo soy Andy tratando de escribir un nuevo capítulo para su historia.

Bloqueo de escritor te odio

Seguramente pensaran que me he vuelto loca por estar haciendo esto, pero la verdadera razón por la que estoy desnuda frente a mi computadora es porque vi un vídeo en Youtube donde un hombre decía que esa era una buena forma de inspiración, no tener tapaduras o algo así explicó.

Y también porque lo vi en una película, por lo que decidí creerle.

Al principio creí que el hombre era un charlatán y que sólo era un treta para vernos desnudas, pues con la cosa esa de que las cámaras de las computadoras nos espían.

Pero ver a la chica poner en práctica dicha teoría en esa película, me impulsó a ponerla en práctica yo también.

No lo pondrían en una película si no fuese cierto ¿verdad?

Tomo una pequeña inspiración llenando mis pulmones con el aire acondicionado de mi habitación y miro la pantalla de mi laptop con determinación.

Bien, Andy, tú puedes.

Respiro profundo y trato de relajar mi cuello

“Había una vez…”

No, había una vez no, no es la historia de la caperucita roja. Borro lo que escribí y lo intento una vez más.

Pero nada llega a mi cabeza.

¡Maldición!

Cierro mi computadora de golpe y me enojo cruzando los brazos.

Pero luego suspiro resignada y le pido disculpas a mi laptop.

Creo que necesito un café.

Me pongo de pie y antes de salir de mi habitación enciendo mi pequeño estéreo, haciendo un pequeño y ridíc*l* baile, un poco más animada, en cuanto One Republic suena por los altavoces.

De verdad estoy obsesionada con ellos. Son mi banda favorita.

Todo mi departamento huele a chocolate y este está meticulosamente adornado con colores negro, blanco y rojo.

Amo el color rojo, pero también me gusta el negro, así que el equilibrio.

Me sirvo una humeante y caliente taza de café de la dispensadora que obtuve luego de apostar a favor de un luchador clandestino y apoyo mi hombro en la pared. Huelo mi café y decido relajarme.

Justo lo que necesitaba.

—I had the dream the other night, bout how we only get one life… —canto e involuntariamente comienzo a balancear mi cuerpo.

Amo esa canción.

Termino mi café y luego de lavar mi taza y dejarla boca abajo en el lavaplatos, comienzo a bailar al ritmo de la música. En realidad sólo estoy meciendo mis caderas desnudas y moviendo los brazos, soy pésima bailarina.

Saco de mi pequeña nevera una manzana y luego de darle una enorme mordida a su piel enrojecida, hago mi camino de vueltaa mi habitación, bailando y cantando por el pasillo que conecta mi cocina con la salita.

No hay nada como la buena música para aliviar las tensiones.

Meneo mi trasero y sigo cantando en el pasillo el cual también da directo a la puerta principal. Me detengo a desconectar mi teléfono del cargador y coloco la manzana en mi boca para utilizar ambas manos.

—In this world full a people —continúa la canción y muevo mis caderas al ritmo de la musica—. There’s one killing me…

Y entonces sucede.

—¿Qué m**rd*?

Detengo mi concierto improvisado dejando caer mi teléfono. Mi vida pasa frente a mis ojos y todo ocurre en cámara lenta.

Me volteo, la manzana se cae de mi boca rodando lejos y mis labios se abren en una perfecta “O”.

Me congelo en mi lugar y mi piel palidece.

De pie en el umbral de la puerta de mi departamento, hay un chico. Él me mira desconcertado, pero rápidamente un brillo de diversión comienza a iluminarle el rostro.

Trágame tierra, por favor. Sólo ábrete y llévame.

¡HAY UN EXTRAÑO EN MI DEPARTAMENTO Y ESTOY DESNUDA!

Un grito escapa de mi garganta, histérico y lleno de miedo.

Pienso gritar como loca un poco más, con la esperanza de que algún vecino aparezca y me ayude, cuando finalmente mi ojos reconocen a la persona de pie en el umbral.

Es Ashton Kutsher. En realidad no es Ashton Kutsher, su nombre es Ashton Kuther, es de mi universidad y tomamos el curso de pintura juntos.

Ambos somos terribles en ello.

¿Qué hace en mi casa…?

¡No puede ser y estoy desnuda!

Un nuevo grito escapa de mi boca y no sé donde meter mi cabeza… O mi cuerpo, mientras él parece una estatua en la puerta, mirándome boquiabierto.

—¡CIERRA LOS OJOS! —grito y siento el calor que tiñe mis mejillas. Él parece no entender mi petición y por un momento su atención viaja directamente a mis pechos y como estaba bailando hice mi cabello a un lado sin darme cuenta, dejándome expuesta—. ¡YA!

Desesperada tomo uno de los cojines de mi sofá y cubro mi parte más íntima y acomodo mi cabello a modo de que vuelva a cubrir mis atributos.

—¡¿Qué rayos haces ahí?! —chillo sosteniendo el cojín. Ashton aún tiene el pomo de la puerta en su mano y la boca abierta.

Poco a poco su cara va pasando de la sorpresa a la aceptación. Y sonríe

¿Desde cuándo mi vida se volvió una película? A la chica le pasaba exactamente lo mismo.

Si es así, juro que no volveré a ver películas de terror

—Eso mismo pregunto yo —deja el pomo y se cruza de brazos.

Esto no me puede estar sucediendo

—¿Cómo que también lo preguntas? ¡Estás en mi casa! —no sé por qué estoy discutiendo con ese chico mientras estoy desnuda pero no puedo evitarlo—. ¡Sal!, ¡largo!, ¡ahora!, ¡CHU!

Pero él sólo se queda parado ahí, como un menso, mirándome de pies a cabeza

—¡Pervertido!

—¡Oye! No soy ningún pervertido —levanta su dedo en mi dirección—. Eres una mujer que, oye, no quiero sonar grosero —divaga—. Pero no tienes nada que envidiarle a Jennifer…

—¡Cállate! ¡Sólo cállate! ¡Y deja de mirarme! —no cabe más color ni calor en mi rostro ¡Dios! ¿Qué está pasando?—. Sal de mi departamento, ¡ahora! —soy plenamente consciente de que estoy gritando y que si él no sale del lugar, los vecinos van a venir a ver qué sucede y eso es algo que no nos conviene a ninguno ahora.

Creo que la idea de gritar y alertar a algún vecino ya no me parece tan buena

—Me temo que eso no será posible —él no deja su actitud tranquila—. Eres tu quién está irrumpiendo en propiedad privada —Para este punto Ashton ya ha cerrado sus ojos.

Por lo menos se dignó a cerrarlos.

—¿Propiedad privada? ¿De qué rayos hablas? —Estoy confundida.

—Digo que este es mi departamento —sus dedos levantan un pequeño llavero y lo balancean suavemente, aun con los ojos cerrados—. Y vaya, no es lo que uno espera encontrarse en su casa cuando recién se muda. Claro que no me estoy quejando…

—¡Cierra el pico! —digo con actitud mordaz, por lo general soy una persona amable, pero esto no es algo que suela sucederme y para lo que esté entrenada.

¡¿Quién se prepara para algo como esto?!

Él sólo se limitó a encogerse de hombros.

Además, ¿su departamento? ¿De qué rayos habla?

Hasta que finalmente el entendimiento me golpea

Y no estoy segura, pero estoy segura, de que estoy segura, de que Garlo tiene algo que ver con esto.

Vas a pagarlo caro, tío.

—No te muevas de donde estás —espeto con los dientes apretados y los ojos entrecerrados en su dirección a pesar de que no puede verme—. Ya regreso.

Y comienzo a alejarme dándole la espalda sosteniendo el cojín en mi parte delantera, dejando al descubierto mi trasero.

Giro enojada luego de escuchar un silbido de aprobación.

—¡No mires! —chillo y él vuelve a cerrar el ojo, riendo entre dientes.

—Es lindo.

—¡Calla! —vocifero a punto de explotar y esta vez empiezo a alejarme a mi cuarto de espaldas, sin soltar la almohada y sin dejar de mirarlo en caso de que vuelva a abrir los ojos para espiar

Uno de sus ojos se abre cuando voy llegando a mi cuarto, pero ya estoy cerrando la puerta de mi habitación.

Vas a pagarlo caro, tío.

Chapter 2

Camino al elevador con pies de plomo y Ashton pisándome los talones.

Mi cabello a pesar de estar hecho jirones brilla con la escasa luz del pasillo, mis mejillas son de un color escarlata muy llamativo y gracias a eso no se sabe dónde termina mi cabello pelirrojo y empieza mi cara colorada.

Me siento indignada, molesta y abochornada en escalas enormes. Juro que voy a matar a Garlo después de esto.

Presiono el botón del elevador con insistencia y este, como si previese con exactitud mi ira, no me hace esperar y se abre de inmediato.

Ashton no ha dicho ni una sola palabra. Le dije que enrollara su lengua hasta que llegáramos con el dueño del edificio.

Aun así sé lo mucho que quiere comentar y de soslayo veo la expresión de su rostro.

Nos adentramos en el elevador, cruzo mis brazos y hago como que no lo conozco.

Eso me ayuda a lidiar con mi situación interna.

—Estamos en clase de pintura ¿cierto? —lo miro por el rabillo de

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app