Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Sombras de Cerezo

  • 👁 1.1K
  • 7.5
  • 💬 7

Annotation

Kira, una joven arquitecta estadounidense, decide aventurarse en Japón para cumplir un antiguo sueño: experimentar la cultura y la arquitectura tradicional del país. Después de mudarse a una pequeña ciudad rural en las montañas, se enamora de Akio, un atractivo y misterioso artesano local que trabaja con esculturas de madera. A pesar de la barrera del idioma, ambos establecen una conexión intensa. Sin embargo, el romance se ve sacudido cuando Kira comienza a darse cuenta de que algo siniestro está escondido en las sombras del viejo cerezo que se encuentra en el jardín de la casa de Akio. Al anochecer, el árbol cobra vida, emitiendo murmuros inquietantes y sombras aterradoras. Determinada a descubrir la verdad detrás del enigma botánico, Kira se sumerge en la historia local y descubre una antigua leyenda sobre el cerezo maldito; se cree que fue plantado para sellar los espíritus vengativos de almas perdidas.

Capítulo 1

Kira Hola, mi nombre es Kira, tengo 21 años y recientemente me gradué en arquitectura. Vivo en Nueva York, Estados Unidos y siempre me ha apasionado la cultura japonesa. Mi pasión por la tradición oriental comenzó cuando tenía un amigo de la infancia, Hisaki, él vino a Estados Unidos en ese momento debido a su hermano mayor que estaba estudiando en el extranjero. Como resultado, toda su familia vino a mi país. Él me habló sobre la cultura japonesa y me fui interesando cada vez más en su tradición, llamando mi atención y haciendo que investigara más al respecto. Sin embargo, él tuvo que regresar a Japón y nunca más tuve contacto con él. Eso ocurrió cuando tenía quince años. Quién sabe si algún día nos volveremos a encontrar, tengo esperanzas al respecto.Bueno, en cuanto a mi apariencia, soy delgada, tengo cabello castaño y largo, ojos verdes y piel clara. Me gusta vestir ropa casual para componer mi estilo, además de que me siento más cómoda usando este tipo de ropa. Además de la cultura japonesa, siempre he estado fascinada por la arquitectura. Desde niña, me encantaba mirar edificios, casas y lugares comerciales e imaginar cómo estaban compuestos. Esperaba llegar algún día a ese nivel, de poder construir casas para que la gente viva, especialmente porque había muchas personas sin hogar en el mundo. Quería lograr algún día que todos tuvieran un lugar donde vivir.

Después de graduarme en arquitectura y dejar mi pasantía, logré ahorrar una buena cantidad de dinero para poder hacer realidad mi sueño y quiero hacerlo hoy mismo. Cuando le hablé de mi sueño a mis padres, parecieron no estar muy contentos con la idea, pero la respetaron, ya que era lo que yo deseaba, que era vivir en Japón.

Ese día, tenía las maletas listas. Estaban en mi habitación y salía del baño con una toalla en la cabeza y otra cubriendo mi cuerpo. Caminaba descalza y empezaba a buscar qué ponerme.

De repente, apareció mi madre, Helen. Tenía cabello y ojos castaños y piel clara. Me sonrió y dijo:

— Mi hija, debes estar emocionada por hacer realidad este sueño, ¿verdad?

La miré y me di cuenta de que estaba a punto de llorar. Mi madre siempre fue muy cuidadosa conmigo. Decía que, al ser hija única, me protegería a toda costa.

— Sí, estoy feliz. — respondí con una sonrisa en el rostro para tratar de quitarle la tristeza a mi madre. — Pero no te preocupes, mamá, prometo visitarte cada seis meses.

Esto hizo que mi madre rompiera a llorar. Sé que es difícil para ella dejarme ir, pero era un sueño que tenía y quería hacerlo realidad a toda costa. Me abrazó llorando y no pude evitar hacerlo yo también, pero no renunciaré a cumplir la promesa que hice ahora, de visitar a mis padres cada seis meses, al contrario. Sé que ellos me aman mucho, al igual que yo los amo en la misma medida.

Ya estaba lista para salir de casa. Después de tener un momento con mi madre, llegó el turno de mi padre. Su nombre era Richard. Era rubio, tenía ojos verdes y siempre vestía ropa formal, probablemente porque trabajaba en una empresa que adopta ese tipo de vestimenta.

Tenía mi maleta con ruedas y una mochila, y él estaba parado frente a la puerta con los brazos cruzados. Sonreía y decía:

— Vamos al aeropuerto. Te llevaré, hija mía.

No pude evitar sonreírle, porque este era el momento que más deseaba, poder pasar un poco más de tiempo con él y con mi madre. Había hablado todo lo que tenía que hablar con ella, así que era el turno de mi padre.

Miré a mi madre, que apareció detrás de mí y la abracé. Ella volvió a llorar y yo no pude contener las lágrimas tampoco. Lloramos juntas y mi padre simplemente nos observaba.

Cuando lo miré, hizo una señal para que me acercara y así lo hice. Besó mi frente y habló, tomando la maleta con ruedas de mi mano:

— Vamos.

Él guiñó un ojo a mi madre y yo lo seguí. Saludé a mi madre, ella respondió y me lanzó besos al aire.Ahora era el momento de comenzar una nueva vida. Es difícil despedirse de las personas que nos cuidaron y nos criaron, pero no iba a quedarme bajo la falda de mi madre para siempre. Ya tengo 21 años, logré graduarme en arquitectura, cumpliendo ese sueño de la infancia que siempre tuve, y ahora estaba cerca de cumplir mi siguiente sueño, que era vivir en Japón y conocer la cultura de la Tierra del Sol Naciente.

Quién sabe si pueda hacer amigos y conseguir un buen trabajo. Estaba pensando en estudiar la arquitectura en Kioto, que es la ciudad en la que quiero vivir, porque supe que es la que más valora la cultura tradicional del país y tengo ganas de conocerla.

Entré al coche de mi padre, que era muy moderno y de color negro. Empezamos a hablar sobre el pasado, de la infancia en la que conocí a mi amigo Hisaki, y también le conté sobre mi pasión por la arquitectura. Él estaba de acuerdo con todo y decía que cada vez estaba más cerca de cumplir todos mis sueños. Él sabía que quería alcanzar estos dos objetivos y siempre me dio el apoyo que necesitaba, al igual que mi madre. Estaba agradecida por los padres que tenía y estoy segura de que, sin importar la distancia, nunca los abandonaré, porque estuvieron a mi lado cuando más los necesité.

Llegamos al aeropuerto y mi padre me acompañó hasta mi próximo vuelo. Cuando el avión aterrizó, me volteé hacia él y le habría dado un abrazo y un beso.

— Cuídate, hija mía. Mantengamos el contacto. — decía él.

— No te preocupes, papá, y saludos a mamá. — respondí con una sonrisa en la cara.

Y así, me despedí de mis padres para poder cumplir mi sueño, pero una cosa era segura: jamás los abandonaría.

Capítulo 2

Kira

Estaba bajando del avión y pude ver que finalmente estaba en Japón. Era un sueño hecho realidad y estaba feliz de poder cumplir otro sueño más. Inhalé todo el aire y luego lo exhalé. Era tan bueno poder llegar a un objetivo alcanzado.

Miré a mi alrededor y quería encontrar un taxi. Espero que el conductor acepte el pago en dólares, ya que traje una buena cantidad para cumplir mi sueño.

Después de caminar con mis maletas, encontré un punto de taxis. Tenía un poco de conocimiento en japonés y me comuniqué con el conductor. Le dije que quería ir a un hotel, pero él me miró sonriendo y respondió que sería bueno que fuera a un ryokan, que sería una estancia tradicional de Kioto.

Quería asegurarme de que realmente estaba en Kioto, que era la ciudad donde me gustaría vivir, porque es muy conservadora en sus tradiciones, además de conservar lo que dejaron sus ancestros.

Acepté la sugerencia y confié en el conductor para que me dejara en un ryokan.

De

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app