Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Mycalyna - La Reina del Este - Destino de reyes

  • 👁 2.3K
  • 7.4
  • 💬 39

Annotation

Hay amores que se cruzan en el camino de la vida porque se encuentran escritos en los hilos del destino. Son tan fuertes que dejan marcas. Hacen perder la razón y se graban en la memoria dejando cicatrices imborrables. Hay amores que están trazados para ser únicos, donde el alma solo tiene un dueño sin importar el cuerpo. En un mundo paralelo a la tierra existe un lugar donde la naturaleza es la reina, y se vive en armonía con ella a través de una conexión mágica que es recompensada con larga vida. Un lugar donde lo mitológico cobra vida, la energía que los envuelve es lo esencial y muestra lo perfectos que son. Pero si son tan perfectos, ¿por qué la Energía vinculó al planeta Tierra? Dos realidades se unen, una profecía distorsionada, dos dinastías que nacieron para estar juntas.

Capítulo 1 - Prólogo

En el observatorio se respiraba un ambiente de nerviosismo absoluto, desde hace una semana ese era el tema de conversación entre los miembros de la élite del Este. No era para menos. Dicen que las líneas de la profecía por parte de la Reina se habían iluminado; el regreso de ella cobró vida.

La estirpe del rey hace unos pocos años anunció su regreso y su nacimiento trajo la alegría en el Oeste, como nos habían informado. Fue gratificante saber que teníamos un nuevo soberano después de tres mil años. Éramos espectadores del cumplimiento de la predicción hecha por ella. Se tardó un poco, pero juró que volverían a pesar de su trágica extinción. Esa que ocasionó la desintegración en la élite de la hermandad.

El revuelo de parte de nosotros era porque la línea sagrada anunciando a nuestra reina se había encendido, no obstante, así no debía de ser. Según la tradición, al crecer su majestad era quien escogía a su esposa, su compañera, para hacerla reina. Ignoramos la razón por la cual se encendió. No obstante, no podemos pasar por alto ese detalle, los ancianos no se han pronunciado.

Tenía una teoría… No obstante, no me atrevía a decirla. Por otro lado, no era común ver a los miembros integrantes de las dos élites reunidos. No después de esa gran destrucción del planeta Alma; donde la armoniosa vida en nuestro mundo quedó en desequilibrio.

Por eso nos encontramos a la expectativa del comunicado de los ancianos. A pesar de la circunstancia, me alegra mucho ver a mis antiguos amigos de batalla. Hace muchos siglos no veía a Unukalhay y Jupnuo.

La reunión se sería en la sala élite del cuartel del Este. Con la caída de nuestros gobernantes no se habían vuelto a congregar la cúpula de los miembros; los líderes del Oeste y Este. Solo los ancianos nos guiaron: ese era su trabajo, desde la muerte de los soberanos por mano de un integrante de la hermandad… —Eso era lo que decían. Debo mantenerme fiel a mi señora. Si ya regresó, debo esperar, mantener el secreto conmigo.

En aquel entonces éramos muy buenos amigos, un solo núcleo forjado por la amistad. Ahora Procyxon se autoproclamó rey del Norte. —Lo sucedido en aquella expedición a la cual no fui... Y esa vez no fue lo único que perdí, en fin. Desde ese día trajeron consigo la destrucción a cuesta, fueron los portadores de esos seres endemoniados—. Mis propios amigos desataron el caos en el planeta Alma. Surgió la semilla de la discordia por la codicia, el poder y el amor.

Ya habían pasado tres milenios. Tantos siglos sin nuestra reina y sin ella… Mi princesa.

Esperábamos en el recinto a la llegada de los ancianos para dar inicio a la reunión. En la historia del planeta la continuidad de los monarcas había sido modificada, no por nosotros, sino por la misma Energía. Por años se especuló en un principio, nada tenía sentido. Luego nos adaptamos al nuevo cambio, más no fue fácil para nuestra raza. No volvimos a ser los mismos. Por eso cuando los almanos se nos fue notificado el nacimiento del rey nos trajo la esperanza de que en pocos años podría restaurar el daño causado.

Los cuatro puntos cardinales requieren de su atención. Deseábamos la eliminación de la barrera de energía. El problema actual era; si se destruye, los miembros del Norte invadirán el Este y Oeste, devorarán los recursos naturales. Aún no sabemos cómo viven en su lado del mundo. Antes era armonía, familias felices, podíamos ir a donde deseáramos, ahora era imposible.

Los ancianos ingresaron. Miraron a cada uno de los presentes, todos nos habíamos levantado al verlos. Éramos pocos; tres representantes del Oeste y tres del Este. Los miembros de Este eran; mi madre, Yurano y yo.

—Buenos días. —saludó la pareja recién llegada.

Con sus cabellos blancos, sus trajes relucientes, imponentes a juego con su cabellera. Ese color era el predominante en la vestimenta de los almanos; ya sea el traje de combate o la ropa diaria.

Para nuestro régimen militar el color blanco representa el bien y el cabello simboliza la sabiduría; nuestros guías lo obtuvieron con el paso de milenios. En especial ellos que son integrantes de la línea sagrada, son de sangre pura, descendencia directa, miembros bañados por la estirpe. El rey nace con su cabello blanco por derecho divino.

A diferencia de la mujer elegida por el rey, al momento de escogerla como esposa, quien al casarse e ingresar al bosque de la sabiduría obtenía el color blanco en su cabello. La reina nunca igualará el nivel del monarca, sin embargo, sí superará a de los ancianos. La anciana del Este, quien era nuestra guía, se quitó su gabardina. Siempre tan impecable, cabello corto, delgada, esbelta, con rasgos finos, se evidencia su belleza en sus días de juventud.

—Somos conscientes de su desconcierto y más al convocarlos a esta reunión extraoficial, sobre todo por los invitados.

Nos volvió a mirar uno a uno, como tratando de leer nuestras mentes. Caminó alrededor de la gran mesa ovalada de madera.

—Tenemos poco tiempo.

Intervino Jupnuo. Qué alegría me dio verlo una vez más. Era el anciano del Oeste, un hombre alto, esposo de nuestra líder, elegante e imponente, de ojos negros. Al fin y al cabo, era descendiente directo de la estirpe, el hermano del anterior rey.

» Laxylya, sabes que no podemos… no es conveniente romper las reglas.

—Lo sé. Contamos con una hora, pero… —Los guías intercambiaron miradas—. Debemos trabajar en equipo.

—¿De qué se trata realmente?

La segunda al mando del Este se dirigió a sus superiores. Observé a mi madre esperar una respuesta por parte de los ancianos.

—Con la verdad no discutimos, hablaremos sin rodeos

Jupnuo caminó por la sala, al quedar frente a nosotros extendió su mano. Automáticamente, el holograma de la mesa se conectó a su energía y recreó el universo en escala ante los presentes. Comenzó a tocar galaxias y se desplegaban ante el público, algunas eran conocidas.

A medida que pasaba con su mano; universos completos se vislumbraban antes nuestra mirada. Era como verlo pasar las hojas de un libro. Hasta que se detuvo enfocando la galaxia a la que pertenecemos.

—El rey nació como ustedes ya lo saben.

Comentó, los miembros se miraron con más determinación, eso no era información nueva. Gracias a su nacimiento las esperanzas regresaron y más cerca estamos de volver a tener el planeta restaurado.

» En el Oeste, hace más de tres años, crece un niño quien a sus veintiún años tomará el trono.

Movió su mano y a un lado vimos una imagen. Sobre la parte superior de los dibujos se visualizaba un rayo de luz blanca saliendo en dirección a la silueta del soberano, tal rayo se proyectaba sobre el líder del Oeste; la luz llegó hasta la punta de su corona. Siendo esta la señal. El niño nacido en la familia de Jupno era el rey. El haz de luz nos lo confirmaba.

» En efecto, tenemos a un niño, ese es nuestro monarca enviado por la Energía pura. Como todos saben, su esposa debería ser escogida por mano de su majestad al enamorarse. El problema y la urgencia que nos lleva a dicha reunión es porque su mujer ya nació.

Una nueva imagen, con dos siluetas, se visualizó irradiando luz ante nuestros ojos. Apreté los puños, ¡Mycalyna cumplió! Para ellos debe ser sorpresa, para mí no lo era.

—Por eso nos preocupamos, la primera imagen fue hace tres años y medio, mientras que esta. —Le hizo señas a Jupnuo quien nos mostró una vez más la imagen—. Es de hace dos días. —Nos Levantamos de los asientos, mi reacción era una imitación, ya no era una teoría, ahora era un hecho—. ¿Comprenden la gravedad del asunto en la cual nos encontramos?

—Pero… No se han registrado nacimientos en estos últimos días.

—¡Exacto! —gritó la anciana—. Ya nació, pero no sabemos en qué galaxia se encuentra, mucho menos el planeta.

Poco a poco se sentaron los presentes asombrados, yo permanecí en pie, mirando la imagen.

—Si no nace en Alma, ¿cómo lo reinará? —preguntó Unukalhay.

—Lo sabremos en el camino. Por ahora. —dijo la anciana—. Continuar con la manera de buscarla, el creador nunca se equivoca. Sabemos que sus muertes fueron a muy temprana edad, no dejaron descendientes directos para la sucesión de reinado.

» Por eso la Energía recurrió a la familia más cercana. La nuestra. —señaló a Jupnuo y a ella—. Para nosotros también ha sido desconcertante. Sin embargo, nos aferramos a la fe absoluta de que La Energía jamás se equivoca.

» Por lo tanto, será una prioridad, la cual nos compete, así no la comprendemos las razones por las cuales involucró otro planeta. —Se encogió de hombros—. ¿Qué quiere la Energía de nosotros? —Nos quedamos en silencio.

—Sabemos que el rey puede ser cualquiera siempre y cuando sea iluminado por la línea sagrada en la piedra de la estirpe y procedente de la sangre real siempre y cuando sea varón y ella debía ser escogida del pueblo años después. Ahora eso cambió. —Jupnuo se mantenía serio, como siempre.

—¿Cómo la encontraremos?

Fomalhaut intervino, se veía igual, un poco más fornido y su cabello rubio más largo, su mirada seguía siendo la misma. Se sentía bien volverlos a ver.

—Ese es el trabajo que tendremos. —respondió Jupnuo—. Podemos rastrear la energía de las almas. Una de las ideas que tenemos es buscar las que se eleven su energía después del nivel diez de pureza, una vez las tengan Laxylya y yo las filtraremos. Será responsabilidad nuestra. Es imperativo que todos nos enfoquemos, hay muchas galaxias.

—Ya no nos queda tiempo. —intervino ahora la anciana, detrás de su esposo—. Si pasamos el límite, se derrumbarán las barreras y será la muerte, debemos hacer lo imposible para mantener con vida a los monarcas hasta que sea el momento de enfrentar a los del Norte.

—Señores. A trabajar, lo que hablamos no puede salir de este recinto.

—¡Sí, señor! —contestamos al mismo tiempo.

Ambos observatorios, tanto el del Este como en el Oeste, no descansamos y doblamos turnos para encontrar las almas que superaran el grado diez de pureza. Se les informó a los miembros de la central del Este que era para un tema relacionado con los ancianos. Así nadie especularía. Todos le temen a Jupnuo.

A diario nos reuníamos con los resultados de los mundos por galaxias. En la reunión de ese día. Les presentamos a nuestra anciana siete almas puras en diferentes galaxias. El Oeste había entregado cinco a Jupnuo. Cuando le entregaba reporte informativo del día. Caluxy; un joven moreno llegó sin aliento con una libreta en su mano.

—¡La encontré!

Nos miramos mi madre y yo, antes de mirar a Laxylya, era prohibido irrumpir de esa manera en el salón de reuniones. Le llamarán la atención al joven.

» ¡Mi comandante! —dijo—. Discúlpeme. ¡Por algo soy el más joven en el observatorio!

Habló en un tono de superioridad infantil, le sacó una leve sonrisa a la anciana, al percatarse bajó la mirada ante el reproche de su esposo, le recriminó. Él, sin percatarse de su falta de respeto, extendió su mano y una galaxia se visualizó.

» Descarten las otras almas, en este planeta se encuentra la Reina del Este. Su alma tiene el nivel veinte. —Los ojos de los ancianos por poco se les salen.

—¿Ese es el máximo nivel de los soberanos? —preguntó en un susurro mi madre.

—¡Igual al nivel del rey!

Exclamó iracundo el anciano, no recuerdo haberlo visto expresarse de tal manera.

—No solo eso, otra alma alcanzó un nivel significativo, tiene un nivel catorce. —El corazón se me aceleró, Mycalyna estaba cumpliendo.

—¿Su hermana también ha vuelto? —Se miraron los ancianos.

—¿Qué galaxia es?

Hablaron al mismo tiempo. Caluxy sonrió con aire de superioridad, quería reírme, seguía desconcertado con la posibilidad de que Maxalayny haya vuelto de nuevo, siempre han estado juntas… Pero si ella volvió… ¿Habrá un príncipe en el Oeste también? No, espero que no. No se puede repetir la misma historia de nuevo. Yo no lo permitiré. Escuché la intervención.

—La vía láctea.

—¿Planeta? —seguía Jupno impaciente.

—A que no adivinan…

Capítulo 2 - Nuevo vecino

Las tareas del instituto eran aburridas, no porque sean difíciles, al contrario, eran demasiado fáciles y en cuestión de minutos las resolvía, eso me dejaba sin hacer nada el resto del día. Vivía con mi abuela, quien no dejaba de alabarme por mi intelecto, suele decir que solo era por quien soy. Cuando sufrí esos cambios hace un par de años hasta el intelecto aumentó. —Con la mente encendí el iPhone.

Suelo obedecer las normas impuestas por ella, la rutina diaria; esperar cada tarde su regreso de la floristería para comenzar el entrenamiento. No veía la hora de terminar la preparatoria, curso el último año, una vez me gradué. Quiero irme, en ocasiones creo que la ciudad no era para mí. Dice que en cualquier parte del planeta pasará lo mismo, y la razón era por mi alma la cual no pertenece a la Tierra. Por momentos le creo, hay algo dentro clamando irse. Según dice, era mi alma, aunque aún cuestiono ese concepto.

El mundo para mí se reduce a unas cuantas cuadras a la redon

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app