Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Me convertí en un gato en un mundo de fantasía

  • Genre: Fantasy
  • Author: Mary V.
  • Chapters: 11
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 18+
  • 👁 76
  • 5.0
  • 💬 5

Annotation

Yo era una chica que trabajaba hasta morir, literalmente. Cuando desperté descubrí que había reencarnado en un gato en un mundo de fantasía, específicamente en uno de los libros que leí en mi vida pasada. Con tal de salvar mi vida decidí ayudar al joven tirano aun cuando era un niño sin saber que me convertiría en su enemiga o eso quiero creer. Además, con el fin de que ninguno de los personajes sufra, debo sobrevivir y además, averiguar quién quiere, con tanto ahínco, que la historia siga con la tragedia original.

Chapter 1

¿Alguna vez han experimentado la sensación de que alguien los observa con tanto ahínco que es capaz de perforarles la espalda? Bueno, de esa forma me sentía yo. Después de todo, no era cualquier persona la que me veía como si quiera asesinarme y honestamente tenía mucho sentido.

En la fila para ordenar comida, intenté no ser muy obvia y decidí mirar por encima de mi hombro. Mis vellos se erizaron al ver a Darren Abafort observarme con los ojos entrecerrados y la mandíbula tensa. Tragué nerviosa y decidí volver a ver al frente.

Seguro se preguntarán quién soy y por qué hay un chico que me mira como si me odiara. Bueno, eso es sencillo, yo lo había abandonado.

Cinco años antes…

Mi último recuerdo siendo Angela Hunter, fue al desmayarme luego de haber trabajado más de 40 horas sin descansar. Cuando desperté lo primero que vi fue oscuridad, luego sentí un olor fétido y entonces, mi vista se acostumbró a esa oscuridad dándome cuenta de que estaba dentro de un basurero. Y frente a mí había un joven de no más de doce años que tenía una herida en la cabeza y parecía molesto.

Intenté preguntarle quién era, pero lo que salió de mi garganta fue un “miau” y me espanté cuando escuché ese sonido en lugar de mi voz. Entonces me di cuenta de que desde mi perspectiva todo era más grande, incluyendo al chico frente a mí.

—Aléjate de mí m*ld*t* gato.— Me quedé muda al escuchar cómo me arreaba. Un momento había dicho gato. ¿Yo? ¿Un gato?

Al ver hacia abajo noté mis patas blancas y peludas. Un momento, ¿qué era esto? ¿Había reencarnado en un m*ld*t* gato? ¿No era esto un sueño?

—¡Dónde está? — Un golpe fuerte que vino de afuera causó que mis pelos del lomo se erizaran, mi corazón latía demasiado agitado mientras mi vista se dirigía al chico frente a mí. El muchacho parecía igual de aterrado, pude sentir su miedo, vaya, era increíble el instinto de un gato.

—¿Dónde se metió ese m*ld*t* príncipe? — La ronca voz hizo estruendo en el basurero. ¿Había dicho príncipe? ¿Acaso el chico frente a mí era de la realeza? ¿Pues qué clase de sueño estaba teniendo?

—¿No estará en este basurero? — Sentí el pánico en los ojos del chico. Sabía lo que sentía, el hecho de que alguien violento o que quisiera matarte te encontrara. Así que sin pensarlo solté un alarido y brinqué causando que los hombres cerraran de nuevo el basurero.

—¡Hay un m*ld*t* gato! Larguémonos. — Escuché a los hombres alejarse mientras el príncipe parecía calmarse.

Me sentí aliviada.

—Tú…—lo miré —me salvaste. — Me quedé inmóvil un momento. A lo mejor, si me pegaba a él podría sobrevivir. No sabía dónde estaba y todo era demasiado raro para mí. Así que me acerqué despacio hasta llegar a él. El joven se arrodilló sobre el montón de basura y extendió su mano con cuidado. Olfateé sus dedos y sentí el aroma a roble, me causaba cierta tranquilidad. Entonces alzó poco a poco su mano hasta que la colocó detrás de mis orejas. Comenzó a acariciarme y no pude evitar cerrar los ojos. Ahora entendía por qué a los gatos les gustaba este tipo de caricias, era realmente relajante. 

Entonces las caricias se detuvieron, pronto sentí sus manos debajo de mis patas y me alzó dejando mi existencia al aire.

—Vaya, eres hembra. — Ay Dios mío, eso era lo que quería ver. Era un animal con conciencia humana, esto era realmente vergonzoso. —Eres muy linda.

—Miau. — Fue lo único que pude decir.

—Ya que me salvaste la vida, yo salvaré la tuya. — Abrió despacio el basurero y miró hacia afuera. Pronto ambos estábamos fuera de aquel enorme bote. Me sostuvo bien entre sus brazos y comenzó a correr. No pude ver bien a mi alrededor qué había, pero sabía que el chico aun corría peligro por lo que no era el momento de explorar. El joven cruzó varias calles hasta llegar a un carruaje donde estaba una mujer vestida de, odio decirlo, pero era de sirvienta. Un vestido largo negro, un delantal blanco y su gorro del mismo color.

—¡Su alteza! — El niño finalmente se detuvo. —¿Dónde estuvo metido? — El joven tomó aire y noté cómo la miraba con desprecio.

—Ya me quiero ir. — Sin más se subió al carruaje y yo me quedé bien quieta. De pronto la vibra que este niño transmitía era aterradora. Mi instinto me decía que me alejara y antes de poder pensarlo bien, brinqué hacia el otro lado del carruaje ubicándome frente a él.

—¿Qué te pasa? ¿Te asusté? — Lo miré sin emitir un sonido. Sentí que él me lanzaría de este carruaje, sin embargo, volvió a extenderme su mano con suavidad y lo olí de nuevo. —Lo lamento. — Soltó con suavidad, rascó mis orejas y como mi instinto felino pudo más que yo, me dejé hacer. La empleada se subió al carruaje y este comenzó a moverse.

—Su alteza ese gato…

—Es mi mascota. Cuando lleguemos quiero que le preparen comida y la ducha.

—Si príncipe Darren. — Hizo una reverencia.

Un momento, ¿había dicho príncipe Darren? Me acomodé para verlo mejor. Cabello castaño, piel blanca con lunares, ojos color verde somnolientos, pestañas de infarto y una mandíbula perfilada y atractiva aun cuando se trataba de un adolescente. Además, de un grandioso lunar en su pómulo izquierdo y claro, ahora sabía dónde estaba. En el mundo de fantasía de Ceniza de ángel.

“Ceniza de ángel” es una historia de fantasía que leí por recomendación de una compañera de trabajo unos tres años atrás. Se trataba de una bilogía para mayores de diecinueve que relata la historia de Doreen Taphales, una chica que es odiada por sus compañeros de clase por ser de baja casta, hija de un barón. Sin embargo, ella descubre el secreto de Credric Brown, el protagonista, a raíz de eso ambos deben compartir momentos incómodos que los llevarán a enamorarse y vivir encuentros muy pasionales y explícitos a lo largo de la historia. En el camino otros personajes, incluyendo al príncipe Darren Abafort, se interesan en ella debido a Cedric. Darren hace lo imposible por conquistar a la chica, pero él es un alma rota y odiosa que no soporta un no por respuesta. Se desencadenan tragedias hasta que él muere al final y Cedric y Doreen logran ser felices. Claro, es una historia interesante, pero eso se suponía que era, una historia. O eso pensaba.

Estaba condenada, había caído en las garras del terrible tirano, el príncipe Darren Abafort, un loco obsesivo que no hacía más que provocar a Cedric y desear a Doreen. En algún momento creí que se había enamorado de ella, pero al final solo resultó ser una obsesión enfermiza que terminó con su vida y la vida de mi personaje favorito, Cameron Pemoux, el duque del reino y mejor amigo de Darren. Además, el chico que se enamora de la protagonista aun cuando sabía que jamás sería correspondido.

Ouh, esto era una tragedia.

¿Qué diablos iba a hacer yo junto a este tirano? Ahora que lo pensaba se veía demasiado joven. La historia del primer libro transcurre cuando Darren tiene 17, ahora debía de tener doce o trece años. Aún lucía muy joven, pero podía observar que ya se transformaba en el malvado y atractivo villano de la historia.

Cuando llegamos al palacio no pude observar muchos detalles del lugar debido a la forma en que el príncipe me sostenía. Lo primero que hizo fue llevarme a la habitación y ahí procedió a curarse la herida. Sentada en un taburete frente a una cama pude ver cómo curaba su herida en la cabeza.

Era increíble que ni una de las sirvientas lo ayudó o curó. ¿Qué diablos pasaba con esa gente? ¿Acaso él no las necesitaba?

Llegó a sentarse a mi lado y acarició por debajo de mi cabeza.

—Su alteza, la bañera está lista. — Darren asintió y me tomó de nuevo en sus brazos hasta llevarme a lo que se suponía era el baño. Una habitación muy grande con azulejos de mosaico y elegantes al estilo europeo. Era en verdad un baño muy elegante y la bañera, incluso se veía más cara que mi casa.

Sentí un gran alivió cuando el agua tibia tocó mi peludo cuerpo. En verdad necesitaba este baño, estaba sucia y olía a basura.

—Vaya, eres una gata muy tranquila. Creí que a los tuyos no les gustaba el agua. — Claro, pero sigo teniendo mi conciencia humana, no quiero estar sucia. Dejé que Darren me limpiara y me secará. Cuando terminó me dijo que iba a ducharse y me dejó sobre la cama. La verdad, ni siquiera sentí cuando volvió ya que me quedé dormida.

Chapter 2

Tres semanas habían pasado desde que había llegado al palacio de Darren y había descubierto cosas muy importantes. Una de ellas era que nadie se encargaba del príncipe a excepción de la doncella que lo acompañó en el carruaje y un caballero que parecía ser el guardia del joven príncipe. El resto de los empleados lo ignoraban vilmente.

Además, Darren solía mantenerse en la biblioteca estudiando y me llevaba con él. Yo no podía estar lejos de él. Ya que cuando intentaba dar una que otra vuelta por el palacio él terminaba por llamarme. Y sí, él ya me había dado un nombre, mi nombre era Ailish, que significaba guardiana. Honestamente me pareció demasiado importante que me pusiera aquel nombre.

—¿Ailish? — Preguntó mientras me ubicaba en su regazo. —¿Te sientes bien conmigo? — Comencé a ronronear. Sí, mi instinto felino adoraba a este chico y de hecho, había adquirido mucha confianza con él. Incluso había momentos en que lo lamía, como si le diera besos, si fuera humana esta

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app