Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Maldecida - Heredera de las Sombras

  • 👁 112
  • 7.5
  • 💬 7

Annotation

Quando la frágil balanza entre la luz y la oscuridad amenazó con romperse, ambos lados se sumieron en una feroz guerra. Los guerreros de la luz buscaban restaurar el equilibrio, mientras las fuerzas de las tinieblas luchaban por dominar Aranthia. Una traición inesperada brindó a los guerreros de la luz la oportunidad única de igualar fuerzas y expulsar a las terribles criaturas enviadas por el Príncipe Daeva de vuelta a Abaddon. En represalia, las fuerzas oscuras lanzaron un poderoso hechizo, una maldición que traería la ruina al mundo. Nacería una heredera de las sombras, cuyo poder podría abrir todos los portales a Abaddon, permitiendo que los horrores del mundo demoníaco invadieran Aranthia. A pesar de ser criada entre seres de luz, Morrigan siempre se sintió dividida entre ambos lados. Ahora, enfrentada por el destino, debe confrontar sus propios demonios internos y decidir qué camino seguir. Luz y Oscuridad volverán a luchar; solo un lado podrá prevalecer, ¿pero ambos saldrán indemnes?

Chapter 01

Ese olor lo impregnaba todo, haciendo imposible pensar en cualquier otra cosa. No tenía la intención de seguirlo; quería haberlo ignorado y seguir adelante.Pero ahí estaba yo, siguiendo furtivamente a ese hombre, dividida entre lanzarme sobre él y rasgarle la garganta o regresar a casa. No debería ser una decisión difícil, pero con cada inhalación, ese olor delicioso me desorientaba cada vez más.¿Qué decía Caius sobre qué hacer en estas situaciones? No podía recordar.Ese hombre, nunca lo había visto en el pueblo; estaba en el borde del bosque, probablemente dirigiéndose al pueblo del sur. Debería estar cazando. Esa herida que descendía por el lado de su rostro no parecía grave, probablemente solo había sido un accidente.Un pequeño corte era capaz de atraerme, desconcertarme. A solo dos metros y era sobrepasada por el olor, atraída. Qué tan bueno sería una cantidad enorme…No, no, no. No debía, no podía. Tenía que dejar de calcular las posibilidades de ser descubierta, dejar de analizar si era un nómada, alguien que no extrañarían. Tan incorrecto… aunque parecía tan correcto.Quizás una pequeña prueba no sería tan mala, solo para saber el sabor. El olor parecía muy diferente de los animales que solía cazar en el bosque, tan delicioso que dejaba un sabor dulce en mi boca. Bien, tan bien. ¿Por qué ese idiota tenía que aparecer en el bosque justo cuando yo cazaba? Esa pantera, que parecía tener un sabor tan bueno, se volvió insignificante cuando mis sentidos chocaron con esa tentación.Ni siquiera miraba alrededor, caminaba, distraído, despreocupado. El bosque escondía peligros, animales salvajes, bestias, cosas peores… y ese idiota, caminando solo por él, tan, pero tan vulnerable.Imbécil, tan convencido de su seguridad. ¿O tal vez tan despreocupado por la muerte? En ese caso, ¿sería tan malo si solo diera los últimos pasos y me bañara en esa sangre?Quizás, solo quizás, todos estuvieran equivocados y pudiera detenerme a tiempo, solo una prueba, y luego dejar que el imbécil siguiera su camino, probablemente para ser asesinado por otra criatura. No podía saberlo; me prohibieron ni siquiera considerarlo. Mi sangre demoníaca, herencia de algún antepasado que tomó decisiones equivocadas, dijeron, aunque nadie se molestó en contarme la historia.Eso fue, me decidí. Una prueba, solo para saber cómo sería, para probar, aunque sea una vez. Di los primeros pasos hacia ese olor dulce, pero fui interrumpida por las palabras apresuradas de Elisa.— ¿Mor? — parecía agitada, ansiosa.Me volví en su dirección, preocupada de que se hubiera dado cuenta de lo que estaba a punto de hacer. Sin embargo, descarté esa preocupación tan pronto como vi la alegría estampada en su rostro, en lugar de aprensión. Y de hecho, era ansiedad y agitación lo que le desbordaba.Arqueé la ceja, tratando de entender el motivo de tanta emoción.Me analizó y luego hizo una expresión decepcionada, me miraba como si esperara algún tipo de comprensión y al notar mi confusión, bufó antes de responder, con las manos en la cintura —Tu fiesta es dentro de 2 horas y estás aquí, en este bosque haciendo no sé qué. Vamos, tengo poco tiempo para arreglarte.¡Ah sí! Claro, la fiesta… maldición, ¡me lo había olvidado completamente!Tomé su brazo para seguir nuestro camino, pero lancé una última mirada hacia atrás. El hombre no nos había escuchado; ya estaba lejos, caminando tranquilamente, su olor casi imperceptible ahora, casi.━━━━━━━━❪❂❫━━━━━━━━¿Qué tenía en la cabeza cuando permití que hicieran una fiesta? Por cierto, eso se estaba pareciendo mucho a un baile. Podía imaginar que así era como la gente de Zeranth celebraba sus fiestas, la realeza con sus vestidos pomposos en ese castillo resplandeciente de oro.Miré de nuevo al espejo. Elisa se había ofrecido a organizar todo y yo, desesperadamente, lo había permitido, ansiosa por deshacerme de esa tarea. Pensándolo bien, talvez había sido un error.Mis largos cabellos negros estaban delicadamente entrelazados en una elaborada trenza que comenzaba de un lado de mi cabeza y se extendía con precisión hacia el otro, revelando la suavidad del resto que caía en cascada en la parte delantera. El agudo dolor que sentí al tirar y sujetar cada mechón parecía estar finalmente suavizándose.Al mirar mis ojos en el espejo, me di cuenta de que tal vez estaba empezando a gustarme lo que veía. Elisa hábilmente delineó mis ojos con kohl, realzando su profundidad, y también aplicó en mis pestañas, haciéndolas parecer más largas y seductoras. El tono violeta de mis iris resplandecía con un brillo enigmático.Dirigí mis ojos hacia abajo, admirando la transformación en mi rostro. Mis mejillas adquirían un tono rosado, dándome un aspecto casi angelical. Sin embargo, era el vestido el que me robaba por completo la atención… ¡Ah! Jamás lo admitiría en voz alta, pero era verdaderamente deslumbrante.El vestido, completamente negro y sin mangas, tenía un escote grácil, ligeramente curvado en forma de corazón. Un corpiño habilidosamente ajustado resaltaba mi cintura esbelta, mientras que la tela debajo de él se abría de manera ondeante, con elegantes aberturas laterales. Sin embargo, eran los detalles minuciosos donde residía su verdadera belleza: pequeñas cuentas violetas, como una cascada en movimiento, estaban hábilmente cosidas en la falda, descendiendo con gracia y aumentando en cantidad, otorgándole un toque de magia y encanto.Finalmente, miré mis pies, que estaban adornados con un horrible instrumento de tortura. Con impresionantes 15 centímetros, la parte frontal mostraba una abertura sutil, revelando la punta de mis dedos. La suela estaba ligeramente curvada, la estructura del tacón tenía líneas suaves y fluidas que se extendían desde la punta hasta el tobillo.Levanté mis ojos hacia Elisa, que esperaba ansiosa mi reacción. Me esforcé por abrir una sonrisa amplia, queriendo mostrar mi gratitud — Estoy deslumbrante, gracias Lis — aunque lo considerara un tanto exagerado, mi amiga dedicó semanas para organizar cada detalle.Elisa devolvió la sonrisa con una expresión radiante. — Ahora, quédate quieta, necesito terminar.Por los dioses, ¡aún no había terminado! Observé el frasco en sus manos, mientras la mezcla brillaba en un rosa intenso. Fue difícil contener la mueca al darme cuenta de que pretendía aplicar ese color vibrante en mis labios.Elisa me miró con comprensión y luego rodó los ojos, que ya estaban perfectamente pintados con un rosa alegre, armonizando con los iris azules que me recordaban al cielo. Sus cabellos dorados estaban recogidos en un elegante moño, con algunos mechones sueltos, como si se hubieran escapado, lo cual sabía que no era el caso, ella había cuidado meticulosamente cada detalle. No había visto su vestido, ya que aún estaba vestida con un batín.— ¿Cuál entonces? — preguntó, dirigiéndose al tocador, lista para hacer la mezcla.— Ninguna — respondí, y su expresión fue como si hubiera presenciado un asesinato. Eso me hizo pensar en cómo reaccionaría si hubiera llegado unos minutos después a ese bosque. Luego agregué — Faltan solo 30 minutos para empezar y aún no te has vestido. Necesitamos apurarnos.— Elegante y tarde, tonterías — replicó ella, mirándome de pies a cabeza, sus ojos brillando. — No voy a permitir que bajes allí abajo así. Todavía no he terminado mi obra de arte.Respiré hondo, se estaba dedicando a mí, por mí. Después de todas las concesiones que hice, quizás no sería tan terrible permitir solo una más.Suspiré, podría estar bañándome en sangre en este momento… intenté apartar esos pensamientos intrusivos. Intenté dejar de pensar si ese hombre aún deambulaba por cerca, el fantasma de su olor aún impregnado en mí. — Rojo sangre —respondí finalmente.Y tal vez, solo tal vez, abrí una sonrisa demasiado grande.

Chapter 02

Paradas en lo alto de la escalera, fue imposible mirar a Elisa y no compararnos; ella parecía mi completo opuesto. Su vestido, en un suave tono de verde claro, contrastaba encantadoramente con el mío. Con una falda que ondeaba con cada movimiento y mangas abullonadas, su elegante escote resaltaba su clavícula, y el corpiño ceñido abrazaba su cintura, acentuando sus curvas graciosas. Detalles en rosa adornaban la prenda, añadiendo feminidad y vivacidad. Estos detalles embellecían la falda con un patrón sutilmente floral, como si pétalos hubieran sido cosidos a mano. Cada paso de Elisa parecía dar vida a estas flores imaginarias, haciéndolas bailar a su alrededor. Admiré su piel bronceada, resplandeciente, con un rubor suave en sus mejillas, realzando su belleza natural. El vestido de Elisa reflejaba perfectamente su personalidad femenina y gentil. Estábamos a punto de bajar cuando Caleb nos interceptó, luciendo un elegante traje negro que emana

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app