Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Secuestrada Por El Rey De La Mafia

  • 👁 879
  • 9.8
  • 💬 32

Annotation

La vida de Ellie cambia cuando se va de vacaciones y se topa con un negocio de drogas que se supone que no debe ver. La secuestran y la llevan de contrabando a México. Su vida está ahora en manos de Tristán Russo, un apuesto y poderoso líder de un cártel. Tristán promete no matarla siempre y cuando ella acceda a obedecerle. Desde el momento en que la ve, Tristán se siente atraído por Ellie y después de probarla quiere más, y Tristán siempre consigue lo que quiere. ¿Cuál será el destino de Ellie en manos de Tristán?

CAPÍTULO 1

-Ellie-

Caminé descalza por la playa. Esto era exactamente lo que necesitaba antes de empezar mi nuevo trabajo el mes que viene. Unas vacaciones para mí sola donde poder relajarme y que nadie me molestara.

El sol se estaba poniendo, se estaba haciendo tarde así que decidí ir al bar. Quién sabe, tal vez encuentre a alguien que me haga compañía.

Llevaba un vestido rojo corto y tacones de aguja negros, este look definitivamente me iba a conseguir un hombre esta noche. Pedí un martini sucio y me senté en el taburete, mis ojos escudriñaron el bar en busca de cualquier hombre caliente que pudiera hacerme compañía esta noche y había algunos agradables para elegir. Pero le había echado el ojo a uno. Estaba junto a la mesa de billar, vestido de forma informal pero con un aspecto oscuro y misterioso que me atrajo hacia él.

Pero justo cuando estoy a punto de acercarme a él, sale. Le sigo fuera, mis colinas chasquean silenciosamente en el pavimento y mi respiración se cierra a mi alrededor. La piel se me puso de gallina y deseé haberme puesto un jersey.

Un todoterreno negro se apartó de la calle, rodando por el callejón que discurría junto al bar. El tipo del bar estaba de espaldas, hablando por el móvil. Saludó con la cabeza a los tipos del todoterreno.

Me quedé cerca del edificio, observando. Los tipos salieron del todoterreno. Uno llevaba una pistola metida en el pantalón. Salió por el lado del conductor, de pie, con las piernas abiertas y los brazos cruzados, tratando de parecer duro. Otro hombre salió del todoterreno y se dirigió a la parte trasera, donde abrió la puerta.

El tipo del bar sacó un fajo de billetes y se lo entregó al hombre de la parte trasera del todoterreno. Éste lo contó cuidadosamente y luego se volvió, sacando una bolsa de papel marrón del vehículo.

Oh, mierda. Acabo de presenciar una venta de drogas, tengo que salir de aquí antes de que alguien me vea. Entonces oí pasos detrás de mí. Se me paró el corazón y el miedo me paralizó. Joder.

—¡Eh, señora!—, gritó, lo bastante alto como para que le oyeran los demás. Mis dedos se cerraron alrededor de mi móvil. Los chicos levantaron la vista. El de la pistola avanzó, rápido. Demasiado rápido.

Oh mierda.

—¿Qué hace, señora?—, me preguntó el tipo, acercándose por detrás. Tenía un marcado acento mexicano.

—Empecé. Agité las pestañas y di un paso adelante, tropezando como si estuviera borracha. —Busco a mi amigo—, solté.

—Deberías volver dentro—, dijo. Un escalofrío me recorrió. Sí, sí, debería hacerlo. Tragué saliva. —Aquí fuera no es seguro para una chica guapa como tú.

Pero justo cuando me daba la vuelta para volver al bar, la oscuridad me consumió y algo frío me apretó el cuello. La descarga de electricidad me dejó inútil y mis miembros se aflojaron.

Luego me desmayé.

-Tristán-

Me senté con las piernas abiertas y una mano en la polla. Me lamí los labios, acariciando lentamente mi pene mientras observaba a las dos chicas en la cama. Ambas eran jóvenes, dieciocho o diecinueve años, quizá, y las dos tenían el pelo rubio suave, los ojos azules y demasiado maquillaje. Justo como me gustan.

No eran gemelas, ni siquiera parientes, pero se habían peinado y maquillado de tal manera que era difícil distinguirlas. Me refería a ellas por el color de su lencería.

—¿Te gusta?— preguntó Blue a Red. Metió la mano dentro de las bragas de Red. Red abrió la boca y gimió dramáticamente. La teatralidad era exagerada y no me convencía de que esta chica se estuviera excitando de verdad.

Moví mi mano arriba y abajo un poco más rápido. No quería perder mi erección.

—Sí, nena—, jadeó Red. —Oh, no pares.—

Las chicas se tumbaron en la cama y Blue le quitó las bragas de encaje a Red. Me las tiró y cayeron a mis pies. Las recogí, sonriendo a las chicas. Seguí trabajando con la mano, pasando el pulgar por la punta del pito, bajando el pre-c*m para lubricar el eje mientras bombeaba con la mano.

Blue se arrodilló y abrió las piernas de Red. Luego se zambulló. Observé la cara de Red.

—Ven aquí, ahora—, le ordené. Red se levantó y se acercó a toda prisa. Sin dejar de masturbarme la polla con una mano, estiré la otra y agarré a Red por la muñeca. La puse de rodillas y abrí las piernas. Ella se acomodó entre ellas, apoyando las manos en mis muslos. Mantuve el impulso hasta que su cálida boca se cerró alrededor de la punta de mi polla.

La solté y la agarré del pelo. Eché la cabeza hacia atrás. El rojo era bueno. Me llevó a su boca y a su garganta. Se movió rápido, chupando con fuerza, y luego aflojó. Me tocó los huevos y deslizó un dedo hacia mi *ssh*l*, pero no lo metió dentro.

La provocación me excitó. Le empujé la cabeza hacia abajo. Estaba listo para correrme. Quería correrme. Cerró los labios a mi alrededor y chupó con fuerza mientras yo me corría. Sujeté su cabeza, manteniendo su boca en mi polla mientras latía.

Mi corazón se había acelerado y la mamada era buena, pero seguía pareciéndome forzada. Suspiré y solté el pelo de Red. Ella tragó saliva, entornó los ojos y me sonrió.

—Id—, dije, despidiendo a las chicas. Parecían un poco sorprendidas por mi urgencia en que se marcharan. Habían hecho su trabajo; ya no eran necesarias.

Yo era un hombre guapo, y no lo digo por presumir, sino sinceramente. Tenía la piel morena, el pelo oscuro y los ojos oscuros. Me parecía a mi padre. Heredé de él algo más que mi atractivo atractivo; heredé su imperio de drogas y armas.

Y el dinero.

Un jod*do montón de dinero. Tenía varias casas, coches caros, personal a mi servicio y lo mejor de todo. Heredar mi apellido fue una de las mejores cosas que tomé de mi padre. Y a veces lo peor.

Nosotros, los Russo, éramos venerados en México. Nuestro “negocio familiar” se remontaba a varias generaciones. Había crecido más durante la época de mi padre. Sentí la presión de mantener nuestro nombre y que siguiera entrando dinero ahora que yo era el jefe.

—Tristán, señor—, dijo la voz al otro lado.

—¿Qué pasa?— Respondí en español.

—Es Diego.

—Lo sé—, continué. Diego supervisaba los tratos con Estados Unidos y no hablaba inglés. Era amigo de la familia desde hacía décadas. Confiaba en él para que me cubriera las espaldas, pero no para que tomara las mejores decisiones. Al menos era bueno siguiendo instrucciones.

—¿Por qué me llamas?— Intenté mantener la calma.

—Tenemos un pequeño problema.

Mi corazón se aceleró al oír la palabra —problema. Cerré los ojos en un largo parpadeo. —¿De qué se trata?

—Bueno, había una chica que nos vio haciendo el negocio de la droga. Pero la tenemos, no te preocupes jefe.

Parpadeé. —¿La tenemos?

—Sí. Está con nosotros.

Quería golpear mi cabeza contra la pared. —¿Le disparaste?

—No. Sabía que no, señor. Nos la llevamos.

Quería golpear mi cara contra la pared. —Secuestraron a una ciudadana americana. ¿Dónde coño estás?

—En el almacén, señor.

—Ahora mismo voy—, dije apretando los dientes. Colgué el teléfono y me vestí con unos vaqueros oscuros y una camiseta negra de manga larga. Me guardé la pistola en la parte trasera del pantalón. Bajé las escaleras a toda prisa y saqué las llaves de mi Porsche de camino al garaje para cinco coches.

Me hundí en el asiento del conductor. El coche era nuevo. Olía a cuero. Pero ni siquiera el olor a coche nuevo consiguió calmarme. Estaba enfadado. Tan jodidamente enfadada. Quería golpear a Diego, no importaba que fuera un amigo, por hacer algo tan jodidamente estúpido.

Disparar a un ciudadano americano era una cosa. Secuestrar y traficar con uno a través de fronteras internacionales era otra. No podía dejarla ir. Tendría que matarla.

CAPÍTULO 2

-Tristán-

Atravesé las puertas del almacén saludando a los guardias que me habían pagado. Iban fuertemente armados y estaban en la cima de su juego. Frené de golpe y casi me olvido de apagar el coche antes de salir.

—¿Dónde está la chica?— pregunté.

Diego señaló con el pulgar hacia atrás. —Ella está ahí, señor.

—¿Por qué coño no la dejaste?

La cara de Diego palideció. —Ella sabía cómo éramos. Vio un intercambio. Nos denunciaría.

Apreté los dientes y negué con la cabeza. —¿Así que tu genial idea fue traerla aquí?

Agité la mano en el aire. No tenía sentido interrogar a Diego. Ya estaba hecho. Ahora tenía que limpiar el desastre.

Le empujé. —Déjame hablar con ella.

Carl abrió la puerta y encendió la luz. Zumbó y poco a poco se hizo más y más brillante. Entrecerré los ojos y me sorprendió lo que vi.

La mujer no se parecía en nada a lo que esperaba. Era fe

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app