Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

MI PELIGRO- Encantada por el mafioso

  • 👁 2.1K
  • 8.9
  • 💬 78

Annotation

Giullia Santori es una chica tímida y reservada que se dedica exclusivamente a la música. Ama el piano y las clases en la facultad de música, olvidándose de tener una vida social. La vida de la chica cambia por completo cuando salva a un desconocido que estaba siendo brutalmente golpeado. Él se llama Vittorio Cassini. Ella no imaginaba que estaba salvando a uno de los líderes de la Mafia italiana. Vittorio queda encantado por su salvadora, protegiéndola después del incidente. Esto hace que se acerquen cada vez más, y Giullia comienza a sentirse tentada por el peligro que la vida del crimen ofrece. El sentimiento es arrollador, y ella comienza a convertirse en el blanco de muchos enemigos de Vittorio. Giullia renuncia a su familia, sus sueños y planes para vivir esta pasión. Acontecimientos, grandes pruebas y el amor están en juego en esta historia intensa.

1- Salvando lo desconocido

GIULLIA SANTORI

— ¡Rayos, llego tarde! — murmuré.

Miré el despertador de la mesita de noche, marcando las siete de la mañana; por alguna razón, no sonó a la hora esperada, haciendo que empezara el día con una ligera molestia.

Salté de la cama apresuradamente, quitándome el pijama de manera torpe y corriendo al baño para hacer mi higiene matutina y comenzar mi rutina diaria. Una ducha caliente, ropa cómoda y, después, el desayuno.

Enfrenté mi reflejo en el espejo, vistiendo unos vaqueros, una camiseta blanca, una sudadera negra para protegerme del frío que hacía en Milán, además de ocultar un poco las curvas de mi cuerpo, ya que era un tanto tímida en ese sentido. Completé el conjunto con zapatillas casuales negras. Mi cabello era largo y oscuro, lo ateé en una coleta bien ordenada. En mi rostro, apliqué un poco de rubor en las mejillas para disimular mi piel pálida, rímel ligero en las pestañas para resaltar suavemente la mirada y un brillo labial incoloro para realzar los labios. Estaba lista.

Cogí la bolsa con mis materiales y bajé por la escalera de madera que daba acceso a la sala y a la cocina de estilo americano. Vivo sola en un barrio residencial bastante tranquilo. La casa no era una mansión, pero era lo suficientemente cómoda para una vida tranquila.

El desayuno fue rápido, ya que no tenía más tiempo. Cereales y leche fueron colocados apresuradamente. Tan pronto como terminé, salí apresuradamente, pasando por el pequeño césped frente a la casa. El clima estaba nublado y, por la hora, bastante tranquilo, sin mucho movimiento.

Tenía que c*g*r el autobús a cinco minutos de mi casa, que pasaba por la Universidad Luigi, donde estudiaba Música, mi destino final.

No pasó mucho tiempo antes de que llegara el autobús, parando para los pasajeros que esperaban, y entré.

— ¡Buenos días, Giulia! — saludó amablemente el conductor.

Era una rutina diaria, así que el conductor ya estaba familiarizado con mi presencia la mayoría de los días y a la misma hora.

Observando el paisaje por la gran ventana de vidrio del autobús, Milán era totalmente diferente de Bolzano, la pequeña ciudad a unos kilómetros de distancia, donde nací y mis padres aún vivían. A veces, me sentía un poco sola, pero la universidad ocupaba bastante mi tiempo, aliviando ese sentimiento.

Unos cuarenta minutos después, llegué a la Universidad, bajé del autobús apresuradamente, agradecí al conductor llamado Antoine y corrí para no perder la primera clase.

Cuando llegué al aula, el profesor estaba comenzando su contenido diario y agradecí mentalmente por haber llegado a tiempo para no perder toda la explicación.

— Con permiso, profesor. — hablé bajo y tímidamente.

Él lo permitió, y me sentí aliviada por eso. Me dirigí inmediatamente a mi lugar habitual, y algunas personas a mi alrededor me miraban; sentí que mi rostro se calentaba, ruborizándome. Odiaba ser el centro de atención.

La clase seguía de manera tranquila; hoy sería bastante teórica. Todas las explicaciones se absorbían con atención, ya que siempre me esforcé por ser una alumna ejemplar y dar lo mejor de mí.

— Felicidades, Giulia, tus notas fueron las mejores de la clase. — elogió el profesor.

Desde muy joven, siempre fui tímida y cerrada en mi propio mundo, usando la música como una forma de alegrarme, sentirme más libre y calmarme en los momentos en que me sentía triste.

La clase de hoy era a tiempo completo; en algunos días ocurría en un horario, en otros prácticamente todo el día. El almuerzo se proporcionaba en la universidad, en un restaurante donde los estudiantes tenían un ambiente acogedor para no tener que salir. Me sentaba en una de las mesas y hacía mi comida, la mayoría de las veces, sola, a diferencia de las demás personas que siempre estaban en grupos.

— ¿Lo de siempre? — preguntó la camarera, siempre con su sonrisa en los labios.

— Sí, por favor… estoy hambrienta. — afirmé, devolviendo la sonrisa.

Después de terminar la comida, llegaba un momento de ocio y elegí hacer una de las cosas que más me gusta: tocar el piano. Una sala con instrumentos estaba disponible para los estudiantes, y aproveché el horario libre para sentarme allí y comenzar a dedilcar las teclas del piano con habilidad, viajando en el sonido perfecto que yo misma producía.

Regresé a la clase después de eso, y por la tarde se llevaron a cabo más clases, cada una con un profesor diferente, todos ya familiares, ya que estaba en la universidad desde hacía un poco más de un año.

Al llegar al final del día, la última clase finalizó y finalmente podría volver a casa. Seguí la misma ruta de vuelta hasta el punto donde tomaría el autobús de la misma línea que me dejaría cerca de mi casa.

— ¿Cómo fue el día, Giulia? — Antoine sonrió, siempre servicial.

— Como siempre, Antoine, ¿y el tuyo? — pregunté educadamente.

— Nada fuera de lo normal hasta ahora. — se rió.

Me dirigí a uno de los asientos vacíos, y se inició el mismo recorrido de vuelta. Cerré los ojos, apoyando la cabeza en el respaldo del autobús. Estaba cansada, ya que el día había sido muy intenso en cuanto a las clases.

El sol ya se había puesto, dando paso a la noche. El autobús se detuvo en la esquina a unos minutos de mi casa, bajé diciendo adiós al conductor y regresé a casa con tranquilidad. Había poca actividad en la calle ese día, lo cual era de esperar en un vecindario tan tranquilo.

Sin embargo, algo llamó mi atención en ese momento. Delante de mí, noté un movimiento extraño. Era confuso entender de qué se trataba, pero percibí a alguien corriendo cruzando la calle, probablemente un hombre alto y musculoso. Detrás de él, aparecieron otros cuatro hombres haciendo el mismo recorrido, y fue en ese momento que entendí perfectamente que se trataba de una persecución.

Estaba muy cerca de mi casa, abrí los ojos de par en par, asustada por la escena frente a mí. Cuando el primer hombre cayó, fue brutalmente cubierto por los demás, que propinaban patadas y puñetazos de manera violenta, profiriendo palabrotas que, a la distancia en la que me encontraba, no era posible distinguir.

Considerando una tremenda cobardía lo que estaba sucediendo allí y sabiendo que el hombre que estaba solo no resistiría ese ataque, considerándolo indefenso, sentí que era injusto. No sé qué me pasó, pero corrí hacia ellos, gritando lo más alto que pude en un intento de salvar la vida de alguien, aunque no lo conociera.

— ¡La policía está aquí! — grité lo suficientemente alto.

En ese momento, los hombres se detuvieron, se miraron entre sí y hablaron palabras incomprensibles. Uno de ellos miró en mi dirección, pero huyeron en dirección opuesta hasta desaparecer de la vista.

Miré al hombre en el suelo, retorciéndose y gimiendo de dolor. Mi corazón latía rápido y fui hacia él, porque estaba claro que necesitaba ayuda. Me acerqué, dejando caer la bolsa al suelo, y me arrodillé cerca de su cuerpo sin saber qué hacer.

— Dios mío, déjame... ayudarte — estaba completamente confundida.

El hombre llevó una de sus manos a las costillas, que probablemente no estaban en perfecto estado después de ser golpeado. Miró hacia arriba, en dirección a mi rostro, y aunque estaba cubierto de sangre, podía ver su mirada fija en la mía. Nos miramos durante algunos segundos.

Mi atención se apartó de su mirada cuando noté que más personas se acercaban, y me asusté, temiendo que fueran los mismos hombres que lo atacaron, y ahí sí, ambos estaríamos perdidos.

— Vittorio... ¡Vittorio, m**rd*! — uno de ellos gritaba.

Al acercarse, noté que no eran los mismos de antes, sino conocidos del hombre herido. Uno de ellos lo ayudó a levantarse con dificultad, y di algunos pasos hacia atrás, aún aturdida por la situación.

— Lo estaban atacando, y yo... yo grité. Huyeron por allí — señalé nerviosa en la dirección en que los agresores se fueron.

— ¿Estás sola? — preguntó, mirándome con desconfianza.

— ¡Sí! — respondí con la voz temblorosa.

Me miraban confundidos, parecían no creer que hubiera logrado enfrentarlos sola. Miré al hombre una vez más, y ahora que estaba de pie, noté que estaba bastante herido y sucio de sangre. Aún en esas condiciones, era un hombre apuesto, con barba y rasgos italianos, y un cuerpo atlético cubierto con ropa social negra.

— Gracias por salvarlo. Necesitamos cuidar estas heridas... ¡vamos! — dijo uno de ellos, agradeciéndome y señalando a los otros que llevaban a Vittorio hacia un lujoso y oscuro automóvil estacionado a unos metros de distancia.

Me quedé inmóvil durante unos minutos, observando cómo el auto se alejaba, y me llevé la mano al pecho, con el corazón aún acelerado y sin poder creer lo que acababa de suceder. Recogí la bolsa que había dejado caer al suelo y caminé hacia mi casa, tratando de calmarme y olvidar ese evento aterrador.

_______________________________

Demoré mucho en conciliar el sueño, recordando la escena varias veces e incluso soñando con ella. Esto hizo que me despertara al día siguiente con el semblante cansado.

Realicé el mismo ritual matutino antes de ir a la universidad, vistiéndome con la ropa habitual y tomando mi desayuno con más calma esta vez. Salí de casa hacia la parada de autobús, notando un Audi negro circulando lentamente por allí. Comencé a ponerme nerviosa, acelerando el paso hasta llegar al lugar donde tomaba el autobús.

— Buenos días, Giulia. — saludó Antoine nuevamente.

Le di una leve sonrisa, aún asustada, y me senté en el banco del autobús, respirando aliviada por estar en un lugar seguro. Estaba pensativa, tratando de imaginar en qué me había metido la noche anterior al salvar a ese hombre. Recordé su rostro, ojos claros fijos en los míos, y sacudí la cabeza para sacarme eso de la mente.

Cuando bajé del autobús, ya en la entrada de la universidad, noté que el mismo auto estaba estacionado justo detrás. Más nerviosa, aceleré el paso hacia el lugar. Dos hombres vestidos de negro se acercaron a mí, manteniéndose a algunos metros de distancia, simplemente acompañándome. Los ignoré y continué, pero me detuve abruptamente.

— ¿Qué está pasando? ¿Por qué me están siguiendo? — hablé irritada.

— El jefe ordenó que hiciéramos tu seguridad. — afirmó uno de ellos.

— Primero, ¿quién es ese jefe? Segundo, ¿para qué necesito seguridad? — pregunté inconforme.

— Vittorio Cassini, y quiere agradecerte por haberle salvado la vida, asegurando tu protección debido a tu involucramiento en el incidente de anoche. — explicó uno de ellos.

Vittorio Cassini era el nombre del hombre de hermosos ojos que estaba siendo golpeado la noche anterior. Entonces, resultó ser un jefe. Por lo que observaba, había algo un tanto oscuro en esto. Respiré profundamente e intenté asimilar esa información.

— ¿Tengo elección? — pregunté, soltando un suspiro.

— ¡No! — respondió con convicción.

Rodé los ojos y seguí caminando, mientras ellos hacían exactamente lo mismo. Era una sensación completamente nueva para mí, ser seguida por dos hombres con semblante serio, vestidos de negro, y sin entender completamente la situación.

Al llegar al aula, entré completamente avergonzada, mi rostro ardía, y sabía que estaba ruborizada al máximo. Caminé hacia mi lugar, y los dos hombres entraron, colocándose en la puerta con los brazos cruzados frente al cuerpo. Esto llamó la atención de todos, especialmente de mí, que hacía todo lo posible para no ser el centro de atención.

Los alumnos conversaban entre sí, y el profesor miraba confundido esa situación inédita. No es algo que suceda todos los días; de hecho, nunca ha ocurrido.

— ¿Es realmente necesario, Giulia? — me preguntó.

— ¡Sí! — respondieron ambos hombres al unísono.

Cuando todas las clases terminaron, durante todo el tiempo, ambos permanecieron de pie en la puerta, siguiéndome a todas partes, incluso hasta la puerta del baño. Aquello era absurdo. Maldita hora en que salvé a ese hombre.

Pasaron tres días, y todo continuaba de la misma manera, excepto porque los ojos de ese hombre no salían de mi mente, y sus guardaespaldas me seguían las veinticuatro horas del día para asegurarse de mi seguridad. Además, me llevaban y traían de las clases diariamente, alegando ser órdenes del jefe. A esas alturas, ya estaba lo suficientemente irritada. No quería ceder y volver a tomar mi ruta como de costumbre. Al final de las clases, cuando llegaba a la parada de autobús, donde solía tomar el transporte de vuelta a casa, uno de los hombres se acercó.

— Señorita, ¿puedo llevarla a casa en seguridad? — preguntó con educación.

— No es necesario. — aparté la mirada.

— Insisto, señorita. Vamos. — habló de manera más brusca.

Ignoré todas las solicitudes y subí al autobús, viendo al conductor sonreír como de costumbre. Me dirigí hacia la parte trasera y me senté, apoyando la espalda, respirando profundamente y pensando en lo inusual que habían sido esos últimos días.

El autobús partió, y miré por la ventana, reflexionando sobre los últimos acontecimientos. De repente, el autobús frenó bruscamente, asustando a algunos pasajeros, al igual que a mí.

— ¿Te volviste loco? ¡Qué demonios!— gritó el conductor, completamente irritado.

Siguió quejándose hasta que vio a un hombre salir de un lujoso coche negro. Vestía ropa oscura de arriba a abajo. El conductor pareció asustado y no dijo más nada. Miré al hombre a quien había salvado días atrás entrar al autobús, dejando a todos los pasajeros confundidos y hablando al mismo tiempo. Se detuvo frente a mí, extendió la mano en mi dirección y ahora veía perfectamente su rostro hermoso y encantador.

— Ven conmigo, Giulia. — exigió.

— Estás loco. ¿Cómo puedes hacer esto? — me quejé.

— ¡Ven! — exigió, más enfadado esta vez.

2- La furia del mafioso

GIULLIA SANTORI

Mi respiración está agitada mientras observo al hombre dar vueltas alrededor del auto hasta llegar al asiento del conductor y sentarse allí. Noté, más allá del vidrio de la ventana, a personas mirando y conductores de otros autos quejándose de la maniobra repentina y arriesgada que Vittorio realizó en medio de una avenida. Sé que está mal, pero, en el fondo, encontré esa actitud increíble. La adrenalina causa una sensación agradable.

Miro al hombre a mi lado. Su expresión es firme, rígida, con una mandíbula masculina y una mirada penetrante que queda grabada en mi memoria. Cuando lo vi por primera vez, estaba cubierto de sangre, lleno de hematomas. Ahora, puedo observarlo con claridad. Pone en marcha el auto, atento al frente, y pronto toma el rumbo de la carretera. Percibo, por el espejo retrovisor del automóvil, que sus guardaespaldas vienen justo detrás; era de esperar.

La tensión que se apodera del ambiente es inmensa. Considero

Reviews
See All
Avatar

ALIDA ROSA ARTEAGA LOPEZ

Review after half of the novel

Ella era una chica sometida a sus padres, o sea la típica chica miedosa, por los abusos que muchos padres le dan a sus hijos, sin mefir las consecuencias. El fué brutalmente golpeado y ella fue su salvadoray de allí en adelante el comenzó a protejer, ya que el era un hombre que estaba metido en negocios sucios y con lo que ella hizo sabía que su vida corría peligro. El se convierte en su protector. Al estar con ella se fué enamorando de ella. Ella comenzó con bajo rendimiento su escuela, lo que hizo que sus padres se enojaran y dividieran enviarla o mejor dicho mudarse a otro país y sin que el supiera, retiraron sus papeles del colegio y le compraron el pasaje de avión, se la iban a llevar y el mismo al estar cerca de su casa, vio todos los movimientos y se dio cuenta. Emque saldrían del país, el la siguió y ella lo vio en la moto que el conducía, el la siguió, pero al llegarr al aeropuerto se desvío y ella se sintio muy mal al no verlo. Ella engañó a sus padres al decir que iría al baño y de allí se escapó, llegando al sitio que se encontraba Vittorio su novio. A partir de allí, el se la llevó a su casa convirtiéndola en su mujer. Luego el tuvo muchos problemas, ya que en el negocio que manejaban Carlo lo quería destronar y haría las Miles de trampas para lograr su objetivo. Pago a un hombre para que la violara y gracias a su amigo Gian, que logro rescatar a tiempo, a partir de allí ella dió un cambio de 90 grados. Cambio con Vittorio y a escondidas, se entrenaba, no quería ser inútil.

more
June 30, 2024
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app