Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

La sumisa de Leon

  • 👁 1.1K
  • 9.7
  • 💬 39

Annotation

Lana es una chica valiente que se enfrenta a una serie de desafíos en su vida. Recientemente, fue despedida de su último trabajo, dejándola indefensa e incierta sobre su futuro. Para empeorar las cosas, descubre que su madre está luchando contra una enfermedad debilitante que amenaza con robarle la vista. Ante estas circunstancias desesperadas, Lana recibe una sugerencia inesperada de una amiga: convertirse en una camgirl. La idea de exhibirse desnuda para hombres de todo el mundo a cambio de dinero es inicialmente impactante para ella, pero decide considerar esta opción como una manera de ayudar a su madre. Mientras Lana se involucra en este nuevo mundo en línea, conoce a León Versalles, un hombre misterioso y enigmático. León también tiene su parte de dificultades, habiendo sufrido un accidente que lo dejó desfigurado y marcado por el dolor físico y emocional. León le ofrece una propuesta sorprendente: un contrato de un año para vivir juntos en Bérgamo, una ciudad pintoresca en Italia. Lana se siente atraída por la perspectiva de salvar la visión de su madre, pero se pregunta si será capaz de convivir con alguien tan marcado por el dolor. Juntos exploran los límites del amor, la aceptación y la superación, demostrando que la verdadera belleza trasciende las apariencias físicas y que es posible encontrar la felicidad incluso en las circunstancias más difíciles. Tres historias de amor se cruzan en: ¡La sumisa de León!

Chapter 1 - Lana

Después de que la tienda cerrara, las cosas aquí en casa se han puesto cada vez más difíciles, la jubilación de mi madre *p*n*s alcanza para sus medicinas y me ayuda a pagar el alquiler de la casa. Camino todo el día en busca de una oportunidad y cierto día, conseguí un trabajo que me pagaba por noches en un buffet, lo que me pagaban no era mucho, pero daba para ayudar.

Lo malo es que el dueño vino queriendo tocarme, así que rechacé sus embestidas, él me mandó lejos y encima, ha dificultado para que yo consiga otra oportunidad en bufés semejantes. Ana Claudia es mi mejor amiga, somos vecinas y ella acompaña mi batalla diaria.

— Te lo he dicho muchas veces, Lana, lo estás pasando mal porque quieres.

— Por favor, no digas eso. Mi madre luchó tanto para cuidarme, siento mucho verla pasar por privaciones. — Respondí, sentándome en el sofá y pintando la uña del pie.

— ¡Entonces no lo permitas! Eres hermosa, vas a ganar mucho dinero mostrando el cuerpo como lo hago.

— No tengo el valor de exponerme así, mi madre estaría avergonzada. Sabes cuánto me crió de manera reglada y llena de pudores.

— Lana, no te expondrás. ¡Puedes crear un personaje o usar una máscara, los hombres que pagan por vernos, solo se preocupan por el cuerpo!

— Aprecio que quieras ayudarme, Ana, pero no puedo hacer esto.

Esa noche estuve pensando en la propuesta, usar una máscara y dejar de ser yo misma para mostrar partes de mi cuerpo a hombres desconocidos. No sé, sería una opción desesperada y espero no tener que llegar a eso.

Al día siguiente, me desperté con la desesperación de mi madre y corrí a su habitación.

— ¿Por qué lloras así?

— ¡No puedo ver bien, no puedo! — Yo la abracé fuerte, mi madre siempre tuvo problemas en la visión y por falta de cuidados todo podría estar aún peor que antes.

Concertamos una cita, era mi último dinero para emergencias. Si marcáramos en la red pública de salud, eso llevaría demasiado tiempo. Pronto fue llamada a la sala, pasó el examen y el oftalmólogo nos contó lo que estaba pasando.

— Desafortunadamente, no traigo buenas noticias, su madre sufre de degeneración macular crónica. Esta enfermedad le está quitando poco a poco su agudeza visual, en palabras más simples, ¡su madre está poco a poco quedando ciega!

Empecé a llorar y ella también, era desesperante saber que algo tan cruel podría pasarle a mi madre.

— ¿Y hay alguna cura? — Le pregunté con la mano.

— Hay una cirugía y tratamientos para las pérdidas que ya tuvo.

— ¿Y cuánto cuesta todo esto?

— Entre sesenta y setenta mil reales. — Cuando él me dijo aquel valor, una angustia se apoderó de mi garganta. No quería mostrarme débil con mi madre y no era el momento para eso.

— No podemos permitírnoslo. — Respondió muy triste.

— Hay posibilidad de hacerlo por el sistema único de salud, pero necesitan ir a un puesto y llenar una ficha de espera.

Ficha de espera, un nombre menos doloroso, para una fila que se extendería por años y años. Mi madre no tiene ese tiempo, salimos de allí cargando el peso del mundo a sus espaldas. Llegamos a casa y ella fue a llorar en la habitación, mirando, mientras todavía podía, la imagen de su santa de devoción.

— ¡Mi madre no se quedará ciega, no puedo permitirlo! — Fui a la casa de Ana Claudia y le pedí que me inscribiera en esa plataforma de stripper, ella me prestó algunos pertrechos que usaba para seducir a los hombres y estimularlos a pagar más por el show privado.

Me dio consejos, me explicó cómo registrar mi cuenta para que las propinas fueran directamente allí y la forma en que lo explicaba no parecía tan horrible, como sé que es. Tengo dos lencerías más jóvenes, llevo un año sin novio y sin tener uno, No tenía motivos para renovar este tipo de pieza con frecuencia, pero fui a una tienda y me compré un body negro s*xy junto a un calcetín negro s*xy.

Esa misma noche iba a empezar, no puedo perder un segundo más. Llegué a casa y ya era de noche, mi madre ya estaba acostada y la luz de su cuarto apagada. Entré en mi habitación, me di una ducha, me puse la máscara de encaje y el body, me solté el pelo y encendí la cámara del portátil.

Ya estaba logueada en la plataforma, me senté frente a la cámara y esperé a que algún hombre se sintiera atraído por mi foto de perfil. No pasó mucho tiempo, un tal Edward estaba en línea y ya pedía acceso a mi imagen en tiempo real.

Lo atendí y esperé sus órdenes, allí mismo en la plataforma había opciones para que ellos escogieran sin tener que pedir de manera formal. Mostrar los pechos 100,00 pesos, las nalgas 250,00 y las partes íntimas 400,00.

— ¡Ponte de pie, quiero verte mejor! — Pidió por mensaje.

Me levanté y di una vuelta, luego él apretó la opción para que yo mostrara los pechos. Me congelé, quedé paralizada de vergüenza, pero recordé cuál era el motivo de todo eso y le mostré los pechos. Pensé que el mismo me pediría ver más, pero él lo vio y luego salió... Esa noche le mostré todo a más hombres, sumando dos mil doscientos reales. *p*n*s podía creerlo, nunca había ganado nada parecido en tan poco tiempo.

A veces llegaba a dos mil y a veces a mil reales. Dependía mucho de los clientes, yo, ya hasta, había fidelizado algunos que buscaban por mi seudónimo de gata de la noche... La madrugada del sábado, uno de ellos quiso contactarme de manera reservada y yo atendí su solicitud en el chat.

¡Leon Versalles, buen nombre!

— Buenas noches. — Se lo envié.

— Buenas noches, gata de la noche. Deseo hacerte una propuesta.

— Estoy aquí en busca de hombres generosos como usted, señor Leon. — Escribí.

— ¡Párate frente a la cámara y muéstrame tu cara!

Pensé que me pediría algo fuera de lo común y tenía razón, estoy cansada de mostrarlo todo. Ese tal León me dejó sin palabras, podía ver lo que quisiera y pedirme hasta que tocara mi cuerpo frente a la cámara, pero no.

— Mi cara, ¿es eso lo que quiere que le muestre?

— ¡Pago mil dólares por quitarte la máscara!

Lo único que puedo preservar en este trabajo es mi cara. Este tal hombre me ha pedido demasiado, pero mil dólares es un buen dinero y me ayudará a pagar muchas cosas e incluso soñar con conseguir más rápidamente el valor de la cirugía.

— ¿Ya tienes una respuesta para mí? ¡Estoy esperando y no me gusta hacerlo, morena!

— Haz el Pix, haré lo que me pediste.

En menos de tres minutos, había más de cuatro mil reales en mi cuenta, según la cotización actual del dólar. Desaté el lazo de la máscara y la saqué mirando la pantalla, nunca me sentí tan humillada como ahora.

Mostrar el cuerpo con la cara cubierta preservaba mi intimidad de alguna manera, mi honor... ahora estoy expuesta. Dejé una lágrima rodar y la limpié bien rápidamente, con certeza no era para ver a una persona llorando, que él había pagado tanto.

— ¡Ya puedes volver a ponerte la máscara!

Hice lo que me pidió y me cubrí la cara otra vez, Leon salió del chat. Pasaron muchos días y seguí exponiéndome y ganar mi dinero de esa manera, a veces me encuentro esperando a ese hombre de nuevo. Un hombre que probablemente esté tan lejos, ¿por qué pagaría por ver la cara de una mujer así?

Probablemente, no le gusté, nunca volvió a mi página. Yo estaba siguiendo y juntando poco a poco un dinero, pero las cuentas y gastos de casa no me permitían ahorrar lo suficiente. Caminando por la calle, pasé por una iglesia y entré, clamé a Dios que me diera una salida.

— Dios, estoy dispuesta a probar mi amor por la persona que más se ha dedicado a mí en esta vida. ¡Ayúdame a salvar a mi madre, ayúdame! — Esa semana, habíamos pedido su cirugía en la red de salud pública, aunque sabíamos que no había tiempo.

Chapter 2 - Leon

Elegir de nuevo una compañía femenina no era nada fácil, la última se quedó solo por un mes. Desde antes de mi fin, nunca me gustó involucrarme con prostitutas, pero mi realidad en los últimos tres años era no permitir ningún vínculo afectivo con ninguna mujer de este mundo. Soy muy generoso con todas las que me prestan servicios, pero exijo en la misma medida. La última sumisa, fue elegida en un Blog que ofrecía servicios sexuales, ella fue un error. Allí entre muchos anuncios vi uno que encaminaba a una sala de CAMgirls más uno de los nombres adornados para el servicio lascivo que estas jóvenes ofrecen. Yo quiero una mujer joven y que esté dispuesta a darme placer durante un año, después de eso, será descartada, así como las demás fueron. Una foto me llamó la atención, una joven morena que llevaba una máscara de encaje. — ¿Crees que cubriéndote la cara puedes enmascarar la vergüenza de ser una prostituta? Sonreí hablando conmigo mismo, c

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app