Alphanovel App

Best Romance Novels

El Deseo Del Mafioso

El Deseo Del Mafioso

  • 👁 164
  • 7.5
  • 💬 1

Annotation

Evangeline Atkins es una talentosa violinista prometedora. A pesar de vivir con su madre adicta en un parque de casas móviles, eso no la lleva por el mal camino. Entonces, cuando se presenta un recital que ofrece oportunidades importantes para tocar en otros países, recurre a la única persona que tiene en su vida: su madre. La mujer, que gasta prácticamente todo su dinero en sus adicciones, le dice que no puede ayudarla. Cuando la chica está aceptando la idea de que su vida quedará estancada viviendo en ese remolque, su madre le hace una propuesta. Habría una fiesta en la mansión donde trabajaba como empleada y necesitaban personas para ayudar. Ella llevaría a Evangeline para ganar ese dinero extra, con una condición: no podía bajo ninguna circunstancia ir al segundo piso de la casa y entrar en la habitación de la izquierda. Siendo la chica curiosa que siempre ha sido, Evangeline sube y entra precisamente en la habitación donde no debería. Ese simple acto despertará el deseo del recién llegado mafioso, Alec Castello, quien utilizará todo su dinero y artimañas para hacer que Evangeline sea suya y solo suya.

Chapter 1

— Dentro de una semana, será nuestro tan esperado recital — dijo Jude Callen, el profesor. — Están cada día más preparados, así que no puedo esperar a que llegue ese día.

Los tacones de Marylin Durant, la secretaria de Jude, resonaron en el suelo de madera. Todos se volvieron para mirarla, incluido Jude.

— Disculpen la interrupción, pero vine a informar que el viernes es el último día para el pago del recital. Solo faltan... — Marylin miró la carpeta en su mano y la examinó detenidamente. — dos personas.

Miró a Davine Baker y Evangeline Atkins. Las dos becarias del grupo.

— ¡Si no realizan el pago, quedarán fuera!

Marylin tenía una sonrisa arrogante, como si se alegrara de la pobreza ajena. Eso era culpa de sus padres, que nunca la dejaron esforzarse en la vida. El trabajo de secretaria era solo en papel, para marcar a quienes habían obtenido una beca para las clases. Y le encantaba hacerlo, porque según Marylin, quien no se esfuerza no merece recompensas.

— Estoy seguro de que cualquiera que falte por pagar lo conseguirá — dijo Jude, tratando de aliviar la tensión que se había creado. — En fin, guarden los violines y pueden irse a casa.

Mientras Evangeline guardaba cuidadosamente su instrumento en el estuche desgastado que tenía, Davine se acercó lentamente a ella.

— Evie, ¿conseguirás el dinero?

— Creo que sí. ¿Y tú?

— No lo sé — encogió los hombros, y ambas comenzaron a caminar hacia la salida. — Mis padres piensan que es una tontería pagar para intentar ganar algo después.

La inscripción costaba doscientos dólares y el premio para el primer lugar era de mil. El segundo y tercer lugar solo recibían una medalla por participar.

— Tienen un punto, pero deberías hacerlo por el reconocimiento. Me pregunto si aparecerá alguien interesado en llevarnos de gira por el mundo.

— Definitivamente tienes la cabeza en las nubes, Evangeline. Nos vemos mañana.

Evie saludó a su compañera de clase con la mano una vez que llegaron a la acera. El padre controlador de Davine ya estaba estacionado allí, esperándola. La violinista aún tenía que caminar un poco más hasta llegar a la estación de metro.

Evangeline vivía en un campamento de remolques en el este del Bronx. La escuela donde había obtenido la tan ansiada beca de violín estaba en Brooklyn. Pasaba casi dos horas todos los días yendo y viniendo de la escuela. Era agotador, pero no le importaba, ya que disfrutaba haciendo lo que amaba.

Por la mañana, la chica asistía a algunas clases en la universidad comunitaria del vecindario. Le gustaba decir que era solo para mantener su intelecto en forma. Eso es lo que decía y pensaba que la gente le creía.

Durante la tarde, Evangeline trabajaba medio turno como cajera en una tienda de conveniencia. Aunque pasaba la mayor parte del tiempo en su teléfono, ya que el movimiento era escaso, era de donde obtenía su sustento.

Y por la noche se dedicaba al violín como nunca antes.

Al salir del metro, Evie caminaba lentamente hacia su casa. Aunque había pandillas en cada esquina por donde pasaba, la chica casi se sentía segura con ellos allí. Desde que ese grupo se hizo cargo de las calles, los robos eran casi inexistentes.

Evangeline entró en casa y dejó su estuche junto a la puerta.

— Mamá — llamó. — ¿Estás en casa?

Sin respuesta, buscó a su madre en la pequeña vivienda. Las dos habitaciones y el baño estaban vacíos. Al darse cuenta de que su madre no estaba por allí, llegó a la conclusión de que estaría en la casa de algún hombre o en algún callejón.

Mientras revisaba los armarios en busca de algo para comer, Evie se quitó los zapatos y los dejó cerca de la puerta. Lo único que tenía allí era una caja de cereal y medio kilo de arroz. Tomó la caja de cereales y metió la mano sin ningún reparo en la boca.

— ¿Evie? ¿Estás en casa?

Golpeando la puerta estaba Felippa Moore. Era la mejor amiga de toda la vida que tenía Evangeline. Evie ya vivía en el remolque cuando la familia de Felippa llegó con uno. Tenían siete y ocho años en ese momento. Habían pasado más de trece años de amistad sin una sola pelea. Era una amistad incomparable.

— ¡Entra! — dijo Evie, sentándose en un banco junto a la mesa.

— ¿Dónde está tu mamá?

La chica encogió los hombros, todavía comiendo cereal.

— ¿No hay comida preparada? — Felippa revisó la pequeña estufa y las ollas vacías en ella. — ¿Quieres ir a comer a nuestro remolque?

— No, estoy bien. Voy a tomar una ducha y dormir en un rato. Estoy cansada.

— ¿Tuviste clases hoy?

— Por la mañana en la universidad y ahora en Brooklyn por la noche.

Felippa estaba muy orgullosa de su mejor amiga. A pesar de ser un año más joven que Evie, siempre había sido su fortaleza. Incluso era a ella a quien Evie acudía cuando necesitaba llorar por alguna pelea con su madre.

— Por cierto... necesito separar el dinero para llevarlo mañana. O no podré participar en el recital.

Evangeline se levanta y va a su habitación. Felippa la sigue y se sienta en la pequeña y desordenada cama que había allí.

— ¿Sabes cuántas invitaciones vas a recibir?

— No — responde Evie, sacando una caja de un cajón. — Aunque sea solo una, es tuya.

Felippa comienza a hablar sobre la ropa que usaría para ir a ver a su mejor amiga tocar. Evie abre la caja que tiene un pequeño candado y siente que su corazón se detiene.

En esa caja, Evangeline guardaba todos los ahorros que tenía. Cada vez que recibía su salario semanal, lo ponía en esa caja para ocultarlo de su madre poco escrupulosa. Pero al parecer, ponerle un candado no fue suficiente.

— Evie — llama Felippa. — ¿Qué pasa?

— ¡Voy a matar a Leah!

En un arrebato, Evie grita y hace que la pequeña caja de madera golpee la pared del remolque. Las pocas monedas que aún había dentro se esparcen por el suelo de la habitación. Felippa salta de la cama y se apresura a abrazar a su amiga, que se derrumba. Estaba llorando y gritando al mismo tiempo.

Todo el dinero que estaba en la caja estaba destinado para el pago del recital y la ropa que usaría ese día. Evangeline estaba segura de que algún tipo de cazatalentos estaría allí y se enamoraría de su técnica. Luego la invitaría a dar una gira por el mundo, tal como ella deseaba.

Chapter 2

Pero gracias a su madre desastrosa y maldita, Leah, todo eso se había arruinado. Al igual que había arruinado el baile de Navidad apareciendo ebria. De la misma manera en que había arruinado el baile de la escuela al aparecer como la cita de uno de los estudiantes.

— ¡La odio! — Evie gruñó mientras Felippa acariciaba su cabello rizado. — ¿Qué habré hecho yo para merecer una madre como ella?

— Nada, Evie. No tienes la culpa de que sea una madre terrible.

Sollozando, Evangeline se separa de su amiga y la mira.

— ¿Qué voy a hacer, Felps? Mi sueño estaba en esa caja. No hay forma de que pueda conseguir ese dinero a tiempo.

La chica con el cabello teñido de rojo y raíces necesitadas de retoque se levanta y comienza a pasear de un lado a otro.

— Bueno, hay una cosa, pero no te va a gustar.

— ¿Qué?

— ¿Recuerdas a JJ?

Evie no tuvo que esforzarse para recordar. Hablaba del chico negro, delgado y de ojos claros con el que Felippa había ten

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app