Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

MENTIRAS (SIEMPRE FUISTE TÚ)

  • 👁 1.8K
  • 5.8
  • 💬 7

Annotation

La vida de Lana era común hasta un día en particular, ese en el que la mayoría de las chicas que poseían un nombre similar al suyo, empezaron a desaparecer sin dejar rastros. La gran parte del alumnado vio eso muy extraño, incluso los profesores. Pero que Lana se apuntará en la lista para aspirantes a Delegados de salón fue la gota que hizo derramar el vaso, los chismes se corrieron casi tan rápido como el viento y eso hizo que la desplazaran sin pedir explicación alguna y así, lograron que ella tuviera la peor de las suertes descubriendo "la verdad" en su mundo de mentiras. Todos los Derechos Reservados© Código de Registro: 2104077435128

Chapter 1

I

Tenía por fin un sueño profundo. Uno de esos que no tenía en meses desde que iniciaron las fuertes jaquecas.

Sentía la brisa helada colarse por bajo de la manta, enfriando mis pies, entumeciendolos.

Un silbido por lo bajo se escuchaba al fondo. Y entonces, cuando estaba en mi mejor momento, sucedió.

La lámpara que acostumbro a colocar cerca de la mesita de noche que está a escasos centímetros de la ventana, sonó. Pero no como de costumbre, esta noche no.

Se quebró.

Abrí los ojos espantada, no era de las personas que al despertar tras un sonido extraño se desperezaba y luego pensaba... No, yo nunca fui así.

No más al escuchar el ruido abrí mis ojos asustada, el corazón lo tenía latiendo a millón y me tapé tanto como pude con la manta purpura. Espere minutos con el miedo intacto hasta que luego de un rato al darme cuenta que no había nadie, saqué la cabeza del escondite y mire alrededor.

Había tanta oscuridad que temía que en cualquier momento saliera algo de entre las sombras, pero no fue así.

Saqué un pie, luego el otro y temblando camine alrededor de la cama. La brisa azotaba con fuerza la ventana, entre fruncí el ceño y me acerque a ella dando grandes zancadas. Al estar a solo un paso y maldecir por lo bajo el haber dejado el pestillo flojo, lo vi.

Una sombra pasó rápido entre los arbusto hasta perderse en el callejón de la otra acera.

Di un paso atrás. Luego otro. Y otro. ¡Corrí!

— ¡Mamá!

Grité con los vellos de la piel de punta por el terror, mi voz sonó más fina de lo normal y casi no podía pronunciar bien la palabra.

Azote la puerta y salté sobre su cama, estaba cubierta hasta arriba con las mantas de color azul marino y roncaba cada que respiraba. Caí sobre ella, causándole tanto terror que me golpeo con la palma de su mano, al caer en la cuenta de quién era se disculpó de inmediato y sobo mi mejilla.

— ¡Había alguien entre los arbustos!

Horrorizada me echó a un lado y se dirigió al armario, tomó la escopeta que siempre acostumbra amantener cargada pero bien escondida y salió corriendo. — ¡Lo vi desde la ventana!— informé.

Me cubrí con las mantas temblando y espere... Espere...

Pero nada sucedió. Mamá volvió con la mirada cansada y leves ojeras bajos sus ojos.

—Hoy duermes conmigo, mañana reviso.

Dijo colocando seguro a la puerta y colocando el arma sobre la mesa de noche que está a un lado de su cama— Gracias a Dios no encontré nada, sino, no podría ni pegar un ojo.

Se echó las mantas encima y me abrazo.

—Duerme un poco pequeña.

De pequeña no tenía nada. Dieciséis años bien cumplidos el primer mes del año y mal transitados por el colegio.

Luego de eso, no pasó nada más y al *p*n*s cerrar los ojos caí en un profundo sueño.

Sangre.

Gritos.

Lamentos.

El fondo de la habitación en la que estaba era de color blanco, parecido al de un manicomio. Por todos lados se escuchaban gritos y llantos de mujeres, parecía una masacre y yo estaba en medio, corrí sin rumbo fijo hasta caer de boca contra el suelo... Mire lo causante y ahogué un grito.

El cadáver de una rubia yacía inerte bajo mis pies. Un charco de sangre cubría el cabello sobre su rostro, el cual tapaba la mayor parte del mismo, tenía una especie de bata blanca y un enorme hoyo en su estómago.

—Dios mío...

Me levante tan rápido como pude y salí disparada a quien sabe dónde, porque la escena cambió de forma radical. Ahora me encontraba en una especie de lago con un pequeño puente guindando, hincado y con capucha se encontraba alguien quien cada dos minutos murmura palabras en otro idioma.

—Falta poco, muy poco. — Murmuró a la nada y cuando estaba por ver su rostro.

Desperté.

Chapter 2

II

— ¡Lana vas a llegar tarde!

Lana Odette Roswell Vanstick, ese es mi nombre.

Chica promedio. Malas calificaciones, una sola amiga de la cual tengo semanas sin saber por ir de viaje con su familia al extranjero, de cabello color negro y ojo café ¿Más común?, no; no pude ser.

Corrí por la pequeña sala de mi casa hasta llegar a la cocina, mi madre cuyo nombre es Louisa de cabello color marrón claro y ojos verdes me espera con su mirada fulminante y entrecejo fruncido.

— ¿Que te he dicho sobre la primera impresión? — dice al apenas verme tomar el primer bocado del pan tostado que cocinó para el desayuno.

—Que lo son todo, porqué por ella nos definimos ante los demás. — Trago grueso y bebo lo más rápido que puedo el jugo de naranja.

—Correcto. Debes llegar temprano para que los profesores no digan lo mismo que el año pasado "Su hija siempre llega tarde y no presta atención en c

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app