Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Mi Luna Tiene Esposo

  • 👁 650
  • 7.3
  • 💬 41

Annotation

Asher Reynolds nunca pensó que encontrar a su alma gemela iba a ser tan difícil. A sus treinta y dos años, está a punto de rendirse y dejar su puesto de alfa al no poder darle una Luna a su manada. Sin embargo, cuando creía que simplemente su mate era inexistente, apareció ella; Selene Dewan, una hermosa mujer de veinticinco años encargada de una de las empresas más importantes del área de la moda. Asher creyó que por fin iba a poder hacer su vida junto a la mujer que la luna le había destinado. No obstante, el Alfa nunca creyó que lo más difícil estaba por llegar al enterarse de que su tan esperada mate estaba casada. Selene no aceptará irse con un hombre que no sea su esposo, pero Asher Reynolds está dispuesto a hacer lo que sea con tal de que ella esté a su lado; aunque eso signifique tener que secuestrarla. ¿Logrará el Alfa que Selene se olvide completamente de la vida que tenía junto a su esposo?

Capítulo 1: Narra Asher

—Señor Asher, lo espera Wade en el primer piso —una de mis empleadas más viejas llega a mi gran habitación cuando termino de cambiarme de ropa.—Gracias, ahora voy.Me pongo un poco de perfume y arreglo mi cabello antes de ir hacia las escaleras.—Sólo soy yo, ¿por qué te pones perfume para verme? —Wade, mi mano derecha en el pueblo me bromea. Pongo los ojos en blanco y lo miro expectante—. Está bien, necesito hablar contigo pero espero que te tomes lo que te voy a decir con la mayor tranquilidad posible.—Con todo lo que me estás diciendo pude entender que va a ser algo que no me va a agradar, así que por favor dímelo ya —hablo con voz seria.—¿Nosotros sabemos que las personas del pueblo están esperando hace mucho tiempo a la luna de la manada, verdad?—Lo sé perfectamente. Estoy buscando a mi mate desde que tengo dieciséis años —suelto un gruñido, exasperado—. Entiendo que quieran tener un rol femenino en la manada a la cual puedan adorar y cuidar, porque es lo que yo también deseo para ellos. Pero ¿qué hago si no la puedo encontrar? —Lo siento mucho, tú sabes que yo te entiendo y te apoyo en todo —responde mi amigo—. Pero los demás… Los demás ya están entrando en desesperación. Creen que al no tener una Luna nuestra manada corre peligro de ser menospreciada por los demás pueblos.—Entonces no confían en mí —suelto, un tanto decepcionado—. Porque yo nunca dejaría que algo como eso pase. —Lo sé, es lo que he intentado hacerles entender a ellos, pero son muy cabezotas.—¿Entonces? ¿En qué queda todo este tema? Wade suspira con profundidad.—La gente se puso de acuerdo en que te esperarán sólo unas semanas más.—¿Y si no la encuentro en ese tiempo? —frunzo el ceño, confundido.—Se pondrán de acuerdo para hacer una movilización con fines de sacarte del puesto de alfa —dice y mi cuerpo se tensa de inmediato—. Tienen pensado que Keegan sea tu suplente. Él es joven y ya encontró a su alma gemela.—Tiene veintitrés, es un crío y no sabe nada sobre cómo estar a cargo de una manada —gruño. No puedo creer que me quieran cambiar por eso.—Pero tienen fe de que pueda hacerlo bien. Además, es joven —hace una mueca—. Tú ya tienes treinta y dos. Aunque no lo queramos admitir, te queda menos tiempo al mando.Se me acelera el pulso por la ira y no digo más. Salgo del castillo dando un fuerte portazo, ganándome las miradas curiosas de las personas que están a mi alrededor.Son unos putos traidoresCorro rápido hacia el interior del bosque donde ya no quedan casas y me transformo en mi grande lobo con pelaje gris. Sigo corriendo hasta que llego a uno de los tantos ríos ocultos y miro hacia la luna para dar un fuerte aullido en el que no sólo hay enojo por sentirme traicionado por mi pueblo, sino que también tristeza al estar una noche más sin mi mujer a mi lado.(...)—Quiero que reúnas a todos fuera del castillo —le digo a Wade una vez estoy bañado.Pasé la noche en el bosque. Llegué a las siete de la mañana al castillo y ahora que estoy decente, me veo en la obligación de hacer una reunión con las personas del pueblo.Mi amigo y mano derecha sale de mi hogar para darles el aviso a los demás habitantes. Los cuales muchos de ellos deben estar todavía durmiendo.—Necesito que ustedes también estén afuera, por favor —les digo a mis empleados, quienes asienten y se marchan de inmediato.

Vamos Asher, eres fuerte. La gente no puede pasarte a llevar. Tú eres el Alfa.Aprieto mi mandíbula antes de salir del castillo, quedándome en las escaleras para poder mirar desde arriba a mi pueblo.—Necesito que se callen —suelto al ver que están cuchicheando entre sí—. ¡Necesito que se callen! —vocifero y de inmediato se quedan en silencio—. ¿Por qué tengo que repetirles las cosas? —frunzo el ceño, molesto—. Aunque no lo quieran, yo todavía sigo siendo quien manda aquí. Así que me deben respeto.Las personas no dicen ni una palabra. Es más, se quedan cabizbajos.—Me enteré de los planes que tienen si es que no encuentro a mi alma gemela en unas semanas —carraspeo, intentando sonar un poco más tranquilo—. Y he de admitir, que me siento traicionado por ustedes; mi pueblo —suelto sin importar verme débil ante ellos—. ¿Creen que yo no estoy buscando a mi mate por cielo, mar y tierra? Pues sí. Llevo dieciséis años en su búsqueda y aunque me hubiese encantado traerla cuando recién comenzaba mi rol como alfa, simplemente se me hizo imposible.—¿Entonces? ¿Cuánto tiempo más estaremos esperando a nuestra luna? —aprieto los dientes al escuchar la voz de Keegan, quien es la persona con la que me quieren suplantar.A ti te conviene todo esto, ¿no es así, idiota?—¿Están todos de acuerdo con lo que tienen pensado hacer? —lo ignoro y pregunto—. Necesito que me respondan. ¿Están de acuerdo con quitarme el puesto de Alfa si no encuentro a mi mate pronto?Mi corazón se acelera mientras espero la respuesta del pueblo.—¡Sí, estamos de acuerdo! —disimulo el dolor de pecho que siento al escuchar esas palabras y asiento.—Está bien. Voy a respetar la palabra del pueblo —dufo con firmeza—. Si no encuentro a mi alma gemela en tres semanas, dejo mi cargo libre.Sin decir más, me doy media vuelta y entro a mi castillo.¿Por qué, Luna? ¿Por qué me estás haciendo tan complicado encontrar a mi mate?Voy a mi habitación y me encierro en ella con un portazo. Todavía no podía creer que mi puesto como Alfa estuviera peligrando, menos por algo que no estaba en mis manos.¿Qué culpa tengo yo de no poder encontrar a mi mate?La he ido a buscar hasta en la ciudad, aunque no me guste estar rodeado de simples humanos, pero sinceramente espero que la Luna no me sorprenda poniéndome a una humana de mate.Eso hace las cosas más complicadasUna humana no va a entender y aceptar de buena forma que es la alma gemela de un Licántropo, así que deseo con ansias que mi mate sea como yo; una cambiaformas.

Capítulo 2: Narra Asher

—Hace falta más verduras en el minimarket. Preocúpate de arreglar eso, por favor —le digo a Wade cuando llega a mi oficina. Boto unos papeles que tengo sobre mi escritorio en el pequeño basurero que tengo a mi lado y ordeno mi cajón.—¿Estás bien?—¿Llamaste al médico? La mujer de Jack está con contracciones. Lo más probable es que dé a luz hoy, así que hay que tener todo preparado para que así sea —me pongo de pie y me acerco al estante con los cientos de libros que mis padres habían recolectado durante los años que estuvieron viviendo en el castillo.Los humanos saben de nuestra existencia. Hace muchos años, nuestros antepasados tuvieron que enfrentarse a ellos cuando al enterarse de nuestra condición, intentaron matarnos a todos. Sin embargo, años después cuando los vampiros intentaron invadirnos a nosotros y a ellos, nos vimos en la obligación de juntarnos para poder luchar contra ellos. Y aunque tampoco tenemos una relación de amistad, puedo admitir q

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app