Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

La traviesa Beta

  • 👁 3K
  • 10.0
  • 💬 200

Annotation

"¿Quién carajo te da el derecho de preguntar sobre mi pasado?" Eris le estaba gritando al alfa más despiadado del mundo de los hombres lobo. "Soy tu Alfa y me obedecerás como todos los demás". Alpha Lucian le gruñó enojado. "No recuerdo haberme sometido a ti. ¿Estás tan desesperado por tenerme en tu manada?" Eris volvió a desafiar al demonio. Alpha Lucian la agarró por el pelo y tiró de ellos. "¡Súmete a mí ahora!" Él gruñó, tratando de obligarla a someterse. "Puedes intentar cualquier cosa. Nada funciona conmigo. Tienes que matarme o desterrarme". Ella lo desafió a responder, con la misma sonrisa traviesa en su rostro. Al segundo siguiente, Alfa Lucian la inclinó sobre su escritorio. Le bajó los pantalones, haciendo que su corazón se detuviera de miedo. "Ahora sabrás por qué soy el demonio lobo". Él le gruñó al oído seductoramente. Su mano chocó repentinamente con el trasero de Eris, haciéndola jadear de sorpresa. Definitivamente no esperaba eso del monstruo despiadado. …………… Eris era la hija del Beta. Su moral era alta y nunca mentía. Esa se convirtió en la razón de su Perdición. Su propia pareja abusó de ella y la dejó desnuda en la calle. Y todo fue porque se atrevió a abrir la boca contra la crueldad de la familia del alfa. Siempre esperaba lo peor en su vida cuando Alpha Lucian se hizo cargo de su manada. Alpha Lucian quiere que ella se someta a él, pero ya no confía en ningún alfa. ¿Qué pasará cuando una mujer con el corazón roto intente luchar contra el aura alfa? ¿Lo logrará o la matarán?

Chapter 1 El Principio

POV DE LA TERCERA PERSONA: -

Era como cualquier otra noche en Dark Wolf Pack. Todos estaban celebrando el trigésimo cumpleaños del hijo mayor de Alpha Coltson, Samael. Aunque ya casi era su edad para hacerse cargo de la manada, por alguna razón seguía retrasando la ceremonia. Su padre no quería que su hijo menor se hiciera cargo de la manada, por eso estaba aguantando todo lo que Samael le lanzaba a su padre. Todos estaban en la fiesta excepto el hombre cuyo cumpleaños era.

A unos pocos kilómetros de la casa de carga, había una mazmorra donde estaban encerrados los criminales, pícaros y otros de la manada. Pasadas las 9 de la noche, la cárcel se envolvía en silencio y oscuridad. Todos se acostaron antes de las 9.

Eris estaba profundamente dormida en su celda. Después de trabajar doce horas seguidas al sol no era un trabajo fácil. Y después de eso, los carceleros simplemente no la dejan en paz. Ella era la criminal que había ofendido al Alfa y su familia. De repente, un carcelero golpeó los barrotes de la celda donde estaba Eris. "Levántate, Cameron. Tienes una visita". Gritó el carcelero, despertando a todos los demás en la celda.

Pero Eris no se atrevió a moverse. Estaba de cara a la pared, tratando de esconderse en un rincón. Sabía qué día era y quién podría haber venido a visitarla. No es que alguien de su familia viniera a verla. Era solo él...

"¡Levántate, Cameron! Sé que no estás dormido". El carcelero volvió a gruñir, haciendo que Eris apretara los dientes con ira. Se sentó en el suelo y miró al carcelero.

"Dile a ese c*brón que no estoy interesado en verlo esta noche". Eris le gruñó enojada al carcelero. Un hombre estaba parado no muy lejos de la celda en la que ella estaba. Miró al suelo y una sonrisa apareció en su rostro.

"Tráeme a la que no ha conseguido su lobo". Susurró, tratando de asegurarse de que sólo el carcelero pudiera escucharlo. Pero estaba seguro de que Eris también lo había escuchado.

El miedo se apoderó de su corazón casi de inmediato cuando su mente le mostró imágenes de otra joven sin lobo pasando por las cosas crueles por las que ella pasó. Cosas que la marcaron por el resto de su vida.

Se levantó y caminó hacia la puerta de la celda sin decir nada. Su sonrisa se amplió cuando sintió su sumisión nuevamente. Se alejó ya que tenía que esperarla en esa habitación especial donde siempre la llevaba. El carcelero la sacó de la celda y todos los demás la miraban con lástima. Ella siempre fue la que se sacrificó para salvar a los demás.

Encadenada, la llevaron a esa habitación especial donde la esperaba Samael. Cuando ella entró, él se levantó y caminó hacia ella. El carcelero empujó a Eris hacia adentro y cerró la puerta desde afuera. Eris quería reírse de todos pero mantuvo la calma. No era como si ella realmente pudiera huir.

"¿No me vas a desear, compañero?" Preguntó Samael, la diversión brillaba en sus ojos. Él estaba rascando su herida para abrirla.

"Te desearé el día en que vea tu cuerpo hecho trizas". Eris le gruñó enojada. Él se rió entre dientes al escucharla, descaradamente. Dio un paso más hacia ella. Con el dorso de la mano, la abofeteó. Eris estaba a punto de caer al suelo cuando él la agarró por las cadenas y se las envolvió alrededor del cuello.

"Tu boca se ha vuelto más problemática. Le daré un buen uso, ¿qué dices, amigo?" Samael le susurró seductoramente al oído mientras le ahogaba la vida. Las cadenas de plata ardieron en su piel pero no se atrevió a derramar una sola lágrima.

Samael la puso de rodillas frente a él y le desabrochó los pantalones. Sacó su palpitante p*ll* de sus pantalones y se la abofeteó en la cara. "Abre la boca y chúpame la p*ll*, maldita p*t*". Samael le gruñó al ver que estaba siendo testaruda.

Eris cerró la boca con fuerza y mientras lo miraba, sacudió la cabeza. Él se rió entre dientes mientras disfrutaba de su miseria. Le pellizcó la nariz con fuerza, bloqueándole las vías respiratorias. Por un tiempo, pensó que sería mejor si pudiera morir en ese calabozo. Pero claro, ella tampoco podía hacer eso.

De ella dependían unas trescientas vidas. Ella era prácticamente un alfa para todos ellos. Protegiéndolos del alfa y su familia. Finalmente, por el bien de todas las chicas que Samael arruinaría si moría, Eria abrió la boca. Pero él no la dejó respirar. Su dura y palpitante p*ll* estaba dentro de su boca, follándola profundamente.

Él era rudo, como siempre y no la dejaba respirar lo suficiente. Ella luchaba pero las cadenas le impedían empujarlo. Sólo podía esperar que él terminara antes de matarla. Samael soltó un gruñido animal y se corrió dentro de su boca y luego por toda su cara.

Él la agarró del pelo y la levantó. "Cierra la boca y saborea mi s*m*n dentro de tu boca". Él le gruñó. Por el bien de su pueblo, ella hizo exactamente lo que él le pidió.

"Ahora abre la boca y muéstramelo". Él gruñó y ella hizo exactamente lo que él le pidió. Una sonrisa de satisfacción apareció en su rostro.

"¡Ahora trágalo!" Él ordenó y ella obedeció. Antes de que pudiera pensar con claridad, él tiró de ella por el pelo, la estrelló contra la pared, le rasgó la ropa y lo hizo de nuevo.

Él la forzó de nuevo y ella lo aceptó de nuevo por el bien de las chicas inocentes que él arruinaría si intentaba desafiarlo.

El carcelero la llevó de regreso a su celda. Estaba tratando de ocultar su cuerpo desnudo de todos los demás ojos, pero el carcelero tiraba con fuerza de sus cadenas. Tenía la cabeza entrecerrada y los ojos llenos de lágrimas de humillación mientras caminaba de regreso a su celda.

El carcelero la empujó hacia adentro. Le tocó el trasero deliberadamente sabiendo que ella no podría hacer nada. Sonriendo con picardía, cerró la puerta y se alejó. Mientras era v**l*d* por su propio compañero, los carceleros la observaban y se masturbaban.

Una madre se acercó a ella y le tomó la mano. Le quitó las cadenas a Eris, sin importar cuánto le doliera. Eris fue arrastrada hacia un lado donde una mujer le echaba agua mientras las demás la limpiaban. Le dieron ropa para cubrir su cuerpo.

"¿Cuándo parará? ¿Cuándo podremos respirar libremente?" Una madre preguntó quién estaba en la cárcel porque le pidió al alfa que le pagara la manutención de su hijo porque uno de los hijos del alfa la había dejado embarazada. Eris colocó su mano sobre el hombro de la mujer para ayudarla a calmarse.

"¡Creo que pronto! Pronto la familia Coltson pagará por cada uno de sus pecados. Y esa vez, los veremos sufrir". Eris respondió enojada mientras miraba a los niños que dormían profundamente.

……………

Samael salió del calabozo cuando de repente, las sirenas de toda la manada llamaron su atención. Corrió hasta la casa de carga, sólo para verla rodeada por un grupo de hombres lobo. Ellos no eran los pícaros. Estaban siguiendo órdenes de un alfa que parecía más fuerte, al menos, que su padre.

En lugar de entrar y luchar como un alfa, Samael corrió en dirección contraria. Cruzó las fronteras antes de que nadie pudiera verlo. Alpha Lucian, el alfa más notorio de todos, estaba buscando a la familia del alfa. Le informaron que habían encontrado al hijo menor de Alpha Ramsay.

Alpha Lucian fue a comprobarlo. Mientras se acercaba al cautivo, todos sus guerreros se inclinaron hacia adelante para inclinar la cabeza en respeto a su alfa. Alpha Lucian agarró el cabello de Dorian y tiró de él con fuerza. "¿Dónde están? ¿Dónde está tu familia? ¿Dónde está la familia Alfa? ¿Dónde está la familia Beta? ¿Dónde está la familia Gamma? ¿Dónde están todos los soldados?" Alpha Lucian le gruñó a Dorian pero él permaneció en silencio.

"¡Oh! ¿Es así como va a ser?" Alfa Lucian gruñó mientras empujaba a Dorian de rodillas frente a él y se giraba para mirar a su beta.

"Llévalo a la mazmorra, Beta. Y asegúrate de que sepa por qué mi manada es la más fuerte de todas". Alpha Lucian ordenó su Beta. Beta Neal asintió con la cabeza. Beta Neal agarró a Dorian por el pelo y lo arrastró a la pequeña mazmorra de la manada.

Luego se volvió hacia su Gamma mientras apretaba los dientes. "Tira cada cosa dentro de la casa de carga y la mansión alfa. Averigua todo lo que puedas sobre ellos. Lo tienes esta noche". Alpha Lucian le gritó la orden a su Gamma. Gamma Hank se inclinó frente a su alfa y se alejó para hacer el trabajo. Mientras Alpha Lucian fue al calabozo para controlar a los prisioneros que estarían dispuestos a renunciar a la familia del b*st*rd*.

Chapter 2 El Alfa despiadado

POV DE LA TERCERA PERSONA: -

Los guardias del calabozo todavía estaban de servicio. Los carceleros no tenían idea de lo que estaba pasando en la manada. Beta del Lightning Horde Pack, Beta Neal, entró al edificio. La mazmorra que era conocida por ser la pesadilla de todos los criminales del mundo de los hombres lobo, de repente se convirtió en algo para enjaular sólo a mujeres desobedientes. Luego se convirtió en el lugar donde estaban encerrados todos esos jóvenes que fueron abusados por la familia del alfa.

Incluso Luna mantenía a sus esclavas sexuales encerradas en ese edificio. Cada vez que quería probar algo diferente, venía y abusaba de los jóvenes. No sólo había mujeres encerradas en el calabozo, también había hombres. Todos los criminales en esa mazmorra eran personas inocentes que estaban siendo abusadas por los funcionarios de la manada.

Beta Neal entró al calabozo sin ser visto porque los guardias y los carceleros dormían profundamente. La manada Lightni

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app