Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La Pareja Contratada Del Alfa Nocturne

  • 👁 1.4K
  • 10.0
  • 💬 69

Annotation

—Joder, Ada… Brad... oh, joder... más profundo... ¡más fuerte! —El golpeteo de la cabecera contra la pared se intensificó y Ann se quedó paralizada. Ann respiró hondo y empujó un poco más la puerta. Sintió que el pecho le iba a estallar mientras contenía la respiración y la rendija se ensanchaba. Cuando vio a su hermana tumbada debajo de su futuro marido, se llevó las manos a la boca para ahogar el grito de horror y el corazón se le rompió al instante. Mientras Brad rugía liberándose dentro de su hermana, Ada giró la cabeza hacia la puerta con una sonrisa burlona. Un frío glacial descendió sobre Ann como si le hubieran echado un cubo de agua helada por encima y se quedó mirando, con los ojos muy abiertos y la boca ligeramente abierta por la incredulidad. Ada levantó la mano e hizo un gesto en dirección a Ada con una sonrisa de suficiencia dibujada en el rostro mientras Brad se desplomaba sobre ella, besándole el cuello con ternura. ¿Hay algo que puedas hacer si tu pareja se ha acostado con tu hermana?

Capítulo1: Traición

—¡Sí! ¡Eso es! Es exactamente lo que quiero!— exclamó Ann casi mareada por la emoción mientras se acercaba y pasaba la mano por encima del hermoso material. La tela blanca parecía brillar con la luz y el efecto era casi fascinante. —Fantástico, ¿te gustaría probártelo ahora? Coincide con sus medidas, pero puede que necesite un pequeño arreglo...—, empezó a decir la dependienta antes de que Ann la interrumpiera entusiasmada. —No, está bien. Me lo llevaré a casa y le diré a la costurera que le eche un vistazo por si necesita algún arreglo. Vendrá esta noche a hacer unos arreglos en unos trajes de noche que compré para la luna de miel, así que no será un problema.— Ann sonrió. Con un gesto de la cabeza, la ayudante empaquetó todo y le entregó el vestido para que se lo llevara a casa. Estaba impaciente por llegar a casa y probárselo. Ann se admiró feliz en el espejo de cuerpo entero mientras la costurera se despedía y salía de la habitación con un montón de vestidos. Sonrió con nostalgia mientras pasaba las manos por el vaporoso tejido de su vestido de novia. Ésta era la última noche que sería Ann Veritas, hija del Rey Alfa. Mañana sería Ann Lunaris, esposa y compañera de Brad Lunaris, el futuro Rey Alfa. Se tapó la boca con la mano y reprimió el chillido que casi se le escapa de los labios. Por fin saldría de aquella ala olvidada de la mansión y se trasladaría a su propio piso con su marido. Sólo tendría que ver a su madrastra y a su hermanastra en actos especiales y podría evitar cualquier contacto con ellas la mayoría de los días. Se mordió el labio con nerviosismo. ¿Debería ir a enseñarle el vestido a su padre? Él lo vería mañana, pero... ya tenían tan poco tiempo para estar juntos que estaría bien pasar la última noche aquí con él como su hija. Ann suspiró ligeramente. Deseaba que su madre estuviera aquí. Aunque su padre había traicionado a su madre y se había echado una amante, Ann no podía evitar pensar que si su madre hubiera vivido, las cosas habrían sido infinitamente más fáciles. Tal vez habría tenido más hermanos. Con un último giro y una risita de satisfacción, abrió la puerta de su habitación y salió al pasillo. Al pasar por delante de los dormitorios y suites que componían la planta, pudo oír los gemidos y gruñidos de una pareja en la apasionada agonía de hacer el amor. Se rió y puso los ojos en blanco. Aún no había tenido la oportunidad de intimar con Brad. Ann había decidido reservarse hasta el día de su boda. Después de pronunciar sus votos y celebrarlo con la manada, la familia se retiraba al templo interior de la luna, donde esperaban los ancianos. Era un asunto sencillo, con palabras íntimas habladas entre la pareja apareada y un intercambio de votos que volvería a ocurrir, pero esta vez, sus lobos tendrían la oportunidad de decir sus votos a su pareja predestinada. Era un ritual que fomentaba los actos de servicio mutuo y, una vez concluida la ceremonia, volverían a su habitación y disfrutarían el uno del otro como pareja apareada. Ann se sonrojó furiosamente al pensarlo y ahogó una risita. Llevar la marca de Brad no le aportaría más que orgullo, era leal hasta la exageración... —Joder, Ada... El golpeteo del cabecero contra la pared se intensificó y Ann se quedó helada. No... ¡no podía ser! Giró la cabeza hacia la puerta que estaba a punto de cruzar y vio que estaba ligeramente entreabierta. Tragó saliva nerviosa mientras su corazón se aceleraba. Estaba equivocada... ¡tenía que estarlo! —¡Brad... oh, joder... más profundo... más fuerte!— La voz chillona de Ada suplicaba entre gemidos jadeantes. Las piernas de Ann parecían tener mente propia y se colocó junto a la rendija de la puerta. La empujó ligeramente y trató de atisbar la tenue luz de la habitación, pero no fue suficiente. Respiró hondo y empujó la puerta un poco más. Sintió que el pecho le iba a estallar al contener la respiración mientras la rendija se ensanchaba. Cuando descubrió a su hermana tumbada debajo del futuro marido de Ann, se llevó las manos a la boca para contener el grito de horror mientras su corazón se hacía añicos al instante. Mientras Brad rugía liberándose dentro de su hermana, Ada giró la cabeza hacia la puerta con una sonrisa burlona. Un frío glacial descendió sobre Ann como si le hubieran echado un cubo de agua helada por encima y se quedó mirando, con los ojos muy abiertos y la boca ligeramente abierta por la incredulidad. Ada levantó la mano e hizo un gesto en su dirección con una sonrisa de suficiencia dibujada en el rostro mientras Brad se desplomaba sobre ella, besándole el cuello con ternura. Ann tenía ganas de gritar, de rabiar y de sollozar, pero guardó silencio mientras cerraba la puerta de un tirón y cerraba los puños con rabia. Con la mirada perdida, bajó las escaleras y salió a la noche. Ann había caminado aturdida durante un buen rato, con la mente aturdida por la escena con la que se había topado. Se suponía que eran compañeros predestinados... ¿qué había pasado? Era tan raro encontrar a la otra persona hecha exactamente para ti que, cuando ocurría, las relaciones eran casi infalibles. Era muy raro que alguno de los dos buscara a otros para sentirse realizado, porque sus lobos simplemente no lo permitían. Maeve, la loba de Ann, había permanecido en silencio durante todo esto, pero Ann podía sentir la furia que la recorría. A Maeve nunca le había gustado hablar demasiado. Cuando Ana intentaba hablar con ella, casi siempre se quedaba callada. Comunicaba sus sentimientos sobre los temas con suficiente claridad en ese momento y las palabras rara vez eran necesarias en opinión de Maeve. El entumecimiento que había llevado a Ana a la ciudad había empezado a desvanecerse y el dolor que recorría su corazón era insoportable.

Capítulo 2: La Maldición

Lloriqueó miserablemente mientras miraba a su alrededor. De algún modo, había acabado en el popular barrio de discotecas de la ciudad, conocido por su vida nocturna.Los pulsantes latidos que emanaban del interior de algunos de los edificios no hacían más que recordarle los fuertes y rítmicos latidos que oía cuando apoyaba la cabeza en el pecho de Brad, y la pena volvía a golpearla de nuevo. —Quizá puedas encontrar un bar más tranquilo—, gruñó Maeve. Ann dio un respingo ante la repentina voz ronca en su cabeza y tardó un momento en recuperarse lo suficiente como para responder. —Pero... Maeve... yo no bebo... nunca lo he hecho —protestó Ann. —¿No? Bueno, los compañeros predestinados tampoco se acuestan nunca con la hermana de su compañero... y sin embargo aquí estamos. Ahora parece el momento perfecto para empezar a beber —replicó brutalmente. Ann se mordió el labio, insegura de cómo resp

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app