Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Alfa Rick

  • 👁 1.1K
  • 5.5
  • 💬 55

Annotation

—Se supone que los Omega deben permanecer callados. Se supone que los Omega deben obedecer. Se supone que los Omega tienen que hacer TODO lo que yo diga, joder —dijo Alfa Morrison con rabia mientras me escupía. Vivía cada día temiendo por mi vida. Me preguntaba qué había hecho mal para merecer semejante destino. ¿Era su odio hacia mí tan fuerte que me entregarían alegremente a un alfa despiadado? ¿Dejándome a mi suerte? Olivia Watson es despreciada por su manada. Golpeada, torturada y tratada como la esclava de la manada desde el día en que su madre y su hermano murieron. Todos la culparon de su muerte, pero ella no sabía que había secretos que le ocultaban. Su primera pareja la rechaza, pero descubre que su segunda oportunidad es el famoso alfa Alarick, de la Manada de la Luna Oscura. Nadie lo conoce realmente, salvo que nunca se le debe traicionar. Las historias que ha oído sobre él la hacen temblar de miedo, pero ¿será realmente tan malo? Después de todo, cada bestia tiene a su bella que puede domarlo. ¿Será ella la que domestique a la bestia que lleva dentro?

CAPÍTULO 1: MANADA DE LA LUNA PLATEADA

Serie Lobos de la Luna Oscura Libro 1- Alfa Rick (terminado y en edición) Libro 2- Alfa Black y su Luna (en curso) Libro 3- The Beta's Obsession (próximamente) Olivia El dolor. Es demasiado. Llevaba todo el día recibiendo golpes, escupitajos y patadas; me habían tirado del pelo y había perdido la cuenta de cuántas veces me habían empujado al suelo. Ya debería estar acostumbrada, ¿no? Quiero decir que así es mi vida todos los días. Me han tratado así desde que tengo uso de razón, y es como si les emocionara ver cómo me pegan. Es un espectác*l* para su diversión. Alguien pensó que sería divertido tirarme el café caliente encima cuando pasaba con una bandeja de comida de vuelta a la cocina mientras yo seguía recogiendo la mesa, y otro me tiró sus sobras de patatas fritas a la cara porque decía que su café no era lo bastante fuerte y las patatas fritas sabían a viejo. —Sigue caminando, Livs. Sigue andando—. Dije en voz baja. Era lo único que podía hacer, porque si intentaba contraatacar o defenderme, sabía que iba a perder. Una vez hecho esto, me dispuse a salir corriendo y continuar con mi siguiente trabajo, limpiar el hospital de la manada. Bueno... más bien una clínica, porque no era más que una pequeña casita. Pero justo cuando corría por el pasillo, sentí un tirón en el pelo, haciéndome caer hacia atrás. Me dolía el cuerpo al caer al suelo, y notaba el escozor en el cuero cabelludo cuando alfa Noé me arrastró por el pelo hacia la cocina. Alguien acababa de derramar un galón de leche en el suelo. El suelo que yo acababa de limpiar no hacía ni cinco minutos. Tenía que quedarme callada. Si hacía el más mínimo ruido, sabía lo que me esperaba. Me agarré el pelo, esperando que aliviara el dolor mientras me arrastraba. Me arrojó por la cocina, haciendo que mi cuerpo chocara contra la encimera. Me dolía el cuerpo al chocar contra las puertas de la encimera y oía el crujido de otra costilla rota, que me hacía estremecer de dolor. Gemí; se me saltaron las lágrimas sin querer. —Quédate muda, Liv. Quédate MUERTA—, dijo mi mente, pero mis ojos me traicionaron y empecé a llorar en silencio, dejando escapar un pequeño gemido. —Limpia esta m**rd*, chucho vago. ¿Tienes idea de lo importante que es mañana para todos nosotros? Te dije que este sitio tenía que estar limpio, no me pongas a prueba, z*rr*. ¿LO PILLAS? Y empieza a hacer la comida—. Se mofó Alfa Noé, dándome una patada en las costillas y haciéndome llorar de dolor. —Pero—, dije, arrepintiéndome de mis palabras en cuanto salieron de mis labios. Me da una bofetada en la cara con el dorso de la mano, escociéndome la mejilla y el ojo derecho. —Cállate. ¿Cómo te atreves a contestarme? ¿Quieres volver al calabozo? Está claro que necesitas que te recuerde QUIÉN tiene la autoridad aquí—, me grita apretando la mandíbula. Mis manos se crispan y mi mandíbula se aprieta de rabia. Si hay algo que odio es que me pegue. Nunca para, no hasta que sus nudillos se hartan de mí. No recuerdo la última vez que me sentí feliz. Ha sido un infierno para mí desde que tengo memoria; desde el día en que mataron a mi madre y a mi hermano delante de mis ojos. Por otra parte, tal vez me merecía todo esto. Después de todo, fue culpa mía que los mataran. Yo fui quien quiso seguir vagando aquel día. Aún lo recuerdo como si hubiera ocurrido ayer. Cuando tenía siete años, mi madre, mi hermano Brandon y yo salimos de paseo. Pasamos un día muy divertido, pero perdimos la noción del tiempo y no nos dimos cuenta de que habíamos caminado demasiado cerca de los bordes, cerca de donde estaban las flores favoritas de mamá, las glicinias. Cuando quisimos darnos cuenta, estábamos rodeados de pícaros. Mamá se sacrificó, nos hizo señas a mi hermano y a mí y nos ordenó que saliéramos corriendo. Fue la última vez que la vi con vida. Luchó contra ellos todo lo que pudo, pero la superaban en número. Nunca tuvo ninguna oportunidad contra ellos. Antes de que mi hermano y yo pudiéramos escapar, también nos persiguieron a nosotros, y llegaron primero a mi hermano, acuchillándole en el pecho ante mis ojos. Aún recuerdo el sonido de su voz suplicante diciéndome que huyera mientras su cuerpo se rendía lentamente. Su frágil cuerpo cayó como a cámara lenta ante mí, y sólo pude ver sonrisas malvadas en los ojos de aquellos granujas. Entré en shock al ver cómo corrían hacia mí. Cuando por fin llegó papá con nuestro alfa y los demás guardias, un pícaro ya me había atacado, dejándome inconsciente. Cuando por fin recuperé la consciencia, descubrí que el cuerpo de mi hermano había desaparecido, mi madre estaba muerta y yo había estado inconsciente durante tres días antes de despertar por fin. Ahora tenía una fea cicatriz en la mandíbula derecha y en el cuello que me recordaría para siempre aquel día. Mi padre lloró sus muertes durante tanto tiempo que se aisló de todo el mundo, incluida yo. Pero eso no fue todo. Se entregó al licor de luna de lobo, que es un alcohol más potente hecho de acónito y hierbas. Es mucho más letal que el alcohol al que están acostumbrados los humanos, pero igual de peligroso para los hombres lobo porque es extremadamente adictivo. Hasta que un día, cuando cumplí catorce años, también me abandonó. Todo el mundo me culpaba de su muerte, y probablemente tenían razón, todo era culpa mía, al menos, yo lo sentía así. Mi nombre es Olivia Watson. Soy omega y formo parte de la manada Silver Moon. Hoy cumplo dieciocho años. Podría estar celebrándolo. Pero en lugar de eso, estoy aquí limpiando horas pasadas, como hago todos los días desde el día en que murió papá y me convertí en la omega de menor rango de nuestra manada. Incluso los otros omegas me miran por encima del hombro. El día que me dijeron que papá había muerto, nuestro alfa me degradó al rango más bajo de nuestra manada; y yo... no tuve nada que decir. Nuestro alfa, Noah Morrison no es alguien a tener en cuenta. Es duro, y muy... Pero quiero decir muy temperamental. No puedo decir que su hijo, Skylar, sea diferente. La manzana no cayó lejos del árbol en su caso. Ambos me odian con pasión y no temen demostrarlo. Skylar es el epítome de la maldad unida a la codicia, igual que su padre. Es un narcisista bipolar al que le encanta meterse con las cabezas de todas las chicas de nuestra manada. El chico de oro al que todos obedecen les guste o no, porque si no... Sufrirán las consecuencias de sus matones, Vincent y Cole, sus pronto Beta y Gamma. Skylar cumplió dieciocho hace unos ocho meses, y está ansioso por convertirse pronto en alfa. Tengo la sensación de que cuando nuestro alfa le pase su título a través de la ceremonia alfa, esta manada pronto verá su perdición. Puedo sentirlo. Para empeorar las cosas, Skylar ha sido el que más se ha metido conmigo estos últimos meses. Quiero decir, siempre me ha tratado mal, pero ha empeorado desde que cumplió dieciocho. No sé cuál es su problema, supongo que la autoridad está haciendo crecer su ego, esperando impacientemente convertirse en la única autoridad de esta manada. Pero sí sé una cosa, tengo que alejarme de él, pase lo que pase... O seré castigada, no sólo por él, sino por su novia Leah. Ella es incluso peor que él. He oído rumores de que se supone que una manada debe cuidarse y protegerse mutuamente. Al menos, eso decían los chicos cuando yo aún iba al instituto. Asistí a una escuela donde había una mezcla de humanos y hombres lobo de diferentes manadas. Vi con mis propios ojos lo bien que se llevaban los miembros de otras manadas con todo el mundo, independientemente de quiénes fueran... Pero nuestra manada era todo lo contrario. Skylar y sus dos mejores amigos, el futuro Beta, Vincent, y su futuro Gamma, Cole gobiernan la escuela, y a todos en nuestra manada cuando nuestro alfa, Noah, no está cerca. No es de extrañar, sin embargo, todo el mundo en mi manada que tiene un rango más alto se aprovecha de su posición, haciendo de la vida de los demás un infierno. Especialmente la mía, ya que era conocida como la chica que hizo que mataran a su familia, lo que me convirtió en el blanco de su odio. El alfa Noah Morrison y su hijo Skylar eran especialmente malos conmigo. Decían constantemente que mi padre se había vuelto loco porque no pudo superar la pérdida de mi madre y mi hermano, y se quedó con una lamentable excusa de hija a la que cuidar, así que se suicidó por miseria. Recuerdo vagamente cuando tenía una familia feliz y un hogar... No teníamos mucho, porque todos éramos de bajo rango, pero nos teníamos el uno al otro. Me siento tan inútil sabiendo que Alfa puede tener razón... Merezco que me traten como lo hago. Todos en nuestra manada tienen un trabajo, pero el trabajo también consiste en días libres. No había tenido un día libre en meses desde el día en que me gradué de la secundaria. Por otra parte, estaba agradecido de que me permitieran terminar el instituto, porque a la mayoría de los omega sólo se les permite ir al instituto y nada más. Ojalá hubiera tenido la oportunidad de ir a la universidad como la mayoría de los chicos de nuestra manada, pero sé que estoy soñando demasiado alto. Me da envidia ver cómo los chicos mayores que cumplen dieciocho años y se gradúan en el instituto encuentran a sus parejas y van juntos a la universidad. Tal vez algún día pueda encontrar a mi pareja. Él me alejará de todo esto y podremos ser felices. Quiero ser feliz, pero cuanto más lo pienso, más ganas me dan de llorar. Estoy perdiendo la esperanza, y no sé si esto es todo para lo que viviré... Limpiando después de todos, y recibiendo golpes de los miembros enfadados de la manada. Tal vez... Esto es todo lo que siempre será para mí.

CAPÍTULO 2: ÉL LO SABÍA

Olivia Terminé de preparar la comida, luego limpié el desorden y pronto me quedé haciendo más y más recados para otros miembros de la manada. Suspiro mientras me seco el sudor de la frente. Miro el reloj y me doy cuenta de que era muy tarde. Si no terminaba ahora, el resto de omegas empezarían a entrar para preparar la cena. También había que empezar a preparar la reunión que el alfa tiene con otras manadas que vendrán mañana por la mañana. Miro al suelo mientras vuelvo a meter el trapo sucio en mi cubo. He tenido servicio de cocina toda la semana, y después de que todos terminaran de comer, he sido la responsable de limpiar toda la cocina yo sola, ya que no le caigo bien a la jefa omega. Ella ha dicho perfectamente que había que limpiar a mano los suelos de la cocina y dejarlos impecables después de cada comida. Si ella viera siquiera una mota, tendría que rehacerlo todo de nuevo. Se di

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app