Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Vínculos Inesperados.

  • 👁 161
  • 4.6
  • 💬 51

Annotation

Gia regresa a la ciudad lluviosa de Seattle después de unos años en Nueva York, sólo para descubrir que su mundo está a punto de cambiar. Compartiendo techo con su amigo de la infancia, Tyler, gracias a la inesperada relación entre sus padres, ambos se embarcan en una travesía emocional. A medida que los recuerdos se entrelazan con el presente, surgen sentimientos profundos que ninguno quiere admitir. ¿Podrán Tyler y Gia enfrentar la verdad sobre sus corazones antes de que la lluvia de Seattle disipe los secretos del pasado?

Prólogo.

Gia Roper nació un veinte de octubre en un hogar muy completo, su madre Eva trabajaba como profesora de una primaria y fue ahí donde conoció a Ernesto que comenzaba su primer día como profesor de secundaria, fue amor a primera vista para ambos, pero Ernesto no estaba muy preparado para convertirse en padre y por eso se quejó mucho cuando Eva le dio la noticia, Ernesto le propuso matrimonio para que el fruto de su amor naciera en un lugar estable y así la recibieron, en un hogar armonioso lleno de amor, sin embargo, aquella felicidad de ser padres unidos solo les duró cinco años pues un buen día Ernesto se fue de la casa sin darle explicación a su esposa. Eva trató de comprender que había ocurrido con su esposo al tiempo que trataba de explicarle a su hija porque su padre no regresaba a casa por las tardes como siempre, en su lucha por tratar de encontrar respuestas mientras continuaba trabajando y tratando de que su hija no se hundiera en la tristeza por la falta de un ser al que amaba, una tarde después de volver del trabajo y de haberse enterado de que Ernesto había renunciado recibió en el correo los papeles de divorcio junto a una carta de desalojo pues la casa era de él mucho antes del matrimonio.

Eva se sintió caer en un pozo profundo del que no iba a poder salir sola y en su desesperación por no desmoronarse busco la ayuda de un amigo de infancia con el que su hija jugaba cada fin de semana, Owen Carter, fue el hombre que abrió las puertas de su casa para recibir a su mejor amiga y a su pequeña hija que seguía sin entender porque papá no la quería. Owen tenía un hijo de nueve años con el que Gia jugaba siempre, ya fuera en el colegio o en tardes comunes donde ambos se reunían a hablar y es que Owen estaba pasando casi por la misma situación de Eva, su esposa Mariana los había abandonado hace unas cuantas semanas y él estaba luchando como padre soltero; Tyler estaba emocionado porque Gia iba a vivir en su casa por un tiempo e incluso la ayudo a preparar su nuevo cuarto porque la casa de Owen era muy grande y hermosa, Eva trataba de animar a su hija diciéndole que iba a poder nadar en la piscina cuando quisiera, pero Gia estaba mal.

El tiempo resolvió muchas incógnitas en las vidas de ambas familias, las respuestas a ambos abandonos se vio descubierta por Tyler y fue quien protegió a Gia de no ver a su padre Ernesto besándose apasionadamente con Mariana en el parque donde ellos habían ido a jugar, Owen evitó que Eva fuera a reclamarle a su esposo y mientras ellos no los habían visto todavía saco muchas fotos de la escena porque pensó en destrozar a su esposa en los juzgados pues tenían un acuerdo prenupcial que su esposa había roto. Gia tuvo que enterarse que su padre no quería volver a verla cuando llegaron a los juzgados y es que el hombre fue bastante cruel en sus palabras ante el juez de familia, por suerte el hombre se puso a favor de Eva y aparte de darle la custodia completa de Gia, también le otorgó compensación por daños y perjuicios por el abandono que hizo, la manutención para su hija fue alta y se descontaría directamente de su sueldo, los buenos abogados que Owen puso para su mejor amiga hicieron un excelente trabajo, aunque Ernesto ayudó mucho por ser bocón.

Esa etapa de su vida fue todo un problema para Gia quien con seis añitos ya estaba asistiendo con un psicólogo que le estaba ayudando a comprender todo lo que pasó, pero Tyler ayudó mucho a que aquel proceso fuese mucho más llevadero porque tenía un amigo que siempre la estaba animando y llenando de regalitos especiales que su padre le ayudaba a comprar.

Gia fue creciendo, a los diez años se mudaron de la casa de Owen a un apartamento que Eva pudo comprar con la idea de que su hija tuviera un lugar al que llamar suyo cuando creciera a pesar de que Owen no quería que ellas se fueran y mucho menos Tyler que veía a Gia como su hermana, aunque Eva trató de que su hija nunca la escuchara hablar mal de Ernesto y siempre le pidió que si el decidía regresar a buscarla aceptara hablar con él, que escuchara y perdonara, pero la verdad era que Gia se había envenenado así misma acumulando mucho odio y rencor en contra de un padre que no la pensó dos veces en abandonarla, Gia sentía que su madre no la entendía y con el único que podía liberar todas sus frustraciones era Tyler, los viernes de pijamas en el patio trasero de la casa eran liberadores para los dos pues sentían que compartían mucho pues al final Gia supo con quien se fue su padre.

Cuando tenía quince años, al salir del colegio Gia se llevó la terrible sorpresa de ver que su padre la estaba esperando recostado sobre su auto y sonrió con emoción al verla cosa que provocó un repele en Gia, quiso escapar del hombre, pero él consiguió detenerla e impedir que lo dejara plantado mientras le rogaba que le diera una oportunidad de hablar y de disculparse, Gia se lo iba a dar, pero Ernesto comenzó aquella conversación presentando a su nueva esposa y a sus dos nuevas hijas desencadenando que Gia hiciera un escándalo en media calle gritándole a todo el mundo lo mal padre que era, la pela fue tan grande que algunas personas llamaron a la policía pues el hombre trataba de agarrarla y arrastrarla al auto, aquello desembocó en que Ernesto terminó arrestado frente a sus hijas porque Gia lo acusó de intentó de secuestro.

Eva la convenció de que retirara los cargos porque era su padre y no debía ser tan vengativa, Gia tuvo que hacerlo solo para complacer a su madre y aquella acción terminó en una demanda por parte de Ernesto donde quería quitarle la custodia a Eva alegando alienación parental, Owen brindó la ayuda contratando a los mejores abogados y una nueva batalla comenzó, pero esta vez Gia no era una niña que lloraba sentada en una banca y cuando el juez le pidió que diera una declaración sobre lo que ella quería fue cuando se desahogó completamente, presento incluso pruebas de que su padre no era un hombre bueno y consiguió sembrar la idea de que el hombre solo la estaba buscando para usarla como niñera gratis de sus hijas. Nadie pudo hacer que Gia aceptara pasar tiempo con su padre y la decisión del juez de visitas esporádicas se la paso por el arco del triunfo sin importarle que el hombre la amenazó con enviarla a un reformatorio para amansar su carácter, Ernesto se ganó el odio de su hija a pulso interponiendo demandas de custodia que Gia no cumplía y que solo servían para incomodar a Eva, no se detuvo hasta que ella amenazó con hacerle daño serio a sus hijas pequeñas, jamás lo haría, pero aquella amenaza sirvió para que el hombre dejara de molestarla.

Gia siempre fue una chica que le gustó estudiar y era muy inteligente por tanto ganó una beca para irse a estudiar en una universidad a Nueva York, la tomo como una oportunidad para poder formar su propio camino en la vida y aunque sintió un remordimiento de dejar a su madre a Tyler y hasta a Owen al que veía como un padre, con una ilusión y los sueños de convertirse en una profesional se mudó a Nueva York; la distancia y la evolución en la madurez hizo que Gia finalmente le otorgará un perdón a medias a su padre, el hombre de buena voluntad se ofreció a continuar dándole una mensualidad a pesar de que ya era mayor de edad, sin embargo, en el primer mes que se supone Ernesto mandaría su primera mensualidad esta no llegó nunca y quien terminó ayudándola fue Owen porque el hombre no quería que se distrajera trabajando, quería verla triunfar así como a su hijo y Gia se juró así misma que le iba a devolver toda aquella ayuda.

Por seis meses aceptó una mensualidad bastante sustanciosa que Owen le dio y tuvo la oportunidad de conseguir rentar un departamento, pagar la mitad con una chica que iba a la misma universidad y busco un trabajo lo más rápido que pudo porque ella no quería ser una mantenida, además sentía que Owen ya le había dado demasiado y Gia estaba muy segura de algo cuando comenzó su camino a una vida adulta, responsable y donde iba a tener que valerse por su propia cuenta, quería ser una mujer independiente y quería mantener a su padre lo más lejos de ella que pudiera. Su primer trabajo serio fue como bar tender en un club nocturno de bastante renombre y aunque era cansado, la emoción de su primer trabajo la mantenía muy animada a continuar esforzándose para ser buena estudiante y buena trabajadora.

Pasó un año trabajando en aquel club hasta que sintió que las desveladas le estaban pasando factura en su día a día como estudiante de universidad, busco un segundo trabajo en una tienda departamental en el centro comercial de Manhattan y cuando sintió que era algo seguro dejó el trabajo nocturno, comenzó como vendedora de perfumes y fue escalando hasta llegar a convertirse en gerente de toda la tienda, su carrera universitaria le duró cinco años en los cuales Gia se esforzó trabajando y en ningún momento descuidó sus estudios, graduándose como la mejor de su clase y en ese momento tan especial tuvo a las dos personas más importantes de su vida, su madre Eva y Owen, Tyler lastimosamente no pudo acompañarlos porque estaba ocupado esforzándose para hacer sobresalir su propia empresa y eso a Gia no le sorprendió mucho pues la amistad entre ambos se había perdido bastante, pero ella aún le tenía mucho cariño. 

Vuelta a casa. 1

La primer nevada acababa de caer en la bella ciudad de Manhattan cubriendo sus concurridas calles de blanco puro, el frío calaba hasta los huesos y para alguien que no estaba acostumbrado a ese clima podría llegar a ser algo molesto, sin embargo, cinco años viviendo esos inviernos habían hecho que Gia se acostumbrara casi por completo aunque si tenía que ser honesta consigo misma prefería los días lluviosos; estaba alistando sus dos maletas de viaje ya que el día siguiente tenía que abordar un vuelo con rumbo a Seattle, no se había ido cuando Owen se lo propuso porque tenía asuntos que terminar de ordenar antes de abandonar la ciudad de forma definitiva pues su idea era quedarse en su ciudad natal después de terminar la universidad. Terminó de ordenar la primera maleta y vio a su compañera de apartamento entrar con dos vasos de jugo en sus manos, uno de ellos se lo entregó a Gia mientras ella se sentó en la cama viéndola con atención porque muy posiblemente sería la última vez que s

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app