Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Papi mafioso y la dulce niñera

  • 👁 7K
  • 7.4
  • 💬 171

Annotation

Marília es una hermosa joven, que trabaja en un restaurante como camarera, en un día de trabajo común que termina conociendo Vinícius y su hija Yasmin. Una situación incómoda e inusitada los une y Marília se ve obligada a cenar con ellos, poco a poco ella se hace amiga de la niña y recibe una invitación para ser su niñera. ¡Lo que ella no sabe es que Vinícius es el Capo de un Cartel de peligrosos mafiosos y que algo del pasado los une de una manera trágica, venga a descubrir que el amor puede ser leve… incluso naciendo entre armas de fuego y balas!

Chapter 1

Marília es una joven de veintitrés años, trabaja en un restaurante llamado Dulce Menú. Perdió a sus padres hace unos años y en circunstancias criminales y que la hacen cargar en su corazón un inmenso dolor y amargura. Era un día lluvioso y caminaba apresuradamente desde la parada de autobús a su lugar de trabajo, que estaba a quince minutos de allí. Un coche pasó rápidamente y terminó arrojando toda el agua de un charco sobre ella.

— Pero qué hijo de p... – Ella registró aquella placa mentalmente, sabía que la posibilidad de encontrar nuevamente aquella persona era casi nula.

Llegó tarde por ese percance y su ropa empapada.

— ¿Otra vez retrasada Marília? – El jefe gruñó, el viejo nunca le gustó su trabajo y siempre jugó un cierto encanto, pero como se dio cuenta de que ella nunca cedería sus embestidas amorosas, prefirió perseguirla, haciendo su trabajo imposible siempre que tiene la oportunidad.

— ¡Discúlpeme, señor Adalberto, como puede ver me ha cogido por sorpresa un coche y un charco de lodo!

— Quizás si caminara con un poco más de atención no pasaría por situaciones tan ridículas como esa. Ve a tu trabajo y haz algo útil.

— Sí señor.

Marília

Fui directamente al baño y me puse mi uniforme de camarera, mis amigas siempre me animan a buscar otro lugar para trabajar y que aquí nunca seré valorada como ser humano o como profesional. ¡Estoy sola en este mundo, no puedo quedarme sin trabajo! Me vestí rápidamente, tomé mi ficha y fui al salón del restaurante a atender a unos clientes que ya llegaban a las colinas.

[…]

Vinícius llegaba al restaurante con su hija Yasmin de siete años, ya había reservado una de las mesas. La niña era una niña terca y muy mimada, que siempre tenía todo lo que quería de su padre. Vinícius le daba todo lo que el dinero podía comprar para suplir su ausencia en muchos momentos importantes de su vida.

Marília los vio aguardando atención, encontró aquel hombre muy bonito y elegante y se preparó para prestarles un buen servicio como siempre hacía por todos los clientes.

— Buenas noches, aquí están nuestros precios. — Marília les entregó el menú, Vinícius la saludó educadamente y Yasmin también.

— Papá, quiero fideos, Trofie al pesto y déjame ver…

— ¿No crees que es mucho para una niña tan delicada? – Marília solo quiso evitar un desperdicio, claro que una niña de siete años no comería tantas cosas así.

— Yo quiero eso y mi padre puede pagarlo! – Yasmin respondió afrentándola y dejando a la joven avergonzada.

— Traiga de una vez lo que mi hija pidió, usted no está aquí para supervisar los pedidos y solo traerlos a la mesa. — Él pagó por adelantado, Marília salió de aquella mesa sintiéndose la peor de las personas, no debería haber dicho nada a aquella niña.

Marília

Qué hombre más arrogante, no es atoa que la niña es el reflejo de la prepotencia del padre. Si no tuviera tantos problemas en este trabajo, ni siquiera iría a esa mesa y pasaría el servicio a cualquier otro camarero. Sigue atendiendo a las demás mesas, intentando no pensar en lo que pasó, qué día terrible, primero ese baño de lodo y ahora toda esa arrogancia. Mientras yo servía las mesas, me di cuenta de que ese hombre me miraba, a pesar de ser un completo ignorante, tengo que admitir que es muy guapo y elegante.

— ¡Marília, el pedido de la mesa dos está listo!

Tuve que enfrentarme a esas bestias una vez más, así que cogí la bandeja y fui allí.

— Disculpe, aquí está! – Organicé todo sobre aquella mesa lo más rápido que pude y yo solamente quería volver allí para recibir el valor de la cuenta. — ¿Necesitan algo más?

¡Digan que no, por el amor de Dios!

— ¡Sí! Quiero que te sientes aquí.

Esa niña solo podía estar bromeando, miré a los ojos a su padre.

— ¡Hija, la chica está aquí trabajando!

— ¡Pero quiero que se siente con nosotros, papá, pídeselo ahora!

La niña solo quería demostrar que el dinero de su padre podía comprar todo en este mundo, compañía, amistades… ¿Qué clase de valores le da este hombre?

[…]

Vinícius sabía que rechazar la petición de Yasmin sería mucho más laborioso que intentar hacer su voluntad.

— ¡Siéntese con nosotros, señorita!

— No puedo, señor, estoy trabajando ahora.

— Dime cuánto ganas por noche y yo pago.

— No se trata de cuánto gano por noche, no puedo sentarme con los clientes.

— Mi padre puede pagarle para que se quede aquí con nosotros. — La niña insistía, hasta que Vinícius llamó al gerente.

— ¿Qué está pasando? ¡Ya puedo imaginar, Marília está causando problemas una vez más!

— No es eso, señor Adalberto… — Antes de que Marília intentara explicar, Vinícius se adelantó.

— Solo quiero saber, ¿cuánto le paga a esa muchacha por noche para trabajar aquí?

— Poco más de ochenta, ¿por qué? – Adalberto cuestionó.

— Le pagaré ocho mil para que la libere esta noche, solo quiero que cene conmigo y con mi hija.

Marília miró asustada para el patrón, nunca pensó que aquel hombre conseguiría tanto solo para satisfacer un capricho de la hija malcriada. Pensó que todo era una tontería y se sentía vendida en una subasta para ofrecer la mejor oferta.

— ¡Bien, siéntate con ellos, Marília!

Marília

Por miedo a perder mi trabajo tuve que sentarme con ese estúpido hombre y la mocosa dominante, me sentí completamente humillada y jamás me imaginé en una situación como esta. No pude ocultar mi expresión de odio al mirar a ese hombre, parecía que no le importaba una m**rd* lo que sucedía y ni siquiera toqué la comida. Era todo muy fino y caro, jamás tuve la oportunidad de probar nada de lo que estaba en ese menú.

[…]

Comieron en silencio, solo Yasmin parecía interesada en saber un poco más sobre Marília, incluso si la joven no quería hablar de su vida con esas personas.

— ¿Cuántos años tienes?

— ¡Veinte y tres!

— ¿Tienes un novio?

— Hija, ¿eso es una pregunta? — Vinícius la reprendió, pero ella no se tomó la bronca muy en serio.

Marília permaneció en silencio.

— ¿No vas a responder la pregunta que mi hija te hizo?

— Solo estamos cenando, señor, no tengo por qué hablar de mi vida personal.

— ¿Eres muy grosera, te dimos la oportunidad de comer con nosotros en vez de gastar zapatos atendiendo mesa en mesa y así es como lo agradeces?

— ¡Prefiero hacer mi trabajo que ser usada como moneda de cambio para satisfacer un capricho de niña mimada!

— ¡Papi, ella me llamó de mimada!

— Vámonos Yasmin. — Sacó la cartera del bolsillo y dejó mucho más que el valor de la cuenta, como pago por la compañía de Marília.

Ella, en lo que le concierne, se quedó recogiendo las cosas de la mesa mientras él salía y hablaba con el gerente mirándola. Esperó a que cruzara la puerta principal, lo siguió desde lejos mirándolo y la niña entró en el coche de lujo, al ver la placa, la rabia que había dentro de ella aumento.

— ¡Es el condenado que me dio un baño antes, solo podía ser él!

Vinícius y Yasmim llegaron a casa, él la puso en la cama y le dio un beso de buenas noches.

— ¡No sé por qué Marília se enojó tanto con nosotros!

— ¿Memorizaste su nombre?

— ¡Ella es bonita, la llamé para sentarse con nosotros porque pensé que a usted le gustaría!

— Lo hiciste para que ella y yo…

— Sí, el señor necesita una novia y ella es muy gatita.

Vinícius sonrió y la cubrió apagando la luz del cuarto que quedó iluminado solo por una lámpara. Se fue a su propia habitación y pensó en lo que su hija había dicho, realmente Marília era una chica muy hermosa, él nunca fue de involucrarse con cualquier mujer por más de una noche, su vida no permitía establecer vínculos y con ella no sería diferente.

— ¿Qué tiene de valiente tiene de bonita, quizás Yasmin no tenga un poquito de razón?

En casa Marília también pensaba en él, aquel día había sido una gran mezcla de acontecimientos y encuentros gratos y otros no mucho, temía lo que Adalberto podría hacer con ella al día siguiente.

Marília

Revisé mis mensajes de WhatsApp, solo algunos mensajes de mi amiga y confidente Rafaela. Toda la falta que me hace tener una madre, hermana o amiga, ella compensa con sus consejos y la preocupación que siempre tiene conmigo.

“Hola, chica, ¿cómo estás?”

“¡Tengo mucho que contarte, pero no hasta mañana cuando vengas!”

“Así no vale Marília.”

“Tuve un día ocupado y me voy a acostar ahora, te espero mañana… besos y buenas noches.”

“¡Buenas noches!”

Chapter 2

Rafaela fue hasta la casa de Marília al día siguiente, estaba consumiéndose de ganas de saber las novedades. Ellas no viven relativamente cerca, pero siempre que podía ella estaba allí para charlar.— Entonces, ¿me cuentas qué pasó? Ayer tu voz sonaba diferente y me pareció un poco tensa.— Fueron tantas cosas, mi jefe como siempre haciendo mi vida, un infierno en aquel restaurante. Creo que nunca tuve un patrón peor que él!— Si yo fuera tú ya habría renunciado a este lugar, Marília, aquel hombre no acepta que usted no lo quiere!— No puedo quedarme sin trabajo. Rafa vivo de alquiler. Además, cuando me iba a trabajar, un imbécil me dio un baño con el auto chocándose en un charco de lodo. Llegué como un perico mojado, me regañaron por la maleta sin asa y luego llegaron unos clientes.— ¿Y?— Había un tipo y una niña de unos ocho años en una mesa, fui a ser amable y me vi obligada a sentarme con ellos para complacer a la niña! El

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app