Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

La calidez que llega contra la luz

  • Genre: Romance
  • Author: mytea
  • Chapters: 82
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 18+
  • 👁 4
  • 7.5
  • 💬 0

Annotation

Seguimos a Laura López, una joven de carácter obstinado y distante, hija de una familia adinerada, en un viaje emocional lleno de altibajos. El nombre de Laura López, como su personalidad, siempre lleva consigo un toque de frialdad inaccesible. Su vida parece envuelta en una capa de hielo, hasta la llegada de Nicolás Vázquez, aquel chico que ella consideraba su único amigo desde la infancia y que poco a poco se convierte en la cálida luz inversa en su corazón. El mundo de Laura López se ve trastocado de la noche a la mañana, pasando de ser una joven de la alta sociedad a una chica común. Su arrogancia y obstinación se convierten en sus únicas armas frente a la adversidad. Sin embargo, durante este proceso, descubre que sus sentimientos hacia Nicolás Vázquez van mucho más allá de la amistad. La indiferencia y distancia de Nicolás Vázquez causan un gran dolor a Laura López, pero su orgullo le impide rendirse. Al mismo tiempo, Fernando Jiménez, un joven aparentemente despreocupado y ligero por fuera pero con un interior profundo y oculto, irrumpe en la vida de Laura López. A pesar de su aparente despreocupación, Fernando Jiménez siente un amor inexpresable por Laura López. Cuando más necesita ayuda, Fernando Jiménez le ofrece su mano, su presencia como un rayo de sol cálido intentando derretir el hielo en el corazón de Laura López. Presenciamos cómo Laura López lucha por sobrevivir en medio de la adversidad, así como su conflicto emocional entre Fernando Jiménez y Nicolás Vázquez. Justo cuando Laura López está comenzando a aceptar a Fernando Jiménez y a abrirse a una nueva relación, un accidente la lleva a una crisis sin precedentes. Una llamada telefónica de Fernando Jiménez y un simple "te quiero" se convierten en un punto de inflexión en su vida.

Capítulo 1: Crueldad Inescrupulosa

"Confiesa: ¿Acaso fue tu pluma la autora de esa carta de amor dirigida a Nicolás Vázquez?"

"Debes responder: ¿Cuál de tus artimañas te llevó a los brazos de Nicolás Vázquez?"

"Y ahora dime: ¿Con qué descaro fijaste tu mirada en Nicolás Vázquez, tratando de seducirlo?"

En un día donde el cielo se extendía sin una sola nube, azul profundo y limpio hasta lo inverosímil, tan sereno como el lago más misterioso, como si con el más leve toque pudiera desplegarse en ondas plateadas.

Laura López, indiferente a la joven que lloraba, rodeada por tres figuras de ferocidad, agitaba su abanico con serenidad, como si en ese mundo solo existiera ella. La joven afligida, empujada hacia atrás sin cesar, finalmente se acorraló contra un árbol, con los ojos llenos de lágrimas del tamaño de habas, goteando con un estrépito ensordecedor por su rostro, cargadas de un miedo palpable.

"¿Ahora tienes miedo? ¿Cómo es que antes te aferrabas a Nicolás Vázquez sin temor a la muerte?", Patricia Díaz, la más alta del trío de feroces, agarró con fuerza el cabello de la joven, transformando sus sollozos de resignación en gritos de terror.

Raquel Moreno, sin quedarse atrás, empujaba a la joven repetidamente, no dispuesta a parecer menos intimidante que Patricia Díaz. "¡Cómo te atreves a llorar! ¡Todo el colegio sabe que Nicolás Vázquez es de Laura! ¡Y tú, sin ningún pudor, intentas entrometerte!"

Rosa Torres, en la misma línea, la arrastraba y tironeaba, expresando con fervor su lealtad hacia Laura López. "¡Exacto! ¿Acaso tienes derecho a acercarte siquiera a alguien como Nicolás Vázquez? ¡Ni siquiera mereces estar a la sombra de Laura!"

Las lágrimas de la joven casi formaban un arroyo.

Sí, ella sabía todas esas cosas.

Nicolás Vázquez era uno de los chicos más populares en la Universidad Thames, con su personalidad refinada y su apariencia apuesta, cautivaba a todas las chicas que lo veían, pero ninguna se atrevía a acercarse a él, y todo debido a la presencia de Laura López, quien disfrutaba tranquilamente agitando su abanico.

Laura López era la única hija de Alejandro López, el magnate más destacado de Thames City. Alejandro López la adoraba de una manera casi excesiva, especialmente después de la muerte de su esposa cuando Laura tenía ocho años. La sobreprotección alcanzaba niveles absurdos. Por ejemplo, ese abanico antiguo y elegante que agitaba ahora, con un sello de un erudito del siglo X. Cuando lo sacó de un cajón, los ojos de Alejandro López se iluminaron, pero con una simple queja de "Papá, mi abanico está roto, hace calor", Alejandro López lo entregó sin más, convirtiendo esa reliquia invaluable en una herramienta para refrescarse.

Laura López y Nicolás Vázquez eran amigos de toda la vida. Era un hecho ampliamente conocido que a Laura le gustaba Nicolás Vázquez, y cualquier chica que mostrara interés en él sufría intimidación y amenazas por parte de Laura. Pero nadie se atrevía a resistirse. El respaldo de Laura López era demasiado poderoso, y cualquier resistencia sería solo un tormento mayor durante su tiempo en la universidad, con consecuencias que podrían afectar sus futuros.

Sin embargo, en una actividad de clase, mientras hablaba con Nicolás Vázquez, escuchó su sonrisa al decir "Ya te conozco", y en un arrebato de locura olvidó que a Laura López le gustaba Nicolás Vázquez. En los días siguientes, impulsada por ese recuerdo, le entregó una carta de amor. Al recordar los métodos que Laura López había empleado anteriormente contra las chicas que se acercaban a Nicolás Vázquez, la joven llorosa temblaba aún más, como si estuviera a punto de desmoronarse.

En ese momento, Laura López cerró su abanico y lo agitó de nuevo, como si estuviera jugando con él, y se rió. ¿Esa era su idea de amor por Nicolás Vázquez? Desaparecer al menor atisbo de peligro, pensar solo en su propia seguridad en momentos cruciales. La humanidad, después de todo, era una criatura tonta y egoísta.

Como un deber necesario en cada ocasión, Laura López se aproximó lentamente a la joven llorosa, cuya faz carecía de color y cuyas lágrimas fluían sin restricción, despojándola de la belleza que había exhibido al entregar la carta de amor a Nicolás Vázquez.

Con un sonido nítido y seco, la mano de Laura López se estrelló contra la mejilla de la joven sin vacilación alguna, infligiéndole al instante un hinchazón en la mitad de su rostro.

Sintiendo la humedad en su palma, Laura López sacudió con desagrado las lágrimas que había recogido, y con una sonrisa desprovista de cualquier atisbo de amabilidad, pronunció con sarcasmo: "Miserable, si no quieres sufrir, mantente alejada de Nicolás Vázquez".

La joven llorosa, atemorizada hasta el silencio, se desplomó en el suelo de inmediato, sin percatarse siquiera de que el viento había levantado su falda, dejándola expuesta.

Como si hubiera una conexión inexplicable, Laura López, agitando su abanico, miró hacia atrás hacia el sendero cercano, donde Nicolás Vázquez, con un libro en mano, observaba directamente hacia ellas junto a un joven desconocido. La mirada fría que le lanzó fue suficiente para hacer que Laura López reconsiderara llevar consigo su abanico en ese sofocante día de verano.

Laura López esbozó una sonrisa encantadora, y el resplandor de su pendiente de rubíes resaltaba entre su cabello corto de tono rojizo, otorgándole un aura de seducción peculiar. Las sombras moteadas de los árboles se reflejaban en sus ojos cristalinos, donde la luz azul del cielo parecía fundirse, contradiciendo la pureza que transmitían. Aunque era la poseedora de unos ojos tan claros, su corazón albergaba una maldad que resultaba difícil de creer. La mirada de Nicolás Vázquez fue reducida a una rendija ante su sonrisa radiante, casi como si la mirara con repulsión, antes de darse la vuelta sin mirar atrás, y alejarse sin más.

Capítulo 2: Laura López, la implacable

"Nicolás, esta tarde estoy libre, ¿te gustaría que nos viéramos?"

El sonido jubiloso de Laura López resonó tras él, pero Nicolás Vázquez respondió con un desdén frío.

Observando la eterna figura impasible de Nicolás Vázquez, Laura López esbozó una sonrisa tenue, elevó su mentón y volvió a contemplar el cielo.

Ah... qué limpio es...

"Laura, ¿cómo deberíamos tratar a esta despreciable?" La voz estridente de Patricia Díaz rompió la apacible calma del cielo azul.

Laura López frunció el ceño. "Es obvio que debemos enseñarle una lección a esta despreciable. Si ha abrazado a Nicolás Vázquez, seguramente ha utilizado ambas manos. Es lógico que una persona normal también utilice ambos ojos para ver a los demás. La próxima vez que pregunten algo tan estúpido, manténganse alejados de mí, mentes débiles".

Al ver la figura que se alejaba gradualmente bajo el abrasador sol, pero que aún emitía un débil resplandor, la expresión del trío de despiadadas se volvió

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app