Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

El secreto interior

  • 👁 42
  • 5.0
  • 💬 6

Annotation

"Juro que estoy diciendo la verdad" "Nunca tuve ningún bebé" "¿Cómo pudiste? Confié en ti" "Solo hice esto para salvarte, no quería poner en peligro tu vida" "Te amo" Liz Fred proviene de una familia de clase media, es una novelista de tercera que trabaja duro para que la gente algún día pueda leer sus libros y amarlos. Todos la aman excepto su hermana, que la odia porque Liz es una niña adoptada y no una hija real de la familia de Fred. ¿Qué sucede cuando el rico multimillonario director ejecutivo de la empresa Hewlett viene a buscar a Liz y le pide que le dé el hijo que tuvo hace tres años después de una aventura de una noche entre ellos? Pero Liz no recuerda haber conocido nunca a Otto Hewlett. Ahora la pregunta es, ¿quién dice la verdad entre Liz y Otto? ¿Había un niño? ¿O alguien esconde algo?

CAPÍTULO UNO

Se podía ver a Liz tirada en el suelo desnudo, con las manos y las piernas atadas con una cuerda. Parecía estar inconsciente pero murmuraba algunas palabras como si estuviera durmiendo pero sus palabras no se podían escuchar. Parecía como si estuviera teniendo una pesadilla. Mientras todavía estaba murmurando, un balde de agua cayó sobre su cuerpo haciéndola despertar sobresaltada. Ella se estremeció y se estremeció cuando sintió el agua sobre ella. Estaba tratando de imaginarse dónde estaba, pero no podía porque se sentía muy mareada. Su cabeza daba vueltas debido a la forma en que se había levantado cuando despertó. Miró alrededor del lugar y sus ojos se posaron en algunos hombres vestidos con traje.

"¿Qué diablos?" dijo tratando de descubrir quiénes eran.

"¿Qué está sucediendo?" dijo, sujetándose la cabeza debido al mareo. Estaba haciendo una mueca de dolor cuando, de repente, sus ojos se posaron en uno de los hombres. Él estaba sentado en una silla mirándola fijamente.

"Él debe ser su líder, pero Dios, es tan jodidamente guapo", pensó.

Ella lo miró de pies a cabeza y lo admiró, era impresionante. Tenía todas las cualidades que una chica desearía en un hombre. Tenía una cara redonda y un cabello rubio perfecto que hacía juego con la cara. Tenía unos ojos de gato que podían cautivarte si los mirabas, esos ojos que te dejaban paralizado al mirarlos. Hablando de su estatura, era un espectác*l* digno de contemplar. Tenía un cuerpo muy varonil y ella sabía que detrás de esos trajes que llevaba, había un cuerpo musculoso perfecto. Ella lo admiraba.

"De vuelta a la tierra, Liz", se dijo a sí misma. Todo a su alrededor parecía un sueño. Entonces tuvo que preguntarles quiénes eran y qué estaban haciendo en su sueño.

"¿Quiénes son ustedes y qué estoy haciendo yo aquí?" Ella preguntó pero no obtuvo ninguna respuesta.

"Dije ¿quiénes diablos son ustedes?" preguntó de nuevo, empezando a hartarse de esos hombres.

Al intentar levantarse no pudo y se dio cuenta que estaba atada de pies y manos. Intentó liberarse de la cuerda pero no pudo.

"¿Quienes son ustedes?" Preguntó, enojándose.

Harto de los desvaríos de Liz, Otto se levantó de su silla, fue hacia Liz y le echó otro balde de agua. Y en ese momento se dio cuenta de que no era un sueño, era real. Los hombres de traje, el chico guapo frente a ella, todo era real. Al darse cuenta de que no era un sueño, Liz sintió un shock recorrer su cuerpo al ver que había sido secuestrada.

Pero no, Liz no esperaba eso, ¿cómo podía simplemente levantarse, tomar un balde de agua y echárselo encima?

"¿Qué diablos le pasaba a este hombre?" pensó

"¿Cómo te atreves a echarme agua, m*ld*t* b*st*rd*? ¿Cómo te atreves? ¿Quién diablos eres?" Liz despotricó.

"¿Vas a llorar?" Otto bromeó y le tocó la mandíbula.

"Quítame las manos de encima", dijo.

"¿Qué vas a hacer, linda?", dijo y la tocó de nuevo. Liz se estremeció ante su toque. Hacía calor pero era peligroso. Recordando que en una película que había visto, una niña era secuestrada por unos hombres de traje, miró más de cerca a esos hombres, no estaban sonriendo. De repente se dio cuenta en ese momento de que había sido secuestrada.

"Por favor te lo ruego, ¿por qué me llevarías?", Preguntó.

"Te juro que no tengo oro ni diamantes por favor déjame ir, mi familia debe estar muy preocupada por mí, necesito llegar con mi mamá, solo déjame ir" suplicó pero sus súplicas a Otto y sus hombres no estaban trabajando.

Otto estaba mirando severamente a Liz preguntándose si ella no lo conocía o simplemente estaba fingiendo.

"No te atrevas a fingir que no sabes quién soy", dijo con tanta autoridad.

"Te juro que no sé quién eres", dijo Liz.

Esta vez Otto la miró tan fijamente que si mirarla fuera una espada, la habría atravesado. La forma en que la miraba la hacía sentir muy incómoda, la estaba asustando con la forma en que la miraba. Liz, a cambio, le dio la mirada más inocente del mundo, lo que hizo que Otto lo pensara mejor. Ella parece no saber nada sobre él.

No, tiene que estar mintiendo, pensó Otto y chasqueó los dedos y uno de sus hombres le dio una lima.

"Está bien cariño, finges que no me conoces y que no nos hemos conocido antes. Ok, no hay problema, pero este archivo que tengo contiene cada detalle sobre ti. Así que me gustaría que escucharas atentamente mientras leo". Esto para ti y me dirás lo que me perdí, cariño", dijo Otto con la sonrisa más malvada en su rostro.

"La señorita Liz Fred, la hija del señor y la señora Fred. Vive en 52 Vile City Street, una escritora, la mejor amiga de Lena Paul. Una mujer modesta y cariñosa. Estudió en la Universidad de Oxford. Soltera, su color favorito es el blanco, le encantan los platos italianos. . Siempre le gusta estar sola". Otto leyó en voz alta, lo que dejó atónita a Liz al leer cada detalle.

"¿Cómo puede saber tanto de ella? La ha estado espiando", pensó.

Otto estaba a punto de leer más información cuando Liz lo detuvo.

"Solo para, ¿qué quieres de mí?" Preguntó, comenzando a sentir miedo porque no tenía dinero, de por qué estos hombres la secuestrarían.

"¿Dónde está mi bebé?" —Preguntó Otto.

Liz se sorprendió porque no parecía entender qué tipo de pregunta le estaba haciendo Otto.

"No estoy con ningún bebé, no sé de qué estás hablando", afirmó entre lágrimas.

"Tiene que estar bromeando, ¿cómo se atreve a intentar mentirme en la cara? No, no, está mintiendo", pensó Otto sintiéndose enojado. Miró a Liz y le preguntó si no lo conocía y Liz confirmó que no lo conocía.

"Mírame bien y dime que no me conoces", pidió.

"Le juro que no lo conozco, y además si lo había visto antes, ¿cómo podría olvidar su cara? Le prometo señor que no había visto su cara antes" dijo Liz.

Miró a Liz y le dijo.

"Está bien, eso es todo", dijo Otto, sacó un arma y apuntó a la frente de Liz, lo que dejó a Liz temblando como un animal a punto de ser sacrificado.

"Entonces, ¿vas a hablar o debería dispararte esto justo en la frente? Créeme, no te gustará", dijo Otto.

"Yo... yo... yo... S.. te juro que yo no... no.. no tengo ningún bebé, por favor no me dispares por favor te lo ruego" dijo Liz tartamudeando mientras suplicando por su vida.

Voy a disparar esto mientras cuenta hasta cinco. ¿Dónde está mi bebé?", gritó.

"No tengo ningún bebé", dijo Liz, tratando de sonar atrevida.

"Tienes que estar bromeando, no te perdonaré", dijo Otto con impaciencia.

"No sé...

"Uno"

"No tengo ningún bebé"

"Dos"

"Solo creeme"

"Tres"

"Por amor de Dios, estoy diciendo la verdad"

"Cuatro"

"Oh, dulce Jesús, por favor..."

"Cinco" Otto contó y disparó el arma, Liz gritó tan fuerte que pensó que estaba muerta pero se dio cuenta de que no lo estaba cuando escuchó el sonido del vidrio rompiéndose, ya que Otto no le disparó a ella sino al vino. vaso que había guardado.

"Acabo de darte una última oportunidad", dijo Otto y se puso en cuclillas frente a ella y le acarició la mejilla.

Liz se preguntó qué estaba pasando, ella todavía era virgen y nunca tuvo ningún bebé, entonces, ¿de qué está hablando este tipo? Pensó.

Debido a la forma en que O le acariciaba el cabello, estaba enloquecida, diferentes pensamientos pasaban por su mente.

CAPITULO DOS

Liz había estado sentada en el suelo y su vestido estaba mojado debido a la cantidad de agua que Otto le echó. El agua que le salpicó hizo que su vestido fuera transparente. Mostrando todas sus curvas. Se podían ver sus tetas ya que no se estaba poniendo ningún brasero, podría mojar a un chico con solo verlo. La forma de su cuerpo era tan elegante de contemplar. Su cabello oscuro que cubría parte de su ojo la hacía parecer una modelo que quisiera tomar una sesión de fotos. Su belleza era realmente digna de contemplar, los hombres tropezarían si pudieran vislumbrar su fascinante belleza.

"Le juro, señor, que nunca he tenido un novio que hablara más de un bebé, le digo la verdad", dijo Liz.

"Crees que te secuestré y te traje aquí sólo para hacerte preguntas de las que no estoy seguro", dijo.

"Es posible que estés reteniendo a la persona equivocada", afirmó Liz.

"Estoy manteniendo cautiva a la persona equivocada, pero mis espía

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app