Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

EL HARÉN DE LA PRINCESA DE LA MAFIA

  • 👁 745
  • 7.5
  • 💬 22

Annotation

“¡Hola, princesita de Della Muerte! Venimos a llevarte”, declaró Gregorio, el primogénito de los trillizos, con una sonrisa que causaba escalofríos. “Y nos divertiremos mucho juntos”, añadió Albert, el trillizo conocido por su predilección por el sadismo. Dominada por la rabia, Micaele intentó zafarse de los brazos implacables que la sostenían, pero su fuerza resultaba ineficaz contra el agarre de hierro. Pronunció palabras cargadas de determinación. “¡Suéltenme ahora!” Micaele es secuestrada por los tres hermanos guapos, fríos y crueles, Gregorio, Albert y Joseph, líderes de la Trinidad das Sombras. Micaele es llevada como represalia porque su hermano secuestró a la sobrina del líder de la Cofradía das Sombras, una organización relacionada con el mundo del crimen, a la cual la Trinidad das Sombras servía como mano ejecutora. Ahora Micaele tiene que idear una forma de escapar del cautiverio y de los secuestradores guapos. Para lograrlo, elabora un plan de escape y, con determinación, envuelve a cada uno de los trillizos en una trama de seducción, poniéndolos bajo su control. Pero los hermanos descubren que están siendo engañados y toman una decisión inesperada. ¿Conseguirá Micaele escapar de las garras de los trillizos?

Chapter 1: LLEVADO POR LA TRINIDAD

“¡Adelante!” Dijo Don Artulio con un tono de voz impaciente, autorizando al visitante a entrar en su oficina.

Pablo, el consejero de Don Artulio, vaciló brevemente en la entrada, como si estuviera retrasando lo inevitable. Luego, con una mirada decidida, avanzó, con una expresión preocupada y los ojos fijos en el jefe.

“Tengo malas noticias, señor”, Pablo entró en la oficina, manteniendo la atención de Artulio.

“¿Qué ha sucedido?”, preguntó Artulio, suspirando como si otro problema fuera solo una adición a su ya extensa lista de asuntos.

Pablo mantuvo el suspenso, eligiendo sus palabras con cuidado para aumentar la tensión en la habitación.

“Augusto secuestró a la sobrina de los Savóia”, dijo Pablo, temiendo la reacción del jefe.

Artulio apretó los puños, su furia manifestándose claramente. Esperaba más información.

“¡Maldición! ¿Dónde está ahora?” La rabia de Artulio era palpable, su deseo de castigar a su propio hijo era evidente.

Pablo no alivió la presión. Esperó un poco más antes de responder, como si quisiera preparar el terreno para la próxima revelación.

“Está en la finca con la chica”, respondió Pablo.

“Quiero una reunión esta noche con mis hijos y mi esposa. Y quiero que Augusto esté aquí también, lo traerás personalmente, incluso si tienes que atarlo”, las órdenes de Artulio se dieron con una firmeza inquebrantable.

“Entendido, señor. Estará aquí esta noche como se ordenó”, asintió Pablo, entendiendo la gravedad de la situación.

Artulio asintió con la cabeza, despidiendo a Pablo. Mientras el consejero salía de la oficina, dejando atrás a un enfurecido Don, Artulio reflexionó sobre la difícil situación en la que su hijo había colocado a la familia Della Muerte.

Cuando cayó la noche, todos se reunieron en la sala de conferencias de la mafia Della Muerte.

“¿Qué está pasando, padre?” Leonard no podía ocultar la aprehensión en su voz.

“Lo que está pasando es que el estúpido de tu hermano Augusto cometió un error colosal”, explotó Don Artulio.

“¿Qué hizo Augusto, cariño?” Verónica preguntó, su preocupación evidente.

“Tu hijo, por su propia voluntad, secuestró a la sobrina de los líderes de la maldita Cofradía de las Sombras”, Artulio respondió con furia contenida.

Micaele abrió los ojos cuando escuchó la revelación, finalmente entendiendo la gravedad de la situación.

“¿Por qué Augusto haría algo así? No es del tipo impulsivo”, preguntó Micaele, perpleja.

“De hecho, él no suele tomar acciones tan imprudentes”, añadió Benjamin.

En ese momento, Augusto entró en la sala, acompañado por Pablo. Su expresión no era de alguien que estuviera contento de estar allí.

“Me alegra que estés aquí, Augusto. ¿Por qué no cuentas a todos por qué creíste apropiado secuestrar a la sobrina de los líderes de la Cofradía de las Sombras?”, dijo Artulio con evidente exasperación.

“Me gustó ella y quiero tenerla para mí”, dijo Augusto, como si su acción fuera lo más natural del mundo.

“En un mundo lleno de posibilidades, elegiste, secuestrar precisamente a la sobrina de los líderes de la Cofradía de las Sombras”, Artulio agarró a Augusto por el cuello de la camisa, los ojos llenos de furia.

La tensión en la sala era palpable mientras todos observaban en silencio el enfrentamiento entre padre e hijo. Finalmente, Artulio soltó a Augusto, quien se sentó con el rostro rojo de vergüenza y aprensión.

“¿Qué haremos ahora, padre?” Leonard rompió el silencio.

“Tenemos que lidiar con las consecuencias, devolver a la chica y esperar la represalia que vendrá de la Cofradía. No quiero conflicto con esa hermandad, pero parece que nos dirigimos directamente hacia él”, explicó Artulio con un peso en los hombros.

“No voy a devolver a Hanna, padre”, intervino Augusto con determinación.

“¿Qué dijiste, muchacho?” Artulio lo miró con incredulidad.

“Amo a Hanna y no voy a renunciar a ella”, afirmó Augusto, obstinado.

Micaele observó a su hermano con creciente preocupación. Conocía su terquedad y sabía que no cedería fácilmente.

“Estás poniendo a toda la familia en peligro con esta decisión, Augusto”, advirtió Benjamin.

“¿Qué haremos, entonces, padre?” Leonard repitió la pregunta, esta vez dirigiéndola a Artulio.

“Pablo, lleva a Augusto de vuelta a la finca y arréglalo. Asegúrate de que reciba una lección por su insubordinación. Además, está prohibido que se acerque a la chica Savóia”, ordenó Artulio con firmeza.

“Entendido, señor”, confirmó Pablo.

“En cuanto al resto, fortaleceremos la seguridad de la familia. Micaele, aumentaré tus guardaespaldas. No podemos permitirnos quedar vulnerables”, Artulio tomó la decisión con un gesto cansado.

La sala quedó en silencio mientras todos digerían las implicaciones del incidente y las acciones futuras. El comienzo de una posible guerra entre los Della Muerte y la Cofradía de las Sombras se cernía sobre ellos como una sombra.

Mientras los Safras discutían los próximos pasos, en la casa de la Confraternidad, Vittorio Savóia, líder de la familia, convocaba una reunión para planificar su respuesta al secuestro.

“Debemos responder con firmeza a esta provocación de los Safras”, decretó Vittorio.

“¿Qué sugieres, mi amor?” Preguntó Antonia, su esposa.

“Responderemos con la misma moneda. Si se llevaron a una de las nuestras, llevaremos a uno de ellos”, respondió Vittorio, trazando su plan.

“¿Con tu permiso, padre? Tengo una idea”, solicitó Gregorio, el mayor de los trillizos.

“Puedes hablar, hijo mío”, consintió Vittorio.

“Deberíamos secuestrar a la única hija de los Safras”, propuso Gregorio.

“Estoy de acuerdo, Gregorio. Será un golpe poderoso”, respaldó Joseph, otro de los trillizos.

“Y luego, pediremos de vuelta a nuestra prima, junto con su secuestrador, para que responda por su crimen”, completó Albert, el trillizo sádico, con una sonrisa cruel.

“La idea es excelente, hijo mío. Dejo esto en manos de la Trinidad de las Sombras. Pero no quiero que le pase nada a la chica, a menos que hayan hecho daño a la nuestra, Hanna”, decretó Vittorio.

“Seguiremos tus órdenes, padre”, aseguró Gregorio, líder de la Trinidad.

“Podemos llevar a cabo el secuestro cuando ella esté en su trayecto diario en automóvil. Será rápido y limpio”, sugirió Joseph, el estratega del grupo.

“Y podemos llevarla a nuestra casa en la isla. Allí podremos mantenerla oculta y tal vez nos divirtamos un poco”, Albert sonrió con un toque de perversión.

“Nada de violencia contra la Safras, a menos que hayan lastimado a Hanna”, advirtió Vittorio.

“Entendido, padre. Actuaremos según tus instrucciones”, respondió Albert.

La reunión continuó, con los planes detallados y la estrategia delineada. A medida que caía la noche, la Trinidad de las Sombras se preparaba para ejecutar el plan, con la ansiedad flotando en el aire mientras avanzaban hacia el siguiente paso de su empresa.

Mientras Micaele regresaba, acompañada por su equipo de seguridad, de las operaciones financieras que gestionaban los pagos de la mafia, sus pensamientos estaban inmersos en una marea de preocupaciones. Las acciones desenfrenadas de su hermano Augusto, que amenazaban con desencadenar un enfrentamiento armado entre la mafia y la Cofradía, ocupaban su mente. Suspirando, apartó la mirada de las calles congestionadas hacia el retrovisor, donde capturó una visión repentina: un automóvil negro se acercaba a gran velocidad, chocando violentamente contra la parte trasera de su vehíc*l* y haciéndolo girar en la carretera. Pronto, otros dos automóviles negros emergieron, bloqueando todas las posibles rutas de escape.

El equipo de seguridad de Micaele respondió con agilidad, devolviendo los disparos provenientes de los vehículos enemigos. Sin embargo, el enfrentamiento se convirtió en tragedia cuando fueron alcanzados fatalmente por las balas. Encogiéndose en el asiento, Micaele buscaba refugio de los disparos, siendo testigo de la caída fatal de sus guardaespaldas, uno por uno. Una sola lágrima recorrió su rostro mientras una furia ardía en su interior. Impulsada por el instinto, agarró una de las armas dejadas por los guardias, determinada a enfrentar la amenaza hasta su último aliento.

Sin embargo, antes de que pudiera disparar, presenció la apertura de la puerta del automóvil negro frente a ella y tres figuras emergieron con una actitud imperturbable, vistiendo trajes oscuros que coincidían con sus expresiones frías y crueles. Eran los temidos trillizos de la Cofradía, conocidos como la Trinidad de la Sombra. Un escalofrío recorrió su espalda al reconocerlos. Aunque nunca los había conocido personalmente, Micaele sabía que estos eran los ejecutores de la Cofradía de las Sombras, responsables de las tareas más oscuras de la hermandad.

Avanzando hacia el automóvil, los trillizos parecían indiferentes a los disparos provenientes de los vehículos de la Della Muerte. La confianza y el disfrute emanaban de ellos, conscientes de la superioridad numérica y tecnológica que tenían sobre sus adversarios.

Micaele apretó el gatillo del arma, solo para darse cuenta de que estaba vacía. La arrojó al suelo y comenzó a buscar frenéticamente algo que pudiera usar como defensa, pero sus esfuerzos fueron en vano.

Ante sus ojos, los trillizos forzaron la puerta del automóvil, abriéndola con violencia y sacándola a la fuerza. Sus risas resonaron frente al rostro temeroso y furioso de Micaele.

“Hola, princesita de la Della Muerte. Venimos a llevarte”, declaró Gregorio, el mayor de los trillizos, con una sonrisa que causaba escalofríos.

“Y nos divertiremos mucho juntos”, añadió Albert, el trillizo conocido por su predilección por el sadismo.

Dominada por la ira, Micaele intentó liberarse de los implacables brazos que la sostenían, pero su fuerza era ineficaz contra el agarre de hierro. Pronunció palabras cargadas de determinación.

“¡Suéltenme ahora!”

Mientras luchaba por liberarse, Albert se acercó por detrás y, en un movimiento rápido, inyectó una sustancia en su vena yugular. Una sensación de vértigo la envolvió y, en un abrir y cerrar de ojos, sus fuerzas la abandonaron y la oscuridad la envolvió.

Joseph la llevó al automóvil negro y la depositó con cuidado en el asiento trasero. Uniéndose a sus hermanos, aceleraron, dejando atrás los vehículos de la Della Muerte. Micaele estaba ahora en manos crueles de la Trinidad de la Sombra.

Chapter 2 PRISIÓN Y FUGA

Poco a poco, Micaele fue recuperando su conciencia. Su mente estaba confusa; no sabía qué era sueño o realidad. Gradualmente, sonidos y sensaciones comenzaron a filtrarse en su percepción. El olor de la tierra húmeda, el susurro inquietante del viento en sus oídos y el suelo duro debajo de ella. Luego, se dio cuenta de que estaba acostada. Con un esfuerzo, abrió los ojos, encontrando una escena que no reconocía.

El pánico se apoderó de sus sentidos cuando sus ojos se ajustaron a la tenue luz. Estaba en una celda húmeda, con paredes de piedra que se extendían a su alrededor. La única fuente de luz era una lámpara temblorosa colgada del techo. Intentó moverse, pero sus manos y pies estaban atados con una cuerda áspera. Logró sentarse y apoyarse en la pared.

Su corazón latía rápido. ¿Dónde estaba? Recordó el ataque, los trillizos de la Cofradía. El miedo la dominó, pero su determinación también resurgió.

“Esos desgraciados me dejaron aquí atada como un animal e

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app