Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

Dulce Traidora

  • Genre: Romance
  • Author: Y.Balvz
  • Chapters: 37
  • Status: Ongoing
  • Age Rating: 18+
  • 👁 46
  • 7.5
  • 💬 0

Annotation

Con sentimientos encontrados, Kilye Andersen acude encubierta al casting de la nueva temporada de "La Super Modelo Estrella" para investigar el caso de una chica desaparecida entre bastidores; evento ocurrido un año atrás y del que aún, no se sabía qué había pasado exactamente allí. Antes de que se dé cuenta, tropieza con un turbulento torbellino de glamour, ambición y negocios turbios a los que podrá echarles un vistazo desde muy cerca. Cuando, para colmo, se enamora de quien menos se lo espera y tiene que pasar de una mentira a otra, su vida parece desmoronarse por completo.

1. Una nueva misión.

Llegó la hora de la reunión matutina. Arthur Hatters, el jefe de la Unidad de Investigaciones Especiales, entró en la sala y reunió a todos los subalternos. Los investigadores se reunieron en torno a un grupo de mesas, movieron algunas sillas, se situaron un poco dispersos unos de otros, y comenzó la reunión.

En primer lugar, comenzaron a hablar de los casos actuales y de gran importancia, y luego Arthur puso cara seria y dijo:

 —Como ya sabrán, en los próximos días se llevará a cabo la audición para la próxima temporada del programa La Súper Modelo temporada Estrella. El año pasado, en Florida, una chica desapareció inexplicablemente y no ha sido encontrada desde entonces. El caso quedó en suspenso porque no se encontraron pistas concretas en ninguna parte. Ahora comienza la nueva temporada, y como esta vez todo se desarrolla aquí, en Sun Flowers, tenemos el asunto sobre la mesa. Vamos a reabrir la investigación y, si es posible, evitar que algo así vuelva a ocurrir.

Arthur Hatters, conocido cariñosamente como “Hart” por los investigadores, se detuvo un momento y le miraron atentamente.

 —Aunque solo se trata de una imitación regional, este desfile de modelos es el centro de atención de los medios de comunicación, por lo que no podemos irrumpir allí y ponerlo todo patas arriba, así que tendremos que traer a un investigador.

 Jhon Garreth, que era conocido por ser un Don Juan con las mujeres, sonrió ampliamente.

 —Me ofrezco como voluntario, estar todo el tiempo entre bonitas modelos, es el trabajo de mis sueños, así mataría dos pájaros de un solo tiro.

Sonriendo, Hart le miró.

—Te tomo la palabra, pero necesitamos a alguien que investigue, no a alguien que coquetee con las chicas y se distraiga.

Volvió a ponerse serio.

—Tras una cuidadosa consideración, he decidido dar el puesto a Kilye Andersen. Creo que es la más adecuada para moverse discretamente en estos círculos debido a su edad y experiencia como agente. Además, al ser mujer, debería ser más fácil para ella entrar en contacto con las chicas y ganarse su confianza.

 Kilye Andersen, la única investigadora del grupo de hombres, hizo una mueca. Hacía poco que la habían trasladado aquí, y estaba verde, por así decirlo. Hasta ahora no había tenido un encargo en solitario y no le gustó nada la sugerencia del jefe.

Hart se fijó en su cara de asombro.

—Kilye, ¿es esto un problema para ti? —preguntó con las cejas levantadas.

 —No, no, por supuesto que no. —Murmuró apresuradamente.

 Ya era bastante difícil imponerse a sus colegas machos. Este trabajo seguía siendo un dominio masculino, y definitivamente no quería darse el lujo de acobardarse y quedar como una idiota.

—Bien, me alegra saberlo. —asintió Hart satisfecho—, entonces ven conmigo directamente a mi despacho, repasaré los detalles contigo. Ustedes, hombres, eso es todo por hoy, ¡Vamos a trabajar!

 «Hombres», repitió Kilye resignada en su mente y siguió a su jefe hasta la pequeña caja de cristal situada en el extremo de la sala.

—¡Siéntate! —le instó, acomodándose en el borde de su escritorio—. Sé que tienes preocupaciones, y puedo entenderlo. Pero no tienes de qué preocuparte, la tarea es completamente segura. Te enviaremos allí como reportera, habrán muchos periodistas pululando por ahí, así que *p*n*s se notará tu presencia. Pregunta por ahí, intenta averiguar algo y vigila a las chicas. El jueves es el gran día, para entonces tendrás tu tarjeta de prensa y organizaremos todo lo que necesites. Y una cosa más, ¡no hagas movimientos peligrosos sola! Si notas algo que crees que es extraño, ponte en contacto inmediatamente.

 Kilye asintió, no tenía intención de ponerse en peligro innecesariamente. 

—Bien, entonces vete a casa ahora, tienes el resto del día libre tanto el de hoy como el de mañana, para que puedas preparar tu misión en paz. Aquí está la información sobre la chica desaparecida. Mírala bien, detállala, puede haber algo en ella que te ayude.

 Hart le puso una carpeta en la mano y se levantó, indicando que la conversación había terminado.

 —Anímate, puedes hacerlo. —le dijo con la cabeza, todavía paternal, mientras se levantaba.

 —Sí, claro… —dijo sin parecer realmente convencida, deseando por primera vez desde su traslado haberse quedado en la patrulla.

 Kilye decidió aprovechar el tiempo libre para abastecerse de más información.

En primer lugar, consiguió el DVD de la temporada anterior de Super Modelo, y pasó el resto del día viendo los episodios. Por supuesto, ya sabía de qué se trataba, el revuelo mediático no la había dejado indiferente. Pero ahora, cuando miraba las fotos de las chicas zorras y a veces histéricas, se le revolvía el estómago. La idea de pasar horas en compañía de semejantes chifladas, medio adolescentes, no le atraía en absoluto, y maldijo a Hart por hacerle esto, culpándose a sí

misma por aceptar aquella misión.

 Intentó ignorar a las modelos y centrarse más en las personas que las rodeaban. La mayoría de ellos volverían a estar allí esta temporada, y sería bueno hacerse una idea de antemano.

En algún momento apagó el televisor y se disponía a ir a la cocina a preparar la cena cuando de pronto, sonó su teléfono móvil.

 —Hola, Kilye.

 —Ryan… —soltó sorprendida.

 —Sólo deseaba saber cómo te sentías.

Suspiró.

—Gracias, estoy bien, al menos eso creo.

 —En realidad, me gustaría preguntarte si te gustaría salir a cenar conmigo.

 —Lo siento, hoy no es un buen día. —declinó.

 —Tal vez... ¿En los próximos días? —preguntó esperanzado.

 —No lo creo, estoy muy ocupada en este momento. —evadió—. Te llamaré cuando tenga tiempo, ¿ok?

 —Está bien. —aceptó él y ella pudo oír claramente la decepción en su voz—. Que tengas una buena noche, entonces.

 —Gracias, espero que tú también.

 Con una punzada de mala conciencia, colgó el teléfono. No tenía ninguna intención de volver a reunirse con él, y de hecho habría sido mejor sincerarse con él. Sin embargo, no se atrevía a hacerlo, sobre todo por el bien de su madre.

 No dejaba de insistir en que quería tener nietos y que no era normal que Kilye, a los veintiocho años, siguiera soltera. Durante semanas le habló de lo decente y agradable que era Ryan y de que sería el yerno ideal.

 Finalmente, hace una semana, Kilye no pudo aguantar más y le pidió que salieran por la paz. Incluso después del aperitivo, Kilye sabía que Ryan no era en absoluto el hombre con el que pasaría el resto de su vida.

 La noche había sido un gran calvario, al menos para Kilye. Ryan hablaba casi exclusivamente de sí mismo y de su consorcio, de forma tan seca y aburrida que a Kilye, le costaba mantenerse despierta.

El resto del tiempo se dedicó a hablar de cómo imaginaba el matrimonio y de lo que esperaba de su futura esposa. Kilye no tardó mucho en darse cuenta de que definitivamente no era la mujer que él describía. Cuando él le preguntó al despedirse si se volverían a ver, ella respondió con un vago “tal vez”. Ella no quería hacerle daño, y esperaba que él también se hubiera dado cuenta de que no hacían buena pareja en absoluto. Pero al parecer él lo veía de otra manera, y su madre también, porque era la única que podía haberle dado el número de teléfono móvil de Kilye.

«Soy demasiado bonachona», pensó, sacudiendo la cabeza, mientras se preparaba un sándwich y se dirigía a la sala de estar con su plato, se sentó en el sofá algo perdida en sus pensamientos.

«Ese Ryan es muuuuyyy cansón, debería un día decirle que no quiero tener nada que ver con él... Que tengo cosas más importantes en qué emplear mi tiempo, en vez de salir a escuchar su aburrida vida», pensaba sentándose en el sofá.

Pasó un rato viendo un programa de televisión, al cual casi no le estaba prestando atención, comiendo su sándwich, y *p*n*s una hora después ya estaba en la cama, intentando agarrar el sueño, pero... la algarabía de pensamientos que rondaban su mente, no se lo permitía. Al cabo de un largo rato, por fin se entregó a los brazos de Morfeo.

2. Con los focos en el rostro.

A la mañana siguiente se sentó frente el ordenador y recopiló toda la información que pudo hallar sobre el equipo de supermodelos. Era casi mediodía cuando había recogido todo lo que le parecía importante. Con las notas tomadas, se acurrucó en el sofá y repasó a cada persona, realizando el respectivo análisis a cada uno de ellos.

En primer lugar, por supuesto, estaba la jueza principal y productora del sello, Jennifer Gold. Ella misma había sido una modelo de gran éxito, en tiempos pasados, pero a los treinta y cuatro años, ya había pasado su mejor momento. Ahora se aprovechaba de la inexperiencia e ingenuidad de las chicas para ganar dinero. Supuestamente, no era especialmente amable con las modelos ni con sus empleados, solía demostrar un poco de ira, cuando las cosas parecían salirse de las manos.

Habían bastantes informes que describían cómo solía intimidar a la gente.

A su lado y también en el jurado, estaban dos hombres, Roderyck Wall y Alexander Follor.

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app