Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
Updated

De Gitana A Princesa

  • 👁 127
  • 5.5
  • 💬 5

Annotation

Melody y Damien no son la típica pareja que tienen un amor a primera vista, Damien es el principe y futuro rey del reino de Alkarya. El rebelde principe se va enamorando de la gitana después de salvarla del castigo de ser la esclava de Eriol duque de Azair y tío de Damien. El principe tiene una maldición es convertido en un demonio para ser el recipiente de una poderosa bestia por esa razón Damien se niega a ser el nuevo rey, aunque al inicio es Damien quién salva a la gitana realmente es Melody quien salva al principe de su maldición. La trama se desarrolla mayormente en el ficticio reino de Alkarya, en el mundo mágico de Galia específicamente en el continente de Calistia allí es normal la magia y quiénes tienen acceso a ella son en su mayoría de la nobleza.

Dos Lunas

Escuchó el crujir de la leña mientras está era consumida por las llamas tenía el ferviente deseo de pronto ver el fruto de su amor.

—Ya nacieron.

—¿Nacieron? —preguntó él con confusión repitiendo las palabras de la partera.

La matrona asintio cómo respuesta ante la pregunta del hombre, así estaría de sumergido que no escuchó el llanto de su criatura. —Dos mujercitas.

—¡¿Dos niñas?!

—¡Si! —confirmó la mujer emocionada—, ve a reunirte con tu mujer y darle la bienvenida a tus pequeñas.

—Gracias Azalea, tú y el patriarca Aira es lo mejor que nos ha pasado a mi y Rosella.

Azalea vió a un pequeño castaño tirar de su ropa, la mujer tomó al niño en brazos para hacerlo reír con sus mimos.

—Arnaid ya tienes que adaptarte a tu nueva identidad, ahora eres Gastón y Lluvia. El capitán Anouk y la duquesa de Azair ya no están.

—Si usted tiene razón —tomó al castaño de brazos de Azalea—, vamos Bastián es hora de ver a tus hermanas.

Antes de entrar a la pequeña habitación miró el cielo nocturno, el reino de Alkarya tenía una peculiaridad que no había en ningún otro lugar en todo Galia; dos lunas pensó en sus dos hijas imaginando como esas dos perlas crecientes, que adornaban el cielo con su misterioso resplandor.

Entró con cautela a la pequeña habitación, la imagen de su mujer acostada en su lecho con las dos recién nacidas, esa imagen llenó su pecho de felicidad, nunca imaginó ser merecedor de tanta dicha.

—Ven acércate —habló en voz baja ella con una sonrisa cansada en sus labios, él se acercó con Bastián aún en sus brazos, se inclinó para ver mejor a las pequeñas envueltas en un manto blanco—. Te presento a tus hijas Arnaid.

—Son hermosas, tan preciosas como el resplandor de una joya, dignas hijas de Howl —dijo el orgulloso padre—, mira Bastián ellas son tus hermanas.

Presentó el orgulloso ex soldado.

El bebé de rebelde cabello castaño y ojos negros como la noche, miraba con curiosidad a las dos niñas que dormían plácidamente junto a su madre.

—Tengo miedo Arnaid.

La sonrisa del pelinegro desapareció en cuanto su mujer dijo aquellas palabras. Quería decirle que no debía temer, que todo estaría bien pero prefirió que ella terminase de hablar.

—Tengo miedo de que él venga por mi —dijo ella entre lágrimas—, los niños y tú son lo más importante y si él...

Calló los labios de su compañera con un beso lento, acariciaba su mejilla con la punta de sus dedos su piel era suave como pétalo de rosa, a pesar de lucir diferente la casta noble de Rosella no era fácil de ocultar.

—Todo estará bien, él no vendrá por ti —dijo para calmarla—, Ro Celestia es nuestro nuevo hogar, olvida lo que alguna vez fuimos, lo importante es quienes somos ahora Lluvia y Gastón, dos gitanos más de esta aldea.

Quería creer que eso era así dió una mirada a un lado, allí vió a sus dos hijas, su padre tenía razón ambas eran dignas descendientes de Howl, eran solo unas criaturas y ya tenían una fuerte aura mágica que pocas veces llegó a sentir.

—¿Y ya tienes nombre? —cuestionó él sacando a Lluvia de sus pensamientos.

—La más pequeña se llamará Melibea, es paciente y tranquila como un pastor de ovejas —dijo Lluvia acariando a la pequeña bebé dormida—, y esa traviesa que acaba de despertar será Melodía.

Gastón miró con ternura a la bebé de preciosa mirada esmeralda, su madre tenía razón, la pequeña era inquieta, muy diferente a su hermana Melibea que retosaba imperturbable junto a su madre.

..........

El invierno había cubierto todo a su paso de un blanco total, esperaba que pronto llegaran con la leña el frío era inclemente. Salió y allí vió a tres pequeños discutir al verlos solos temió lo peor.

Bastián bajaba a sus hermanas del caballo de inmediato corrió con el chiquillo para ayudarlo.

—¿Dónde está tu padre? —preguntó Lluvia aunque al ver el semblante calmada de su hijo ella también se tranquilizó un poco—, niños ¿Dónde está su padre? —volvió ella a preguntar bajando la leña de las alforjas del caballo.

—Papá me dijo que trajera a mis hermanas, Melibea tenía frío.

—Es cierto madre Melodía me prestó sus guantes. —Secundó la pequeña bajando del animal. —Hija si olvidaste tus guantes claro que ibas a tener frío... —Lluvia guardó silencio un rastro de humo seguido de un fuerte ruido la puso en alerta, algo no estaba bien.

—¡Niños entren ahora!

Sabía que algo no estaba bien fuí tras mí madre, pero a medio camino fui detenida por mis hermanos.

—¡Acaso estás loca Mel! —gritó Bastián aún sin soltar a su impetuosa hermana.

—Pero mamá...

—Mamá estará bien Mel, seguramente es la guardia real, sabes que al rey Darius no le agradan los gitanos y cada que puede lo demuestra. —Dijo Melibea tomando la mano de su gemela en un intento para calmarla.

Melibea tenía razón, la guardia índigo era quien a veces entraba a Celestia y algunos solo entraban a saquear el poco alimento que teníamos en la aldea.

—Sueltame.

—Esta bien, pero solo si prometes que entrarás a la cabaña sin hacer ningún alboroto.

Bastián me soltó, entré a la cabaña molesta por la injusta situación.

..........

Quería hablar con su padre, aunque últimamente aquello no era tarea fácil, caminaba de un lado a otro esperando que el consejero real y mano derecha del rey se dignase a darle el permiso para cruzar palabras con su majestad.

—Alteza usted debería estar en Bleddyn.

—Tú lo dijiste Gregory amigo debería —comentó el jovencito con ironía—, ví a Andreas irse con la guardia real, ¿Seguirán masacrando a los gitanos? ¿Ya no es suficiente con rebajarlos a estrato cero? —cuestionó el adolescente pelirrojo molesto.

Un hombre alto de cabello rubio ceniza entró al palacio, el hombre portaba una corona dorada, su vestimenta era negra de ornamentos en dorado.

—Gregory prepara el carruaje del principe, también su escolta...

—Ya te dije que no iré con el capitán Rutden, el ducado de Bleddyn no tiene nada interesante y Dominic es un tirano, no seré un soldado, no voy a empuñar mi espada con ningún inocente Darius. —Dijo de manera retadora el principe.

La altanería de su vástago rebasaba su paciencia, tomó asiento en el trono hizo ademán a dos guardias, estos se acercaron al rey esperando orden.

—Sujeten a mi hijo y no lo suelten hasta llegar a Bleddyn y por favor que Dominic haga su entrenamiento como guste, no quiero preferencia por ser principe —Habló el monarca cansado de las insolencias del muchacho—, no te estoy diciendo si quieres o no ir, es una orden no de tu padre, si no de tu rey.

Fulminó a su padre con la mirada, forcejeó pero aún así los guardias se hicieron con el joven pelirrojo.

—¡Malditos sueltenme! —exclamó molesto el muchacho, que ya por el alboroto tenía su llamativo cabello desordenado.

Gregory regresó con el rey a notificar que todo estaba en orden para el viaje, el consejero se encontró al futuro rey siendo llevado como un costal de arroz por la guardia del rey Darius. En cuanto el principe cruzó miradas con el consejero este le miraba con ganas de matarlo.

—Buen viaje alteza. —Dijo Gregory agitando su mano para despedirse.

—¡Pudrete Greg! —Dijo el principe pelirrojo saliendo del salón del trono siendo llevado por los escoltas.

—Señor si me permite un consejo, el joven Damián es un mocoso grosero, lord Dominic pondrá a ese muchacho por el camino correcto. No sé preocupe. —Dijo el adulador delgado de monóculo.

—Gregory mi hijo solo es un chico inmaduro que reniega de sus responsabilidades; lo único que me hace pensar que llevará a Alkarya por el buen camino es su sentido de justicia.

Aldremir.

Muchos gitanos eran solicitados en la ciudad por entretenimiento, mi gente destacaba en esa área, iban irónicamente para los aldreminos.

Nos trataban como escoria, pero solo para su diversión nos llamaban hasta con antelación.

Mi hermano y yo subimos a una de las carretas, está comenzó a moverse, iba distraída mirando el paisaje cuando Bastián rompió el silencio.

—Mel  necesito explicarte cómo debes actuar, cuando lleguemos a Aldremir, allí hay todo tipo de personas y no quiero que tu inocencia y falta de malicia, te perjudique...

—A ver señor sabelotodo iluminame. —Le dije chasqueando la lengua para molestarle era algo que sabía que lo irritaba con facilidad.

—¡Eres insoportable Melodía! Es enserio allí hay de todo y si no eres atenta, puedes ser  o violada, o vendida como esclava y llevada a quien sabe dónde, ya es suficiente ver a Melibea en esa cama  para que a ti también te ocurra algo, no me lo perdo

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app