Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover
ExclusiveUpdated

Una vida contigo, una vida sin ti

  • 👁 13
  • 7.5
  • 💬 0

Annotation

Trata de una chica que intenta ser feliz, que ha pasado por muchas cosas y que a su vida llegan personas que le hacen las cosas más faciles, un amor se desarrolla en medio de eso pero ambien una decepcion, una perdida y el dolor crece para despues verse apaciaguado por otro corazón que late con mucha más fuerza y llega para salvarla por completo, en medio de todo eso el amor se presenta de nuevo a su vida y en las idas y vueltas del destino todo se enreda pero ella debe buscar una forma de salir de todo.

Chapter 1

Capítulo 1

Camine a paso seguro mientras pasaba por recepción para que me guiaran a la que sería mi oficina, quería distraerme y olvidar todo lo que hasta ahora me tenía agobiado, por eso le pedí a mi hermano que me dejara trabajar aquí durante un tiempo.

Subí al ascensor y espere paciente hasta llegar al piso en donde estaría mi oficina.

Pase a la de Cris para avisar que ya estaba allí y me detuve sorprendido, en el escritorio de la secretaria estaba la mujer más hermosa que en mi vida mis ojos habían visto y podría estar siendo un poco exagerado pero el latir de mi corazón no se equivocaba y el sudor en mis manos menos.

Entre a la oficina de mi hermano, deslumbrado, maravillado, en las nubes.

-¿Quién es esa chica que esta allá afuera?— Pregunte sin saludarlo.

­-Hola hermano, ¿Cómo estás? ¿Cómo ha ido tu mañana?—Pregunto sarcástico y me reí nervioso—No, no, no y por si no te quedo claro no—Negó frenético—Es mejor que te alejes de ella—Amenazo.

-Pero ¿qué? ¿Porque? —Suspiro y se acercó a mí.

-Es la más eficiente que tengo y no quiero que tú vengas y la distraigas—Sonreí—Te voy a despedir.

-Ni siquiera he comenzado, déjame por lo menos presentarme—Sonreí con burla.

-Estoy hablando en serio Ian—Su cara demostraba que no estaba jugando.

-No será que te gusta, no me creo eso de que la voy a distraer—Lo mire serio para descifrar que era lo que me ocultaba.

-Aila ha sufrido mucho y es mi mejor amiga y no quiero que vuelva a sufrir—Ya sabía a lo que mi hermano se refería y tenía toda la razón.

Mi vida era un caos y no podía sumar a alguien en eso, desde hace un tiempo había tomado la decisión de no enamorarme porque nadie merecía sufrir por otra persona y eso es lo que causo en la vida de la gente.

Pero escuchar su nombre hizo que volviera a pensar en lo hermosa que es y lo angelical de su rostro, hasta su nombre era hermoso pero mi hermano tenía razón no debo acercarme a ella de ningún modo, no puedo arruinar su vida.

-Tienes razón cris no me acercare a ella, voy a mi oficina hablamos más tarde—Camine hacia la puerta y lo único que sentí fue un fuerte golpe en la cabeza.

-Ay discúlpeme—Escuche una voz tan delicada y suave que pensé que me estaba hablando un ángel.

Abrí los ojos y la mira ahí frente a mí, con esos ojos tan expresivos y brillantes como el atardecer que me hipnotizaron unos segundos, parpadee y me di cuenta que estaba tirado en el suelo, me dolía mucho la cabeza.

-Hermano, ¿Estas bien? —Asentí y cris me ayudo a sentarme en uno de los sofás.

—En serio discúlpeme no sabía que estabas ahí—Ella hablaba muy rápido, estaba asustada.

No podía dejar de verla y detallar cada facción de su rostro nunca que pensé que me podía pasar algo así, siempre había escuchado que cuando el amor de tu vida llegara tú solo lo sabrías, no creía que eso fuera cierto  hasta que la vi.

-No te preocupes, no fue nada—Le dije para que se calmara un poco.

-Dime Aila ¿a qué venias?—Pregunto mi hermano.

-A darte los papeles que me pediste—Respondió y le entrego los papeles—Me retiro y en serio discúlpeme—Me volvió a mirar y yo solo le sonreí.

Yo no deje de mirarla hasta que cerró la puerta, voltee y mi hermano estaba mirándome con cara seria.

-Ahora si me voy—Me levante del sofá para irme a mi nueva oficina, sobándome el golpe tan fuerte que me había propiciado esa hermosa chica.

Aila

Mis piernas temblaban del susto no sabía que él estaba ahí atrás, como vine a golpear al hermano de cris en su primer día, que bonita primera impresión, creo que hasta se me subió la presión de la impresión, como puedo ser tan despistada, tenía que tocar pero como siempre yo pensando que estoy en mi casa.

Aunque creo que lo que me puso más nerviosa fue la manera en cómo me miro, su mirada era intensa en un momento me intimido y me desconcertó, pero preferí no prestarle mucha atención, seguro por el golpe estaba desorientado.

Escuche la puerta de la oficina de cris abrirse y sabía que era su hermano el que venía saliendo, estaba tan apenada que ni siquiera quería verlo a la cara, fije mi mirada en la pantalla de la computadora y disimule que estaba haciendo algo para no tener que verlo.

Pero el paso sin mirar hacia los lados y con un semblante muy serio, seguro estaba molesto, hasta yo misma lo estuviera si en mi primer día llega alguien y me pega tremendo golpe en la cabeza.

Me levante rápido y fui a la oficina de cris a hablar con él.

-Qué pena con tu hermano, ¿Por qué no me dijiste que estabas con él? —Me cruce de brazos esperando que me respondiera.

-No te preocupes solo fue un golpecito—Respondió sin darle mucha importancia.

-¿Un golpecito?, si se desmayó por dios—Dije un poco alterada.

-Deja el drama Aila—Yo lo mire entrecerrando los ojos.

-¿Qué te pasa?, estas como raro—Negó y siguió escribiendo en su computadora— ¿Y cómo se llama tu hermano? —Pregunte

-¿Porque quieres saber eso? — Cris levanto la mirada de la pantalla y me miro con el ceño fruncido.

-Solo curiosidad—Respondí restándole importancia.

-Si claro, cuidado Aila es mejor que no pongas tus ojos ahí—Sin darme cuenta ya había puesto mis ojos en él y preferí negármelo.

-Ay por dios Cris solo era curiosidad—Cris no dejaba de mirarme como estudiando mi actitud— Mejor me voy a seguir trabajando—Me voltee y camine hacia la puerta.

-Se llama Ian—Lo escuche decir, me quede parada con el pomo de la puerta en la mano, quede unos segundo ahí y luego salí a seguir con mis labores.

Su nombre quedo grabado en mi mente, todo el día pensando en sus grandes ojos y la forma en la que me miro.

Llego la tarde y era hora de salir, no vi más a Ian en todo el día y eso no debería afectarme porque lo acabo de conocer pero no podía sacarlo de mi mente, decidí ya no pensar más en eso y tome mis cosas para irme a mi casa.

Aila

-Hola bebe, ¿Puedes venir a buscarme? —Llame a mi mejor amiga para que viniera por mí.

Jane

-Hola baby, dame quince minutos termino lo que estoy haciendo y salgo para allá—Me senté en la recepción a esperarla, prefiero esperar que irme en uber, todas las cosas que han pasado me han dejado traumada y prefiero no andar sola por ahí.

Estaba jugando en mi teléfono mientras esperaba, cuando escuche una voz que me pareció conocida, no quería ver quien era pero la curiosidad pudo más que yo y levante la cabeza disimuladamente y era él, venía con cris, volví a concentrarme en mi teléfono para que no se dieran cuenta de que los miraba.

-Aila, ¿Qué haces aquí todavía? —La voz de cris me saco de mis pensamientos y subí la cabeza para mirarlo.

-Estoy esperando que Jane venga por mí—Mire a Ian por un segundo pero él me quito la mirada y eso me causo incomodidad, seguro estaba molesto por lo de la puerta, igual no me importa.

-Si quieres te llevo—Dijo Cris, pero la cara que hizo Ian me dio a entender que le incomodaba mi presencia, así que preferí negarme.

-No te preocupes Cris, Jane ya está por llegar—Le di una sonrisa para que estuviera tranquilo.

-Bueno ya nosotros nos vamos, nos vemos mañana—Cris se acercó y me dio un beso en la mejilla y se marcharon.

Que incomodo fue todo eso, no entiendo por qué Ian me miro de esa manera como si le desagradara mi presencia, sí, lo golpee muy duro pero fue un accidente y yo no tengo la culpa de que él estuviera detrás de la puerta.

Todo el tiempo que estuve esperando, me la pase pensando en la actitud de Ian, bueno seguro él es así, necesitaba dejar de pensar en ello, cerré los ojos y respire profundo para dejar mi mente en blanco, escuche un fuerte ruido y me asuste, abrí los ojos de golpe y era Jane tocando el claxon.

Me subí al auto y salude a Jane, mi mejor amiga, mi roomie, mi chofer, mi cómplice, esa chica y yo somos hermanas, desde el día que nos graduamos y decidimos independizarnos juntas no nos hemos separado, ella ha estado conmigo en las buenas y en las malas, siempre me apoya en todas mis locuras y yo a ella.

El camino a casa fue silencioso, no quise pronunciar palabra alguna, estaba pensando y lo que menos quería era pensar, sabía que si Jane me preguntaba algo iba a soltar todo lo que tenía guardado, entre ella y yo no hay secretos y la verdad creo que lo que necesito es sacar eso de mi sistema para poder dejarlo atrás y ya no prestarle más atención al asunto.

Llegamos a casa, Jane cerró la puerta y me miro como tratando de entender algo, no le di mucha importancia y me fui a mi cuarto a bañarme.

Me sentía un poco cansada, el trabajo en la oficina no es nada fácil, pero bueno me gustaba mucho mi trabajo y sé que de ahí tendría una gran oportunidad para cumplir las metas que tengo trazadas.

-Aila, ven a cenar—Escuche la vos de mi amiga llamándome, salí de mi habitación y ya estaba la cena lista.

-¿Jane cocinando? —La mire con los ojos entrecerrados—¿Estas enferma, amiga? —Me acerque y le toque la frente aguantando la risa.

-Si dices tonterías—Me quito la mano de su frente—Yo siempre cocino—Cuando la escuche no pude aguantar más la risa.

-Que mentirosa eres Jane—Ella tampoco pudo aguantar más la risa, lo que menos hacia Jane era cocinar, prefería pedir comida que ella cocinar, su excusa siempre era que modelar también era muy cansado, y claro que lo es, aunque a veces ella exageraba un poco pero era mi mejor amiga así que no me importaba cocinar o pedir comida todas las noches.

-Ya está bien, solo quería hacer algo lindo por mi mejor amiga—Le sonreí agradecida—Aila ¿por qué llagaste tan callada y pensativa?—Se había tardado mucho en preguntarme.

-No es nada importante—Dije sin darle mucha importancia pero no podía engañarla ella me conocía muy bien.

-Si no fuera importante no estarías así de pensativa—Dijo mirándome fijamente como si así me sacaría la verdad.

-Bueno, está bien, te contare—Le conté todo lo que paso con Ian y como me estaba afectado eso, siendo la primera vez que nos vemos, mi amiga estaba atenta escuchando cada detalle, sus expresiones me daban mucha risa pero estaba tratando de concentrarme en lo que le estaba diciendo—Y eso fue, la verdad no entiendo porque eso me incomoda tanto—Finalice.

-Por dios Aila, el chico te gustó y por eso te incomoda—Bufo como si fuera lo más obvio de la vida.

-Como me va a gustar si lo acabo de conocer—Jane volteo los ojos.

-Eso no tiene nada que ver, a veces sucede, así que deja de negártelo—Yo no quería pensar en eso, porque si aún no era cierto pronto podría serlo y eso me asustaba mucho.

-Jane eso no es así, solo que me confundió su actuar y nada más—Dije para cortar la conversación.

-Sabes lo que dicen por ahí mientras más lo niegues más real se vuelve mi querida amiga­—Me levante de la silla y me fui a mi habitación para no seguir con ese tema tan absurdo—No huyas cobarde—Dijo mi amiga entre risas.

Me hice la sorda y me acosté a ver una película para que ya se me saliera ese tema de la mente.

La vida es tan cambiante, como puede ser que un día estés tranquila en tu vida normal y cotidiana y al siguiente pasa algo y todo se vuelve un absoluto caos.

Ian

Llegue a casa un poco cansado porque en la empresa había muchas cosas que acomodar, ese puesto estaba vacío hace mucho y nadie se había hecho cargo de eso, pero me agradaba mucho trabajar de nuevo, me sentía útil después de tanto tiempo, así que sabía que esa sería una buena manera de distraerme de mis problemas.

Aila, ese nombre se ha repetido en mi cabeza todo el día, esa chica de verdad que me hipnotizo con esa sonrisa y esos ojos tan hermosos, pero mi hermano tiene razón y no debo acercarme a ella, aunque esta tarde me comporte muy mal con ella y fui muy indiferente, no quiero que piense que soy mal educado o un idiota, debería disculparme.

Me puse a revisar mis redes sociales para ver si podía encontrar a Aila pero nada, busque a mi hermano y habían fotos juntos y ahí estaba etiquetada, revise su perfil y estaba pensado en escribirle sabía que no debía hacerlo pero solo quería disculparme por cómo me comporte con ella.

Después de pensarlo un rato decidí enviarle un mensaje.

Ian

-Hola Aila, buenas noches—Me acosté y puse el teléfono a un lado a esperar que respondiera.

Aila

Estaba viendo la película casi dormida y me despertó una notificación de Instagram, tome mi teléfono y mis ojos casi se salen de mis cuencas al ver de quien era el mensaje.

No sabía que responderle, mi mente quedo en blanco pero debía escribir algo en ese cuadro blanco, así que respire profundo y me concentre.

Aila

-Hola Ian, buenas noches—Respondí sin darle muchas vueltas, aunque ahora me confundí más porque primero me trata indiferente y ahora me escribe, no debí responderle pero podría aprovechar para disculparme­- el sonido de mi teléfono me saco de mis pensamientos.

Ian

-Creo que hoy no tuvimos el placer de conocernos de una buena manera.

Aila

-Sí, tienes razón, empezando por ese golpe que te di, ¿Ya no te duele?

Ian

-No te preocupes, ya no duele y yo quería disculparme contigo por la manera en cómo me comporte en la tarde, sé que te hizo sentir incomoda mis gestos pero no era por ti.

Aila

-Pensé que estabas molesto por lo del golpe y bueno no te culparía, por eso también quiero disculparme.

Ian

-No nada de eso, solo que cris no quiere que me acerque a ti y prefiero que él no sepa que estamos hablando.

Aila

-Si, a mí me dijo lo mismo, no sé qué le pasa la verdad.

Ian

-Él no quiere que te distraiga y bueno lo entiendo.

Aila

-También es que es muy celoso mi mejor amigo.

Ian

-Jaja me imagino, ¿desde cuándo se conocen ustedes?

Aila

-Desde la universidad y de ahí nos volvimos los mejores amigos.

Ian

-Me alegro que mi hermano tenga una amiga que lo quiera tanto.

Aila

-Si es una de las personas que más me importa, me ha apoyado mucho y ha estado en las buenas y en las malas a mi lado.

-Bueno Ian ya me despido porque tengo mucho sueño, no te preocupes por lo de la tarde estas disculpado y es mejor que cris no se entere de que hablamos porque va armar un escándalo jaja es muy dramático.

Ian

-Mi hermano es el mejor pero si tienes razón es muy dramático, entonces queda entre nosotros, hasta mañana y que descanses Aila.

Leí ese último mensaje y me fui a dormir feliz de la vida, que cosas el hecho de que un mensaje cambie tu estado de ánimo tan de repente.

Chapter 2

Capítulo 2

Aila

Escuchaba un sonido a lo lejos, eran como campanas, y había una luz que no me dejaba abrir los ojos, y en medio de esa luz lo vi, estaba ahí, Ian tallado por los mismísimos dioses, seguro estaba en el cielo, y él era un ángel.

-Esto es el cielo—Balbucee adormilada—Sabía que eras un Ángel, nadie mortal puede ser tan hermoso—Sentí un fuerte golpe en mi brazo pero no veía quien me lo estaba dando.

-Aila de que estas hablando—Escuche la voz de Jane muy lejos— ¡DESPIERTATE! —Ese grito me saco de mi fantasía.

-¡¿Qué?! ¡¿Qué paso?! —Abrí los ojos de golpee y ahí estaba Jane, mirándome con picardía.

*Ay dios que abre dicho que Jane me está viendo de esa manera*

-¿Con quién soñabas? —Dijo y me sonrió, yo no sabía dónde meterme, no me iba a dejar tranquila hasta que le contara, prefería evadir el tema por ahora.

-Con nadie, ya voy a bañarme, voy tarde—Me levante y me

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app