Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

Un nuevo comienzo

  • 👁 42
  • 5.0
  • 💬 1

Annotation

Lis Mineli Bailey, una dedicada médica que encontró consuelo en la medicina después de perder a su madre por el cáncer. En una noche sombría, un encuentro inesperado con el enigmático cardiólogo Jack Peterson da inicio a una apasionada pasión. Sin embargo, cuando la obsesión de Acácia amenaza con separarlos y un trágico accidente sugiere que Jack ha desaparecido, el destino parece cruel. ¿Qué sucedió realmente? ¿Quién está detrás de estos eventos misteriosos? En una historia de emocionantes giros, amor verdadero y valentía ante el destino, "Un nuevo comienzo" nos lleva a cuestionar si el final es solo el comienzo de algo aún más profundo. Prepárate para un cautivador viaje lleno de secretos y descubrimientos.

Chapter 1 ¡Presentaciones!

Lis Bailey siempre fue una niña muy feliz y soñadora. Tras la separación de sus padres, sufrió la enfermedad de su madre, quien cayó en una profunda depresión después de la ruptura. Años después, falleció, dejando a Lis bajo la tutela de su hermana mayor, Luísa Bailey, que en ese momento tenía solo 18 años. A pesar de tener solo 15 años, Lis siempre se las arregló como pudo para ayudar a su hermana a mantener la casa. Con una belleza excepcional, sus 1,76 metros de altura y 59 kilos mantenían sus curvas pronunciadas. Su piel blanca y sus ojos pequeños pero impactantes le daban un aire de niña, y su amplia sonrisa encantaba a cualquiera. Su cabello castaño claro, ligeramente ondulado a la altura de la cintura, le daba un aspecto juvenil. Su madre las dejó muy bien provistas, pero ambas no querían depender únicamente de la herencia que les dejó. Lis estudió medicina, ya que su gran sueño era poder ayudar a las personas. Se graduó con honores a los 24 años y realizó su residencia médica en uno de los mejores hospitales de Manhattan, en Nueva York.

Luísa Bailey, al haber aprendido a valerse por sí misma desde muy joven, se convirtió en una persona perspicaz, sumamente inteligente, sabia, talentosa e intuitiva. Siempre con una mente ágil, nunca dejaba pasar nada desapercibido. Luísa siempre fue creativa, muy divertida y astuta, además de increíblemente hermosa. Ya tenía un aspecto más maduro, con su cabello castaño claro y ligeramente ondulado a la altura de los hombros. Su piel era clara pero bronceada por el tiempo que pasaba expuesta al sol. Se parecía mucho a su hermana, pero siempre buscaba llamar más la atención que Lis, aunque no lo hiciera a propósito. Se convirtió en una especie de madre para Lis, siempre cuidadosa y cariñosa con su hermana. Luísa era el modelo de mujer perfecta: una excelente ama de casa, esposa y madre. Todo lo que hacía siempre salía muy bien, incluyendo su trabajo como agente inmobiliaria.

— Lis, ¡ya me voy al trabajo! — Lis grita mientras baja corriendo las escaleras.

— Nada de eso, jovencita. Ven a tomar tu desayuno. — Luísa dice, estirándose para que Lis entre en su campo de visión.

— No puedo, Lu. ¡Voy a llegar tarde! — Lis responde, entrando en la cocina.

— No me importa. Si no quisieras llegar tarde, habrías bajado antes.

— Vaya, Luísa. ¿Te parece bien llegar tarde en el primer día? — Lis intenta argumentar.

— No llegarás tarde si comes un poco. Además, Liam puede llevarte al hospital. ¿Verdad, cariño? — Luísa le pregunta a Liam, que está entrando en la cocina.

— Sí, claro. Puedo hacerlo. — Él dice, tomando la botella de café de la mesa.

Lian fue el primer novio de Luísa. Desde la escuela, estaba enamorado de ella y, al final de la secundaria, reunió el coraje para pedirle que fuera su novia. Desde entonces, los dos han construido una relación muy sólida a lo largo de los años. Lian siempre fue muy deseado por las mujeres debido a su belleza y su cuerpo bien definido, resultado de los deportes que practicaba. Sus profundos ojos azules le daban un encanto incomparable. Con aproximadamente 1,88 metros de altura, llamaba la atención por donde pasaba, pero nunca le dio oportunidad a ninguna mujer, ya que siempre estuvo loco por Luísa. Cuando se graduó en derecho, decidió pedirle matrimonio, y desde entonces los dos formaron una hermosa familia.

La oficina de Lian creció mucho con el paso de los años, debido al gran éxito que tuvo en sus casos. El tiempo pasó y Lis se convirtió en una excepcional médica, dedicándose cada vez más a salvar vidas y aliviar el sufrimiento de los pacientes a los que atendía. A pesar de su ajetreada rutina, siempre encontraba tiempo para su familia y hacía hincapié en estar presente en los momentos más importantes. Luísa, por su parte, era una exitosa corredora de bienes raíces, siempre encontrando las mejores oportunidades para sus clientes. Era muy respetada en el mercado y admirada por su habilidad en las negociaciones y por su talento en tratar con las personas.

Cuando Lis bajó corriendo las escaleras, Luísa la reprendió, pero en el fondo estaba feliz de tener a su hermana a su lado. Sabía que Lis era una persona muy especial, siempre dedicada a ayudar a los demás y que, a pesar de los desafíos de la vida, nunca perdió su alegría y optimismo.

Lian, el novio de Luísa, era el hombre de los sueños de cualquier mujer. Era guapo, inteligente y exitoso, y, sobre todo, amaba a Luísa con todo su corazón. Juntos, formaban una pareja envidiable, y su unión se caracterizaba por el mutuo respeto, la complicidad y el amor.

Mientras conversaban en la cocina, los sobrinos de Lis llegaron corriendo, emocionados y ruidosos. Eran la alegría de la casa, y a pesar del ajetreo diario, Luísa siempre hacía un punto de estar presente en sus vidas, cuidándolos con amor y cariño. Era una familia unida que enfrentaba juntos los desafíos de la vida y celebraba cada logro con alegría y gratitud.

— Tía, Leon dijo que iba a recogerme. ¡Pídele que pare! — Belinda grita a pleno pulmón. Lis se apresura y agarra a Leon por la cintura, sentándolo en su regazo y haciéndole muchas cosquillas en el vientre.

— ¿Qué le dijo tía? Siendo el mayor, debería cuidar a su hermanita en lugar de asustarla. — Lis dice, con firmeza.

Leon es el hijo mayor de Luísa, tiene cinco años. La pequeña Belinda tiene solo tres años. Los dos son muy consentidos por Lis, quien siempre ha sido una apasionada de los niños y tiene el gran sueño de tener al menos cuatro hijos cuando se case. Por ahora, llena su vida con sus queridos sobrinos.

— Vamos, los dos a sentarse aquí a desayunar. Pronto es hora de ir a la escuela. Luísa los sienta en la mesa y les da a cada uno un tazón de cereales con leche. Belinda balancea las piernas mientras come.

— Vamos Lis, yo te dejo en el hospital y voy directo a la oficina. — Lian dice.

— No quiero molestar. Puedes ir. Me las arreglo sola. — Ella dice, metiendo un trozo de tostada en la boca.

— Ni siquiera pienses que molesta. Puedes venir conmigo. Ya está decidido. Te llevo. — Dice, tomando su maletín.

Lis termina su tostada y se dirige al coche. Entra y espera a Lian, quien, como todos los días, se despide de su amada con un beso apasionado.

— ¡Vaya! Me estoy mareando. ¿Pueden parar o voy a vomitar? — Lis hace una mueca de disgusto.

— Oh, deja de ser grosera. Cuando también tengas tu amor, será igual. — Luísa sonríe.

Lian entra en el coche y, a través de la ventana, le da un beso rápido a Luísa. Sale y conduce en silencio durante un buen rato. Lis tiene la cabeza apoyada en el cristal del coche, mirando hacia afuera, absorta en sus pensamientos. Lian echa un vistazo rápido hacia ella y luego vuelve a mirar la carretera, pero decide romper ese silencio.

— ¿Qué pasa? ¿Estás ansiosa por tu primera consulta?

El silencio continúa, y Lian mira para ver por qué Lis está callada. Ve a Lis mirando el horizonte.

— ¡Hola! ¡Tierra llamando a Lis! — Dice en un tono más alto.

Lis se sobresalta y vuelve su atención hacia Lian.

— ¿Qué pasa? Lo siento, no te escuché. — Dice con la voz un poco temblorosa.

— Perdona, no quería asustarte. Solo preguntaba si estabas ansiosa por tu primera consulta.

— Sí, lo estoy. Solo tengo un poco de miedo de cometer algún error. Son vidas. No puedo equivocarme de ninguna manera.

— Ah, estoy seguro de que lo harás muy bien. No es en vano que eres hermana de Luísa. — Dice, todo orgulloso.

Lis se queda en silencio. Odia que la comparen con su hermana, ya que todos lo hacen desde que tiene memoria. Como Luísa siempre es el centro de atención, todos piensan que Lis también debe ser así y tener éxito en todo lo que hace. Dado que Luísa desempeña varios roles al mismo tiempo, teniendo éxito en todos, incluso siendo ama de casa, aún puede destacarse en el mercado inmobiliario como corredora de bienes raíces y lo hace muy bien. Lis solo quiere ser ella misma, sin presiones. Porque ella es Lis, no Luísa. Querría que todos entendieran que tiene una personalidad completamente diferente a la de su hermana y que hará las cosas a su manera. El hospital se acerca a la vista de Lis, quien pronto le dice a su cuñado.

— Puedes dejarme aquí mismo. Caminaré el resto del camino.

— Ni pensarlo. No me cuesta nada llevarte hasta la puerta. Además, son solo unos metros. — Lian da la vuelta al coche y se detiene justo en frente de la entrada principal.

— Listo, estás entregada. ¡Buena suerte! — Dice al despedirse.

— ¡Gracias! — Lis responde al bajar del coche y mirar la gran entrada.

Lis entra en la amplia recepción y se acerca a la recepcionista.

— ¡Hola! Soy Lis Bailey. Soy la nueva médica residente.

— Sí, Dra. Lis, el Dr. Jack Hart, que es el director de este hospital, la está esperando en su despacho. Siga por ese pasillo, la tercera puerta... — Hace un gesto con las manos.

Chapter 2 El primer encuentro.

Lis avanza por el largo pasillo y pronto llega a la puerta. Se detiene frente a ella, coloca la mano en la manija, respira profundamente y da dos golpes en la puerta. Escucha una voz grave que le indica que entre. Gira la manija y se encuentra con un joven. Se sorprende, ya que no esperaba a alguien tan joven como director de un hospital. Aun así, entra y se sienta en la silla frente a él.

— Mucho gusto, Lis. Soy Jack Hart, cardiólogo y director de este hospital.

— Ya me lo han contado.

Los dos conversan bastante, y Jack le proporciona toda la información que Lis necesita sobre el hospital. Le explica que estará bajo la supervisión de la Dra. Acacia Connolly, una obstetra de renombre especializada en embarazos de alto riesgo. Lis se siente muy satisfecha y, después de recibir indicaciones sobre la ubicación del consultorio de la Dra. Acacia, se dirige a los vestuarios para cambiarse y luego se dirige al consultorio de la Dra. Acacia.

Acacia trabaja en el hosp

Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app