Alphanovel App

Best Romance Novels

Book cover

UN AÑO CON EL MULTIMILLONARIO

  • 👁 2K
  • 9.2
  • 💬 146

Annotation

Isabella necesita una gran suma de dinero para la operación de su anciana abuela. No tiene dónde acudir en busca de ayuda y decide pedir ayuda a su jefe multimillonario, Jayden. Jayden no cree en el matrimonio ni en los felices para siempre, pero necesita una esposa para que su madre deje de molestarle cuando al final le demuestre que el matrimonio no es para él divorciándose al cabo de un año. Isabella acude a él en busca de ayuda en el momento oportuno; se firma un contrato y no habrá ataduras. Al cabo de un año, ambos tomarán caminos separados. ¿Qué ocurrirá tras una noche de pasión entre ellos? ¿Será capaz Isabella de soportar su crueldad durante un solo año o se marchará antes del tiempo estipulado para que su matrimonio llegue a su fin? ¿Encontrará Jayden a Isabella o la dejará marchar con su semilla creciendo en su interior?

CAPÍTULO 1

Isabella Mordiéndome suavemente los labios inferiores y observando la imagen de mi jefe en mi portátil y otros detalles sobre él, doy vueltas a la silla alrededor de mi pequeño despacho con un suspiro de frustración. Por mucho que quiera probar el consejo de Juliet, tengo mucho miedo. Miedo de mi jefe. Miedo de lo que pueda pensar de mí. Miedo de que hoy me vuelva a insultar como ayer, cuando me regañó por torpe. Pero tengo que intentarlo. Necesito su ayuda. Quiero que mi abuela viva, quiero que sea testigo de mi boda blanca y que me vea tener hijos que le hagan compañía mientras yo estoy en el trabajo. Si no hablo con mi jefe sobre la supuesta ayuda que necesito, ¿cómo puedo asegurarme de que la abuela sobreviva? ¿De dónde sacaré el dinero que nos pidió el médico? ¿Seguirá viva la abuela cuando me case dentro de cuatro o cinco años? Cierro los ojos, me revuelvo el pelo negro lacio y murmuro para mis adentros recordando al tío bueno que conocí en el club al que Juliet y yo fuimos la semana pasada. Pensaba que al final había conseguido un novio rico y buenorro hasta que me pidió que se la chupara en la discoteca. ¡Caramba! Me dio mucha vergüenza. Pensé que eso era todo y estaba emocionada por tener mi primera relación sexual, pero cuando me contó cómo disfruta del s*x*, supe que tenía que escapar. Es un puto maníaco sexual y obtiene placer golpeando a una mujer. El timbre del interfono me saca de mi ensoñación. Giro la silla giratoria hacia atrás y cojo el interfono con tono de profesionalidad. Con Jayden Alex Russell como jefe, he aprendido a apartar de mi mente todos mis problemas siempre que tengo trabajo entre manos. Odia la falta de profesionalidad. Odia a los empleados torpes y, a veces, me preguntaba por qué no me habían despedido todavía. —Sra. Romano—, su voz ronca y profunda retumba en el interfono, haciéndome recapacitar sobre lo que he estado pensando. —Sí, señor—, me incorporo y escucho absorta. No quiero perderme nada. —Ven a mi despacho ahora mismo—, me dice secamente. Antes de que pueda responder, cuelga el teléfono y yo hago lo mismo, respirando hondo para calmar los nervios y armarme de valor para plantearle mis problemas cuando esté dentro de su despacho. Espero que esté de buen humor. Hoy pondré en práctica los consejos de Juliet y eso determinará la siguiente línea de acción. Si no me ayuda, no tendré más remedio que ir a buscar a Federico Alberto, el hombre que disfruta haciendo daño a una mujer. Salgo de mi despacho, caminando a paso rápido hacia la oficina de mi jefe. Hace una hora que he ido a servirle el café y ni siquiera me ha dedicado una mirada. Me pregunto por qué reclama mi presencia ahora. Siempre me dice todo lo que tengo que hacer por teléfono, a menos que sea importante. Llamo suavemente a la puerta, esperando con el corazón latiendo con fuerza. Me responde con un —Sí— y entro. Lo veo escribiendo en una hoja de papel normal y su portátil está abierto delante de él. Parece ocupado. Sé que es alguien a quien no le gusta que le molesten cuando está ocupado. ¿Qué quiere? —Estoy aquí, señor—, le digo, haciendo que levante la cabeza para mirarme. —¡Siéntate!—, me ordena y me dejo caer en la silla frente a su gran escritorio lleno de numeroso papeleo. —Adrian Peterson ha enviado un correo electrónico y no me has informado de ello—, me mira fijamente con dureza. Me trago un nudo, regañándome mentalmente por haber perdido el tiempo mirando su información en internet en lugar de ponerme a trabajar. Me he perdido los correos. —Revisé los correos antes de salir del trabajo el sábado, supongo que acaba de llegar esta mañana—, respondo con las manos temblorosas sobre el regazo. Están sudorosas como consecuencia de mi nerviosismo. No parece convencido. —¿No has estado en tu despacho? —Sí. —¿Qué has estado haciendo, entonces?—. Me pregunta con calma. Me sorprende que hoy no me haya gritado como el resto de los días. ¿Es una buena señal? ¿Debería seguir contándole mis problemas? —Toma esto—, me tiende una carpeta y la cojo. —Revisa el correo, antes de trabajar en esta carpeta. Quiero que los ordenes alfabéticamente y respondas a su correo antes de devolverle este expediente. Los necesitaré antes del mediodía. —De acuerdo, señor—, digo obedientemente, cogiéndole el expediente. —Bien—, asiente. —Puede irse. Asiento con la cabeza y me levanto, mordiéndome los labios y debatiendo en mi interior sobre si contarle mi problema o dejarlo para más tarde, cuando haya terminado con mi primera tarea del día. —¿Qué? ¿Por qué sigues aquí?— Ya tiene el bolígrafo en las manos mientras me mira fijamente. Sacudo la cabeza, perdiendo la confianza. —Lo siento. —Espera—, ordena con implacable autoridad, haciéndome detener el paso y cerrar los ojos. Intento reunir confianza y valor. Necesito hacerlo. La abuela lo necesita. Me doy la vuelta e inclino la cabeza. —Hay algo que necesito decirle, señor. Se hace el silencio. No dice nada y eso me hace levantar la vista. ¿Por qué está callado? Se limita a observarme con las dos manos bajo la mandíbula. Decido continuar. —Necesito un favor, señor—, tartamudeo, jugueteando con los dedos. Mi abuela necesita que la operen de las piernas. El doctor quiere que deposite algo de dinero.... —¿Qué quiere? Me interrumpe impaciente. Exhalo profundamente y murmuro una oración en voz baja antes de decir. —Necesitamos 20.000 dólares para la operación. Quiero pedir un préstamo a la empresa y lo devolveré con mi sueldo. Me mira sorprendido y me pregunto si me ayudará. —¿Quieres que te paguemos el sueldo de un año por adelantado? La realidad se estrella contra mí. Ni siquiera lo he calculado. ¿El sueldo de mi abuela me costará un año de sueldo? ¡Vaya! Asiento dócilmente. Se echa hacia atrás en la silla, se queda pensativo un rato y me observa intensamente. Su mirada se clava profundamente en mí y desvío la mirada, asustada de que entrecruzar los ojos con él haga que no me ayude. Los latidos de mi corazón aumentan por la expectación. El silencio me está matando. ¿Me va a ayudar o no? Debería decir algo, ¿sí o no? Diga lo que diga, me lo voy a tomar a bien, no es el fin del mundo. Sólo voy a recurrir a la última opción. Convertirme en la p*t* de Frederick. —Te ayudaré—, anuncia, haciendo que el corazón me dé un vuelco y me quede con la boca abierta por la sorpresa. El alivio me invade de repente y casi me arrodillo en sincero agradecimiento. ¡Que Dios te bendiga! rezo en mi interior. —Gracias, señor—, grito emocionada mientras se me dibuja una sonrisa en la cara. —Muchas gracias, señor. Que Dios le bendiga....— —Pero hay una condición—, me interrumpe con un rostro carente de emociones. ¿Una condición? ¿Qué condición? me pregunto mientras frunzo el ceño. Mi corazón vuelve a acelerarse. Golpea con fuerza en mi pecho como si fuera a estallar. —Quiero que te conviertas en mi esposa—, me suelta sin cambiar el semblante. Tardo un rato en comprender su afirmación. Cuando lo he asimilado del todo, exclamo en voz alta, incrédula y con la boca abierta. —¡¿Qué?! —Sí—, asiente intermitentemente. —Pero va a ser sólo por un año. —¡¿Qué?!

CAPÍTULO 2

Jayden Ya han pasado dos años. Dos jodidos años de tortura. Dos años desde que murió con mi bebé. He pasado por la fase de rememorar los recuerdos de la noche que pasamos juntos y lo que nos llevó a pelearnos antes de que la muerte se la llevara. No ha sido más que pura tortura y odio hacia mí mismo y lo que represento. Sigo culpándome de su muerte. Si tan sólo la hubiera escuchado, si tan sólo hubiera renunciado al peligroso negocio familiar como ella solía llamarlo, tal vez esto no habría sucedido y todavía estaríamos juntos con nuestro hijo. Pero no lo hice. Fui demasiado terco para dejar la vida en la que me habían criado. Mi padre era el líder de la mafia. Fui entrenado para ser uno también, pero Helena estaba en el camino. Ella odiaba lo que hacemos con pasión. Ella quería que yo cortara lazos con cualquier cosa que me hiciera entrar en ella. Fue difíci

Reviews
See All
Heroes

Use AlphaNovel to read novels online anytime and anywhere

Enter a world where you can read the stories and find the best romantic novel and alpha werewolf romance books worthy of your attention.

QR codeScan the qr-code, and go to the download app